Anar a la versió catalana
Necesitarás el Acrobat Reader
Si no lo tienes, doble click...
  Página preparada para
una resolución de 1024 x 768

franco1.gif (9K)

MAYO 1970

pedro1.jpg (6KB)

LOS JESUITAS DE
LA MISIÓN OBRERA
ENTRE DOS GENERALES

General Franco
"Caudillo de España
por la gracia de Dios"
Pedro Arrupe
Prepósito General
de los jesuitas
Capítulo IX
La etapa
en el País Vasco


Sección Segunda
Ni nos enteramos......

Sección Tercera
Conclusiones
Un estudio de las reacciones que se produjeron en el colectivo jesuítico de Misión Obrera al saber que el P. Arrupe -en su viaje a España de mayo del 70- haría una visita a Franco
A manera de prólogo

Índice general

A manera de "Nihil Obstat"
Mi correspondencia con...
Contenido de este capítulo
* También hubo algo...
* Ni nos enteramos...
* Conclusiones

Ni nos enteramos...
Conversando con Julen Lizundia

Nos encontramos en la hora convenida (a las once de la mañana del día 23 de marzo de 2007) en la cafetería Amara de Donosti. Aunque nunca nos habíamos visto antes, nos reconocimos al momento sin dudarlo. Pronto entramos en la conversación.

Julen Lizundia

Me dijiste por teléfono que no te habías enterado de la visita de Arrupe. Este "cromo" todavía no lo tengo en mi colección.

Sí, en Rentería vivíamos muy al margen de la Compañía, alejados de ella física y psíquicamente...

Bueno, ayer hablé en Bilbao con Antton Arsuaga. También estuvo en la conversación José Ignacio Berriatua, quien después me invitó a comer y por la tarde con Ignacio Larumbe me acompañaron hasta Zumaia, donde yo, viniendo de Loyola, había dejado el coche. Por tanto tu itinerario exterior ya lo conozco. Con lo que él me dijo y mirando "papeles" ya sé que...

Antton te aventaja un año en fecha de nacimiento (él es de noviembre del 33 y tú del diciembre del 34), pero luego le adelantas una semana al entrar en el noviciado en septiembre del 52. A partir de aquí vais juntos hasta Rentería. La fecha de ordenación (30 de julio de 1965) indica una formación "normalizada". Acabada la teología en Oña, los dos os vais a Bélgica para la Tercera Probación. Eso sería el curso 1966-67.

Hicimos la Tercera Probación en Dröngen, un pueblo a unos 5 o 6 kms de Gent (Gante). Nuestro Instructor fue André Hayen, un jesuita belga, valón, que hablaba perfectamente el castellano, además del flamenco y el francés. Luego salió de la Compañía y murió hace unos años.

No sabría decir lo que influyó en nosotros. Lo más decisivo fue en animarnos a ir por el camino del trabajo en alguna fábrica y a ponernos en contacto desde el principio, no con los jesuitas, sino con los curas diocesanos que trabajaban. En eso fue muy categórico y ciertamente le hicimos caso.

A Rentería llegaríais antes de septiembre de 1967. En Apuntes para una historia de Misión Obrera de septiembre de 1967 hay una referencia a vosotros dos, aunque sin citar vuestros nombres

En esta zona [la zona jesuítica de la Provincia de Loyola] hay que indicar la presencia continuada en el trabajo de cinco sacerdotes seculares en Vizcaya, de cuatro en Guipúzcoa más dos sacerdotes jesuitas en la parte de Roteta-Rentería, un maestrillo y un hermano coadjutor, y otro sacerdote jesuita en Navarra

Al final, Antton vuelve a adelantarte al dejar la Compañía.

En el 70, cuando la visita de Arrupe, él ya está prácticamente fuera de la Compañía. Es por eso que su respuesta, idéntica a la tuya, no causa tanto asombro.

...en el 70 ya no esperábamos nada de la Compañía, ya habíamos visto que no valía la pena luchar para conseguir un cambio.

En el 68 los jesuitas de Misión Obrera de la Provincia de Loyola, después de una reunión en Bilbao, escriben una carta al Provincial (enviando copia al General) y le dicen, sin que suene a amenaza, que si no cambian su actitud con respecto a Misión Obrera se verán obligados "a la fuerza a tomar serias determinaciones totalmente ajenas a nuestra voluntad de seguir realizando nuestra vocación al mundo obrero dentro de la Compañía y muchos de nosotros también en el Sacerdocio". ¿Estabais vosotros en esta dinámica?

No. Nosotros ya habíamos comenzado la lucha en el Juniorado: había un grupo que nos íbamos cargando con unos "informes" pésimos. Una vez me dijeron: ¿Pero qué has hecho para que escriban estas cosas de ti?

Algunos te dirán que la Compañía de Jesús, gracias a Arrupe, ha cambiado...

Pero no es el cambio que nosotros pretendíamos

A veces me pregunto: ¿quién ha hecho más para cambiar la Compañía? ¿Arrupe o los jesuitas que salieron durante su mandato?

Es verdad que a los jesuitas de Misión Obrera no les gustaban los colegios para ricos y las diversas escuelas de estudios superiores accesibles sólo a una clase social bien determinada. Y esto sigue existiendo.

Tampoco les caía bien que los propios jesuitas estudiaran esas carreras tan costosas desde la posición de gente bien acomodada. Y lo siguen haciendo.

Ni que la economía de la Compañía de Jesús estuviera tan ligada con un sistema de financiación tan ambiguo como las acciones bancarias. Y lo sigue estando.

Recordad
guión preparado
en El Picarral

Y un punto que nunca vio la "luz verde": la posibilidad de participar activamente en las organizaciones políticas de la clase obrera. Para algunos, la no aceptación por parte de los superiores (Arrupe incluido) de este compromiso político significaba la no aceptación de la Misión Obrera.

Así se expresaba
José Ignacio Berriatua

Y muchos somos los jesuitas que creemos que lo de la "opción preferencial por los pobres" o lo de "la promoción de la justicia como servicio de la fe" fueron puros eslóganes publicitarios.

Entre ellos...

Vivíamos "alejados" de la Compañía no sólo por eso... Había un alejamiento "teológico": en el Juniorado había visto que nuestro "Dios" no funcionaba, la teología de Oña me parecía demasiado teórica (y ya teníamos profesores "modernos"). Habíamos llegado, sin acabar de elaborarla, a una teología de la liberación, pero yo ya veía la necesidad, no sólo de un lenguaje, sino de una comprensión secular de nuestro mundo, de la sociedad, de la religión. Eran las lecturas de Honest to God del obispo Robinson, de von Buren, de Bonhoeffer...

Yo tuve la suerte de empezar la teología habiendo leído ya el Honest to God.

Cuando venía Díez Alegría hablábamos con él, y nos iba animando a seguir... Ahora veo la necesidad de un triple eje: la teología de la liberación, el pluralismo religioso y lo secular.

¿Podrías alargarte un poco en esto del "triple eje": teología de la liberación, pluralismo religioso y secularismo?

No pides poco. Imposible… Sólo puedo decirte generalidades. Lo que me aporta a mí cada una de ellas... Muy, muy en resumen...

La teología de la liberación: situarnos identificados con las mayorías oprimidas y empobrecidas de la humanidad. Ahí y desde ahí vivir personal y colectivamente, inseparabilidad de las dos dimensiones, insertados en el proceso de la humanidad y de la historia…, comprometidos responsablemente en ese proceso de liberación personal y colectiva hacia la utopía de un hombre nuevo y una humanidad nueva...

El pluralismo religioso: asumir la realidad plural del mundo, integrado por pueblos y culturas diferentes, todas con su grandes aportaciones humanas, en todos los niveles, lo que nos lleva a una postura de apertura a esa realidad, a todos los otros, colectivos y personales, como parte de nosotros mismos, de la humanidad y del mundo, con una actitud de respeto, con una actitud de igualdad, sin ninguna superioridad, sino de escucha, abiertos y necesitados de aprender y dispuestos a aportar, al intercambio intercultural… Por ejemplo la espiritualidad oriental creo que nos puede aportar muchísimo...

El secularismo: por una parte es asumir la modernidad (y la postmodernidad y lo que sigue…), el secularismo, como una realidad de nuestro tiempo, desde la que hemos de vivir y formular nuestra dimensión profunda, con lo que esto lleva de desprendimiento y liberación de mentalidad, de concepción, de imágenes, de formas, de lenguaje… de cosas accidentales, para centrarnos en lo básico y esencial… (El pluralismo religioso también nos lleva a eso). Y al mismo tiempo con un intento de buscar una mentalidad y un lenguaje actual, de reformular secularmente lo que podemos llamar la dimensión última, la más profunda y humana, del ser humano… Descubrir el significado del evangelio sin religión, sin…, sin… ¿más en consonancia con la actitud de Jesús de Nazaret…?

En todo esto estoy muy de acuerdo contigo. Si quieres "perder" un poco de tiempo, puedes mirar mi Carta a otro que se va. Por ahora sólo he puesto como una "degustación".

En la reunión de Misión Obrera de la Provincia de Loyola celebrada en Guetaria a finales de diciembre de 1967 salió el tema de la muerte de Dios, de la secularización de la fe, del rechazo del Dios antiguo, etéreo, o mejor, de su imagen tradicional. ¿Estuviste en esta reunión? ¿Fuiste tú el que sacaste el tema?

No tengo ni idea si estuve o no en esa reunión. No me acuerdo en absoluto.

Ampliar este tema

Yo no recuerdo apenas reuniones con otros de la misión obrera. Menos sobre temas teológicos. Sólo recuerdo una reunión de no muchos, no sabría decir quiénes, con Pedro Uriarte, creo que en Donostia, hacia 1967, donde sí hablamos sobre planteamientos teológicos, sobre la necesidad y la exigencia de encarnarnos en todas las dimensiones de la clase trabajadora, como prolongación y compleción de la encarnación de Cristo… para ahí vivir nuestro ser cristianos a nivel personal y estructural… Recuerdo que subrayábamos la dimensión social del cristiano y como consecuencia la necesidad de un cambio estructural de la sociedad… Que no podíamos ser cristianos ni libres individualmente si no luchábamos al mismo tiempo por la liberación de las estructuras, hacia una sociedad justa, etc…

Pedro Uriarte, que era Secretario de la Comisión de Apostolado Social de vuestra Provincia, se refiere a las divisiones entre los jesuitas de Misión Obrera de aquí, y apuesta por fomentar vuestra línea. ¿Cómo se explica esto con vuestro "alejamiento" de la Compañía?

No sé cuál era nuestra línea. Quizá que buscábamos (no lo conseguimos, y creo que los demás también lo pretendían) una estructuración teológica desde nuestra situación de curas (o, mejor, yo diría simplemente cristianos) obreros. Y por otra parte creo que pensábamos en aquel momento que no debíamos integrarnos en ningún grupo político o sindical concretos. Pero sí tener una postura clara y decidida ante los problemas políticos y sindicales de la clase trabajadora, e intentar formar, orientar… hacia el compromiso concreto a la gente con la que nos reuníamos… ¿Esto era una línea que se podía llamar distinta de la de los demás? No lo sé.

Y, por lo general, ¿en las reuniones de Misión Obrera solíais participar?

Quizás en alguna... No recuerdo...

Desde que empezamos a trabajar en fábricas en Bélgica no tuvimos apenas relación con la misión obrera jesuítica. Nada más llegar de Bélgica, por consejo del Instructor, André Hayen, nos pusimos en contacto directo con los curas diocesanos que estaban trabajando en Gipuzkoa. Con ellos formábamos grupo… Ciertamente con ese grupo de curas tuvimos mucha relación, reuniones… Nos aceptaron como uno más de ellos. Preparábamos conjuntamente temas, reflexiones... Y prácticamente no tuvimos apenas ninguna relación, ni buena ni mala, con la Misión Obrera jesuita.

No creíais poder cambiar la Compañía, ¿pensábais poder cambiar la Iglesia?

No creíamos poder cambiar la Iglesia, sino simplemente, con estos curas, intentábamos vivir nuestra vida como curas obreros o trabajadores y así abrir una nueva manera de vivir nuestro cristianismo…

¿Qué pasó aquí con Misión Obrera? Empezó con David Armentia, se apuntó mucha gente, hubo divisiones entre vosotros, y petó... Si exceptuamos los períodos de trabajo de verano y durante la época de "maestrillo", la suma de las horas trabajadas en la Provincia de Loyola no serían muchas...

Nos faltó preparación teológica, socio-política y también una preparación profesional. No se podía aguantar de peón.

Estás dando la razón a los superiores.

¡Uy! No me digas...

¿Influyó en vuestras divisiones la cuestión "abertzale-españolismo"? Tú i Antton, si no me equivoco, eráis de la línea abertzale...

¿Divisiones y tensiones en la Misión Obrera? Ya en teología existían dos grupos. Los de la Misión Obrera oficial eran más jóvenes, varios habían trabajado en magisterio, tenían mucha relación con David Armentia... Nosotros siempre admiramos a David, tuvimos muy buena relación con él y estuvimos varias veces en su piso… Pero estábamos en otro grupo, por razones de edad, relaciones personales, históricas, mentalidad…

La palabra abertzale puede tener a veces connotaciones algo despectivas y peyorativas. Nosotros sencillamente pretendíamos integrarnos en la clase trabajadora de Euskal Herria, con toda su realidad y con toda su diversidad. Pretendíamos no dejar fuera ningún sector ni ninguna dimensión de ella. Pretendíamos tener en cuenta todas sus distintas reivindicaciones. Ya desde teología veíamos así las cosas. El problema nacional existía y estaba planteado con fuerza dentro del mundo de los trabajadores. Nos parecía que no se podían desvincular la dimensión nacional y la dimensión social de la clase trabajadora vasca. Su dimensión nacional, específica y propia de la clase trabajadora, nos pareció siempre fundamental dentro de la opresión de clase de la clase trabajadora vasca.

Creo que se puede decir que el hecho de asumir o no la dimensión nacional de clase de la clase trabajadora vasca influyó ciertamente, como otras cosas, en no identificarnos con la misión obrera oficial y desarrollar nuestro propio grupo.

Ampliar este tema

¿Sigues "reflexionando"?

Sí. Ahora le doy vueltas al evangelio de Marcos.

Voy a proponerte para que nos des los Ejercicios de Lamiarrita

No, de ninguna manera. No me gustan los grupos grandes. Y añado: pero estoy dispuesto a participar con algunos a hablar sobre estos temas. En absoluto y de ninguna manera a dar Ejercicios… Por favor…!

Ver
Mi correspondencia con...
Julen Lizundia


Conclusiones
De la etapa del P. Arrupe en la Provincia de Loyola

A pesar del silencio, tanto de la que he venido llamando Crónica oficial del P. Manuel Alcalá (su título real es Crónica de la visita a España del R.P. General Pedro Arrupe, SI), como de las Noticias de la Provincia de Loyola, sobre reacciones motivadas por la anunciada visita del P. Arrupe a Franco, se puede afirmar que algunos sectores jesuíticos de la Provincia de Loyola, tal como había pasado en Valencia, Barcelona y Zaragoza, se "movieron".

Es importante señalar que ya meses antes del viaje del P. Arrupe a España se manifiestan dudas sobre su oportunidad, motivadas por la programación prevista.

Estas "reacciones" se plasmaron en un Postulado a la Congregación Provincial y en varias cartas de jesuitas al propio P. General.

Ver
El postulado del País Vasco

Los testimonios que he podido recoger (ya sea oralmente o por escrito) permiten afirmar que en la Provincia de Loyola hubo también una "consigna" de no asistir a los actos y reuniones con el P. Arrupe.

No he podido averiguar de dónde surgió esta consigna. Parece que puede descartarse que su origen estuviera en jesuitas de Misión Obrera o en los jesuitas estudiantes. Xavier Irigaray apuntaba la posibilidad del grupo de los consiliarios de "las vanguardias".

Esta consigna llegó a diversos sectores jesuíticos, entre ellos a Misión Obrera.

Varios jesuitas (muy difícil precisar su número) no asistieron, en protesta por la anunciada visita a Franco, a los actos organizados con el P. Arrupe.

Creo que es bueno recalcar que estos jesuitas, los de aquí como los de Valencia, Barcelona y Zaragoza, formarían parte de los sectores "arrupistas".

Algunos estudiantes manifestaron su "preocupación y disconformidad" (¿en un escrito?, ¿sólo de palabra?) al P. Egaña, responsable de los estudiantes, para que la hiciera llegar al P. Arrupe.

El e-mail que envié al P. Egaña, actualmente en Roma, no recibió respuesta.

No puedo contradecir el que todos los estudiantes asistieron a la misa del P. Arrupe, tal como afirman las Noticias de la Provincia de Loyola.

No he encontrado ningún documento escrito referente a esta "movida" ni nadie me ha podido asegurar que hubiera habido alguno, pero esto no quiere decir que no hubieran existido.

Algún jesuita de Misión Obrera no se enteró de que el P. Arrupe estaba visitando a los jesuitas de la Provincia de Loyola


Aquellos días también era noticia...

Próximo Capítulo

La etapa
de Madrid

(En preparación)


El robo del siglo...
la vanguardia española, 2 de mayo de 1970







Gracias por la visita
Miquel Sunyol
sscu@tinet.cat
6 mayo 2007
Para decir algo
Para saber lo que otros han dicho
Para ver los comentarios anteriores
Para ver los comentarios más antiguos
Página principal de la web

Pàgina de"Cosas de jesuitas"


 

El diálogo interreligioso         Catequesis navideña         Teología indígena
Con el pretexto de una encuesta        Spong el obispo episcopaliano        Otros temas



Así se expresaba José Ignacio Berriatua
en la encuesta realizada por Jesús Giménez (1985)

Suponte que hablas con un Provincial sobre la Misión Obrera. ¿Qué le dirías?

Que no confunda Misión Obrera con apostolado Social, como parece ser que hay una cierta tendencia. Una vez hecha esta distinción, que acepten la Misión Obrera hasta sus últimas consecuencias (compromiso político) y que si no, lo dejen y no hagan la pamema de que en la compañía de Jesús existe la Misión Obreras

Seguirás leyendo el texto...

José María Castillo

En un artículo publicado en Promotio Justitiae, n. 82, 2004, pp. 17-18/p>

Treinta años es un tiempo suficiente para que un colectivo de hombres, de los que se supone que toman la vida en serio y son sinceros (tal es el caso de los jesuitas), puedan comprobar si una decisión tan fuerte y de tan graves consecuencias como la que asumió en la Congregación General XXXII, se tomó con toda seriedad y se está llevando a la práctica en los tiempos que estamos viviendo... Existen indicadores suficientes para afirmar, con garantías de objetividad, que la Compañía de Jesús no está siendo fiel a la misión a la que se comprometió en la Congregación General XXXII y que después se ratificó en la XXXIII y XXXIV. Es cierto que, en los últimos cuarenta años, ha habido jesuitas que, por defender la justicia, los derechos humanos y la causa de los pobres, han renunciado a sus propios intereses, a su seguridad, su dignidad e incluso su propia vida. Pero han sido determinados jesuitas los que han hecho eso. La Compañía como tal no lo ha hecho

Seguirás leyendo el texto...

En el resumen de la reunión de Guetaria de finales de diciembre de 1967 he econtrado esto. Te lo copio:

Problema actual de la fe

La Misión Obrera ha experimentado una evolución en su espiritualidad: antes incluso se intentaba la oración en la fábrica, ahora hay un abandono creciente de lo sacramental, oración, prácticas... etc. Es un caso de la crisis general de fe (muerrte de Dios). Secularización de la fe. Rechazo del Dios antiguo, etéreo, o mejor, de su imagen tradicional porque no nos sirve. No se rechaza a Dios, a Cristo "en sí". Cristo puede aparecer de nuevo en otra forma. Estar abiertos hacia un "nuevo Dios". Es necesario tener una responsabilidad para buscar el sentido de Dios, de Cristo... etc (ver Bonhoeffer, Tillich, Altitzer, Hamilton etc, Robinson) (Es muy interesante el artículo de Indice de Salvador Panikar, "Teoría del hombre secular" de nov. 1967).

La Misión Obrera debe profundizar en la búsqueda de estas categorías nuevas (históricas a su vez) en medio de la profundidad de la acción.

A lo largo de la discusión alguien dijo:

Todo esto de la muerte de Dios lo aceptamos en parte, pero ¿no es en el fondo total una problemática de importación americana con otros presupuestos? Nuestra solución ha de ser nuestra, sin dejarnos influir por modas.

A continuación el resumen sigue así:

Uno niega totalmente que sea de importación, pero no atiende ni poco ni mucho a la distinción del anterior, que ya concede el impacto que este último aprecia en la juventud, de estas concepciones que incluso brotan espontáneamente en chicos de 16 y 17 años.

La discusión continuó y el resumen acaba así:

Se concluye el pleno con la impresión general de que se ha planteado un problema demasiado serio para que convenga resolverlo ahora. Iremos haciendo la solución encarnándonos en el mundo obrero.

Seguirás leyendo el texto...

También de este tema se habló en la reunión de Guetaria.

Tensiones internas en la base de la Misión Obrera de Loyola

Si somos sinceros, y no hay por qué ocultarlo, históricamente en la Misión Obrera no se planteó el problema vasco.

Se considera que la Misión Obrera ha de ser vasca necesariamente, si desea encarnarse íntegramente en el pueblo vasco que va a misionar. Misión Obrera está fundamentalmente orientada a la evangelización de los más pobres, de los oprmidos, y quiere luchar contra esa opresión integral, es decir, opresión de clase y de nacionalidad.

Después de contar la discusión en el Pleno, el resumen acaba con dos líneas escritas a mano:

Dada la intensidad con que se trabajó durante las 14 horas que se tuvieron de reuniones, comenzó a enrarecerse el ambiente y se tuvo que interrumpir y finalizar la reunión.

Seguirás leyendo el texto...