FUMAR

 

¿ es un placer ?

¿ es una válvula de escape ?

¿ es un esconder la cabeza bajo el Ala ?

yo creo más bien es una irresponsabilidad

 

¿Son unos indeseable

quienes fuman?

Tampoco hay que pasarse,

diría yo.

 

¿Unos desgraciados son?

Yo diría que sí,

no en peyorativo sentido

si que lo son.

 

¿Son unos criminales

a lo Bush y Sharón?

Yo afirmo

que no lo son.

 

Cientos de preguntas

seguir planteando podríamos,

lo que no admite discusión

que el TABACO es = a muerte

 

Yo tengo NICOTINA en la sangre,

en mi Sangre NICOTINA hay;

si yo no fumo,

¿es que me vino del cielo?

 

¿Odiar yo a quienes fuman?

¿qué voy a decir yo?

Calificaros vosotros mismos,

así no me pegaréis.

 

¿Cada uno es libre?

Que sí digo yo.

¿De asesinar su cuerpo también?

Claro que sí yo digo.

 

Pero...

ejercer esa libertad perjudicando a su familia y...

a cosa hecha a los extraños

a mí bien no me parece,

aunque la libertad ajena yo siempre respete.

 

Yo digo que de esa manera

no se puede proceder:

tu libertad no debe ser un Estilete taimado

que a los demás, por la espalda, asesina al descuidado.

 

En nombre de la Libertad,

de la única libertad, de la verdadera Libertad...

la salud de nadie

otro tiene derecho a enfermar.

 

 Creo que con lo dicho

todo dicho está,

pero es mucho peor que grave el padre que fumando esté

delante de sus chicos como si nada pasase.

 

Lo quiero entender,

abierto está mi corazón,

a quienes fuman comprender

si me dan alguna razón.

 

Es más grave que grave es

al cuadrado o al cubo

la mujer embarazada

que fuma y fuma por un tubo.

 

Ya sea un cigarro al día, ya sea medio cigarro al mes,

el futuro padre que delante fuma de su preñada mujer,

yo, al menos así lo pienso,

igual criminal es.

 

El tema de la adicción o enfermedad

yo no me lo acabo de creer

muchos miles dejan de fumar

porque así lo deben hacer.

 

La salud no tienen precio,

todos lo mismo decimos,

quienes FUMAN no tienen derecho a dañar a sus vecinos

metiendo humo en sus pulmones, sin ellos haberlo querido.

 

Y esto que decir acabo

es la ÚNICA VERDAD,

¿por qué entre todos no terminamos

con esa maldita enfermedad?

 

Porque, señores, yo digo

que el tema del TABACO,

como las Guerras y el Hambre,

no admite paliativos, ni tampoco paños calientes.