Català - Castellano - English
Manifiesto - Novedades - Mensaje de promoción - Modelo de carta de queja a la UOC - Enlaces interesantes - Forum

Abramos la Universitat Oberta

Índice

    Abramos la Universitat Oberta
        Los requisitos informáticos en la UOC
                Requisitos de hardware
                Requisitos de software
        La UOC quiere sistemas informáticos homogéneos
                Ventajas
                Cuándo se puede homogeneizar
                        Viabilidad técnica
                        Viabilidad organizativa
                La alternativa, redes heterogéneas
                El caso de la UOC
                        Viabilidad técnica
                        Viabilidad organizativa
                        "Corrección política"
        Entonces, ¿qué pretende la UOC?
                Por el bien de la mayoría
                Así ¿todo solucionado?
        ¿Podemos hacer algo?
                Procuremos entendernos
                ¿Por qué vale la pena?
                ¿Qué sería necesario requerir a los universitarios abiertos?
                ¿Si fuese un trabajo fácil, qué gracia tendría?
                Entonces hablemos
 

Abramos la Universitat Oberta.

He descubierto recientemente que la Universitat Oberta de Catalunya (Universidad Abierta de Catalunya, UOC), nuestra primera universidad basada en las tecnologías de la información y la comunicación, no confía en los sistemas abiertos, sino que obliga a sus estudiantes a disponer de equipamiento de determinadas marcas. Como precisamente encuentro el modelo de universidad de la UOC muy valioso e interesante me gustaría exponer porqué convendría cambiar ese punto. 
Índice

Los requisitos informáticos en la UOC

Los estudiantes de la UOC reciben, al ser admitidos, una guía de papel titulada: "La informática en la UOC, requisitos del punto de trabajo" (que no he sabido encontrar completa en las páginas públicas de su web). En el capítulo 3 de este documento "Qué se necesita para trabajar en la UOC", se especifica el soporte informático de que tendrá que disponer el alumno/a para comunicarse y estudiar en la UOC. Dice prácticamente lo mismo que en éstas páginas de la UOC (en catalán).

En ingeniería informática, el término "requisito" significa "condición que ha de cumplir un producto que se quiere evaluar, adquirir o elaborar"; por ortodoxia se acostumbra a distinguir la especificación de requisitos, que es un documento que explica qué tendrá que hacer el producto, del diseño, que indica cómo estará construido. En este sentido, el documento no habla en realidad de "requisitos del punto de trabajo", porqué no presenta un conjunto de prestaciones necesarias (velocidad de transmisión, capacidades audiovisuales, formatos y volumen de información a manipular, tareas que habrán de ser soportadas, estándares a seguir, etc.) sino que detalla un conjunto de componentes que forman un sistema informático (entre todos los posibles) que satisface las necesidades.

Esto se podría corregir cambiando "requisitos" por "ejemplos" en el título del documento, si no fuese por que el contenido del escrito no expone un equipamiento modelo sino que exige trabajar con el equipo descrito para estudiar en la UOC.

Lo que no se acaba de entender es con qué autoridad se exige y que consecuencias comporta utilizar material alternativo, pero la redacción no parece en absoluto el de una recomendación orientativa. Al final, se ofrece un sistema de consultoría en informática gratuito para los estudiantes, accesible vía correo electrónico o  un teléfono 902 . Podría ser que la intención de la UOC fuese simplemente no ofrecer este servicio para otros sistemas informáticos, pero el texto parece que quiera simplemente prohibirlos. 


Índice

Requisitos de hardware

En el apartado de hardware se presenta una tabla  en la que se puede consultar la previsión de rendimiento de diferentes configuraciones de PCs compatibles con la arquitectura Intel actual, y su esperanza de vida útil. Afortunadamente no se hace referencia a ninguna marca ni fabricante.

El punto 3.1, "El hardware. El modelo tecnológico" comienza así:

"Actualmente, el trabajo en la UOC requiere obligatoriamente que dispongan de un ordenador personal compatible PC (no se aceptan los equipos Apple)" 


Índice

Requisitos de software

El punto que habla del software, ofrece todavía menos opciones: "El trabajo informático con la UOC se realizará básicamente con tres programas: Microsoft Windows 95, Microsoft Office Pro i un navegador de web". Y mas adelante: "Netscape será el programa que se utilizará para acceder al Campus Virtual de la UOC". El navegador (que es de libre distribución) lo suministrará la propia universidad, mientras que el software Microsoft se requiere que lo compre cada estudiante acogiendose a las diferentes ofertas. Se nos anuncia, por toda justificación, que Windows 95 es muy sencillo de utilizar y es el estándar de facto actual en PCs y que la cooperación entre compañeros y entre estudiantes y profesores requiere una selección de software de edición de documentos, que resulta ser Microsoft Office. 
Índice

La UOC quiere sistemas informáticos homogéneos

Se nos impone así un único conjunto de programas a utilizar sobre un único tipo de ordenador, garantizando que tanto estudiantes como profesores de la UOC utilizaran hardware compatible y programas del mismo fabricante, que tendrían que comportarse igual para todos Esta es una estrategia habitual en todo tipo de corporaciones informatizadas. 
Índice

Ventajas

Efectivamente, si se puede lograr una homogeneidad suficiente en el parque informático de una empresa o institución se minimizan los problemas de conversiones de formatos de información y otras peculiaridades de cada fabricante; se ahorran costes de aprendizaje globales y se comparte la experiencia de los usuarios, se facilita la substitución de equipos averiados e incluso se pueden hacer compras de material  a mejor precio. 
Índice

Cuando se puede homogeneizar

Aunque, para disfrutar de estos seductores beneficios es necesario, además de suerte y una buena selección del sistema único a utilizar, un par de condiciones: 
Índice

Viabilidad técnica

Tiene que existir un sistema que sea capaz de realizar todas las funciones que necesita la organización con suficiente eficiencia y costes razonables.

No siempre sucede y habitualmente se acaba fragmentando la solución inicial en una selección uniforme de maquinas y programas para servidores, otra para ordenadores de sobremesa y posiblemente alguna otra para otras tareas. En las universidades este es el caso típico, las aulas de ordenadores para alumnos no siempre pueden tener los mismos equipos que  los despachos de profesores y todavía menos que los centros de cálculo para investigación. 


Índice

Viabilidad organizativa

Tiene que existir un órgano con capacidad de decisión suficiente para determinar esta selección y hacerla tiempo.

Si no existe, o si desde diferentes puntos (de la organización o de otros entes que se relacionen con ella) se han ido adoptando independendientemente soluciones diferentes a los mismos problemas, todos pueden tener que resignarse a conectar los diferentes sistemas y procurar que se entiendan. 


Índice

La alternativa, redes heterogéneas

En general esta conexión entre redes diferentes se puede hacer, y la red Internet misma es el ejemplo más evidente.

Las redes heterogéneas posiblemente son más complicadas pero son más flexibles, y esta flexibilidad les permite ajustarse mejor a cada necesidad y a los cambios tecnológicos, organizativos o de cualquier tipo. Es por eso que cuando las empresas o instituciones crecen en el uso de la informática es menos frecuente encontrar los mismos equipos y el mismo software en todos los rincones de la organización.

La selección uniforme del sistema beneficia más a organizaciones pequeñas, dedicadas a una actividad estable que mantenga los requisitos constantes, relaciones laxas con el exterior, recursos suficientes y una estructura jerárquica centralizada, precisamente el tipo de organización que parece que cada vez abunda menos. Para el resto, los sistemas abiertos acostumbran a ser una solución más barata, eficaz y flexible. 


Índice

El caso de la UOC

Pero la situación de la UOC no es exactamente la misma que la de una organización que decide uniformizar su parque informático. Es dudoso que la UOC cumpla ninguna de las dos condiciones necesarias. 
Índice

Viabilidad técnica

Por el lado de seleccionar un sistema capaz de todas las funciones necesarias, no es estrictamente cierto que la UOC pueda escoger un único sistema que satisfaga los requisitos de cada alumno.

Muchos alumnos ya tendrán un ordenador antes de entrar en la UOC, o podrán acceder a uno (por ejemplo porqué les permitan utilizar el del trabajo fuera de horario laboral, o el de alguien con quien convivan) que estará destinado originariamente a cualquier cosa menos estudiar en la UOC y que tendrá que pasar a hacer las funciones que realizaba antes más las de trabajo en la UOC. Por eso las funciones del sistema informático serán diferentes para cada alumno, y la UOC no podrá escoger ninguna solución que satisfaga a la vez las necesidades del alumno en tanto alumno de la UOC y las otras necesidades que pueda tener como usuario del sistema.

No es razonable que la universidad pretenda que los alumnos dispongan de un ordenador con su software dedicado exclusivamente al estudio en la UOC, y si acaso otro más para cualquier oltra cosa que el alumno quiera hacer con un ordenador; si es posible en absoluto construir un campus virtual es gracias a que existe un parque real de ordenadores instalados previamente. 


Índice

Viabilidad organizativa

Por lo que refiere al control centralizado sobre la adquisición de equipamientos, parece obvio que la UOC no tiene ningún poder de decisión sobre las compras que los alumnos hacen con su propio dinero y por lo tanto no tiene manera de escoger el tipo de ordenador ni las marcas de los programas.

Mismamente la frase "no se aceptan equipos Apple" no tiene un significado evidente. La UOC no acepta ni rechaza los equipos de los estudiantes. Acepta o rechaza estudiantes, acepta o rechaza documentos y comunicaciones de los estudiantes. Por lo tanto está en condiciones de decir cosas como: "el profesorado no aceptará ningún documento que no esté en formato X", "el servicio de asesoría informática solo contestará preguntas sobre éste y aquel otro software ejecutado sobre éste tipo de hardware", "se garantiza el correcto funcionamiento del software docente suministrado únicamente si se ejecuta en un sistema con tal configuración","la UOC recomienda este sistema" o incluso , en un ataque de frenética generosidad o si decide adoptar el freeware como norma, "la UOC regalará este tipo de sistema informático a los alumnos para que puedan estudiar".

Todo esto lo podría decidir la universidad; pero sólo puede aceptar o rechazar equipos que sean propiedad de la UOC. En algunos casos no serán ni los propios alumnos quienes decidan la configuración del ordenador que utilizarán, por eso la UOC tendría que esforzarse en ser flexible y preocuparse más de los conocimientos de los estudiantes que de sus equipos.

Aunque pudiese decidir sobre las adquisiciones de su alumnado, la Universitat Oberta se cerraría así a la cooperación con terceras personas que utilicen otros sistemas informáticos. Me imagino que la UOC, como cualquier otra universidad, tendrá relaciones con el exterior que impliquen crear documentos en colaboración con personas que no están vinculadas a la universidad, como acontecimientos puntuales en que profesores externos puedan colaborar en cursos o seminarios, o contactos con estudiantes de otras universidades. En estos casos, o bien suponen que todo el mundo utilizará espontáneamente sistemas informáticos compatibles con el de la UOC, o bien la universidad tendrá que procurar  resolver cada caso en particular de alguna manera, más o menos como el resto de la comunidad universitaria que no "disfruta" de la acción uniformizadora de la UOC i aún así consigue crear documentos en grupo. 


Índice

"Corrección política"

Además, últimamente estamos asistiendo a procesos legales en Europa y en los Estados Unidos contra la compañía que predomina hegemónicamente en el mercado de sistemas operativos. Independientemente de la sentencia que se dicte, el caso pone de manifiesto que disponer de un gran número de usuarios supone mucho poder para una empresa de software. La popularidad del software abarata los costes de aprendizaje y facilita la disponibilidad de productos y servicios adicionales. Esto tiende a mantenerlo predominando en su posición y a incrementar exponencialmente su éxito comercial hasta el punto en que la libre competencia en el mercado resulta prácticamente inviable y por tanto la innovación tecnológica y la mejora de los productos ya no son garantizadas por el propio comercio libre. He aquí porqué el mercado del software es más sensible que muchos otros en las prácticas que atentan contra la libre competencia.

Esto no es motivo por el cual una organización cambie de idea sobre el software que le convenga adquirir, pero en el caso de la UOC, dado que no adquiere el software sino que influye en una parte del público catalán a comprarlo, la selección de Microsoft puede resultar "políticamente incorrecta" al beneficiar una compañía por sobre de la competencia. Puede parecer que este efecto se amortigua gracias a la apuesta por Netscape, que es el mayor contrincante de Microsoft en el mercado de navegadores, pero esto sería simplificar la cuestión suponiendo que únicamente hay dos empresas en el mundo que se dedican a desarrollar software.

La UOC hace que muchos usuarios se vean obligados a utilizar unos productos determinados mientras  estudian, independientemente de sus preferencias. Aunque no soy capaz de evaluar si la influencia que ejerce la UOC es desestabilizadora o absolutamente legítima (porqué soy un ignorante en cuestiones económicas y en derecho), encuentro natural que las compañías excluidas por la UOC y sus clientes se llegaran a sentir discriminadas por la decisión, así que la política de la UOC no únicamente afectaría a sus estudiantes sino a los competidores de Microsoft y Netscape, así como al consumidor/a en general.

En realidad cualquier selección de un fabricante (sea el que sea) para cada aplicación siempre perjudicará a los otros, la única solución igualitaria es no influir en el software que adquieren los estudiantes. 


Índice

Entonces, ¿qué pretende la UOC?

Por el bien de la mayoría

A pesar de  todo, la UOC no debe tener ningún interés especial en que los alumnos utilicen un cierto tipo de ordenador ni una cierta marca de software. Más bien parece haber escogido, entre el hardware y software disponible en el mercado y que permitía llevar a término las tareas mínimas necesarias para todos los alumnos, los productos más populares.

Es decir, una vez ha decidido que quiere que todos los estudiantes utilicen la misma marca de sistema operativo, el mismo paquete integrado de oficina y el mismo navegador, ha procurado que estos sean los que supusieran menos cambios a la mayoría de la gente (habría diferentes maneras de interpretar este criterio)


Índice

Así, ¿todo solucionado?

La UOC pretende que, por ejemplo, cuando 2 alumnos tengan que colaborar en un trabajo, se puedan pasar el documento en el formato del procesador de textos establecido, de manera que no se tengan que preocupar de convertirlo a un formato común con posibles perdidas en el aspecto o incluso en parte del contenido del documento.

Lo que pasa es que fijando la marca del procesador de textos no se soluciona del todo el problema. El día que aparezca una nueva versión del procesador habrá alumnos (aunque que sólo sean los nuevos que adquieran el programa en el momento de entrar en la universidad) que utilizarán la versión nueva, mientras que habrá alumnos que seguirán con la vieja. La UOC no podrá forzar a éstos últimos a cambiar de versión de processador de textos para restablecer la uniformidad, al menos no instantáneamente. Los alumnos que utilicen la nueva tendrán que ir con cuidado para pasar los documentos en formato viejo a los estudiantes que aún usen la versión vieja, y no utilizar aquellas características nuevas que no se puedan convertir al formato antiguo, y tendrán entonces problemas parecidos a los del caso en el que cada cual utilice una marca diferente.

Incluso en el caso que nos permitamos suponer que todos los estudiantes utilicen la misma versión, todos pueden tener diferentes tipos de letra instalados, de manera que al pasarse el documento puede cambiar el aspecto (e incluso algún símbolo tipográfico que perjudique el contenido del texto). Se podrían pasar el tipo de letra además del documento, pero esto podría ser incluso ilegal en algunos casos.

La propia UOC nos ofrece un ejemplo de este tipo de problemas (en catalán) en el caso particular del Office 95 y el Office 97, pero el problema se presentaría con aplicaciones de cualquier marca. Más pronto o más tarde, una nueva versión ofrecería funciones que una versión vieja seria incapaz de utilizar, o bien utilizaría recursos que no venían con la aplicación (como por ejemplo un tipo de letra).

El resultado es que un alumno siempre tendrá que tener presente que los destinatarios de sus documentos no tienen su mismo equipo. 


Índice

¿Podemos hacer algo?

Procuremos entendernos

Posiblemente sería mejor, entonces, puestos a pensar en los destinatarios de los documentos, formar a los estudiantes en los conceptos básicos que han de tener en cuenta para cooperar con gente que utiliza otros sistemas informáticos, como: Se podría aprovechar la asignatura común a todas las carreras "Multimedia y Comunicación en la UOC" para dar una introducción a los medios que tenemos al abasto para comunicarnos sin importar con quien ni con qué, y  los estudiantes lo irían practicando durante la carrera, de manera que cuando saliesen de la UOC no se asustasen de que alguien los increpe cuando le envíen un documento en un formato inútil para el destinatario o cuando descubran que hay gente que utiliza otros sistemas operativos. 
Índice

¿Por qué vale la pena?

Así, la universidad, además de formar personas cualificadas para el mercado laboral, cumpliría su objetivo principal, que tendría que ser mejorar el mundo a partir del saber y la cultura, construyendo la sociedad al mismo tiempo que inventa los ingenios e ideas que definen su entorno. Por que la Universitat Oberta de Catalunya, al ser nuestra primera universidad por Internet, es el lugar donde la generación del mañana aprenderá a comportarse en las redes y, por la responsabilidad que esto comporta, sería bueno que mirase de reducir los requisitos técnicos que impone a sus estudiantes y optase por fomentar el derecho a escoger del alumnado, familiarizandolo con la diversidad (tecnológica y de todo tipo), en lugar de imponer soluciones cerradas. Habría que definir el marco de cooperación de los estudiantes de manera que se les guiara para facilitarles la colaboración pero prescindiendo de marcas y plataformas preestablecidas. 
Índice

¿Qué sería necesario requerir a los universitarios abiertos?

Como mínimo sería bueno que los "requisitos" que ahora se solicitan se redactaran como simples recomendaciones, y establecer unos requisitos, en todo caso, en forma de formatos de documentos, volúmenes de datos y tareas a soportar en lugar de en forma de productos. Aún que se mantuviesen los formatos del Office Pro, el simple hecho de cambiar el criterio de programa por un criterio de formato de documento, permitiría trabajar con paquetes integrados de oficina de otros fabricantes que pueden generar documentos en el mismo formato, y desaparecería la necesidad de fijar el sistema operativo. Porqué el Windows 95 sólo es necesario (y no estrictamente) para ejecutar el Office. Navegadores de Internet hay para prácticamente cualquier sistema operativo, y el único motivo que podría quedar para forzar el Windows95 sería el material didáctico distribuido en forma ejecutable, que se podría transformar en presentaciones en HTML y/o programas Java o similares, ejecutables des de diferentes plataformas.

Si además supiésemos buscar formatos más normalizados entre diferentes fabricantes y más adecuados para la colaboración en red (independientes del ordenador e impresora, por ejemplo) acabaríamos trabajando más cómodamente cada uno con su ordenador y programas que con formatos propietarios más pensados para el simple almacenamiento de documentos que para facilitar la migración y edición compartida. 


Índice

¿Si fuese un trabajo fácil, qué gracia tendría?

Es cierto que el objetivo es en parte utópico, pero también es verdad que una apuesta por los sistemas abiertos en la Universitat Oberta solo puede facilitar el funcionamiento y destruir barreras, y poco puede empeorar las dificultades y el servilismo que supone la imposición de sistemas propietarios.

La tarea no es fácil, no hay seguramente formatos disponibles ampliamente que sean tan capaces de incorporar características sofisticadas (pero a menudo no esenciales) como los formatos propietarios; aceptando la diversidad uno se reduce siempre a trabajar con el máximo común denominador de las capacidades ofrecidas por cada sistema, pero dudo que esta limitación ponga muchos impedimentos hoy en día.

Así mismo, yo soy de los menos indicados para ofrecer una solución completa. Opino que la adherencia a estándares reales de Internet (los adoptados por una mayoría de desarrolladores, no los de uno u otro fabricante en solitario), como HTML, Java y los formatos multimedia de Internet (posiblemente incluso PostScript), cubrirían una gran mayoría de las necesidades para presentación de documentos y desarrollo de software didáctico. Se trata de tecnologías que por su propia naturaleza se adaptan bien a entornos diversos y que disponen de abundancia de aplicaciones para trabajar.

Es cierto, pero, que no estoy en condiciones de ofrecer soluciones a problemas más difíciles como la edición de documentos complicados en grupo (especialmente los gráficos para presentaciones), pero confío que se podrán encontrar y que no serán peores que les intrínsecas a la adopción de un único software y hardware. En última instancia, si fuese necesario trabajar con un único software se puede dejar la decisión a cada grupo de trabajo,y no imponerla para toda la universidad. 


Índice

Entonces, hablemos

Me doy cuenta que es muy fácil confundir esta crítica con una crítica a Microsoft, Netscape, o cualquier otro fabricante que nombre la UOC en sus especificaciones. Todos tenemos nuestros gustos y soy el primero en encontrar criticables los productos de Microsoft escogidos, y la actitud de la compañía en general. Estoy seguro que hay mucha gente en cambio que utiliza estos productos cada día y le parecen perfectos. Si tuviésemos que comenzar a discutir sobre que programas (o máquinas) tendría de haber escogido la UOC y cuales no, o sobre los defectos de cada alternativa, podríamos dedicar mucho tiempo sin ponernos nunca de acuerdo. Este tipo de discusiones abundan en multitud de fórums de discusión de Internet (en cualquier newsgroup acabado en .advocacy, y desgraciadamente en otros donde no corresponde) y si a alguien le interesa lo puede discutir allí.

Pero ponerse a discutir que solución es mejor se opone a la idea que intento reivindicar, que es justamente que la universidad no ha de imponer esta decisión sino que la ha de dejar para cada estudiante. Me interesa mucho más discutir si es viable retirar la restricción de marcas de los productos, y de qué manera se puede facilitar la colaboración entre usuarios de ordenadores diferentes con sistemas operativos y aplicaciones diferentes. El forum obrimuoc puede servir para debatir estos temas y difundir información al respecto.

Abrir la Universitat Oberta es responsabilidad de la UOC pero interés de todos y, por eso, espero que al hacer pública esta crítica pueda comenzar un debate sobre los perjuicios de la solución que actualmente ofrece la UOC y que la gente que es más experta en colaboración en la creación a través de Internet pueda aportar consejo, experiencias y propuestas. El resto aportaremos nuestra opinión y el sentimiento de injusticia ante la situación, para intentar que la UOC se replantee este aspecto de su política. Espero que la gente (cuanta más mejor) haga llegar su opinión a la UOC para ayudarlos a abrirse a todos (y los mismos mensajes son bienvenidos a mi buzón, también).
 
Aunque me parecería más valiosa una opinión original, redactada libremente, me han pedido que prepare un modelo de mensaje de queja a la UOC que puede servir de base para copiar y modificar lo que se considere oportuno.

Una dirección a la que se pueden enviar las opiniones sobre este tema es

mailto:rector@campus.uoc.es       (rector de la UOC)

Y para preguntas en general sobre la UOC (por ejemplo para confirmar que los requisitos que he atribuido a la UOC son auténticos) hay otra dirección

mailto:internet@uoc.es                (información sobre la UOC)

NOTA: En un principio, proponia enviar las opiniones a ambas direcciones, pero el servicio de información de la UOC (en esta última dirección) me ha comunicado que ellos pasan las quejas al rector directamente.

En caso de que sepáis de alguien o de algún fórum al que queráis hacer llegar este material, quizá os sirva de algo el mensaje de e-mail que usé para divulgarlo.

Por cierto, gracias por aguantar leyendo hasta aquí.



Xavier Drudis Ferran (xdrudis@tinet.fut.es)
Traducción al Castellano de Eduardo Mestre Sáez (emestre@tinet.fut.es), pero yo (Xavier Drudis) he retocado su traducción a última hora y por lo tanto soy responsable de los errores que hayan quedado.
Quiero agradecer a Carme Rovira i Badal y a Eduardo Mestre Sáez su ayuda al revisar éste documento antes de su publicación. 
Índice