EL SEBASTIÁN Y LOLA







  El segundo barco en tamaño del Parque es el Sebastián y Lola, un pesquero de 30 metros de eslora hundido en el Parque en 1996 a una profundidad de 20 metros.

  Desde su hundimiento, cuyo momento refleja la imagen, ha experimentado un proceso de fractura importante, pues al hundirse cayó junto a un bloque de piedra de los utilizados para el refuerzo de la escollera y, por efecto de la fuerza del mar, ha chocado contra dicho bloque, produciéndose una importante grieta en su casco.

Foto: M. Pontes. M@re Nostrum.  No obstante, es perfectamente visitable por su exterior, aunque no es recomendable entrar en su interior. La vida se ha instalado en su gran mole y, si miramos con detenimiento, es posible llevarnos alguna agradable sorpresa.

 Recibe en su popa un cabo que procede del velero Toni, mientras que de su proa parte un cabo que nos conduce directamente a estribor de la Dragonera. Si nos dirigimos unos 20 metros en dirección SUR, llegaremos a las rocas recientemente depositadas.







Página principal del SES             Página principal del Parque