Sonetos de la Muerte

(Humanamente supuesta)                                

 De nicho helado en que los hombres te pusieron 

( porque el amor les faltó )

te bajare a la tierra humilde y soleada.       

( por el dulce aliento de mis besos )

Que de dormir en ella los hombres no supieron, 

( porque nunca te amaron )

 y que hermoso de sonar sobre la misma almohada.

( al mirarnos tú y yo embelesados )

 Te acostare en la tierra soleada con una      

( lluvia de lágrimas de la mami tuya )

 dulcembre de madre para el hijo dormido,     

( por el fin de los siglos )

 Luego iré espolvoreando tierra y polvo de rosas,

( adobado con el halo de mis mimos )

 y en la azulada y leve polvereda de luna,      

( Luna que para ti coger quise  )

 los despojos livianos irán quedando presos.   

 ( en mi corazón sobre todo )

 Me alejare cantando mis venganzas hermosas,    

( Jamás fue Justicia la venganza )

 porque a ese hondor recóndito la mano de ninguna

( por honda que sea la pena )

 bajara a disputarme tu puñado de huesos!          

( a una madre nada se le debe disputar )

                            Gabriela Mistral                  

              ( MIQUEL Segovia APARICIO )

                                                                  

PARA LA VIDA ETERNA

 

( en base a Sonetos de la muerte d´ Grabiela Mistral )

 

He aquí el dilema

que se pudra la carne u incineración

 

La muerte es un dormir o...

un eterno descansar

 

La tierra te come

la madre te añora

 

Polvo de Olorosos Claveles

sobre todo para las madres 

aquellas que dieron a los hijos la Vida Láctea

 

El dolor de los padres por los hijos

es siempre una fosa

donde enterradas quedan ilusiones previstas.