YO TENGO UN CORAZÓN TRISTE...

 

Yo tengo un corazón triste que suena

a campana rota, donde se juntan

los vientos de mil molinos y sueños

y delira un arco iris de ternura.

 

En mi pecho laten nubes de espuma,

pétalos blancos que el tiempo deshoja

y tus manos desnudan con caricias

que saben como el fuego de una antorcha.

 

Hay en mí olas secretas que desconoces,

rítmicos vaivenes de seda ardiente

y volcanes que palpitan marfiles

en el loco galope de mis sienes.

 

Soy una luz perdida en el silencio,

el alma abierta de la última rosa,

la sonrisa que enciende la esperanza

en la noria infinita de las horas.

 

Por eso, cuando escuchas mis palabras,

y te dejas llevar por mis poemas,

sientes cómo la vida se convierte

en un fértil cajón de pirotecnia.