DOS PUNTOS

Sobre un plano horizontal,
hay dos señales marcadas
como dos encrucijadas
de color universal.

Dos puntos localizados
muy lejos, entre si,
separados;
y al mismo tiempo tocados
por la brisa del entendimiento.

Dos puntos, que se levantan
como piezas en relieve en un mapa de circunstancias.

Dos puntos, que se buscan
y en línea recta, se encuentran,
se abrazan, se miman, se gustan;
y sienten acortar la distancia
con agonizantes muestras de fervor,
mutua delicadeza y pasión.

A la vez,
recogen ávidas lluvias de seducción,
caídas
de los nimbos del deseo. En secreto.