PALMO A PALMO


Soy como el viento
que azota
la incondicional razón.

Como la lluvia
que empapa
avidas huertas de miedo.

Como las llamas
de un fuego
que se alimenta de espanto
y a la vez
de cuando en cuando;
hago sonreir al aire
gentilmente,
palmo a palmo.