LA POESIA DEL ROMANTICISMO ESPAÑOL


Lánguida mueca en la historia.

Dulce y tragica memoria

de lo que fue

y es eterno.

Se vistió de largo y seda,

como si fuera la novia

de D. José de Espronceda,

o quizás, esa doncella de ensueño

en el altar de cualquiera.

Poseida de sus formas,

al tono de su semblante,

con elocuencia radiante

y el acento de su rima;

adornó de ritmo el verso,

pulido con la escofina

del corazón del poeta

que, enamorado, bien mima.