EL VIEJO VIZCACHA

Me llevó consigo un viejo
Que pronto mostró la hilacha:
4475 Dejaba ver por la facha
Que era medio cimarrón,
Muy renegao, muy ladrón,
Y le llamaban Viscacha.

Lo que el juez iba buscando
4480 Sospecho, y no me equivoco;
Pero este punto no toco
Ni su secreto averiguo.
Mi tutor era un antiguo
De los que ya quedan pocos.

4485 Viejo lleno de camándulas,
Con un empaque a lo toro;
Andaba siempre en un moro
Metido en no sé qué enriedos;
Con las patas como loro,
4490 De estribar entre los dedos

Andaba rodiao de perros,
Que eran todo su placer;
Jamás dejó de tener
Menos de media docena;
4495 Mataba vacas agenas
Para darles de comer.

Carniábamos noche a noche
Alguna res en el pago;
Y dejando allí el resago,
4500 Alzaba en ancas el cuero,
Que se lo vendía a un pulpero
Por yerba , tabaco y trago

¡Ah! Viejo más comerciante
En mi vida lo he encontrao.
4505 Con ese cuero robao
El arreglaba el pastel,
Y allí entre el pulpero y él
Se estendía el certificao

La echaba de comedido;
4510 En las trasquilas lo viera,
Se ponla como una fiera
Si cortaban una oveja;
Pero de alzarse no deja
Un vellón o unas tijeras.

4515 Una vez me dio una soba
Que me hizo pedir socorro,
Porque lastimé un cachorro
En el rancho de unas vascas;
Y al irse se alzó unas guascas.
4520 Para eso era como zorro

¡Ahijuna!, dije entre mí;
Me has dao esta pesadumbre:
Ya verás cuanto vislumbre
Una ocasión media güena:
4525 Te he de quitar la costumbre
De cerdiar yeguas agenas.

Porque maté una viscacha
Otra vez me reprendió.
Se lo vine a contar yo,
4530 Y no bien se lo hube dicho:
"Ni me nuembres ese bicho",
Me dijo, y se me enojó.

Al verlo tan irritao
I-lallé prudente callar.
4535 Este me va a castigar,
Dige entre mi, si se agravia.
Ya vi que les tenía rabia
Y no las volví a nombrar.

Una tarde halló una punta
4540 De yeguas medio vichocas;
Después que voltió unas pocas
Las cerdiabá con empeño;
Yo vide venir al dueño
Pero me callé la boca.

4545 El hombre venía jurioso
Y nos cayó como un rayo;
Se descolgó del caballo
Revoliando el arriador
Y lo cruzó de un lazaso
4550 Ahí no más a mi tutor.

No atinaba don Viscacha
A qué lado disparar,
Hasta que logró montar,
Y de miedo del chicote
4555 Se lo apretó hasta el cogote
Sin pararse a contestar.

Ustedes crerán tal vez
Que el viejo se curaría:
No, señores, lo que hacia,
4560 Con más cuidao dende entonces,
Era maniarlas de día
Para cerdiar a la noche.

Ese fue el hombre que estubo
Encargao de mi destino.
4565 Siempre andubo en mal camino,
Y todo aquel vecinario
Decía que era un perdulario
Insufrible de dañino .

Cuando el juez me lo nombró
4570 Al dármelo de tutor
Me dijo que era un señor
El que me debía cuidar,
Enseñarme a trabajar
Y darme la educación.

4575 ¡Pero qué habla de aprender
Al lao de ese viejo poco
Que vivía como el chuncaco
En los bañaos, como el tero;
Un haragán, un ratero,
4580 Y más chillón que un barraco!

Tampoco tenía más bienes
Ni propiedá conocida
Que una carreta podrida
Y las paredes sin techo
4585 De un rancho medio desecho
Que le servía de guarida.

Después de las trasnochadas
Allí venía a descansar.
Yo desiaba aviriguar
4590 Lo que tubiera escondido,
Pero nunca había podido,
Pues no me dejaba entrar.

Yo tenía unas jergas viejas
Que habían sido más peludas;
4595 Y con mis carnes desnudas,
El viejo, que era una fiera,
Me echaba a dormir ajuera
Con unas heladas crudas.

Cuando mozo fue casao,
4600 Aunque yo lo desconfío;
Y decía un amigo mío
Que, de arrebatao y malo,
Mató a su muger de un palo
Porque le dio un mate frío .

4605 Y viudo por tal motivo
Nunca se volvió a casar;
No era fácil encontrar
Ninguna que lo quisiera:
Todas temerían llevar
4610 la suerte de la primera.

Soñaba siempre con ella,
Sin duda por su delito,
Y decía el viejo maldito,
El tiempo que estubo enfermo,
4615 Que ella dende el mesmo infierno
Lo estaba llamando a gritos.

 

VOLVER

.

.