A manera de prólogo

Misión Obrera
Este nombre nacía a mediados de los años 60 para designar el grupo de jesuitas que se habían puesto a trabajar manualmente. Hoy día, este nombre de Misión Obrera, de desaparición ya anunciada, no sabe muy bien a cuántos jesuitas acoge.

¿Cómo me surgió esta idea? a Paco García Salve
Mantengo desde hace un tiempo una web personal sobre temas variados de teología y espiritualidad. Con motivo de los diez años de la muerte de Arrupe, se me ocurrió juntarme a la celebración publicando en mi web lo que tú escribes, a propósito del viaje de Arrupe, en tu libro Yo creo en la clase obrera, un libro que había leído hace ya muchos años cogido “prestado” de la casa de un amigo del barrio (El prestado entre comillas quiere decir que todavía lo tengo).
A partir de esta primera idea, me animé a ir recogiendo los diversos documentos que pueda encontrar y los recuerdos de memoria de la gente que participó, de una o de otra manera, en la “movida”.
¿Un "tema maldito"? a González Faus
Ya sé que toco un «tema maldito». Es la expresión utilizada por Jesús Giménez despues de revisar, para su tesina, todas las carpetas de Misión Obrera de los años 70-71. «Después de esto y repasando mis carpetas en el 70 y 71 no hay ninguna mención al tema. Ni siquiera en los relatos históricos y revisiones del año en las asambleas. Como si se tratara de un tema maldito que nadie quiere hablar de ello. Se centran en la "reunión del nabo" y de ahí no salen». Yo saqué la misma conclusión después de dos días de mirar las diversas carpetas de Misión Obrera guardadas en los archivos de Lauria...
¿Qué miedos suscita mi estudio? a Rafa Yuste
Este intento mío de «hacer memoria», cuando el año pasado o hace dos años lo anuncié en Lamiarrita, no fue demasiado bien acogido, y por ahora no he encontrdo mucha colaboración. Tienen miedo de que denigre la mítica figura de Arupe. ¡Pobre Compañía de Jesús si necesita mitificar figuras de carne y hueso! ¿Qué puedo llegar a decir? Quizás lo mismo que insinua Alvárez Bolado, cuando afirma «la inevitabilidad de la visita»: era inevitable porque las relaciones Compañía de Jesús - Franco seguían todavía (y Arrupe no lo había roto) en el marco del nacional - catolicismo.
¿Qué más puedo llegar a decir? Que Arrupe era un hombre de formación de «derechas». ¿Alguien se atrevería a negar que Juan XXIII era de derechas? La concepción propia de Arrupe de la vida religiosa y, en especial, de la obediencia no creo que se diferenciara mucho de la que tenía nuestro Antonio Queralt.
Mi correspondencia con...
Este «estudio» ha dado ocasión a un intercambio epistolar (casi todo él por correo electrónico) a la búsqueda de documentos y de «retazos de memoria». Ha sido la parte gratificante de este trabajo. Con la mayoría ha sido un momento más de una ya larga relación, pero con otros ha sido el primer contacto personal.
He pensado que este «diálogo» tiene también su interés como parte integrante de esta búsqueda, después de más de treinta años, de comprensión de un «encuentro» que fue vivido, por una y otra parte, dolorosamente.
La opción escogida ha sido la de publicar la correspondencia originada en su integridad (muy pocas frases han sido necesario suprimir), dejando al criterio de cada posible lector el saltarse los párrafos repetitivos.
Mis lectores habituales ya saben que

Me gusta utilizar el género epistolar, ya que permite mantener una cierta libertad en las expresiones sin faltar al debido respeto por las personas y todos sabemos que en la larga historia de la literatura espiritual los epistolarios, las cartas, la correspondencia han tenido siempre su lugar de honor.
A mi que, como a Dietrich Bonhoefffer, tengo "una especial inclinación por ese género de comunicación", también me resulta "un medio gustosamente aprovechado de toma de postura, de reflexión en voz alta sobre problemas de la teología o de la política eclesial del momento, de rendirse cuentas a sí mismo, bajo la excusa formal de darlas a otro, acerca de su situación anímica en un instante determinado".

En azul, expresiones tomadas en préstamo a José J. Alemany en su prólogo a Dietrich Bonhoeffer. Redimidos para lo humano. Cartas y diarios (1924-1942)


Quiero manifestar mi satisfacción y, al mismo tiempo, mi agradecimiento, por el hecho de que han sido muy pocos los e-mails o las cartas que han quedado sin respuesta. Intento comprender sus razones, sabiendo que siempre es más segura una carta con sello confiada a un cartero que un e-mail confiado a un servidor
Los "recortes de periódico"
Añado, sin ningún orden cronológico, aprovechando tipográficamente los espacios vacíos, noticias aparecidas en los periódicos en aquellos días del viaje del P. Arrupe. Selección y comentarios son de mi entera responsabilidad. Alguna de las seleccionadas puede llegar a «herir la sensibilidad» de algún lector. (Los periódicos consultados son La Vanguardia y DIARIO DE BARCELONA)

Grácias por la visita
Miquel Sunyol

sscu@tinet.cat
Enero 2003
Última actualización: junio 2009
Para decir algo
Para saber lo que otros han dicho
Para ver los comentarios anteriores
Para ver los comentaris más antiguos
Página principal de la web
Cosas de jesuitas

El diálogo interreligioso    Catequesis navideña    Catequesis eucarística    Teología indígena
Con el pretexto de una encuesta         Spong el obispo episcopaliano         Otros temas