AL DEJARNOS


Una cascada de ideas,
gentilmente torrencial,
cubre un hondo sedimento
de forma tan natural
como nuestro sentimiento;
al dejarnos pronunciar
con afecto.

Una cascada de ideas
sedienta de acariciar
es la voz de nuestro verso;
mutuamente sin final.