Donas de oriente

 

De tez blanca

de noche estrellada ojos negros

largos y acaracolados cabellos

que enroscarse quieren en mi cuello

 

En apariencias en casi nada se os distingue

de las occidentales señoras

pero en vuestros ojos leo

estáis mucho más humilladas

 

Aunque llevéis ropas caras

joyas cuales becerros de adoración

pero lo esencial de la vida no son las comodidades físicas

si no vuestra libertad de decidir sobre todo lo que os concierne

 

Lo que yo quiero es tengáis libertad verdadera

que os permitan llevar algunas ropas occidentales

no os da reflejo de vida y alegría

a vuestros lindos ojos

 

Intuía nada había cambiado

por lo visto en Vélez y Bellvitge

seáis de Turkía o la India

para esos y otros muchos hombres seguís siendo Mulas

 

Que vuestro sometimiento

no es el solo físico de trabajo demasiados

los morales son mucho más dañinos y...

hacen vuestros ojos no hagan dulces chirivitas

 

No sois mejores o peores

que las de lugares planetarios otros

sois atractivas y deseables como las que más

pero tanto dolor os hace más misteriosas parecer

 

Os quiero

os amo

por encima de todo

como hermosos seres humanos