A UN LADO


Seco,
sin fuerzas,
no resisto más
sin tu presencia;
el azul de tu mirar.

Sin ti, no valgo nada
y no hay forma de aguantar
este arduo caminar
entre espinas que arrojamos
al simplemente dejar
a un lado
los momentos compartidos
e imposible de olvidar,
aquellos besos,
el cielo que, nos vió un día besar,
la mirada de tus ojos
haciéndome enamorar.

Seco
sin fuerzas
no resisto más.