Amiga mía

 

Que desesperación tengo

porque cuando te ví el 1er día

eras la viva imagen de la madre de Dios

con los ojos en blanco de tanto dolor

 

La frente perlada de sudor

de tanto trabajo

cual mula de carga

que acepta todo resignada

 

Que arrebato me dio

de enormes ganas

de a besos comerte

pero besos de amistat y no de sexo

 

Porque la verdad

me miro las manos y las tengo vacías

me miro pa dentro

tampoco nada hallo que te pueda consolar

 

Busco y rebusco

miro y remiro

al cielo y la tierra

nada cae      nada brota que nos pueda consolar

 

Temo por ti

te has entregado

a una ardua tarea

aún reconociendo hay más negras situaciones

 

Por tí

por las personas millones

que indebidamente sufren

acabo de romper la vasija de la Hiel.