MORIR AMOR

 

Dedicado al querido hermano literario Mariano Palacios López

abrazo enorme

 

Sólo se puede  MORIR AMOR

cuando tú

en tú vida no ha habido resquicio de sin-amor

 aunque tú como yo seas un bandido

 

Más fácil és

de AMOR MORIR

cuando tú y yo

en la barca de la vida solo “ a veces “ se traqueteó

 

Para uno mismo

MORIR AMOR

no es solo dejar lo perecedero aquí

es un nacer de nuevo junto a quien en la tierra se quiso

 

Porque el querer  es muy difícil y delicado

por ello algunos podemos con motivos

no ser debidamente queridos

porque tampoco nos amar supimos

 

Está claro

que el amor de veras

tiene que ver más con la comprensión al otro

que con todo lo demás

 

¿ pero como amar debidamente ?

porque o se ama a muerte

cuando se deja uno pisar

sin que sea para segura tener la pitanza

 

He ahí la cuestión

que al igual que no hay escuelas

para enseñar a los padres

como educar a los hijos

 

Tampoco en la vida

existe la asignatura del AMOR

comenzando en el parvulario

siendo asignatura esencial hasta Doctorado

 

 

Vender el Alma

 

Un par de decenas o así de hermosas flores

de formas y colores varios

con los del arco iris

suficiente no tuve

 

Hace años la mente se me desbocó

antes de comenzar a escribir

hasta el extremo de que por lograrlas

vendería “ mí alma al diablo “

 

A la Paloduna

sí que la querría disfrutar

aunque fuese

en el destiempo de cincuenta años

 

No importa en día

ni hablar me dejara

con el crédito de “ mi alma vendida “

en mis brazos acabaría como dulce chivita

 

Las besonas

de nada jóvenes edades

a las dos poseería

a la sombra de los Álamos Blancos

 

Tirando de moviola

hacia poco más que de niño

en el soto del Río Vélez

los tres seriamos uno solo

 

La musicona Amadea de mediana edad

es la que más traté

la soltería no le deseo

como a las demás

 

Hasta que muera

espiritualmente será amada

porque su imagen y cantarina voz

me transporta a sus ténues cerezas

 

Xaray ha sido la musa

que más ha musarañeado en mi mente

por ella sola ya valdría la pena

vender “ mí alma al diablo “