PRONUNCIAMIENTO


Oleadas de memorias
y avalanchas de suspiros
caen...
por la ladera del desconcierto
cuando no existe el momento
de sentarse a respirar,
dejarse acariciar,
llevarse de la mano;
y despacio caminar
el propósito de nuestra encuesta.

Oleadas de memorias
y avalanchas de suspiros
se colocan a los tiros
de nuestra propia intención;
y esta se pronuncia de emoción
cuando llega su hora.