El árbol místico

 

De la Clase Obrera

es el                                  

árbol que jamás

tendría que romperse

 

Entiendo y comprendo

nada en la vida es perfecto

pero a mí criterio en este árbol

hay secas demasiadas ramas

 

Cuando el misticismo espiritual

de la Solidaridad

funciona bien

no se nota tanto las ramas secas que hay

 

Nada más bonito

que el compañerismo amoroso

aquel que hermana

a los trabajadores del campo y ciudad

 

El árbol místico

del compañerismo

de la ayuda mutua 

es el clímax de lo más humano

 

Ese clímax

no alcanzará superior temperatura

hasta que en los trabajos

el hombre no defienda los derechos de la mujer

 

Hasta que comprenda el asalariado

que todo ha de ser igual

para uno y la otra

en todos los aspectos – el tema fuerza bruta no cuenta –

 

Basta del hombre

falsamente condescendiente con las mujeres

que en privado

las apuñalan por las espaldas

 

El árbol místico proletario

ya es hora reverdezca

en la unidad de los espíritus generosos

del colectivo Campesino y obrero

 

Esa mística solidaridad

ha funcionado en ocasiones muchas

como en el caso del COMA de Ángel Calderón

para intentar no pase más