Me bebo vuestros cuerpos

 

Mientras me miráis

una y mil veces

en casa

la calle o en lo alto de un florido Almendro

 

Me bebo vuestros cuerpos

cuando delante de mí estáis

incluso amamantando a los Rorros

con ellos hubiese querido compartir el primer Calostro

 

Me bebo vuestros cuerpos

cuando estáis solas u acompañadas

en la sala de estar u la cocina

en el mar u la piscina

 

Me bebo vuestros cuerpos serranos

porque por algo me los ofrecéis

cuando por delante de mí pasáis

con los omoplatos hacia dentro

 

Me bebo vuestros cuerpos

porque sois una fuente

de cuatro tibios caños

que me saben a miel de Cantueso

 

De Ocemica

de Tomillo

que aquí donde vivo

se llama Farigola