Anar a la versió catalana
Necesitarás el Acrobat Reader
Si no lo tienes, doble click...
  Internet Explorer no muestra bien el texto griego.
Utilizad otros exploradores: Mozilla Firefox, GoogleChrome...
Sólo texto
Explorador recomendado: Mozilla Firefox Consejos de lectura Y unos consejos del siglo XIV... Si es tu primera visita...
¿MURIÓ JESÚS COMO UN MARGINADO?

Carta a Rafa Yuste sobre una afirmación de Manuel Fraijó

Hola Rafa:

Cumpliendo tus deseos expresados en tu último correo ("Envíame lo que escribas de tus investigaciones durante este viaje") ahí va esa carta, carta que ya no tiene (no puede ya tener) las pretensiones de otra carta de hace algunos años.

Sigue mi consejo de siempre:
¡Deja los links para una segunda vuelta!
    Carta a otro que se va...

No sé si te quedaste admirado de las horas que -en mi estancia de cinco o casi seis días en Nador- dediqué a la lectura del libro sobre tu amigo Manuel Fraijó (Pensando la religión. Homenaje a Manuel Fraijó), publicado por Editorial Trotta en mayo 2013.

Quizás otros ya se quedaron admirados cuando en el Tchad leía a Rudolf Bultmann (¿qué mejor sitio para "desmitologizar"? o cuando aprovechaba las horas vacías para leer a Juan de la Cruz (¿que mejor sitio para "ir a dónde no sabes"?).

Y cuando pedí un año de excedencia (1985-1986) para "mi viaje a América" (Brasil, Bolivia, Venezuela) ya proclamé que iba a "estudiar Calcedonia" y siguiendo consejos de González Faus (que de joven y brillante profesor de clásicas y de cristología ha acabado en estos últimos años convertido en "un ladrón de fotos") me leí los tres tomos de Juan Luís Segundo (El hombre de hoy ante Jesús de Nazaret).

Recuerda mi otro consejo de siempre:
No todos los links te han de interesar!
    La foto que me robó...

En el 2000, con un permiso laboral de dos meses, viajé a Guatemala y dediqué horas a la lectura para intentar responder a la pregunta "¿Qué dicen las teologías indias de Jesús de Nazaret?".

Han pasado ya muchos años, pero...

Posiblemente te quedaste más admirado, no de las horas dedicadas a la lectura, sino a las horas dedicadas al escaneo de unas cuantas páginas (como buen cura obrero jubilado sigo manteniendo este balanceo entre el trabajo intelectual y el trabajo manual), mostrando así que la Autobiografía intelectual y otras páginas me habían resultado interesantes.

foto2 (103K)Ya sabes que yo no conocía a Manuel Fraijó, aunque tú y el amigo cartagenero Isidoro Galán ya me hubiesen hablado de él.

Te comenté que me gustaría proponerle como "ponente" para el próximo Fòrum Català de Teologia i Alliberament (Terres de Tarragona) y establecer un diálogo con otro "ponente", defensor de la nueva era axial, de los nuevos paradigmas, de la teología quántica...

Nací en el 40, dos o tres años antes que tú y tu amigo Manuel, y no sé nada de lo "quántico". Pero me hacen gracia los "quánticos", que negando validez a todas las formulaciones religiosas anteriores, siguen intentando salvar a Jesús y su mensaje, como si Jesús fuera un "quántico". Yo, ya antes de oír hablar de lo "quántico", ya afirmaba que el Dios de Jesús no podía ser nuestro Dios.

El Dios de Homero... El Dios de Jesús...

Pero esta propuesta tiene serias dificultades, y no sólo por su aspecto económico... ¿Dónde encontrar el otro ponente? ¿Qué cantidad de público podemos garantizar? Por tanto, voy a abandonar esta idea... Sí que me animaría a proponerle, aunque ya me manifestaste su negativa, para Lamiarrita...

No te extrañarás nada si en esta lectura haya encontrado algún punto para poder discrepar. Ya te lo insinué: ¿Murió Jesús como un marginado?

No en su Autobiografía intelectual, sino en su diálogo (Una prolongada navegación por el tema religioso) con Javier San Martín y con Juan José Sánchez, hay este párrafo:

Personalmente he procurado distinguir siempre entre pobreza y marginación. Es posible, por ejemplo, discutir el grado de pobreza material de Jesús; pero de lo que no cabe duda es de que sufrió la muerte de un marginado, de un excluido de las lindes protectoras de la sociedad del momento. A un ciudadano romano se le hubiese ahorrado el trance amargo de la cruz.

No me hubiera entretenido en ello si fuera una cuestión afirmada en su libro de 1985 "Jesús y los marginados ", un libro que podríamos considerar de "juventud", de sus primeros años de docencia, obligado a la "captatio benevolentiae ", a ganarse su público, un "alumnado que -como dice en su Autobiografía intelectual- traía una elevada preparación intelectual y un buen acopio de inquietudes existenciales y sociales ". Un alumnado en el cual "la palabra «compromiso» hacía horas extraordinarias ".

Pero ahora me encontraba con una afirmación ("Jesús sufrió la muerte de un marginado ") de plena madurez, que no podía dejar pasar sin hacer un stop.

*      *      *

Antes de seguir adelante quisiera recordar mi primera profesión laboral cuando siguiendo -tal como explica Manuel Fraijó- la "costumbre entre los jesuitas de entonces de dedicar un tiempo, al terminar la filosofía, a practicar la enseñanza en algún colegio de los que regentaba la Compañía ", fui maestro de gramática. Y recuerdo que explicaba que había "oraciones principales" y "oraciones subordinadas".

Y ahora ¿qué digo? Que un teólogo honesto no puede hablar de Jesús como sujeto de una oración principal. Algún día ya puse un ejemplo:

NO ES HONESTO DECIR QUE... ES HONESTO DECIR QUE...
Jesús recortó el texto de Isaías y no quiso anunciar "el día de venganza de nuestro Dios" El material propio del evangelio de Lucas dice que Jesús recortó el texto de Isaías y no quiso anunciar "el día de venganza de nuestro Dios".

Las "deshonestidades"
de un teólogo "honesto"...

No tenemos acceso directo a Jesús; nuestro acceso a Jesús es a través de unos documentos escritos (una minoría de los cuales han sido "canonizados") que navegan en un tal pluralismo del que no se puede sacar una afirmación que excluya otras.

Es necesario, pues, precisar: "Tal documento dice que Jesús... "

La liturgia eclesial nunca habla de Jesús sin precisar a partir de qué documento habla: "según Marcos ", "según Mateo "... Otra cosa es que después el predicador vaya mezclando todos los documentos.

Por ejemplo, recordando mi famosísima charla en tu centro Indalo de Almería, que al final fue tan maravillosamente resumida por tí para que todos los asistentes la entendieran "según el recto sentir de la Iglesia ", diríamos: "El documento Q dice que Jesús dijo: "Fuego he venido a lanzar a la tierra, y ¡cómo deseo que hubiese prendido ya! ". John P. Meier se quedaría aquí; otros, más atrevidos (Burton L. Mack), dirían: "El documento Q, en su segunda etapa redaccional, dice que Jesús... "

El documento Q

Otra observación: antes de hablar de la muerte de Jesús debemos responder la pregunta de si el relato de la pasión reúne los recuerdos de amigos y amigas (historia recordada) o es una reconstrucción a partir de las Escrituras (profecía historizada)

El relato de la pasión...

En un momento de su Autobiografía intelectual Fraijó se muestra de acuerdo con Alfredo Fierro:

Como consecuencia de todo ello, nada de lo que se afirme sobre él [el cristianismo] será totalmente correcto. Una dilatada historia de herejías lo pone de manifiesto. Con razón se ha hablado de "la imposible ortodoxia" (Alfredo Fierro).

¿Estará de acuerdo con A. Fierro cuando éste afirma que "pese a la certeza de que Jesús fue ejecutado, es imposible cerciorarse del modo concreto en que eso sucedió: no necesariamente según lo cuentan los evangelios "?

Permíteme una disgresión: unas líneas de Fraijó de su libro Jesús y los marginados:

El estudio (Aproximaciones teológicas a la resurrección de Jesús) [capítulo V de Jesús y los marginados], después de estudiar la teología de la resurrección de Jesús en autores como Bultmann, Barth, Marxen, Panenberg y Moltmann, termina con una amplia conclusión personal sobre la resurrección de los muertos, donde el lector podrá encontrar la opinión actual del autor sobre dicho tema.

Los autores más citados en esta conclusión son Unamuno, A. Fierro y H. Braun. A nadie extrañará que en un estudio sobre la muerte y la resurrección se de tanto relieve a Unamuno; H. Braun es bastante desconocido en Espanya, pero nos ha prestado una buena ayuda para ejemplificar los propios pensamientos; por lo que se refiere a A. Fierro, no creemos sea necesario justificar la amplia presencia de su pensamiento en estas páginas. Más bien habría que justificar que uno de los mayores teólogos españoles de estos tiempos sea ignorado sistemáticamente por la Iglesia y la teología española y haya tenido que "emigrar" al campo de la psicología; pero, naturalmente, esa justificación tendrían que ofrecerla otros...

Añadiré este comentario a la página de presentación que en mi web dedico a los Fragmentos de Alfredo Fierro que voy seleccionando de su libro Después de Cristo.

*      *      *

Vayamos ya al grano y preguntémonos qué documentos evangélicos o neotestamentarios avalan la afirmación de que "Jesús sufrió la muerte de un marginado".

Por mi parte yo haría estas preguntas:

Una familia de sumos sacerdotes...

Es una lástima, ciertamente, que "mi catequesis" sobre si los amigos y amigas de Jesús eran más bien pobres o más bien ricos, presentada en el Fòrum Català de Teologia i Alliberament (2014), la publicara con posterioridad en mi web, cuando ya la "prolongada navegación" de Manuel Fraijó con sus dos amigos San Martín y Sánchez ya se había realizado y ya estaba publicada en papel impreso, siempre más difícil de ir cambiando.

Los amigos de Jesús, ¿ricos? ¿pobres?
en el evangelio de la pasión / resurrección

*      *      *