XaRay

 

  IV

 

Dulce pretendidamente mía

ojalá hubiese sido

a cosa hecha

la caída del amielado café tuyo

 

Rápido lo cogistes

a supersónica velocidad me lo ofreciste  

con esos lindos y enormes ojos

hermosos azabachencos rubíes son

 

Yo feliz y contento

saltaba y brincaba por dentro

cual joven cabritillo

que de la panza del Lobo salía

 

Nunca tú escultural cara

tan cerca de la mía estuvo

no se si llegó o al metro

no tuve ni tiempo de Cybernéticamente besarte

 

Ahora mismo lo hago

con pasión

con frenesí

pero con toda la platónica dulzura

 

Tú blanca mano

con cinco Rosas de Pitiminí por dedos

con dos de ellos

tu acafelada miel me distes

 

¡¡ Qué sabor !!

¡¡ Qué halo divino !!

no el del producto

sí el del Aura tuya que en ello quedó

 

Tú joven y cantarina voz

para mí exclusivamente sonó

aunque corto fue

hasta el paraíso me transportó

 

Música celestial fue

tu ¿ quieres ?

esmallao de ti

ávido dije síiiii

 

Te evaporastes

dejándome una estela en forma de escalera

donde ya me veía yo

en el segundo peldaño que a tús brazos me lleva