Página inicial

Versió en català

Noviembre 1998: Pinus halepensis L

Árbol previsto para diciembre: Castanea sativa. Si tienes algun dato interesante de esta especie o de alguna ya publicada, envia un e-mail y procuraremos publicarlo (si quieres que añada tu e-mail indicalo en el mensaje).
ralturo@tinet.fut.es
Etimología

Pinus halepensis L.

Sinónimos: Pinus maritima ssu. Lamb, P. resinosa ssu. Lois, P. arabica Sieber, P. hispanica S.E. Cook, P. alepensis Poir, P. carica Don, P. hierosolimitana Duh

El nombre deriva del celta "Pen" (cabeza). Halepensis deriva de Aleppo ciudad de Siria.

En las distintas lenguas encontramos denominaciones tan variadas como:

Castellano: Pino carrasco, pincarrasco, pino carrasqueño, pino blanquillo, pino de Alepo.

Catalán: Pi bord, pi blanc, pi nas, pi melich, pi garriguenc.

Eusquera: Izai.

Alemán: Aleppo-Kiefer, Seekiefer.

Inglés: Aleppo pine.

Francés: Pin d'Alep.

Italiano: Pino d'Aleppo.

Portugués: Pinheiro de Alepo.

Descripción

Pino de talla mediana alcanzando hasta 20 o 22 m y de porte variable que va de muy tortuosos en condiciones extremas a recto en buenas condiciones, en cuyo caso el tronco es recto y bastante cilíndrico. La copa, de apariencia esclarecida, inicialmente es piramidal y a partir de los 20 años va tomando una forma globosa. La corteza es de un tono pardo claro, mas oscura en las grietas que va formando al envejecer el árbol.

Las ramas son delgadas y largas, horizontales las mas inferiores y casi verticales las restantes. Hojas aciculares agudas pero no pinchudas, agrupadas normalmente de 2 en 2. Son finas y flexibles, de color verde claro, con una longitud de entre 6 y 12 cm y duran unos dos años.

Florece de marzo a mayo madurando la piña a finales del segundo verano. Esta es alargada y tiene una longitud de entre 6 y 12 cm, presentándose recurvada en un pedúnculo de uno o dos centímetros. La semilla es un piñón gris oscuro provisto de un ala tres veces mas larga que el. La piña puede permanecer cerrada unos cuantos años hasta que por el calor generado en un incendio se abre para así resembrar la zona quemada.

Requerimientos estacionales y distribución

Es un pino bien adaptado a terrenos calizos y secos, tolerando suelos calcáreos y margosos, incluso cuando hay yeso. Se da en zonas de depósitos terciarios o cuaternarios tanto en sustrato calcáreo como esquistoso, si bien huye de terrenos muy arenosos. También se da en terrenos impermeables, esqueléticos y secos pero no se adapta muy bien a los que son muy salinos.

Prefiere áreas con precipitaciones superiores a los 250 mm i aunque vive en zonas con precipitaciones inferiores, no se adapta muy bien en estas. Normalmente lo encontramos en zonas con precipitaciones entre 250 mm y 800 mm/año soportando precipitaciones entre mayo y septiembre inferiores a los 300 mm.

Es una especie típica en zonas llanas y montañas no muy pendientes con orientaciones soleadas. Se da desde el nivel del mar hasta los 1.000 m (aunque también está citado a 1.600 m en el Atlas al norte de África y en la Sierra de las Nieves en Málaga).

La media de la temperatura del mes mas frío supera los 0º y normalmente pasa de los 3º, llegando a vivir en buenas condiciones en zonas donde la temperatura media del mes mas cálido supera los 26º.

El pino carrasco tiene un temperamento muy robusto, de luz, viviendo en zonas de luminosidad muy intensa y adaptándose bien a vivir aislado. Puede representar el clímax en zonas áridas o degradadas. No es uno de nuestros pinos mas longevos y raramente supera los 250 años.

Es una especie bien adaptada a los incendios forestales por su capacidad regenerativa acentuada por la presencia ya comentada de piñas cerradas con semilla durante todo el año.

Tiene un carácter claramente Mediterráneo en cuanto a su distribución y se distribuye por su cuenca en zonas generalmente no muy alejadas de la costa excepto en la zona mas al este. En la península de encuentra principalmente en el alto Guadalquivir, cabeceras del Tajo y Guadiana, Baleares, Cuenca del Ebro, zona costera Mediterránea (excepto Cádiz), Ciudad Real...

Estructura y composición de la vegetación

Entra en contacto con especies como el pinsapo (Abies pinsapo), la encina (Quercus ilex), el quejigo (Q. faginea), el olivo (Olea europea), el pino negral (Pinus nigra), el pino piñonero (P. pinea), el pino marítimo (P. pinaster), la tuya articulada (Tetraclinis articulata), el álamo blanco (Populus alba), el chopo (P. nigra), la sabina turífera (Juniperus thurifera), la sabina (J. phoenicea). En muchos casos se trata de bosques secundarios pero en algunos terrenos pobres puede ser la única formación arbórea autóctona posible y otras mas evolucionadas no tienen futuro aquí.

Se asocia principalmente como formación arbórea en zonas pedregosas de encinar, en la maquia del olivo y la olivereta y en la maquia de olivo y palmito, si bien también lo encontramos en otras formaciones como los alcornocales, formaciones de matorral de bruguera y romero, de cistus y ericas, en coscojares...

Según su hábitat podemos encontrar al pino carrasco en zonas como:

  1. Pinares de carrasco sobre arenales litorales. En zonas de costa como las islas Baleares, las sabinas (Juniperus phoenicea) forman bosquetes acompañadas por el pino carrasco y por el lentisco (Pistacia lentiscus) pudiéndose desarrollar sobre dunas con funciones de fijación al aprovechar la reserva de agua del subsuelo compitiendo con ventaja frente al sustrato herbáceo de raíces superficiales que al no poder acceder a esta fuente de agua, tiende a secarse. En zonas no tan expuestas como las citadas, se mezcla con el pino piñonero (Pinus pinea) y no muestra un sotobosque mas rico en el que podemos encontrar la coscoja (Quercus coccifera), el palmito (Chamaerops humilis), el lentisco (Pistacia lentiscus), la retama loca (Osyris alba), el romero (Rosmarinus officinalis), el labiérnago (Phillyrea angustifolia), la bruguera (Erica multiflora), el mirto (Myrtus communis)...
  2. Pinares de pino carrasco en zonas calcáreas semiáridas del litoral. Son terrenos a veces abruptos, con suelos pobres en los que el pino carrasco no puede llegar a formar bosques cerrados. Volvemos a encontrar especies como la sabina (Juniperus phoenicea), el palmito (Chamaerops humilis), la coscoja (Quercus coccifera) y el lentisco (Pistacia lentiscus), junto a otras como la bufalaga marina (Thymelaea hisurta), la olivereta (Cneorum tricoccon), el olivo (Olea europaea), o Buxus balearica en las islas Baleares.
  3. Pinares de pino carrasco en terrenos calcáreos de interiorSobre sustrato calcáreo y a veces con yesos, en altitudes entre los 400 y los 800 m, el pino carrasco se puede mezclar con la sabina turífera (Juniperus thurifera) y aparece acompañado de un sotobosque formado por lentisco (Pistacia lentiscus), romero (Rosmarinus officinalis), espino negro (Rhamnus lycioides), estepa blanca (Cistus albidus), romerina (Cistus clusii), aulaga (Genista scorpius)...
  4. Pinares de carrasco en terrenos calcáreos de clima mediterráneo secoSon formaciones en zonas de clima no tan seco como las anteriores, en las que pueden también aparecer yesos en el sustrato. En general se trata de terrenos propios de encinar en los que por motivos edafológicos o de relieve, el pino carrasco es la especie dominante, con frecuencia de manera estable. El sotobosque es mas rico y podemos encontrar encina (Quercus ilex), coscoja (Q. coccifera), romero (Rosmarinus officinalis), lentisco (Pistacia lentiscus) y estepa blanca (Cistus albidus), juntamente a otras especies como la salvia (Salvia lavandulifolia), el tomillo morisco (Fumana thymifolia)...
  5. Pinares de carrasco en roquedales silíceos de costa o próximos a ella en clima mediterráneo. El pino carrasco aparece solo o mezclado con otras especies arbóreas como el pino piñonero (Pinus pinea), la encina (Quercus ilex) y el alcornoque (Q. suber). Como acompañantes podemos encontrar brezo blanco (Erica arborea), madroño (Arbutus unedo), romero (Rosmarinus officinalis), labiérnago (Rhamnus alaternus)... formando un sotobosque que puede llegar a ser muy denso. En estas condiciones existen bosques con ejemplares bien conformados y desarrollados lo que nos indica que en condiciones climáticas adecuadas el carrasco se adapta bien a terrenos con sustrato siliceo.
Silvicultura

La silvicultura puede orientarse a la obtención de madera, a funciones protectoras o incluso para obtener resina. Los marcos de plantación aplicados pueden variar según los casos entre los 2x2 o 3x3 m2 aplicados en plantaciones de finalidad protectora o para obtener madera a un marco de 4x4 o superior en el caso de disponer de planta mejorada genéticamente que ofrezca garantías.

Como en cualquier plantación, son convenientes reposiciones de marras y otros trabajos de mantenimiento durante los primeros años. Dado que es una especie empleada principalmente en bosques protectores, con plantaciones en torrentes, barrancos, terrenos áridos, con yeso, dunas..., no podremos permitir coberturas bajas. Sin embargo podemos encontrarnos con la limitación de la disponibilidad hídrica de forma que pueden darse bosques claros por motivo de que la capacidad de reserva hídrica del terreno y las condiciones climáticas no permiten formaciones mas densas.

Por las condiciones del medio donde vive los trabajos de desbroce en esta especie buscan generalmente tanto facilitar el desarrollo de la especie como la defensa contra incendios.

La poda en los primeros años nos permite lograr ejemplares de mejor calidad y es bien recibida por el árbol. En cuanto a las claras hay que hacerlas bajo el criterio de dejar los mejores pies para la corta final. Podría admitir cortas por fajas avanzando en dirección contraria al viento dominante.

Para su cubicación el Inventario Forestal Nacional utiliza fórmulas del tipo:

v = a + b x d2 x h

donde d es el diámetro con corteza expresado en centímetros, h la altura total en metros y vel volumen en metros cúbicos.

Així podem trobar:

Nacional: v = 20,06 + 0,02904 x d2 x h Murcia: v = 35,89 + 0,02657 x d2 x h
Barcelona: v = 23,54 + 0,02992 x d2 x h Tarragona: v = 14,85 + 0,03115 x d2 x h
Girona: v = 12,96 + 0,03217 x d2 x h València: v = 17,91 + 0,03058 x d2 x h
Regió Ebre: v = (3,27 + 0,02869 x d2) x h Andalucia Oriental: v = (3,85 + 0,02798 x d2) x h

La producción media en madera se encuentra en Cataluña cerca de los 1,7 m3/ha/año, pero en condiciones óptimas y si se hacen trabajos de mejora puede superar los 6 m3/ha/año, no siendo extrañas las parcelas con producciones de 3 o 4 m3/ha/año.

Plagas y enfermedades

Como principales plagas encontramos principalmente:

Propiedades y usos

Madera muy resinosa clara, de grano fino, muy dura, de densidad media, elástica, muy resistente a compresión. Por su alto contenido en resinas y por ser dura se ha limitado su uso en carpintería. Aunque normalmente el pino carrasco, por vivir en condiciones extremas, se presenta tortuoso y nudoso, los ejemplares bien conformados son aptos para la construcción.

Se usa para obtener resina en épocas de demanda y, aunque no llega a la calidad y producción del pino marítimo (Pinus pinaster) es el segundo candidato de los pinos españoles. Los ejemplares resinados tienen la madera mas dura, pesada y duradera, pero menos elástica.

Como combustible o para carbón se usa en zonas donde no abunda la encina.

La corteza se ha usado para curtir cuero con cierta eficacia por ser una de las cortezas con mas taninos de todos los pinos.

Como de todos los pinos se puede utilizar la trementina y por tanto el aguarrás y la colofonia. Antiguamente tenían uso en medicina popular contra el reuma y otros dolores, pero el mejor uso es contra los resfriados bronquiales y para mitigar la tos. También se extraen esencias aromáticas para hacer sales de baño.

Su principal uso es el protector (especialmente en terrenos semiáridos, con yeso, rocosos...), si bien hay otros beneficios como los paisagísticos, las setas, la caza ... que no hay que olvidar.

Miscelánea

Antiguamente, en épocas de hambre se comía el piñón abriendo las piñas al fuego, con lo que, al tostarlo era también mas apreciado.

Hay citado un carrasco en Sierra Espuña que media en su base 2,93 m de circunferencia y en Pollensa se corto un ejemplar que a 1,5 m tenia una circunferencia de 6,23 m.

Por el interés de esta especie el ingeniero de montes R. Codorniu editó el año 1922 en la editorial Calpe (Madrid) un manual de divulgación popular del pino carrasco.

Según Dioscórides la resina de picea y abeto son mejores que las de otras especie por ser olorosas y recordar al incienso. Añadía que la mejor venia de las islas Pitiusas. Como en estas el único árbol resinero es el pino carrasco pudiera ser que por error se refiriera a esta especie, si bien tampoco queda claro el sentido del equívoco, que podría ser también geográfico.

Para los celtas el pino era el árbol que simbolizaba la selectividad.