la locura no existe

 

 
si no hay cadáver

 si perfección no hay
 

 

no hay crimen