No saber tu nombre 

 

Haber dedicado tantos versos

a tú cuerpo entero

todo el

célula a célula recorrido

 

A tu piel toda

que solo se colorea

al sol del verano y...

con mis sedientos besos

 

A tus cabellos sedosos

que yo mesar quiero

que también te crezca un palmo

porque entre el quiero encontrar el abismo

 

A tus inigualables ojos

que besar deseo

para transmitirles el ídem

de que a mí solo miren

 

A tu boca

mía

aunque por otro besada

morirá viuda de los besos míos

 

A tu faz toda

dentro de los cánones

de mis mujeres perfectas

de las cuales ya disfruto una

 

A tus leves pómulos

que con mi nariz acariciar quisiera

como antesala del beso

que mil y una vez nos convierte a los dos en uno

 

A tu cuello

de Gioconda linda yo me cuelgo

- cada vez que te veo  -

diciéndote en tus brazos acúname

 

No saber tu nombre

me vuelve loco

si lo supiese peor sería

porque camisa de fuerza ya tendría