Introducción al Maquetismo y ModelismoIntroducción al Maquetismo

= Inicio > Montaje > Montar un avión


Montaje


MONTAR UN AVIÓN

Avión moderno

Tras seguir los consejos detallados en el apartado Montar una maqueta, explicaremos los pasos para montar una maqueta de un avión.

Ante todo, y como siempre, debemos desplegar las piezas y estudiarlas, tratando de identificar aquellas que pertenecen al interior, motor, piezas opcionales, etc., a fin de hacernos con una idea clara de los elementos de que está compuesto el modelo y su original.

Despiece

Sacados de la caja los distintos elementos del modelo, serán separados del árbol de inyección por medio de una cuchilla, para las piezas medianas o grandes, o alicates de corte para las piezas más pequeñas.

Eliminar las posibles rebabas o imperfecciones de inyección que puedan impedir una perfecta unión de las distintas partes.

Un montaje «en seco», uniendo las piezas principales permitirá comprobar que todos los elementos están en orden y que no hay problemas de ensamblaje.

Siguiendo el esquema de montaje comenzaremos a construir el fuselaje, constituido generalmente por dos semifuselajes.

Antes de empezar a hacerlo debemos observar cuales son las piezas que deberán ser montadas en su interior, como son la carlinga del piloto -o pilotos-, instalaciones de armas (ametralladoras, bodega de bombas), la rueda de cola o el tren de aterrizaje delantero, según sea el caso. Algunos modelistas prescinden de las figuras de los pilotos que suelen incluirse en las cajas.

Pilotos Cabina

Todas estas piezas deberán ser cortadas, lijadas, pegadas y pintadas, según el plano, antes de empezar con el fuselaje, pues una vez cerrado quedaran zonas inaccesibles al pincel. No hay que olvidar de pintar también los laterales del fuselaje hasta donde se vea. Terminados de pintar estos elementos, se pegan a una de las secciones del fuselaje, cuidando que estén en su correcta posición para cuando se unan las dos mitades. En el apartado de Pintura y acabado lo veremos con mayor detalle.

Respecto al pintado de las piezas, hay que tener en cuenta que el pegamento no actúa sobre la capa de pintura, y que por ello deberá rascarse la pintura de las partes que reciban el pegamento.

Es el momento de encajar las dos mitades del fuselaje perfectamente centradas, fijándolas con gomas elásticas, cinta de celo, pinzas de tender o cualquier otro sistema que mantenga las piezas unidas. Después pasaremos por las juntas un pincel fino con pegamento líquido para realizar la unión y dejaremos secar muy bien (un par de horas).

Algunos aviones necesitaran un lastre en el morro para que una vez terminado no caigan sobre su cola. Para ello pondremos unos perdigones, plomo o algo similar sujeto con plastelina o encolado con pegamento tipo époxy que no ataque al plástico.

Morro

Si se da el caso que el morro de la cabina sea acristalada, podemos dar forma al plomo para pegarla en cualquier parte de la superestructura (ametralladora, asiento del ametrallador, visor de bombardeo, etc.)

Mientras se está secando podemos pasar a las alas, que constituyen un elemento importante y muy delicado; a menudo están bien realizadas, pero el punto de contacto con el fuselaje debe ser más que perfecto, ya que precisamente de éste puede depender una torsión o deformación del modelo, difícilmente corregible.

Una vez pegadas las secciones de las alas, que pueden estar formadas por dos o más partes, se reforzarán las uniones en los bordes con pegamento líquido.

Para unir las alas al fuselaje, se prepararán las superficies con pegamento líquido, y tras comprobar su perfecta unión, mantendremos las alas bien presionadas durante unos minutos. Suelen tener muescas o marcas en la propia estructura para encajar la pieza en la posición adecuada. En caso contrario, deberemos poner mucha atención para hacerlo de manera correcta.

Dejaremos secar bien la maqueta para después poder manipularla para montar los planos de profundidad de cola, de igual manera que con las alas. Habrá de tener cuidado con su perpendicularidad y su posición respecto a las alas.

Las alas de cualquier avión tienen un cierto ángulo, llamado diedro, en el punto de contacto con el fuselaje. En el plano este diedro se ve claramente en la vista frontal del modelo, ya que constituye una característica específica de cada aparato.

Vista posterior

Durante el montaje, y puesto que es fácil falsear este diedro con una gota de pegamento de más o una unión con algún mínimo fallo, conviene tenerlo presente y si se presenta, repararlo rápidamente.

Dejaremos secar bien y pasaremos a trabajar con el resto de piezas que forman la maqueta.

Cortaremos y afinaremos las piezas y las iremos colocando en su lugar. Los cortes se repasarán con lija hasta hacer desaparecer cualquier rastro de plástico extra del árbol de inyección. También se eliminarán las rebabas. Para ello podemos usar la lija o en el caso de piezas muy pequeñas y frágiles, raspando con una cuchilla.

Una vez completamente montado el conjunto principal del avión, pasaremos a darle un lijado general, sobre todo en aquellas zonas donde las piezas no hayan encajado bien, dejando escalones entre sí.

Pasaremos ahora a preparar el tren de aterrizaje. Suele estar compuesto de varias piezas, que dado su tamaño y fragilidad dejaremos para la última fase del montaje.

Las ruedas del tren principal suelen estar realizadas en una sola pieza o en dos mitades que deben ser unidas, solo en los modelos más grandes suelen realizar las ruedas con el buje central sobre el que se coloca la cubierta realizada en plástico blando tipo goma.

Vista inferior

Uniremos las piezas que forman el tren de aterrizaje con mucho cuidado, utilizando si es necesario pegamentos como el cianocrilato o el époxy para conseguir una mayor resistencia.

A continuación pegaremos el resto de las piezas, siendo importante que queden perfectamente centradas, simétricas y a la misma altura, tanto por lo que respecta a las patas, ruedas, como a las compuertas del tren de aterrizaje.

Dejaremos sin pegar las piezas especialmente pequeñas y delicadas para evitar roturas durante el enmasillado y posterior lijado.

Una vez hayamos completado el montaje, convendrá dejarlo secar bien, por lo menos toda una noche, antes de manipularlo de nuevo. Lo dejaremos descansar sobre una caja o similar de manera que no se fuercen las piezas más recientemente pegadas, especialmente el tren de aterrizaje.

Ahora pasaremos a enmasillar las partes que lo requieran, como pueden ser la unión de los fuselajes, el encastre de las alas y alerones, bordes de ataque de las alas, morro, cabina, pozos de los trenes de aterrizaje. Para mayor comodidad, enmasillaremos por separado piezas como bombas, depósitos de combustible, etc.

Tras dejar secar durante unas horas, pasaremos a lijar empezando con una lija de grano medio y terminando con una de grano fino o muy fino. En zonas especialmente difíciles de alcanzar con la lija, podemos eliminar la masilla sobrante usando un pincel de cerda dura mojado en acetona con el que «pintar» la zona hasta dejarla en condiciones.

Armamento

Ya solo nos quedará el pintado y la colocación de las calcomanías que veremos en el apartado de Pintura y acabado, así como en el apartado de Mejora y detallado se verán trucos y técnicas para mejorar nuestras maquetas de aviones, helicópteros y similares.


Índice de artículosAnteriorIr al principio

Inicio | Lo + básico | Técnicas básicas | Montaje | Pintura y acabado | Mejora y detallado | Figuras | Dioramas | Catálogo | Glosario | Enlaces | Contacto | Mapa


Nuestra intención es solo ayudar a los aficionados a avanzar en este apasionante mundo. Si alguien no desea que su material esté aquí, por favor que nos lo comunique.