TRISTEMENTE 
 
 Las lágrimas que se escurren
 por un verso de amargura
 pueden ser la quemadura
 del fuego en el corazón.
 
 Esa hoguera aun prendida
 en las ascuas del dolor
 que, también en otro día
 fueron llamas de alegría,
 caricias y comprensión.
 
 ¿Por qué no? La sensación
 de saberse a diario, unidos
 con ilusión….
 
 Las lágrimas que se escurren
 por un verso de amargura
 no deben tener color,
 ni tampoco ese rencor
 delineado por la rima
 de un tiempo, que ya pasó;
 y mutuamente quedó
 en el olvido.