En la calle te encontré

 

Bella mujer

de andrajosa ropa

hambrienta como Loba en pedregal

de montaña alta

 

Pasmosamente caminabas

bajo los Fanales Navideños

yo Ovejo solitario

que del todo no se deja esquilar

 

Ni por la familia

por conocidos tampoco

ni por el medio subliminalmente impuesto

en consecuencia como tú solo me veo

 

Tú cabizbaja ibas

atractivo sobre mí ejerciste

un siseo te hice

de tus ojos los abanicos levantastes

 

Hipnotizado quedé

del azul de tus ojos

cual límpido cielo

tras setmanas de vientos

 

Levemente sonreíste

al momento seria te pusistes

erróneamente pensates

yo buscaba un “ ligue “

 

Con mí estupefacción te dije

nó extraña mujer

hembra no busco

mí amor tres meses hace la enterré

 

Es mí primera Navidad

sin mí vida Ettel

la más dulce mujer

que la Pacha Manma creó

 

Soy un Zombi

cual muñeco mecánico

con la cuerda rota

por la solitaria ciudad de gente llena

 

 Entrecortadamente musitando

todo esto te dije

ante mí dolor

tú Alma se serenó

 

Pasmaroteadamente nos quedamos

a los ojos mirándonos

al unísono a caminar comenzamos

en casa tranquilamente comiste

 

Lo hicistes rápido

pero sin hambrienta glotonería

sentada te quedastes dormida

como niña chiquita en brazos de Papá

 

A media noche despertastes

en el sofá yo te velaba

me sobresalté

no recordaba en mí casa estabas

 

A ducharte te invité

la ropa de mí Ettel te dejé

viendo cómoda estabas

te dije duermes en mí cama

 

Tú como animal desvalido y agradecido

de la mano me cogistes

a dormir contigo fuese

yo te dije ¡ mañana Dios dirá ¡