IV ENCUENTRO ECUMÉNICO LATINOAMERICANO
DE TEOLOGIA INDIA
YKUA SATI, ASUNCIÓN, PARAGUAY 10 DE MAYO DE 2002




Introducción

Alrededor de doscientas personas procedentes de 45 pueblos indígenas de este continente llamado América, que somos miembros de distintas iglesias cristianas, en compañía de nuestros obispos y de teólogos amigos, realizamos en la Quinta Ykua Sati, Asunción, Paraguay, durante los días 6 al 10 de mayo del año de 2002, el IV encuentro ecuménico latinoamericano de Teología india con el tema: "En busca de la tierra sin mal".

En un ambiente de oración y de reflexión profunda compartimos nuestra palabra verdadera, nacida del dolor y de la búsqueda sincera de los designios divinos. En el encuentro de voces tan distintas y dispares descubrimos cómo el Espíritu de Dios anima e inspira el caminar de nuestros pueblos. Con la metodología indígena caracterizada por el recurso de los mitos y de los símbolos pudimos armonizar palabras de origen muy antiguo con propuestas novedosas de futuro, mundo atemporal de las creencias y de la fe con realidades de la cotidianidad y de la historia, voces de sabidurías iletradas y de tradición oral con pronunciamientos de libros y de racionalidad discursiva: oriente, poniente se juntaron, norte y sur se unieron, cielo y tierra se amarraron en uno. En el encuentro la angustia por el caos disgregante fue vencida con la comunión de espíritus y mentes gracias al camino señalado por la sabiduría milenaria de los pueblos indios.

La lógica simbólica indígena muy rápidamente logró hermanarnos en la comprensión de nuestra realidad humana. Comprobamos que de raíz tenemos las mismas preocupaciones y las mismas búsquedas de respuestas trascendentes. Los mitos, los ritos y los símbolos indígenas nos dieron a todos la posibilidad de expresar más adecuadamente el misterio de nuestra interioridad humana.

Durante el encuentro, junto con la lógica simbólica indígena, conjugamos también la lógica racional y discursiva. Vimos que no son metodologías incompatibles, sino complementarias. Los pastores y los teólogos nos acompañaron en esta tarea; de modo que las dificultades fueron sorteadas con genio y creatividad al ubicar ambas metodologías como formas distintas de percibir, de sistematizar y de expresar la comprensión de la vida.

Los pastores de nuestras iglesias, presentes en el evento, manifestaron su satisfacción por los resultados del encuentro. En nombre de Jesús y de su Evangelio se comprometieron a acompañar más generosa y solidariamente la causa de nuestros pueblos a fin de que lleguemos pronto a conquistar el lugar que nos corresponde en la sociedad y en la Iglesia.

La riqueza mayor del encuentro ha sido, sin duda, la misma experiencia de comunicación vivida por los participantes. Ella muestra que la tierra sin mal, anhelo e inspiración para los pueblos guaraníes y ocasión para que otros pueblos trajeran acá sus propios sueños y utopías, puede ser vivida y experimentada fuertemente a través de los múltiples espacios y momentos de ritualidad y de fiesta.

En esta experiencia de comunión profunda, que es la base más sólida de la inculturación propuesta por la Iglesia, coincidimos plenamente como indígenas y como cristianos: Si las creencias del pueblo y la fe de la Iglesia se orienta a la vida desde dentro, desde el corazón, los mitos, los ritos y simbologías indígenas pueden dialogar fructíferamente con la propuesta del evangelio cristiano; y elaborar síntesis vitales de pensamiento que guíen nuestros pasos en el futuro.

Por todo lo expresado la experiencia de Ykua Sati se convierte en paradigma para que pueblos indígenas e iglesias cristianas -junto con los demás hombres y mujeres del mundo- caminemos airosos en el contexto histórico actual, en que las amenazas a los sueños y a la vida misma nos ponen a todos al borde del abismo y del caos.

Podemos afirmar que estos días nos han dado pie para asegurar que es posible una tierra nueva, un mundo nuevo y unos cielos nuevos. Gentes de toda raza, lengua y nación nos sentamos como hermanos en la mesa común, alabando al Dios de la creación, de la infinita gratuidad, de la salvación universal, que es el mismo Dios de nuestro Señor Jesucristo.

La Articulación Ecuménica Latinoamericana de Pastoral Indígena, AELAPI, conformada por organismos de diferentes países e iglesias, y responsables de la realización del IV Encuentro de Teología India en Ykua Sati se complace en entregar a los asistentes y a otros miembros interesados de la sociedad y de nuestras iglesias la memoria del evento. No son resoluciones definitorias, sino expresión de lo reflexionado, vivido y orado, que entregamos para que el gozo del encuentro sea compartido por las hijas e hijos de la tierra.

Volverás a la presentación general del IV Encuentro
Palabras de Apertura
Agradezco la información recibida de este Encuentro por Don Jacinto Pelico, actual párroco de Joyabay (El Quiché), Guatemala Conclusiones
Mensaje final
Palabras de clausura 

Igualmente agradeceré toda ulterior información
sobre este IV Encuentro:
ponencias, intervenciones, mesas, comentarios...
y en especial, lo que haga referencia a la pregunta:
¿Qué dicen las Teologías Indias de Jesús de Nazaret?


Gracias por la visita
Miquel Sunyol
sscu@tinet.fut.es 
24 diciembre 2002

Para decir algo
Para saber lo que otros han dicho
Para ver los comentarios más antiguos
Página principal de la web

Portal de Teología Indígena

 

El diálogo interreligioso          Catequesis navideña         Cosas de jesuitas
Con el pretexto de una encuesta         Spong, el obispo episcopaliano         Otros temas