Anar a la versió catalana

  Página preparada para 
una resolución de 800 x 600
¿Algo histórico
en la resurrección de Jesús?

La casa de Lamiarrita a la vall del BaztanLos lectores habituales de esta web ya saben qué es "Lamiarrita": la casona en el Valle del Baztán donde, desde hace unos cuantos años, un grupo de jesuitas, con otros sacerdotes, religiosas, laicos y laicas, hacen "Ejercicios Espirituales": ocho días de oración, reflexión y lectura. Al menos dos temas, ya presentados en esta web, tienen su origen en estos días de reflexión

Jesús, ¿la única solución? (1997)
¿Y si Jesús no hizo
una opción por el celibato?
(2002)

Este año también ha sido el momento de exponer reflexiones ya antiguas... En la reunión vespertina, momento de la celebración eucarística participada, del día dedicado a la resurrección de Jesús, hice esta breve intervención:

Cuando os reunís en común... anunciáis la muerte del Señor hasta que él venga (1Cor)Al hablar, o comentar, o reflexionar, o meditar, o contemplar sobre el tema, o creencia de la resurrección de Jesús no deberíamos prescindir de un dato histórico, suficientemente confirmado.

Este dato histórico es el siguiente: el lenguaje de la resurrección ya existía y, ya antes de Jesús, había un montón de "resucitados", de divinidades cuyos adeptos proclamaban que habían resucitado.

Por ejemplo, cada año, por primavera, las calles de Roma se despertaban con la explosión de alegría que proclamaba la resurrección de Atis, una divinidad llegada de Asia Menor. "Atis ha resucitado, evohé!!"

No sé si, en aquellos primeros siglos de formación del cristianismo y en el ámbito geográfico del imperio romano bañado por las aguas del Mediterráneo, podemos hablar de "diálogo interreligioso"... Creo que más bien deberíamos hablar de una "contienda interreligiosa", de un conjunto de religiones que, desde las fronteras del sur y del este del imperio, pugnaban por conquistar el mercado religioso de los diversos sectores sociales del imperio.

Si alguna de estas religiones, en expansión proselitista, quería tener alguna posibilidad de éxito debía incluir en su "propaganda" (los cristianos podemos decir en su pastoral, en su mensaje, en su kerigma) la afirmación de la resurrección de su "Number One", de su "dios".

¿Puede alguien, hoy, llegar a presidente de los Estados Unidos si sus asesores de imagen se olvidaran de diseñarle un perfil de "héroe de guerra"?

¿Puede una marca de coches hacer avances significativos en el mercado automovilístico europeo si no anuncia, por lo menos, que tiene "dirección asistida"?

Alguien (o algunos) tuvo la intuición de utilizar un lenguaje común (una categoría religiosa suficientemente extendida y comprensible por amplios sectores de la población) para hablar de Jesús de Nazaret.

¿A qué grupo, de todos aquellos que surgieron del "primitivo movimiento de Jesús" El cristianismo primitivo: ¿existió un cristianismo primitivo?, debemos agradecerle el que hoy podamos seguir reconociéndonos, a través de todos los siglos que han ido pasando, como seguidores de este mismo Jesús?

No es ahora el momento de intentar investigar qué grupo específico fue. Me permito, sin embargo, lanzar esta hipótesis: el grupo de Antioquía, donde por primera vez los discípulos fueron llamados cristianos, y que tuvieron el gran acierto de fichar un "crack": Saulo de Tarso. (Ac 11,19-26)

Nuestra gratitud hacia ellos debería mostrarse en tener el mismo coraje que ellos: renunciar en nuestro contexto cultural socio-religioso tan diferente del de ellos a seguir utilizando en nuestra campaña de marketing slogans publicitarios que han dejado de ser comprensibles para amplios sectores de la población.

Si leéis el tema Jesús, ¿la única solución?, encontraréis indicadas otras renuncias a hacer

¿No sería despedido el técnico publicitario que mantuviera como reclamo lo de la "dirección asistida" cuando los coches circulen sin volante guiados por rayos infrarrojos o ultravioletas?

Juan Carlos, Agustín, Isidre, Carmen Josep, Agustí, Jesús, Elisa, Miquel Simón, Jesús, Ramir, Lurdes, Cinta

Compartint una mateixa fe...A veces estas intervenciones en la reunión vespertina se prolongan bajo otras formas en el desayuno del día siguiente. El amigo Demetrio puso en duda, no sólo la plenitud de mi fe cristiana, sino también la veracidad del dato histórico aportado.

Hace ya años, en 1987, en mi famosa "Carta a otro... que se va", publicada en su momento en el Boletín de Misión Obrera (posiblemente en el nº 30; en los nos 31 y 32 se fueron publicando respuestas y contrarespuestas) y que más tarde, ampliada ya con todas las intervenciones y respuestas de unos y otros, se editó en Cuadernos M.O. (nº 1, sin año de edición), ya decía:

Esta temporada estoy combinando la lectura de Marià Corbí con Mircea Eliade... Me he preguntado cómo explicar el hecho de que en nuestra larga formación no hubieran encontrado un cacho de tiempo para explicarnos todas esas cosas de mitologías y de historias de la religión. ¿Es que no hubieran sabido decirnos el para qué de una "revelación de Dios" si (palmo más, palmo menos) todas las formas eran iguales?

Que nadie se piense que no hago otra cosa que repetir lo que dice Fernando Sánchez Dragó

Parece ser que las parroquias, obligadas por la necesaria brevedad de las predicaciones, tampoco tienen excesivo tiempo para explicar esas cosas a sus feligreses, los cuales (o las cuales) lo tienen que oír en cualquier programa de la tele.

Aprovechando los espacios temporales que, a módicos precios nos ofrece la RENFE, fui leyendo, hace ya años, el volumen V de Historia de las religiones, editada por Siglo Veintiuno (primera edición 1979), dedicado (como los volúmenes IV y VI) a la Formación de las religiones universales y de salvación. El volumen V contiene la primera parte de Las religiones en el mundo mediterráneo y en el Oriente Próximo.

Hago ahora unos "copys" de fragmentos que ya tenía en el ordenador agrupados bajo el título "La resurrección de los dioses".

Demetrio Morato, sj., de la Comunidad de La JotaYa sé que lo de la fe no es para hacer concursos sobre quién la tiene más grande, pero sí que me permití decirle que yo creía en la resurrección más que él, pues por lo visto él sólo creía en la resurrección de Jesús, y yo, además de creer como él en la resurrección de Jesús, "creía" también en la de Osiris, Atis, etc...

Creer en la resurrección de Jesús es participar en la convicción de que la "muerte" (léase injusticia, opresión, pecado...) no tiene la última palabra y así poder seguir cantando -como lo hacemos cada año- aquello del amigo Labordeta:

Habrá un día en que todos,
Al levantar la vista
Veremos una tierra que ponga libertad

De hecho, nosotros, para concluir aquella eucaristía sobre la resurrección de Jesús encontramos más oportuno y más significativo utilizar una vez más el lenguaje simbólico de Labordeta (más comprensible para amplios sectores de la población hoy día) y no nuestras propias categorías simbólicas

Resucitó al tercer dia,
subió al cielo,
está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso



Lectura recomendada:
Salir de un silencio
Una meditación pascual

Demetrio y, detrás, yo mismoLa respuesta de Demetrio


 
Gracias por la visita
Miquel Sunyol
sscu@tinet.fut.es 
29 agosto 2004
Si quieres decir algo y saber lo que otros han dicho,
Para decir algo
Para saber lo que otros han dicho
Para ver los comentarios anteriores
Para ver los comentarios más antiguos
Página principal de la web

Otros temas

 

El diálogo interreligioso          Catequesis navideña         Cosas de jesuitas
Con el pretexto de una encuesta         Spong el obispo episcopaliano         Otros temas