ITINERARIOS




El Parque Subacuático del SES de Tarragona está especialmente diseñado para permitir una amplia variedad de recorridos. La elección de cuál haremos sólo vendrá determinada por nuestros deseos y nuestro nivel de autoconfianza.A continuación vamos a proponeros tres posibles itinerarios que responden a los tres perfiles más habituales de submarinista. Por supuesto, estos itinerarios son meramente orientativos, pues nuestra inmersión debe siempre guiarse por nuestros gustos y nuestro estado físico-psíquico.


Para empezar, una escalera baja desde los vestuarios hasta el nivel del mar, donde se iniciará nuestra inmersión.

Desde la plataforma, un paso basta para entrar en el agua. Foto: J.A. Pradillo



1.- Para quienes comienzan en el submarinismo: una vez en el agua, avanzaremos unos 15 metros (hasta pasar los primeros bloques de piedra) , llegaremos a la boya de la izquierda, que indica el ancla, e iniciaremos la inmersión. Tras la visita al ancla ( recomendamos una foto, dada su espectacularidad y limpieza de las aguas ) podemos realizar la primera elección: podemos optar por continuar en la zona próxima a la escollera o por ir a la Dragonera. En el primer caso iremos descendiendo poco a poco en dirección sur ( derecha ) por las piedras de la escollera hasta encontrar un cabo que nos llevará al fondo (a -20 metros); veremos allí las 3 barcas de la luz; una vez visitadas, volveremos a la primera y seguiremos el cabo que nos lleva hacia mar adentro, encontrando a unos 15 metros los restos deteriorados del velero Toni; volveremos por el cabo que nos había traído y llegaremos de nuevo a la escollera. Una vez aquí, avanzaremos hacia la derecha, ascendiendo pausadamente para poder observar la vida que poco a poco se va instalando en esta parte del Parque; en poco tiempo encontraremos el cabo que nos llevará a las escaleras de superficie.

La segunda opción, que incluye visitar la Dragonera, es tomar, desde el ancla, un cabo que nos lleva directamente a la borda de estribor, cerca del castillo de popa de la Dragonera, visitar el gran barco y regresar por este mismo cabo o por otro que parte desde estribor de la proa y que nos lleva también hasta la escollera.





2.- Los grandes barcos: desde la entrada a mar nos dirigiremos nadando por superficie hasta la boya que marca la situación del pesquero Sebastián y Lola ( también podemos llegar siguiendo el cabo que parte del ancla y desde el que, a unos 50 metros, desciende un cabo ); descenderemos hasta sus restos ( las corrientes y el téneros navalis han hecho que actualmente quede sólo la quilla ) y podremos visitarlo. Desde su proa parte un caboEl cabo que une el Sebastián y Lola con el Dragonera. Foto: M. Pontes. M@re Nostrum que nos llevará, prácticamente sin esfuerzo, hasta el lado de estribor de la Dragonera (a -16 m.); desde allí avanzaremos hacia la derecha (hacia la proa de la Dragonera) ; si somos un grupo numeroso, podría ser una buena idea repartirnos en dos grupos para evitar levantar lodo; uno puede visitar la bodega mientras el otro recorre el exterior del barco (llegando hasta el fondo, a -25 m.) reuniéndose en proa. Desde allí podemos regresar hacia popa y al llegar visitar la parte posterior del puente de mando, o bien ascender un poco para entrar en el puente de mando y desde él bajar al interior de la Dragonera (nos será de utilidad informarnos de su estructura interna), recorriendo sus salas y saliendo a uno de los pasillos exteriores que nos llevará a popa; desde aquí podremos ascender por un cabo que llega a superficie o podemos volver a estribor, desde donde tomaremos el cabo que nos llevará al ancla, en la escollera.





3.- " No me he dejado ni uno ": este recorrido viene marcado por el consumo de cada submarinista, ya que es un recorrido que visita todas las estructuras actuales del Parque. Es también un perfil delicado ya que es " en dientes de sierra " ( sobre todo en su parte final ) y éste es uno de los perfiles menos recomendables. Perfil de la parte final de esta inmersión; se observa al inicio el recorrido por la Dragonera; las dos bajadas bruscas son el Kuark y el Rojo. Observemos cuidadosamente las indicaciones de nuestros equipos de control de inmersión. Como de todos los pecios sale un cabo hacia superficie, el buceador puede determinar cuándo es el momento de salir y hacerlo con la comodidad que supone el cabo.

Desde las escaleras descendemos hasta las 3 barcas de la luz, y de ellas al velero Toni; de la proa de éste parte un cabo hasta el Sebastián y Lola, desde donde ascenderemos hasta tomar el cabo que viene desde el ancla y va a la Dragonera: un paseo por el castillo de popa, puente y bodega ( o por el lateral exterior del barco ) y vamos hacia proa. Uno de los cabos que unen los pecios con la superficie. Foto: J.A. Pradillo En la borda de estribor, muy cerca de la misma proa, tomamos el otro cabo que nos lleva hacia la escollera. Al cabo de unos metros veremos un cabo que desciende y que va al Kuark; una vez visitado ascendemos por el mismo cabo y seguimos en dirección a la escollera; al cabo de pocos metros encontramos otro cabo que baja hasta el barco de Rojo, una pequeña embarcación deportiva. De nuevo ascendemos y llegamos por el cabo a la escollera; viramos a la derecha y llegaremos al ancla, y estaremos de nuevo en la escollera, por donde ascenderemos (lentamente, para completar la seguridad ), en dirección a las escaleras de salida del agua.



El endulzado del equipo y una ducha caliente nos proporcionaran los dos últimos toques para completar una agradable jornada en uno de los más completos lugares de buceo de la península.






Página principal del SES             Página principal del Parque