Anar a la versió catalana
Cristología Indígena
Capítulo anterior
Página preparada para una
resolución de 1024 x 768
¿Quién es Fernando Hoyos?
Nacido en marzo de 1943 en Vigo (España) y muerto en combate el 13 de julio de 1982 en Chojzunil, aldea del municipio de Santa Eulalia, departamento de Huehuetenango (Guatemala), junto al río Yula San Juan.
Acabó sus estudios de bachillerato en el colegio San José de Valladolid. Ingresó -como ya lo habían hecho dos hermanos suyos- en la Comapñía de Jesús. Estudios en Salamanca, Munich. En 1967 es destinado a El Salvador. Dos años más tarde regresa a España para continuar sus estudios (Lovaina, Madrid). En 1972, retorno definitivo a Guatemala. Ordenado de sacerdote en diciembre del 73. Junio de 1980, última visita a España, aprovechando una reunión de Apostolado Social en Roma Desde septiembre del 80 es miembro de la Dirección Nacional Del ejército Guerrillero de los Pobres (EGP).
  De una carta mía a uno de  mis amigos de Bolivia
Querido NN:

Ya llevo casi dos semanas en casa, pero todavía no me he encontrado animado para ponerme en contacto con la gente y con los amigos. Ahora necesitaría otro mes de permiso para dejar "reposar" el viaje a guatemala. Esto no quiere decir de ninguna manera que me haya impresionado duramente o que haya trastocado mis ideas, pero sí que hay cosas que debería ir poniendo por escrito.

Una de ellas es que he vuelto a recordar a nuestro estimado Padre Vilacreus, nuestro viejo profesor de Ética en aquellos años que estudiábamos Filosofía en Sant Cugat. Recordarás que él, como buen jesuita, siguiendo a Juan de Mariana, defendía el regicidio.

¿Quién era Juan de Mariana?
¿Qué es el regicidio?

En esto no era nada original: siempre ha habido a lo largo de la historia "gente de buena voluntad y de paz" que no han podido cerrar los ojos a la necesidad de utilizar la fuerza contra los defensores de la violencia estructural.

¿No te ha salido el texto en hebreo?

Haz un 
y copia el archivo Bwhbb.ttf a tu carpeta /windows/fonts 
¿No dice esto mismo el Libro de Exodo?

.hq;zÉj} dy:B] al¿wÒ Jl¿h}l' µyIr'x]mi Jl,m, µk,t]a, ÷TeyIAal¿ yKi yTi[]d'y: ynIa}w"

que traducido, por la Bíblia Interconfesional, dice: "Ya sé que el rey de Egipto no os dejará salir si no es por la fuerza" (Ex 3,19)

Pienso que tu y yo nos podemos considerar buenos alumnos y "discípulos" de Vilacreus, y espero que también recordarás su "regla de oro": antes de utilizar la fuerza pedía a todos que tuvieran en cuenta el precio a pagar. No creo, pues, que hubiese defendido la "guerrilla" de Guatemala, que costó muchos años de guerra, muchas muertes, mucha crueldad... Y todo esto ¿para qué? No hubiera defendido una "guerrilla" que dejaba a los campesinos indefensos ("sólo con el machete en la mano") delante de los helicópteros del ejército.

A todos aquellos que en nombre del evangelio y del cristianismo (¡qué falta de sentido histórico corre por el mundo!) condenan toda violencia, a mi me gusta recordar que quizás lo que de Jesús podemos saber es que él nos preguntaría:



¿Cuánta gente tienes? ¿Diez mil? 
No los lleves a morir delante de un ejército de veinte mil.
Lc 14, 31-32

Del famoso pasaje de Mateo, el del huerto (26, 51-52), el tan repetido de que "el que a hierro mata, a hierro muere", frase de la sabiduría popular de todos los tiempos y muy recordada en las películas del oeste ("cuanto antes empieces a disparar, antes encontrarás uno más rápido que tú"),

  • queda que Jesús formaba parte de un grup armado, dispuesto a utilizar la fuerza y las armas, incluso contra los soldados romanos
  • queda que Jesús fue suficientemente clarividente para darse cuenta de que en aquel momento él tenía los "diez mil" y que los otros eran los "veinte mil"
Lc 22, 35-38
y el que no tenga una espada, que se venda el manto y que se la compre
Jn 18, 8
Si me buscáis a mí, dejad que éstos se vayan
Ante una correlación de fuerzas demasiado desigual, Jesús intenta negociaciones, dejarse prender él para que sus discípulos se libren y su obra pueda de esta manera continuar. Rechazar el combate resultaría, no tanto un principio "anti-armas" (versión de Mateo), sino una estrategia que intenta salvar lo que pueda salvarse.
Y esclarece otra palabra célebre de Jesús, perla religiosa que adquiere inesperadamente un sabor político primordial: "Mi mandamiento es que os améis unos a otros como yo os he amado; nadie tiene mayor amor que aquél que da su vida por sus amigos" (Jn 15, 12-13)
Ya sabes que Fernando Belo situaba aquí el recuerdo de que Jesús se entregó para salvar la vida de sus amigos.
 
Una lectura política del Evangelio
Ed. ZERO, S.A.
(Ya sé que es un libro del 74)

Una tesis del viejo Vilacreus hubiera ahorrado mucho dolor, mucha muerte, mucha crueldad... Treinta años le hubieran parecido muchos años a quien, si no recuerdo mal, hablaba de un término de tres días para la legitimidad de un golpe de estado.
  

Estos "tres días", ¿era una manera de distanciarse de todos aquellos hermanos suyos en religión y en fe que habían estado tres años rezando ("y con el mazo dando")`por la victoria del general Franco?

Pero no todos tuvieron la suerte de ser alumnos y discípulos de nuestro Vilacreus. Tal fue el caso de Fernando Hoyos...

En la misa de nuestro Encuentro jesuítico del Día de Reyes, en el momento de la "Oración de los fieles" (uno de estos errores litúrgicos del Vaticano II, como si pudiera existir una "plegaria del pueblo" y una plegaria "canónica" de los sacerdotes), me levantaré y pediré por Fernando Hoyos, y, rompiendo un poco el protocolo (pero todos me perdonarán porque saben que vengo de las liturgias latinoamericanas), preguntaré a mis compañeros jesuitas:

¿Cuántos de vosotros sabéis quién es Fernando Hoyos?

Fernando Hoyos
(Y tú, ahora, ¿sabes quién es este señor?).

¿Cuántas manos se alzarán? 

Y después preguntaré: 

¿Cuántos de vosotros sabéis quién es Ignacio Ellacuria?

Y entonces vendría la pregunta:

¿Por qué esta diferencia?

La respuesta es: La Compañía de Jesús, como todo grupo bien organizado, tiene su aparato de propaganda, y los jesuitas, por muy independientes e inteligentes que queramos parecer, estamos sometidos, como todo hijo de vecino, al poder de la "propaganda". 

Ambos eran jesuitas. La verdad es que yo, a quien estas cosas ya sabes que me interesan, no recordaba para nada a Fernando Hoyos. Cuando me hablaron de él (y si no recuerdo mal, fue un sacerdote diocesano español), pensé que sería un jesuita guatemalteco (me dijeron que una hermana suya vivía por allí): esto en parte explicaría nuestro olvido (digo "olvido", porque tampoco puedo asegurar que no me hubiera enterado en su momento; sí que recuerdo el jesuita a quien le hicieron -según dicen- un "lavado de cerebro")

Pero ambos eran españoles... 

Es muy posible que Fernando Hoyos fuera alumno, como Martín Baró y yo, del Colegio de San José de Valladolid. Es de la edad de mi hermano Ignacio, pero, nacido en Galicia, no llegó a Valladolid (la tierra de sus padres) hasta el año 54: el año que nosotros dejamos el colegio de Valladolid. (Mi hermano Juan diría que "era hijo de emigrante"; la verdad es que su padre era notario). Como Martín Baró, y como yo, eran tres hermanos jesuitas (ahora sólo queda uno; el otro salió) 

Ambos, Ellacuria y él, eran intelctuales (tenía una tesis en alemán). Ambos vivieron de lleno la situación latinoamericana y ambos se comprometieron en ella. Ambos tomaron sus opciones y, supuestamente, a la luz del evangelio, en la oración, según la dinámica de los Ejercicios.

Este verano, en Lamiarrita, recordé que unos ejercicios bien hechos, tanto te pueden llevar a hacer de catedrático en ESADE como a hacer de "altivo jornalero de Jaén"


Fernando Hoyos
escribe 
a sus compañeros jesuitas...
...en tal manera que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos criados
Del "Principio y Fundamento"
Ejercicios de San Ignacio

¿Por qué, entonces, los jesuitas de Catalunya recordamos a Ignacio Ellacuria, y a Martín Baró y a sus compañeros y a la cocinera y a su hija, y no recordamos al P. Fernando Hoyos?

Me parece que todavía no he dicho la causa: Fernando Hoyos murió en la guerrilla, como guerrillero. Podríamos decir que ambos murieron por aquel mismo "fusil, regalo de Mister Johnson, para matar a tu hermano".

Y ambos tienen su nombre inscrito en los "libros de difuntos" de la Compañía de Jesús.
  

Su hermana dice (un poco admirada) que fue por voluntad del Padre Dezza (los "papeles" ya estaban en curso, pero todavía no se habían acabado de hacer). Yo diría que la admiración de su hermana procede de su desconocimiento de lo que es un buen canonista. (Pero esto es una mera suposición mía, pues en aquel tiempo todavía no mantenía correspondencia con el General).

Y lo mismo pasa con las cocineras. ¿Quién sabe cómo se llamaba aquella cocinera de la Residencia de la Merced (la Parroquia de la Zona 1 de Guate), en donde me acogieron muy bien? Un día no se presentó a su trabajo; al cabo de dos o tres días una persona dijo a los jesuitas que no la esperaran más, que  "la habían desaparecido".

Hace 24 años que Comitán (ciudad de Chiapas) fue sede de una reunión de la dirección nacional del Ejército Guerrillero de los Pobres.

Foto inédita publicada por cuarto poder en su edición del 13 de diciembre de 2006.
Según este periódico mejicano, "el analista guatemalteco Jorge Palmieri, difundió en días recientes una fotografía de la dirección nacional del EGP, en un terreno de la periferia de Comitán". Y dicho analista asegura que "la foto le fue proporcionada por un miembro del Ejército de Guatemala, "«que tomó parte en el asalto de un reducto urbano de la guerra en la capital»", pero no dice la fecha". Al fondo de los nueve comandantes y tres comandantas, se observan montañas que podrían ser del municipio de La Trinitaria."

El EGP fue uno de los grupos insurgentes más combativos del país centroamericano, con la mística de sus integrantes para transformarse, "a través de la actuación y reflexión".

EGP (16K)
De izquierda a derecha: 1) Carlota Cáceres (a) Lolita; 2) Víctor Manuel López Vázquez (a) Vicente; 3) comandante Raúl; 4) Guillermo Cruz (a) Mariano; 5) Ricardo Arnoldo Ramírez de León (a) Rolando Morán, comandante en jefe del EGP; 6) Gustavo Adolfo Meoño Brener (a) Manolo-Pancho, segundo comandante del EGP (y en años recientes director de la fundación Rigoberta Menchú; 7) (a) Lola; 8) (a) Milton (comandante del Agrupamiento Táctico 19 de Enero).
Están en cuclillas: 1) (a) Sergio de la comisión logística internacional; 2) Fernando Hoyos (a) Carlos, del Frente Guerrillero Ho Chi Minh; 3) (a) Comandante Camilo; y 4) Silvia Solórzano Foppa (a) Rita.
Ver
página original de
CUARTO PODER

Jorge Palmieri, editorialista de el periódico (Guatemala) había ya difundido esta imagen en la edición del 26.06.2006, en un artículo en el cual negaba la jurisdicción de la Audiencia Nacional Española (y de su juez Santiago Pedraz) en la investigación por genocidio contra los generales José Efraín Ríos Montt, Oscar Humberto Mejía Víctores i Germán Chupina Barahona. Y afirmaba que "fue captada en diciembre de 1982 en Comitán, Chiapas (México) durante la reunión de la dirección nacional del Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP)". Esta datación no concuerda con la fecha que se da de la muerte de Fernando Hoyos: 13 de julio de 1982.

Leer el artículo
de Jorge Palmieri
en el periódico

Hay muchas cosas para ir escribiendo. Las iré escribiendo, poco a poco, a unos y a otros. Naturalmente, irán saliendo en mi web, en la cual todavía no he puesto nada. Lo que hoy he escrito sobre el P. Vilacreus, creo que también puede ser iluminador para la situación de España.

Los catalanes somos buenos discípulos de Vilacreus: sabemos que, en las actuales circunstancias, no tenemos nada que hacer contra la fuerza de los ejércitos españoles; al menos, la cosa duraría más de los "tres días". Y Aznar, y todos los que han gobernado España desde Madrid, tienen esto muy claro y saben que ellos tienen los "veinte mil". Todo esto es aquello que tú decías de que "Dios ayuda a los buenos si son más que los malos".


Cartas de su hermano Juan Luis, también jesuita, comunicando su muerte
De él también habla la
Enciclopedia da Emigracion Galega

Una nueva página a finales de 2007:
Otra nueva página a mediados de 2013:
Libros recomendados: Entre dos Fuegos
David Stoll
Ed. Abya Yala (Quito. Ecuador)
 
Como reinterpretación de la violencia política en Guatemala, enfoca el caso de los Mayas ixiles del altiplano.
Esta obra cuestiona cómo el movimiento de derechos humanos conceptualiza un país notorio por el terrorismo derechista.

fuegos1 (53K)


Reflexiones ya aparecidas sobre el mismo tema: LA PASCUA es algo terrible...
La historia de Moisés y del Faraón de Egipto: Una oposición radical
Reflexiones aparecidas más tarde Dios y la guerra

 
 
Seguirás leyendo...
Recuperar 
la Memoria Histórica
Fernando Hoyos escribe
a sus compañeros jesuitas...
Mi Carta a Matías
Gracias por la visita
Miquel Sunyol

sscu@tinet.cat
Diciembre 2000
Última actualización: enero 2016
Para decir algo Página principal de la web
Más cosas sobre Fernando Hoyos
Portal de Teología Indígena