Principal    Cuentos infantiles   La bella durmiente    Caperucita roja    La Cenicienta    El gato con botas    Hansel y Gretel    Blancanieves y los siete enanitos    La princesa del guisante    Bucles de oro y los tres osos    Barba azul    Frankenstein    El mago de Oz    Literatura infantil

 

DRÁCULA    (1897, Inglaterra)

 

Bram Stoker, escritor irlandés del siglo XIX, dio casualmente con el tema para su novela Drácula mientras realizaba un trabajo de investigación en el British Museum. Descubrió un manuscrito de folklore tradicional de la Europa oriental, referente a Vlad el Empalador, príncipe de Valaquia y guerrero del siglo XV. Según la leyenda rumana, el sádico príncipe Vlad efectuaba sus comidas al fresco, entre un bosque de víctimas empaladas y todavía gimoteantes. Y Vlad regaba cada plato con la sangre de sus víctimas, convencido de que le proporcionaba una fuerza sobrenatural.

 

Los crímenes de Vlad alimentaron la leyenda. Empalaba con barras de hierro al rojo vivo a los amigos que perdían su favor, y las mujeres que le eran infieles eran asimismo empaladas y seguidamente despellejadas en vida. Encarcelado a su vez, torturaba ratones y pájaros como diversión. Su morada en lo alto de un monte, conocida como castillo Drakula, sugirió el título de la novela de Stoker.

 

Aunque Stoker hubiera encontrado su modelo para Drácula, fue un amigo, profesor de la Universidad de Budapest, quien sugirió un ambiente local inspirado en la leyenda transilvana de los vampiros. El novelista se trasladó a esta región y quedó inmediatamente impresionado por sus oscuras e imponentes montañas, sus nieblas matinales y sus castillos de aspecto siniestro.

 

Al ser publicada la novela en 1897, con unas cubiertas de papel oscuro, obtuvo un éxito inmenso y reavivó el interés por el tema gótico del horror, que continúa en la actualidad en libros y películas.