Teclerífero

 

Solo eso soy yo

en mis venas llevo ya

la sangre espiritual

de personas muchas

 

Soy un universo concentrado

de contradicciones

de amoroso afecto hacia todas\os quienes

me han enseñado

 

Desde querer a Cristo en su día

muy por encima de la sangre propia

haciendo dejación

de las legales o morales obligaciones contraídas

 

De las espinas

de quienes más cercanos me han minimizado

cual bufón de reyes malos

esas ya no me hacen mella aunque el roce y el tiempo limó “ algo “ los pinchos

 

De la parte social

contento estoy con el pasado

recordando con  más cariño

a los más jóvenes que yo

 

Del presente octogonal en años

en que comencé a plasmar dolor y sentimientos

tal cual el alma rota los emana

es lo mejor que me pasó en la vida – al margen de mis tres donas

 

Ya casi en el año segundo

la mente volaba ideando montañas de ilusiones

de reunir a las personas primeras

que mis textos en la red pusieron

 

En la bola  para mí

de “ increíble “ aceptabilidad de los Rejuntes de Letras

más de una vez he pensado

en fletar un avión y a todos recogerlos una semanita

 

Traerlos a Catalunya

a mí Bellvitge tras corta estancia

volando a la Axarquía

allí el resto de los siete días

 

La tierra donde nací y hasta los ventitres años viví

por “ curpa de la jambre “

tuve que emigrar

pero no he dejado de ir más o menos periódicamente

 

Placidamente haríamos

las rutas Axarkas

regresando a la tarde a

Vélez Málaga cabeza de comarca

 

La del Aceite de Oliva

la del Vino Moscatel y la Pasa

la del Aguacate y...

la Mudejar

 

Sería memorable poder agradecer

tantas atenciones inesperadas

a ya por lo menos un centenar

porque lo protocolario nunca me hizo ni y mucho menos

 

Como se suele decir obra son amores

aun siendo lo más inesperado que Belquis Ivonne Barés

me pasara “ Verdadero  al idioma Portugués

sigue otro inesperado gran gesto el de María Eugenia Caseiro

pase mí “  Homejaje a Pablo Neruda    al Inglés

 

De ilusión tambien se puede vivir algo

porque es más importante

la ilusión de intentar agradecer