resum abstract Adreça Índex Temàtic Deutsch-spanische Zwischenwelten: neue Horizonte - Forum 10 (2003) PÀGINA PRINCIPAL
 
 
 
 El lenguaje coloquial y la enseñanza del alemán

ANA MANSILLA PÉREZ
anamansi@um.es
© Ana Mansilla Pérez 2003
Universidad de Murcia


 
 
 

Inici de pàgina Índex Temàtic abstract article Adreça
 
 

 

Resumen

En la enseñanza del alemán como lengua extranjera, el lenguaje coloquial, entendido éste como la modalidad lingüística que utilizan los hablantes de una lengua en sus relaciones cotidianas, no recibe la atención que se merece. En numerosas ocasiones, el docente se inclina más por enseñar un uso muy estandarizado de la lengua relegando, así, a un segundo plano, un lenguaje, en principio, menos preciso y más ambiguo como es el coloquial. Tradicionalmente, se ha venido afirmando que éste no aporta la universalidad de la que goza el lenguaje estandar, ya que se aleja considerablemente de la norma lingüística establecida.

Por ello, en el presente artículo expondremos nuestro punto de vista acerca de cómo enfocar y potenciar el uso del lenguaje coloquial en el aula, además de proponer una serie de actividades que desarrollen las cuatro destrezas lingüísticas (Hörverstehen, Leseverstehen, Schreiben, Sprechen).

Palabras clave: lenguaje coloquial, usos pragmalingüísticos, muletillas, interjecciones, aula, destrezas, propuestas didácticas, alemán


 

inici de pàgina índex temàtic article resum Adreça
 
 

 

Abstract

Der Unterricht von Deutsch als Fremdsprache, als Umgangssprache, verstanden als linguistischer Modus den die Sprecher einer Sprache in ihren Alltagsbeziehungen benutzen, bekommt nicht den Stellenwert der ihm zukommt. In zahlreichen Fällen, ist der Dozent mehr dazu geneigt, einen standardisierten Gebrauch der Sprache zu unterrichten und erst nachrangig eine Umgangssprache, die im Grunde genommen weniger genauer und mehr zweideutig ist. Traditionell wird betont, dass ihr nicht die Universalität zukommt, die eine Standardsprache genießt, da sie sich von den linguistischen Normen entfernt.

Deswegen wird im vorliegenden Artikel unsere Sicht, wie man den Gebrauch der Umgangssprache erschließen und verbessern kann, dargelegt. Darüber hinaus wird eine Reihe von Aktivitäten vorgeschlagen, die die vier linguistischen Fertigkeiten entwickeln. (Hörverstehen, Leseverstehen, Schreiben, Sprechen).

Schlagwörter: Umgangssprache, Standardssprache, Didaktik, Gesprächspartikeln, Jokerwörter, Kosenamen, Interjektionen, Schimpfwörter, Deutsch als Fremdsprache, Fertigkeiten


 

Inici de pàgina índex temàtic resum abstract Adreça
 
 


El lenguaje coloquial y la enseñanza del alemán

ANA MANSILLA PÉREZ
Universidad de Murcia

 

 
1. Introducción.
 
     
 
Uno de los motivos que nos han inducido a tratar el aspecto del lenguaje coloquial en la enseñanza del alemán como lengua extranjera ha residido principalmente en el hecho de que los docentes tendemos a marginar y, por tanto, a relegar a un segundo plano un uso coloquial y cotidiano de la lengua y obligamos a nuestros alumnos a que se esfuercen por hablar de un modo correcto y formal. Con ello, corremos el grave peligro de dejar escapar la riqueza inmensa que posee el lenguaje coloquial en el habla cotidiana de los hablantes, nos estamos refiriendo a una infinidad de recursos pragmalingüísticos como: fórmulas rutinarias, muletillas, interjecciones, expresiones enfáticas, el insulto, la onomatopeya, entre otros, que deberían potenciarse más en la enseñanza del alemán como lengua extranjera.
 
     
     
 
2. El concepto coloquial. Precisión terminológica.
 
     
 
Quien aprende alemán como lengua extranjera, piensa automáticamente en una lengua estándar y no en un dialecto o en la lengua cotidiana y coloquial. La lengua estándar está sujeta a una amplia normalización, especialmente en lo que se refiere a gramática, pronunciación y ortografía. Pero los problemas surgen en el momento en que uno se va a vivir a un país de habla alemana, ahí el alemán adquiere otras dimensiones y otras funciones primordiales para el discente: la lengua extranjera se convierte en un medio de entendimiento en la vida cotidiana a desarrollar en alemán. Entonces ocurre que el alemán de aquellas personas con las que hay que hablar diariamente se convierte en más importante que la norma estándar. Dejando a un lado la cuestión de los distintos dialectos tanto alemanes como suizos o austríacos, la lengua coloquial se impone en el momento en el que un extranjero entra a formar parte de la vida alemana.
 
     
 
Varios autores han propuesto distintas acepciones del término coloquial de las que vamos a dar cuenta a continuación.
 
     
 
W. Beinhauer (1985:9) alude al concepto lengua coloquial con los siguientes términos:
 
     
 
“habla que brota natural y espontánea en la conversación diaria, a diferencia de las manifestaciones lingüísticas conscientemente formuladas, y por tanto más cerebrales, de oradores, predicadores, abogados, comerciantes, etc... Al tratar de lenguaje coloquial nos referimos únicamente a la lengua viva conversacional”.
 
     
 
En esta cita está implícita la idea de lengua oral y hablada. Sin embargo, el lenguaje coloquial, como veremos más adelante en los ejemplos prácticos en clase, no tiene por qué circunscribirse única y exclusivamente al ámbito de la lengua oral. En el nivel escrito, con ligeras diferencias, se puede emplear un lenguaje coloquial, aun siendo de un modo más restringido, ya que la lengua escrita aboga normalmente por una corrección gramatical en cierto modo exhaustiva. Las diferencias más sustanciales que se dan entre la lengua oral y la escrita son las siguientes:
 
     
 
En la lengua oral los procesos comunicativos de codificación y descodificación de los mensajes se producen de manera simultánea, aquélla incorpora una serie de informaciones que pueden llegar a ser redundantes, pero que sirven para establecer una mejor comunicación como la entonación, los gestos, las onomatopeyas, entre otros, además de otros como el juego de palabras, la ironía. La espontaneidad de la lengua oral trae consigo el uso abusivo de repeticiones, de frases incompletas, muletillas, comodines. Lamiquiz (1994:140) con respecto a lo espontáneo comenta lo siguiente: “La expresión comunicativa brota de una enunciación tan propia del locutor que el resultado es un enunciado prácticamente desprovisto de premeditada manipulación formal”. Desde un punto de vista sintáctico no nos movemos con unos esquemas preestablecidos en oraciones o frases, sino que lo importante es informar acerca de algo. En cambio, la lengua escrita aboga por un uso estandar, cuidado y correcto de la lengua. No da mucho pie a la espontaneidad. La redundancia tiende a ser menor. El lenguaje de los gestos queda bastante reducido y la capacidad de previsión con respecto a la lengua oral es menor. Además de las diferencias generales, existen otro tipo de diferencias como las léxicas, sintácticas (elipsis, permutaciones, cláusulas absolutas), de registro (términos no marcados frente a los marcados).
 
     
 
Volviendo a la cuestión de precisión del término coloquial, B.Steel (1985:14) establece una clara diferencia entre el término coloquial como el uso hablado informal, frente al uso formal del habla. R.Alfaro(1970) le concede al coloquio un lugar privilegiado dentro del habla, en el que están incluidas la conversación íntima, el diálogo sencillo, la plática despojada de personalidad. Lo coloquial lo define de este modo: “ Coloquial me parece más propio que familiar para designar las voces, frases, lenguaje y estilo propios de la conversación corriente”. R. Alfaro sostiene que el lenguaje coloquial puede versar sobre toda clase de temas, desde los mas graves y elevados hasta los triviales o intrascendentes y ello repercute en el nivel de la lengua el cual no siempre tendrá que ser coloquial. De cualquier modo, el modo de expresarse los hablantes en la vida privada puede variar notablemente entre gentes de distinta condición social, y de ahí que la lengua familiar tampoco tenga que ser necesariamente natural, sencilla y corriente.
 
     
 
Algunos lingüistas prefieren hablar de lengua familiar, ya que es un estilo natural, sencillo y corriente. Los lingüistas Barbour y Stevenson (1990:141) ubican el término Umgangssprache a caballo entre el Standardsprache/Schriftsprache/Literatursprache y los diferentes Dialekte/Mundarten.
 
     
 
M.Seco (1985: 365) establece una diferencia clara entre el término coloquial y familiar. Aporta, además un término nuevo, se trata del término popular. Seco intenta aclarar la confusión terminológica que se manifesta en el uso equívoco de los conceptos popular y coloquial. Mientras que el lenguaje popular es un nivel de lengua, a saber, un dialecto social marcado por las características socioculturales del hablante, el coloquial, en cambio, es un nivel de habla y forma parte de los registros de la lengua. Sea como fuere, la caracterización de un enunciado propiamente coloquial residiría en los siguientes rasgos:
 
     
  1.
El orden de palabras varía en función de los impulsos espontáneos.
 
       
  2.
Desde un punto de vista sintáctico, la frase no se somete a una arquitectura ordenadora consistente. Las construcciones suelen ser unimembres.
 
       
  3.
Hay muchas referencias a la primera personal gramatical: Yo.
 
       
  4.
Se echa mano de recursos retórico-estilísticos como el énfasis, la repetición, la redundancia, muletillas, comodines, fórmulas rutinarias de agradecimiento, de saludo, de despedida, de felicitación, etc...
 
       
  5.
El ambiente suele ser relajado y espontáneo, por ello, se permite un cierto descuido en la expresión, que es suplido por los gestos y la entonación, esto es, los signos extralingüísticos ( proxemia, cinésica, paralenguaje).
 
       
 
Otro hecho que queremos destacar y que se presta a grandes confusiones es que el lenguaje coloquial, como muy bien expresa M.C. Lassaletta (1974:14) no se corresponde necesariamente con una determinada clase social. Tendemos como docentes, por naturaleza, a equiparar el lenguaje coloquial con los términos vulgar o popular, y áquel engloba diferentes niveles de habla, además del meramente vulgar.
 
     
     
 
2.1. La cuestión sociolingüística de los registros y niveles.
 
     
 
Una cuestión que nos parece importante reseñar es la diferencia que existe entre los distintos registros y niveles de habla, que determinan y condicionan el modo de expresarse de una persona. La existencia de niveles de lengua tiene que ver con un determinado modelo sociolingüístico de hablantes y está relacionado con el concepto de corrección/ incorrección de la lengua. Por ello, se establecen dos niveles: el culto frente al nivel no culto. El primero viene determinado por parte de las diferentes instituciones sociales, los medios de comunicación social (televisión, radio, prensa escrita) o el ámbito de la cultura. Éste a su vez se puede dividir en nivel literario, familiar y técnico. El nivel no culto contiene otro tipo de clasificación como la siguiente: lengua popular (personas que pertenecen a un nivel medio o bajo), lengua vulgar (con connotaciones negativas) y el argot o lenguaje específico de los grupos marginados (jerga estudiantil, futbolística, obrera...). Los registros son las variedades individuales de hablar en función del contexto. El dominio de los distintos registros estará en función del dominio que tenga el individuo de la lengua. En resumen, podemos distinguir tres tipos de registro:
 
     
  1.
registro solemne adecuado a conferencias, cartas, altas instituciones.
 
  2.
registro sostenido, apropiado para situaciones neutras.
 
  3.
registro coloquial, en el que se habla de forma distendida y relajada.
 
       
     
 
3. Usos pragmalingüísticos del lenguaje coloquial.
 
     
 
De entre todas las formas o usos del lenguaje coloquial que repercuten en el habla vamos a centrar nuestra atención grosso modo unicamente en las expresiones cariñosas (el piropo, los apodos, las comparaciones), las muletillas, los comodines, el insulto, las interjecciones, entre otros¹.
 
     
     
 
3.1. Expresiones cariñosas (Kompliment, Kosenamen).
 
     
 
Empecemos, pues, por las expresiones cariñosas, cuyas manifestaciones más características son: los apodos, las comparaciones (zäh wie Hosenleder, weiß wie Schnee, schlank wie eine Gerte, stark wie ein Baum) o los hipocorísticos². En alemán la traducción que más se aproxima a las expresiones cariñosas es el Kosename. Éste se emplea entre dos personas cuya relación de amistad, afectiva o familiar es muy estrecha. Los Kosenamen ayudan, en algunos contextos, a romper las distancias entre compañeros y amigos, con ello se pretende que se cree un ambiente distendido, agradable, hasta incluso íntimo.
 
     
 
Existen infinidad de expresiones cariñosas en alemán que aluden mayoritariamente a frutas: mein Pfirsich; a verduras: meine Möhre; a personajes de los cuentos: Schneewittchen; a los insectos: Bienchen; reptiles: Schnecke y a animales en general: Hase, Mäuschen, Hündchen, Schweinchen... Los osos son los animales más queridos y empleados en este grupo, el espectro va desde el süsses Bärli, Schmusebär, pasando por el sportlicher Hoppelbär hasta el Wonnebär. A los animales se les suele añadir un epiteto que especifica una característica física concreta de la persona o una actitud o forma de ser de ésta: así pues, Schmunzelhase, Dickmöpschen, Kuschelmäuschen, Puschelchen, etc. En el ámbito familiar se emplean con frecuencia diminutivos de nombres propios, esto es, los hipocorísticos como Tobi, Michi, Siggi u otro tipo de diminutivos como Mam, Mutti, Papi, Vatti, Oma, Opa.
 
     
 
Otra forma de expresar algo cariñoso y agradable es por medio del piropo o en alemán Kompliment, expresión que se profiere públicamente y va dirigido principalmente al público femenino. En alemán no se suele piropear tanto como en español, aún así, sí que podemos de vez en cuando oír expresiones tales como: Dieser Anzug steht dir ausgezeichnet. Genau deine Farbe. Du siehst einfach blendend aus- zum Verlieben! ; Un esposo a su mujer: Du siehst süß/reizend/entzückend aus!; Una pareja de enamorados: Ich vernasche dich, du bist zum anknabbern, ich habe dich zum anknabbern gern, du bist der süßeste aller süßesten.
 
     
 
A niños se les lanza otros piropos como niedlich, köstlich, ich fresse dich mit Haut und Haaren. Algunos piropos se pueden interpretar dependiendo del contexto y del tono de un modo irónico y burlesco: Schatz, du bist ja so klug!. El piropo es espontáneo, original, personal y sobre todo oportuno, es decir, ajustado a la situación a que debe su origen.
 
     
     
     
 
3.2. Gesprächspartikeln/ Dialogpartikeln.
 
     
 
En este grupo vamos a incluir las muletillas, las expresiones fraseológicas coloquiales, los comodines o Jokerwörter y expresiones intensivas en general o Verstärkungswörter. Las muletillas son palabras o términos desemantizados o en un principio vacíos de significado, pero que cumplen una función inexcusable en el coloquio. Las expresiones coloquiales están muy en consonancia con el concepto de unidad fraseológica. Lo cierto es que el concepto de fraseología tiene muchas variaciones, dependiendo del trabajo y de la orientación de cada escuela. Dicho concepto puede abarcar desde expresiones fijas (idiomáticas) hasta aquellas combinaciones usuales pero no fijas dentro de la lengua. Nuestro propósito es centrarnos en aquellas expresiones coloquiales idiomáticas más usuales en términos generales y que adquieren la naturaleza de unidad fraseológica, entendida esta, tal y como la concibe Casares (1992:170) como “combinación estable de dos o más términos, que funciona como elemento oracional y cuyo sentido unitario consabido no se justifica, sin más como una suma del significado normal de los componentes".
 
     
 
Los comodines son palabras provistas de un significado impreciso que sirven para sustituir a aquellas palabras que, en un momento dado, se resisten a acudir a nuestra memoria. F.Ynduráin (1965:3) define como sigue este término: “ palabras desprovistas, mejor dicho, despojadas de sentido, utilizadas como mero soporte en la conversación.”. Y, por último, las expresiones intensivas en general hacen referencia a aquellos enunciados que intensifican y manifiestan de un modo exagerado un hecho o realidad concreta.
 
     
 
El siguiente esquema³ resume y visualiza los distintos usos de las Gesprächspartikeln:
 
     
D I A L O G P A R T I K E L N
Gesprächs­partikeln
Ja, also
-
Vielleicht möchten Sie zu dieser Kritik ein paar Worte sagen, Herr Fichte?
 
-
ja, also, zu diesem Punkt kann ich nur eines bemerken, nämlich...
 
Naja, tja
-
Ich kann heute leider nicht zu dir kommen, ich muss zum Arzt
 
 
Naja, da kann man nichts machen
 
-
Ich glaube, ich riskiere es einfach
 
 
Tja, das müssen Sie selber wissen
 
Ach, ah, ach was, ach so
-
Ich bin heute morgen beim Turnen auf den Hinterkopf gefallen
 
 
Ach, wie ist denn das passiert?
 
-
Die Bestrahlungen und die Massage müssen zusammenwirken
 
 
Ach so, das wusste ich nicht
 
Genau, also
-
Haben Sie die Schmerzen hier?
 
 
Genau, Herr Doktor. Meine Hautallergie hat wieder zugenommen
 
-
Haben Sie viel in der Sonne gelegen?
 
 
Ja, gestern
 
-
Also, dann ist kein Wunder
 
Gut, schön
-
Ich mag diese salzlose Diät nicht
 
 
Gut, ich kann das ja verstehen
 
Nein, doch, nee
-
Hol mir mal eben aus dem Supermarkt etwas Süßes!
 
 
Nee, die hol dir mal selber!
 
Na,
 
Na, hör mal! Was fällt dir ein?, so geht das nicht!
 
Na, also
 
Na, also! Siehst du, es geht also doch!, ich hab’ es ja gleich gesagt
 
Na, so was!
 
Na, so was! Ist das möglich?, das hätte ich nicht gedacht!
 
Na, und?!
 
Na, und?! Ist das so schlimm? Hast du etwas dagegen?
 
Na, gut
 
Na gut, nun gut! Wenn es sein muss.
 
Expresiones fraseológicas coloquiales
Das war was??
-
Das war aber ganz schön dumm von dir
 
-
Das war was??
 
Das gibt’s doch nicht!
-
Der hat doch sage und schreibe an einem Abend 40 Bier getrunken
 
-
Das gibt’s doch nicht!
 
mit der Leier
-
Aber ich hab das doch nicht mit Absicht gemacht, das weißt du doch
 
-
Komm mir bloß nicht wieder mit der Leier!
 
voll ins Schwarze
-
Ojeh, jetzt habe ich’s kaputt gemacht!
 
-
voll ins Schwarze! (ironisch)
 
das ist ja der Hammer
-
Die wollen 30 Leute entlassen, das ist ja der Hammer!
 
Mensch Meier
-
Mensch Meier, musst du denn überall dein Zeug rumliegen lassen!
 
-
Ja, ja, ich räum’s ja schon weg
 
Wie geschmiert!!
-
Und, wie lief die Prüfung?
 
-
wie geschmiert!!
 
das ist ja das höchste der Gefühle
-
Das ist ja das höchste der Gefühle! Urlaub auf einem Segelschiff
 
Jetzt haben wir den Salat!
-
Jetzt haben wir den Salat! Der Zug ist weg
 
Comodines o Jokerwörter
Gefällt dir der Typ?
Das ist ein lustiger Kerl.
Gib mir mal das Ding da.
Komm, erzähl keine Geschichten/erzähl keinen Scheiß
Nimm mal den Krempel da weg
Nimm mal deine Klamotten vom Stuhl
Glaubst du den Quatsch etwa?
Expresiones intensivas o Verstärkungswörter
Das ist absoluter Quatsch.
Mir ist völlig gleichgültig, was du machst.
Das Essen schmeckt einfach sagenhaft.
Ein irre guter Film.
Wir haben uns riesig gefreut.
Das war echt stark
Du warst einfach klasse.
Das war verdammt knapp
Das ist total geil/spitze
     
 
Las expresiones coloquiales enriquecen sustancialmente una conversación y sirven en la mayoría de las ocasiones para expresar aceptación o rechazo de algo (na klar, ohne Probleme, das kommt gar nicht in Frage), sorpresa o asombro (nee, wieso?, das war was??), frustración, enfado o disgusto (was zum Teufel willst du? Jetzt haben wir den Salat, Scheiß Spiel), alegría o suerte (das ist ja das höchste der Gefühle, wie geschmiert!!), elogio y crítica (na toll, Mensch Meier). También son muy recurrentes en alemán los comodines o Jokerwörter (der Typ, der Kerl, der Mensch...). En conversaciones se suele exagerar, abusar de la repetición empleando superlativos, fórmulas pleonásticas (repetición insistente y redundante del término) o metáforas o expresiones estereotipadas, entre otros muchos.
 
     
     
 
3.3. Interjecciones.
 
     
 
Otro tipo de palabras que nos parecen muy recurrentes en alemán y cuyo aprendizaje en el aula no es muy frecuente son las interjecciones o Interjektionen, Empfindungswörter o spontane Ausrufewörter con una carga connotativa muy variable, que está en función del contexto en el que están inmersas. Proponemos una clasificación muy general de las interjecciones más comunes en alemán extraida de Harald Weinrich (1993:859):
 
     
     

E X P R E S S I V E
I N T E R J E K T I O N E N
SCHMERZ:
au, autsch, aua
aua, das hat wehgetan
KÄLTEGEFÜHL:
hu, brr
EKEL:
Bäh, ih, igitt, pfui
BEDAUERN, KUMMER:
Ach, auweia, herrje, oh, oje
ÜBERRASCHUNG:
Ach, hoppla, nanu
ERLEICHTERUNG:
Uff, puh
SPOTT:
Ätsch
FREUDE
Juhu, juchhu, heissa
UNWILLEN:
Mann

S I T U A T I V E
I N T E R J E K T I O N E N
AUFMERKSAMKEIT ERREGEN:
Hallo, he (du da), huhu
UM RUHE BITTEN:
Pst! St! Pscht!
WARN- UND HILFERUFE:
Halt! Achtung! Hilfe!, stop! Vorsicht!
IM SPORT:
Achtung - fertig - los!

I M I T A T I V E
I N T E R J E K T I O N E N
LACHEN:
Haha, hihi, hoho
aua, das hat wehgetan
NIESEN:
Hatschi
AUFPRALL:
Klatsch, patsch
PLÖTZLICHKEIT:
Schwups
TEMPO:
Zack, hu
FALL:
Plumps, bums
KNALL:
Peng, bum
FREUDE
Juhu, juchhu, heissa
UNWILLEN:
Mann

     
 
Las interjecciones son un fenómeno idiomático que gozan de un estatuto lingüístico general. El contenido extralingüístico se configura en cada lengua de una forma u otra de acuerdo con un contexto específico. No deja de ser la interjección un caso sui generis dentro de la gramática, ya que no tiene una completa y cabal delimitación. Sin embargo, no vamos a detenernos en detallar las polémicas referentes a la naturaleza de la interjección y qué función desempeña dentro de la gramática, simplemente expondremos aplicaciones prácticas de su uso en el aula.
 
     
     
 
3.4. Expresiones injuriosas (Schimpfwörter)
 
     
 
El insulto o la expresión injuriosa es un tema que da mucho de sí. Aquí no entraremos en detalle acerca de las formas de uso de los insultos o improperios en la lengua cotidiana alemana, nos limitaremos simplemente a ofrecer algunos ejemplos didácticos. La implicación del insulto en la sociedad, es decir, cómo, con qué frecuencia, y cuándo insulta un alemán o español es un tema muy interesante y muy sugerente desde un punto de vista intercultural. La influencia de la religión, de la mentalidad, de las costumbres populares, entre otros, condiciona enormemente, qué tipos de insultos se emplean en español o alemán. Además de ello, es preciso subrayar el hecho de que el uso en español de palabras malsonantes no implica siempre un determinado nivel sociocultural por parte del hablante, en cambio, un germanoparlante marca considerablemente las diferencias de nivel social. En español los vulgarismos están a la orden del día en la comunidad de hablantes, incluso han perdido ese sentido soez. En cambio, el germanoparlante tiende a neutralizar o incluso a elevar el estilo del habla, es más formal en sus realizaciones lingüísticas y elude siempre que puede recurrir a los insultos o palabras malsonantes. Es posible que la explicación se deba a una cuestión geográfica, y es que los pueblos meridionales son más propensos a exagerar que los pueblos germánicos (Beinhauer 1973:59). En éstos se da más un uso natural, afectivo y espontáneo de la lengua.
 
     

S C H I M P F W Ö R T E R
TIERE:
Dumme/blöde/ fette Sau
Hornochse
Saumensch
Doofe Aas
Rindvieh
Sturer Bock
Feiger Hund
Du fiese Ratte
KÖRPERTEILE DER TIERE:
Quadratschnauze
Halt die Fresse
Maulaffe
Wichspfoten weg
OBST UND GEMÜSE, ESSEN:
Früchtchen (raffinierter junger Mensch)
Eierkopf
Du riechst wie Nillenkäse
Taube Nuss
Spinatwachtel (bayrisch: unat­trak­tive Frau)
GEGENSTÄNDE:
Geile Matratze
Feiger Waschlappen
Stinkstiefel
Olle Schachte
GESCHLECHTSVERKEHR:
Nabelficker
Fick dich ins Knie
Ficknelke
DRECK UND DERGLEICHEN:
Bettpisser
Scheiße
Mistvieh
Dreckstück
Dir scheiß’ ich vor’n Koffer!
Hosenscheißer

     
 
3.5. Otros usos pragmalingüísticos del lenguaje coloquial.
 
     
 
El lenguaje coloquial se extiende a otros usos a los que simplemente vamos a hacer mención que son igual de interesantes y recurrentes en la enseñanza-aprendizaje de una L2. Nos estamos refiriendo, pues, a las Modalpartikeln (wohl, ja, schon, denn, doch...), expresiones o unidades fraseológicas en general que contribuyen, del mismo modo, a enriquecer el uso coloquial del alemán (es ist ein Kreuz, auf dem Teppich bleiben, auf dem Holzweg sein, das geht auf keine Kuchhaut, armer Hund, bei der Stange bleiben, das interessiert keine Sau...), formas de iniciar y concluir un diálogo, expresiones de cortesía, de agradecimiento, de felicitación, etc., (Begrüßungsformeln, Verabschiedungsformeln, Glückwunschformeln, Beileidsformeln, Dankesformeln) que en alemán estarían englobadas dentro de las Routineformeln o Redeformeln, que se repiten y son de obligado uso, cuando el momento y la ocasión lo requieren (agradecir, felicitar, saludar).
 
     
 
Donde mejor se ejemplifica y se pone en práctica la lengua coloquial es sin lugar a dudar en el diálogo, entendido este como cualquier actividad hablada, llevada a cabo en un tiempo determinado, y que se desarrolla en unas condiciones pragmáticas determinadas (BOBES 1992:33). El diálogo exige una normativa social que rija su desarrollo y regule la conversación. Tanto el lenguaje verbal como el no verbal (paralenguaje, kinésica, proxémica, signos objetuales, luces, sonidos no articulados) actúan en concomitancia de modo que un gesto puede ser la respuesta a una pregunta, o a la inversa. Hay que añadir, además, el contexto, la situación en la que se desenvuelve la comunicación.
 
     
     
 
4. Tipología de textos y propuestas didácticas en el aula.
 
     
 
Vamos por último a explicitar la tipología de textos, a modo de ejemplo, a través de la cual se puede trabajar en el análisis del lenguaje coloquial alemán y a visualizar por medio de algunas tareas didácticas el modo de aplicación en el aula del lenguaje coloquial.
 
     
 
No nos resulta una tarea de facil resolución, cómo enfocar el lenguaje coloquial a través de las distintas destrezas. Un aspecto que queremos destacar es la importancia de ir familiarizando al alumno con las distintas y variadas expresiones coloquiales del alemán, llamando la atención sobre el contexto en el que deben ubicarse cada una de las expresiones que el alumno va aprendiendo, es decir, cuándo es apropiado desde un punto de vista pragmático hacer uso de éstas. Los alumnos deben ser capaces de reconocer adecuadamente los rasgos específicos de la cultura alemana para poder tener éxito en dicha lengua. Existen además diferencias en el estatus social que exigen un tipo de conversación muy específica, y esto hay que tenerlo en cuenta en el aprendizaje de una lengua extranjera.
 
     
 
En lo referente a la tipología de textos existen diferentes tipos de texto por medio de los cuales resulta factible el análisis y estudio del lenguaje coloquial en alemán, como, por ejemplo: los textos audiovisuales (videos, películas, programas televisivos), textos informáticos (e-mail, chat, internet), textos periodísticos (revistas, periódicos, semanales), textos literarios (novelas, cuentos, teatro, poesía...), humorísticos (comics, chistes de Loriot, Ralf König, Walt Disney, Asterix, Uli Stein,entre otros), textos publicitarios, textos de la vida cotidiana como, por ejemplo, los diálogos.
 
     
 
En cuanto a las distintas actividades para potenciar el uso más comunicativo y coloquial de la lengua. Vamos a centrar nuestra atención en las distintas destrezas lingüísticas con una serie de ejemplos que visualizan muy bien el uso coloquial del lenguaje.
 
     
     
 
4.1. Lesen.
 
     
 
Los diálogos se prestan a un análisis muy sugerente y atractivo a la hora de desarrollar y explicar los diferentes registros de habla. Entre los ejercicios que fomentan un mejor rendimiento de la comprensión lectora en el alumno se encuentran los siguientes:
 
     
  1.
Subrayar los pasajes claves del texto donde aparezcan Gesprächspartikeln, Interjektionen, Schimpfwörter, etc.
 
  2.
Explicación y aclaración por parte del docente de dichas palabras clave en su contexto.
 
  3.
Elaboración de un texto paralelo empleando sinónimos de palabras subrayadas con un uso marcadamente coloquial.
 
  4.
Completar el texto original.
 
  5.
Reconstrucción de un texto (ordenación de frases o párrafos de modo que se forme un texto con sentido).
 
  6.
Emparejar imágenes con sus correspondientes partes del texto.
 
   
 
 
   
 
 
 
4.2. Hören.
 
     
 
La comprensión auditiva desempeña un papel fundamental en el proceso comunicativo, ya que al oír se descodifican situaciones reales en las que el alumno interpreta y percibe señales de entonación que en el nivel escrito no se pueden registrar. El contacto directo con los hablantes de habla alemana que reproducen un modo auténtico de habla provoca en el alumno una respuesta distinta a la habitual. Se potencia un uso muy cotidiano de la lengua, que va desde los dialectos (de hablantes de determinadas regiones), sociolectos (hablantes de determinados estratos o grupos sociales) hasta las jergas o el argot juvenil pasando por un uso coloquial del lenguaje.
 
     
 
Una forma de enfrentar al alumno con los diversos usos coloquiales del alemán es a través de textos como las canciones populares, o modernas como el pop, rock, rap, hip-hop y todo lo que se deriva de estas tendencias musicales. Pongamos por caso la canción pop de Matthias Reim: Verdammt, ich lieb’ dich que, de un modo muy directo, espontáneo y sincero expresa sus sentimientos a una mujer. Una forma de aplicar didácticamente este texto en el aula es a través de su lectura, primero de todo, después subrayar los rasgos lingüísticos más llamativos: muletillas, repeticiones, expresiones coloquiales en general, explicarlas y utilizar finalmente otro tipo de sinónimos.
 
     
 
Cualquier texto de tipo audiovisual también se puede ejercitar en el aula, tales como los talk-shows de la televisión, películas cuya temática gire en torno a la juventud, interviews, entrevistas a gente joven, etc.
 
     
     
 
4.3. Schreiben.
 
     
 
La importancia comunicativa de la expresión escrita es relativamente menor y ocupa un lugar secundario en el proceso de aprendizaje de las expresiones coloquiales del lenguaje, ya que primordialmente éstas se ejemplifican con más claridad en la lengua oral. No obstante, existen muchos modos de poner en práctica en el nivel escrito tales expresiones como, por ejemplo, los Liebesbriefe, los informelle Briefe dirigidos a buenos amigos, a la pareja, a la familia, a través de los cuales se puede recurrir a los Kosenamen. Se pueden reproducir por escrito cuantos diálogos se practiquen y se expliquen en clase introduciendo variantes. Se pueden también escribir dictados de textos en los que abunden interjecciones, muletillas, comodines, partículas modales y así el alumno va adquiriendo un conocimiento mayor de éstas. Además, se pueden formular textos tales como: historietas de comics, un fax distendido a un amigo, un telegrama, o recurrir a los textos informáticos como chat, e-mails.
 
     
     
 
4.4. Sprechen.
 
     
 
La capacidad, hoy en día, de emplear la L2 oralmente en situaciones cotidianas es un objetivo indiscutible en la enseñanza de lenguas. Hablar es la principal actividad que se lleva a cabo cuando se quiere atraer la atención de otro hacia sí, cuando se quiere lograr algo en la interacción. Para el alumno no es una tarea fácil expresarse en el contexto apropiado correctamente. Los alumnos tienen que tener en cuenta diferencias pragmáticas y culturales del alemán, cuyo desconocimiento puede dar lugar a errores, quizá más graves que las infracciones del sistema lingüístico, de ahí que el uso cotidiano y diario en el ámbito del habla sea de capital importancia en la enseñanza del alemán como L2.
 
     
 
Entre la tipología de ejercicios más común está la de los diálogos, la conversación, la discusión, las rutinas discursivas practicadas en grupos, en parejas, en clase, la actuación escénica (una disputa entre una pareja, un encuentro entre dos amigos), la pantomima, los gestos, el Rollenspiel. Los diálogos pueden llevarse a cabo a partir de un texto, a través de comics, de una ilustración, de otro diálogo, etc.
 
     
     
 
5. Conclusiones.
 
     
 
Somos conscientes de la dificultad que entraña enseñar el uso coloquial del alemán. El profesor se enfrenta a una tarea dificil, pero de capital importancia en la enseñanza del alemán, y es transmitir al alumno cómo se comunican los alemanes entre sí y a qué recursos recurren a la hora de conversar o dialogar. No somos partidarios de explicar por aislado cada uno de los rasgos lingüísticos del lenguaje coloquial, más bien, abogamos por un estudio global de los diferentes usos coloquiales del alemán y en todo momento contextualizaremos las situaciones que se analicen, para que se garantice un éxito asegurado en el alumno y así evitar malentendidos y reacciones anómalas o extrañas del interlocutor. El aprendizaje debe ser paulatino y progresivo. Sería conveniente que se hiciera referencia en clase al aspecto intercultural y contrastar el alemán y español en cuanto a las distintas aplicaciones del uso de la lengua dependiendo de factores como el estatus social, la edad, el sexo, etc y del nivel de confianza entre los interlocutores, el tema tratado y el lugar donde tiene lugar la interacción. En el momento en el que el alumno toma nota de estos factores fundamentales para la conversación, presuponemos que la adquisición de tales figuras pragmalingüísticas coloquiales se llevará a cabo sin problema alguno.
 
     
 
En cuanto a las propuestas didácticas y tipología de textos simplemente hemos aportado algunos ejemplos susceptibles de ser variados, ampliados o modificados. Queda mucho por hacer en el campo de la didáctica del alemán, ya que todavía seguimos empeñados como docentes en la idea de que la lengua estandar, es decir, aquélla que no se aleja de la norma lingüística establecida, es el modelo a seguir que deben aprender los alumnos, pero la realidad es otra distinta y a ésta algún día se tendrán que enfrentar los alumnos.
 
     
     
     
 
6. Referencias bibliográficas.
 
     

Alfaro, Ricardo Joaquín. 1970. Diccionario de anglicismos. Madrid: Gredos.(=Alfaro 1970).


Barbour, Stephen, y Patrick Stevenson. 1990. Variation in German. A critical approach to German sociolinguistics.. Cambridge: Cambridge University Press. (=Bar­bour/Ste­ven­son 1990).


Beinhauer, Werner. 1985. El español coloquial. Madrid: Gredos. (=Beinhauer 1985).


Bobes Naves, María del Carmen. 1992. El diálogo. Estudio pragmático, lingüístico y literario. Madrid: Gredos. (=Bobes 1992).


Casares, Julio. 1992. Introducción a la lexicografía moderna. Madrid: C.S.I.C. (=Casares 1992).


Lamíquiz Ibáñez, Vidal. 1994. El enunciado textual. Análisis lingüístico del discurso. Barcelona: Ariel. (=Lamíquiz 1994).


Lassaletta Manuel C. 1974. Aportaciones al estudio del lenguaje coloquial galdosiano. Madrid: Insula. (=Lassaletta 1974).


Neumann, Thomas. 2002. Quasselbuch. Texto on-line. Consulta: 23 de marzo de 2003. (=Neumann 2002). URL: http://home.t-online.de/home/th.neumann/quassel.htm.


Seco de Arpe, Manuel. 1985. “La lengua coloquial: Entre visillos de Carmen Martín Gaite”. En: Emilio Alarcos Llorach, y otros. El comentario de textos. Vol. 1. Madrid: Castalia. (=Seco 1985).


Steel, Brian. 1985. A Textbook of Colloquial Spanish. Madrid: SGEL. (=Steel 1985).


Weinrich, Harald. 1993. Textgrammatik der deutschen Sprache. Mannheim: Dudenverlag. (=Weinrich 1993).


Ynduráin, Francisco. 1965. “Más sobre el lenguaje coloquial”. En: Español actual, 6: (=Ynduráin 1965).



 

Notas:

1:
Otro tipo de fórmulas coloquiales son las Routineformeln, que engloban las Begrüßungsformeln, Verab­schie­dungs­formeln, Glückwunschformeln, Beileidsformeln, Dankesformeln, allg. Redeformeln.
 
2:
El nombre de una persona en forma diminutiva, abreviada o infantil que se emplea como designación cariñosa.
 
3:
Para la elaboración de este esquema nos hemos basado principalmente en el material aportado por Neumann de su Quasselbuch extraido de la página web: http://home.t-online.de/home/th.neumann/quassel.htm.
 


PROF. ANA MANSILLA PÉREZ
Departamento de Filología Inglesa • Área de Filología Alemana
Facultad de Letras • Universidad de Murcia
Campus Universitario de la Merced s/n • 30071 Murcia
Telèfon: 0034 968 36 31 86 • Fax 0034 968 36 77 32
anamansi@um.es
http://www.um.es/engphil/nueva/index.htm


inici de pàgina resum abstract article
índex temàtic Deutsch-spanische Zwischenwelten: neue Horizonte - Fòrum 10 (2003) PÀGINA PRINCIPAL