Pequeñas DIOSAS

 

Yo

ya poco me asombro

de casi nada

sean cosas malas o buenísimas

 

Pero sí intuitivamente

estoy al tanto de los femeninos detalles

que de ellas

querría disfrutar

 

Las mujeres pequeñas

elegantes y preciosas colibrinas son para mí

de labios tenues y claramente imanantes

que dibujan platínicas sonrisas

 

Ligeros cuerpos de sirenas

atractivamentes golosas

que obligan a mi cuerpo diabetoso

al amoroso suicidio

 

Cuando mis ojos en vosotras se posan

el uno tropieza con el otro

porque los dos quieren ser el primero

en transmitir al cerebro deleite tan extremo

 

En brazos me gustaría cogerte

seas rubia u morena

para que pasemos juntos el río de la risa

al amanecer seriamos lo dos uno la mar de divertidos

 

Mi retrato esconder no puedo

porque castañas u morenas son las Diosas

de menuda figura preferidas

a los “ caballos maera