resum abstract Adreça Índex Temàtic Deutsch-spanische Zwischenwelten: neue Horizonte... - Forum 10 (2003) PÀGINA PRINCIPAL
 
 
 
 Runas, escarnio y poesía: las níðvísur de la
Egils Saga Skalla-Grímssonar

ANTÓN DE LA NUEZ CLARAMUNT
a_delanuez@hotmail.com
© Antón de la Nuez Claramunt 2003
Licenciado URV


 
 
 

Inici de pàgina Índex Temàtic abstract article Adreça
 
 

 

Resumen

La Egils saga Skalla-Grímssonar o Historia de Egill, el hijo de Grímr, el de la calva, es una de las más famosas sagas de islandeses. Fue escrita en la primera mitad del siglo XIII, aunque narra hechos acaecidos, básicamente, a lo largo del siglo X y por tanto, situados plenamente en la época vikinga y, por ende, en la época del paganismo norreno o forn siðr. En la edición de la Egla, como se la conoce popularmente en Islandia, realizada por Sigurður Nordal en Reykjavík en 1933 (y reimprimida en el año 1988 en esa misma ciudad), Nordal edita la versión rúnica de las níðvísur de Egill (correspondientes a las lausavísur 28 y 29, integradas en los capítulos LVI y LVII de la saga) realizada a principios del siglo XX por el erudito noruego Magnus Bernhard Olsen. Este norrenista descubrió en 1916 que cada uno de los dos hemistiquios de que consta cada una de estas dos maldiciones -compuestas por Egill en el año 946 en el metro dróttkvætt-, si se le transliteraba a caracteres rúnicos, constaba exactamente de 72 runas, lo que tenía que tener por fuerza una motivación aritmomágica. ¿Con qué fin? En el mismo capítulo LVII de la saga se describe detalladamente el levantamiento, por parte de Egill, de una vara de escarnio y maldición o níðstöng contra Gunnhildr y Eiríkr "Hacha-ensangrentada", los reyes de Noruega; en la vara de avellano, que constituía la base de la níðstöng, Egill inscribe su maldición con caracteres rúnicos. Olsen -y otros muchos con él- supone que estos caracteres rúnicos de la vara de escarnio y maldición eran el texto de las dos níðvísur de Egill. Según Olsen, por tanto, la fuerza aritmomágica del número 72 reforzaría el carácter maléfico de cada una de las dos níðvísur. En esta ponencia se tratará el vasto entrelazamiento de runas y poesía que hallamos contenido en esta saga islandesa. También se trazará la trayectoria que va desde los poemas rúnicos reconstruidos por Nordal/Olsen hasta las demás lausavísur de la saga.

Palabras clave: Egils Saga Skalla-Grímssonar, Egla, Saga de Egill Skalla-Grímsson, rúnir, rúnar, runas, rúnatöfrar, rúnagaldrar, rúnavísur, níðvísur, níðstöng, aritmomagia, dróttkvætt, dróttkvæðr háttr, dróttkvæði, dunhent, talnadulspeki, talnadulræna, talnagaldur


 

inici de pàgina índex temàtic article resum Adreça
 
 

 

Abstract

Aquí abstract

Schlagwörter: Saga von Egill Skallagrimsson, Runen, níðvísur, níðstöng, Neidstange, Nidstange, Hohnstange, Zahlenmagie, Zahlenmystik, Runenzauber, Runenmagie, dróttkvætt, dróttkvæðr háttr, dróttkvæði, dunhent


 

Inici de pàgina índex temàtic resum abstract Adreça
 
 


Runas, escarnio y poesía: las níðvísur de la
Egils Saga Skalla-Grímssonar


ANTÓN DE LA NUEZ CLARAMUNT
Licenciado URV

 

  1.
En su edición crítica de la Egla de 1933, reimprimida en 1988, Sigurður Nordal inserta una lámina en la que se reproduce la reconstrucción rúnica de dos lausavísur de Egill (la 28 y la 29, siguiendo su numeración) llevada a cabo por el erudito noruego Magnus Bernhard Olsen en 1916. Las runas por él utilizadas a tal fin fueron las propias del siglo X ("nýtt rúnastafróf danskrar gerðar", "yngra rúnastafróf"), dado que la saga no deja lugar a duda de que el momento en que dichas lausavísur se compusieron debe situarse en el año 946. El motivo de tal reconstrucción ha de buscarse, como Nordal indica en el prólogo de su edición crítica, en el hecho de que Olsen, en 1916, constató que, si dichos poemas de la Egla se transliteraban al sistema grafemático rúnico del siglo X, cada hemistiquio ("helmingr") constaba exactamente de 72 runas, un hecho al que Egill, el autor de los poemas, debió de atribuir un significado aritmomágico: este número exacto de 72 runas debía reforzar el poder maléfico de la níðstöng que él erigía contra el rey Eiríkr "Hacha-ensangrentada" y su mujer Gunnhildr (cap. 57 de la saga en la edición de Nordal).
 

 

dönsk gerð yngra rúnastafrófsins. Myndin er fengin úr: http://www.visindavefur.hi.is/svar.asp?id=3887

 

yngra rúnastafrófið danskrar gerðar. Myndin er fengin úr: http://www.hi.is/~mattsam/runiru.htm. Höfundur: Matthías Viðar Sæmundsson

   
 
 
   
Como dice Nordal en las páginas XVIII-XIX del prólogo a su edición crítica de la Egla:
 
     
 
Magnus Olsen hefur sýnt Fornritafélaginu þá góðvild að rita þessar tvær vísur með rúnum, eins og hann hyggur þær hafa verið ristar á níðstöngina, og er eftirmynd af því eiginhandarriti hans hér í bókinni. Úr því að frumristunnar var ekki við kostur, þótti bezt fara á því að sýna vísurnar með hendi þess manns, sem grafið hefur þessa vitneskju um þær úr gleymsku aldanna og vel má heita rýnastur allra núlifandi manna. Þess skal þó getið, að vísurnar eru hér greindar í vísuorð, til betra yfirlits, en Egill hefur rist þær í eina eða tvær línur eftir endilangri stönginni.
 
     
 
Magnus Olsen ha tenido para con la Fornritafélag la amabilidad de escribir estas dos vísur con caracteres rúnicos, tal y como él cree que se grabaron en la vara de escarnio y maldición; en este libro hemos incluido una reproducción de su autógrafo del texto rúnico: dado que no existe la posibilidad de reproducir la inscripción rúnica original, nos ha parecido que lo mejor era presentar las vísur en la forma rúnica salida del puño y letra de este hombre que ha rescatado su conocimiento del olvido de los siglos y, a quien, con razón, podemos calificar como el más experto en el arte de las runas de todos nuestros coetáneos vivos. De todos modos, queremos hacer mención expresa de que, para una mejor orientación del lector, los versos de las vísur se han escrito separadamente, aunque Egill los debió de grabar en una o dos líneas a lo largo de la vara de avellano.
 
     
   
La reconstrucción rúnica de las dos lausavísur de Egill, tal y como la efectuó Olsen y nos la hace asequible Nordal en su edición crítica de la Egla¹, es la siguiente:
 

 

   
 
 
   
Nordal translitera a caracteres latinos estos textos rúnicos y lo hace de la siguiente manera²:
 

 

 

   
 
 
   
Finalmente, Nordal procede a editar, en la ortografía normalizada que suele usarse en las ediciones críticas de textos del norreno occidental antiguo, las dos lausavísur rúnicas de la Egla. La versión normalizada de estos textos, así como la encontramos en la edición crítica de la Egla, es la siguiente³:
 

 

   
 
 
       
  2.
Después de esta breve introducción, pasemos a comentar dos lausavísur, que en su fenomenología literaria en el contexto general de lo que es el ritmo narrativo de una saga, no presentan aparentemente ninguna peculiaridad, fuera de la idiosincrasia estructural que caracteriza a todas y cada una de las lausavísur que adornan la ya de por sí tormentosa geografía de las sagas islandesas. He aquí el dramático episodio que nos lleva al primero de nuestros poemas: Egil pide a Önundr las propiedades que según nuestro poeta pertenecen a su mujer; Önundr, que a diferencia de Egill goza de unas magníficas relaciones con el rey Eiríkr blóð-øx y Gunnhildr su esposa, se niega a devolvérselas. Egill y Önundr intentan resolver el litigio en la asamblea judicial donde el rey deberá resolver el litigio según justicia. En la asamblea, mientras se discuten los términos del litigio - en los que nos introduce un fragmento en prosa, abundante en detalles procesales que cristalizan literariamente en un período magistral -digno de la maestría literaria de un Snorri Sturluson- que recuerda poderosamente a la elaborada prosa jurídica de la Njála - Gunnhildr, la esposa del rey Eiríkr, agita el ánimo de Askmaðr, invadiendo éste el recinto de la asamblea judicial ("þing"), acabándose ésta violenta­mente y contra justicia todo el proceso, con lo que se rompe la þinghelgi. Egill se siente ultrajado y tras desafiar a Önundr dice en voz alta “banna ek þér, Berg-Önundr, ok öðrum mönnum öllum, innlenzkum ok útlenzkum, tígnum ok ótígnum, en hverjum manni, er þat gerir, legg ek við lögbrot landsréttar ok griðarof ok goðagremi”4. Cuando el rey oye las plabras de Egill, monta en cólera e intenta atraparlo, pero Egill consigue escapar y va a reunirse con su amigo Arinbjörn. Arinbjörn le da un barco para que huya, y cuando ambos se separan, Egill, según el episodio, recita un poema. En la saga: “skiljask þeir Arinbjörn þá með vináttu. Þá kvað Egill...5” y sigue a continuación la lausavísa citada más arriba con el número 28, en ortografía antigua, y que ahora transcribo ahora en una ortografía tipográficamente más fácil así (substituyo, por motivos tipográficos, la o caudada del original por ö y coloco a su lado una versión en la que he deshecho los, a veces, violentos hipérbatones del texto original):
 
       
1 Svá skyldi goð gjalda, bönd reki gram af löndum:
2 gram reki bönd af löndum, svo skyldu goð gjalda
3 reið sé rögn ok Óðinn honum rán fjár míns;
4 rán míns féar hánum; Óðinn og rögn sé reið!
5 folkmýgi lát flýja, Freyr og Njörður lát fólkmýgi
6 Freyr ok Njörðr, af jörðum, flýja af jörðum;
7 leiðisk lofða stríði landás leiðist lofða stríði,
8 landáss, þanns vé grandar. þann er grandar vé.
     
   
Una traducción de este fragmento al español podría ser: "Entonces Arinbjörn y él [=Egill] se separaron en amistad; Egill dijo entonces: ¡Que los dioses destierren al rey! ¡Que los dioses le hagan pagar el que me haya despojado de mis bienes! ¡Que Óðinn y [todos] los [demás] dioses descarguen su ira contra él! Freyr y Njörðr, ¡haced que el déspota tenga que abandonar sus tierras! ¡Que el anse del país [=Þórr] desate su furor contra este [su] enemigo, que ha profanado su santuario (=el recinto del þing? recuérdese que en él regía la þinghelgi o "sacrosantidad del þing" y que ésta se había visto, en nuestro caso, violada)!"
 
       
  3.
Otro capítulo empieza entonces en la saga. En el episodio que la prosa desarrolla, se nos habla -lo comento a grosso modo y para orientarnos de las vicisitudes políticas del rey Eiríkr- de las disposiciones político generales del rey Harald el de los hermosos cabellos y de las luchas intestinas por el poder que el rey Eiríkr mantiene contra sus hermanos. Así mismo se nos introduce a Rögnvaldr, el hijo de Eiríkr y Gunnhildr, que posteriormente será objeto de la venganza de Egill. Según nuestra saga, el rey destierra a Egill, y cuando el heroico poeta conoce de este destierro, recita un poema. En palabras de la saga: “þá spurði hann, at konungr hafði gört hann útlaga. Þá kvað Egill vísu...6”, y sigue a continuación la lausavísa número 29 que hemos transcrito más arriba y que ahora cito en una forma tipográficamente más cómoda para nosotros:
 
       
1 Lögbrigðir hefr lagða, Landálfur, lögbrigðir hefur lagt
2 landalfr, fyr mér sjölfum, langa vegi fyrir mér sjölfum;
3 blekkir brœðra sökkva brúðfang blekkir bræðra
4 brúðfang, vega langa; sökkva;
5 Gunnhildi ák gjalda, á eg að gjalda Gunnhildi
6 greypt's hennar skap, þenna, þennan landrekstur; greypt er
7 ungr gatk ok læ launat, hennar skap; ungur gat eg
8 landrekstr, bili grandat. grandað bili og launað læ.
     
   
Una traducción de este fragmento al español podría ser: "Fue entonces que [Egill] se enteró de que el rey le había proscrito, a lo que él recitó la siguiente vísa: ¡Elfo [=rey de los espíritus] del país [=landalfr = landvættr = landáss = Þórr]! el rompedor de la ley me fuerza a ir errante por doquier (lit.: ha puesto delante de mí largos caminos); su joven esposa engaña y embauca al hombre que mató a sus hermanos (el rey Eiríkr aparece, por tanto, caracterizado como un auténtico calzonazos). A Gunnhildr, la de adusto carácter, le haré pagar el haberme hecho abandonar esta tierra. En mi juventud, siempre pude domeñar la indecisión y vengar la traición."
 
       
  4.
Acto seguido vuelve una prosa que en líneas generales desarrolla la venganza de Egill. Prosa dramática, de las profundidades de la cual emergen otras dos ardientes lausavísur que en la cuestión que nos ocupa no son relevantes. Después de este trágico episodio nos encontramos con el rito de la níðstöng strictu sensu. He aquí lo que nos dice la saga7:
 
       
 
Hann tók í hönd sér heslistöng ok gekk á bergsnös nökkura, þá er vissi til lands inn; þá tók hann hrosshöfuð ok setti upp á stöngina. Síðan veitti hann formála ok mælti svá: "Hér set ek upp níðstöng, ok sný ek þessu níði á hönd Eiríki konungi ok Gunnhildi dróttningu," – hann sneri hrosshöfðinu inn á land – "sný ek þessu níði á landvættir þær, er land þetta byggva, svá at allar fari þær villar vega, engi hendi né hitti sitt inni, fyrr en þær reka Eirík konung ok Gunnhildi úr landi." Síðan skýtr hann stönginni niðr í bjargrifu ok lét þar standa; hann sneri ok höfðinu inn á land, en hann reist rúnar á stönginni, ok segja þær formála þenna allan.
 
 
 
 
 
Entonces cogió una vara de avellano y se dirigió con ella hasta el extremo de un risco (que había en aquella isla) que daba a tierra firme. Cogió entonces la cabeza de un caballo y la ensartó en una de las puntas de la vara de avellano. Después, pronunció una plegaria de imprecación8 diciendo estas palabras: "Aquí levanto esta vara de escarnio y maldición y dirijo esta maldición hacia el rey Eiríkr y la reina Gunnhildr", y habiendo dicho esto, giró la cabeza del caballo de manera que mirara a tierra firme y prosiguió con su imprecación con estas palabras "y ahora dirijo esta maldición contra todos los espíritus protectores de este país que habitan en él, ¡que abandonen sus moradas y se pierdan y que no las vuelvan a encontrar, ni por azar ni por más que las busquen, hasta que hayan expulsado al rey Eiríkr y a Gunnhildr de estas tierras!". Entonces clavó la vara en una hendidura de aquel risco y la dejó allí. Giró la cabeza del caballo hacia la tierra firme y grabó runas en la vara y volvió a pronunciar toda esta plegaria de imprecación.
 
 
 
 
   
Por lo que parece, la maldición de Egill surgió efecto, por cuanto que, al año siguiente, en 947, Hákon inn góði Haraldsson ("Hákon el bueno", llamado también Aðalsteinsfóstri, dado que el rey Æðelstán de Inglaterra, el nieto de Alfredo el Grande y héroe de Brunnanburh, le había aceptado como su fóstri), reconquistó el poder, devolviendo la paz y la prosperidad a Noruega. No hace falta decir que cuando Hákon fue muerto en 960 y el reino pasó a manos de los hijos de Eiríkr, apodados sínkir, esto es, los "codiciosos", según nos cuenta el gran Snorri en su Heimskringla, las cosechas volvieron a ser malas y la nieve cubrió los pastos hasta mediados del verano, con lo que el hambre y la penuria se extendieron por toda Noruega.
 

 

Egill reisir níðstöngina

  5.
La estructura de nuestros dos poemas, tal y como aparece en nuestra saga, es el dróttkvætt. El dróttkvætt es la estrofa escáldica por antonomasia; desde el punto de vista formal es una estructura estricta, en la que -en líneas generales para no resultar demasiado obtruso- cada estrofa se constituye en cuatro pares de versos que en sí mismos conforman una unidad dinámica. La media estrofa o hemistiquio se denomina helmingr. En general, cada verso tiene un número de seis sílabas, acentuada la media, aunque son posibles variaciones, ya que también hay que valorar la duración de las sílabas y sus efectos harmónicos. El elemento rítmico fundamental es la aliteración. Sin embargo, la rima o hending también irrumpe en la poesía escáldica a partir sobre todo de la höfuðlausn del mismo Egill. Aunque ya en el édico dunhent se encuentra un principio de rima, sin embargo la forma tan magistralmente elabora de Egill parece responder a elementos de la poesía latina de orientación cristiana. La metáfora es la kenning, que aparece entorno a los substantivos y que puede tener diferentes grados de elaboración. La poesía escáldica -fácilmente caracterizable frente a la édica- que ya aparece en su expresión clásica con Bragi, se nutre del brumoso universo imaginario y mítico-ritual de una Weltanschauung que se remonta a la era vikinga.
 
       
  6.
Aparentemente nos encontramos ante un fenómeno bastante normal y característico del estilo de la saga islandesa; dos lausavísur insertadas en un contexto en prosa; si los poemas son o no de Egill realmente, en este caso, como en muchos otros, es algo que no se puede afirmar categóricamente. Pero lo cierto es que el episodio en general es nuclear para el desarrollo de la saga, pues no sólo estas níðvísur producen el destierro de Eiríkr, sino que además el elemento mágico que las impregna condiciona sus relaciones con Gunnhildr, que se mueven en una atmósfera mágica. Jón Helgason puso en duda en 1969 que Egill fuera realmente el autor de las dos níðvísur que centran aquí nuestra atención, sin embargo, nosotros creemos que esta cuestión -si es o no Egill el autor de los poemas- pierde importancia frente a la relevancia que tienen para el conjunto de nuestra obra literaria.
 
       
  7.
Magnus B. Olsen las considera como veraderas níðvísur, y al transliterarlas a runas, lo que se muestra a nuestros ojos nos deja realmente estupefactos: cada uno de los cuatro helmingar o hemistiquios da un total de 72 runas, número que nace de multiplicar 24 x 3. 24 es el número de runas del antiguo alfabeto rúnico, en el que las runas aparecen agrupadas en 3 ættir de ocho runas cada una. La intención mágica que envuelve todo el episodio de la saga cristaliza en una estructura completa. Pero no es sólo esta estructura numérica la que no deja de ser un elemento extraño, a pesar de su objetividad. A partir de este momento, el entendimiento adquiere una coloración romántica; se trata de dilucidar lo que el poema insinúa, lo que el poema -ahora ya para la imaginación rúnica y mágica- evoca. Ciertamente, la nebulosa fantasía del balbuceante filólogo se metamorfosea en un topo que impelido por una emocionada curiosidad, se adentra en las cavernosas profundidades que circundan las profundas raíces del vigoroso árbol de la poesía boreal: raíces cósmicas sin duda - dudarlo, dudar de esta cosmicidad, para nosotros, que hemos respirado la atmósfera de algunos poemas édicos, sería una impiedad. Insinuaciones... el poema se insinúa y el filólogo interroga al poema - o a sí mismo, que al efecto es lo mismo-: ¿Por qué a efectos mágicos el poema toma como punto de referencia las 24 runas del antiguo fuþark, cuando Egill -ahora el autor, para la imaginación, es Egill, sin ningún género de dudas- se valía de las runas del fuþark norreno de 16 runas? ¿No habrá que considerar también el valor numérico -realmente de ritmo cósmico- que cada una de las runas debe tener, y que coincide con la posición de cada una de ellas en el fuþark?; el arcaísmo que caracteriza la lengua de las lausavísur, la natural disposición interna de éstas a ser transliteradas en runas, el parentesco que entre runas y lengua poética se muestra -aunque no se pueda demostrar-, ¿no sugiere acaso un vínculo misterioso entre runas, magia y poesía?; Que el dróttkvætt con sus rígidos cánones formales, con todo su armazón mítico, metafórico y rítmico, se preste a cohesionar la misteriosa retórica de las runas, ¿no sugiere un vínculo misterioso entre runas y poesía? El filólogo interroga al poema románticamente y el poema contesta románticamente, esto es, sonríe enigmáticamente y se pierde en las brumas fosforescentes de una ambigüedad tremendamente locuaz. Pero así son las runas y el Dios que las ha progenitado; un dios pagano, enigmático, que ama los misterios, el Dios del que nuestro Egill era devoto, Óðinn, el dios de las runas, es una divinidad un tanto oblicua, y si no me creen ustedes, reflexionen con sus orejas el contrapunto musical del Wotan wagneriano...
 
       

Bibliografía:

Almqvist, Bo. 1965. Norrön niddiktning - traditionshistoriska studier i versmagi. Bd I: nid mot furstar. Stockholm/Göteborg/Uppsala: Almqvist & Wiksell (Nordiska Texter och Undersökningar. Bd. 21). (=Almqvist 1965).


Egils saga Skalla-Grímssonar. 1933. Sigurður Nordal gaf út. Reykjavík: Hið Íslenzka Fornritafélag. (Íslenzk Fornrit. II. Bindi). Endurprentuð 1988. (=Egils saga Skalla-Grímssonar 1933).


Grönbech Wilhelm. 1987. Kultur und Religion der Germanen. Zweiter Band. Zehnte, unveränderte Auflage. Darmstadt: Wissenschaftliche Buchgesellschaft, 1987. (=Grön­bech 1987,2).


Jón Helgason. 1969. "Höfuðlausnarhjal". En: Bjarni Guðnason, y Halldór Halldórsson, y Jónas Kristjánsson (eds.). Einarsbók - Afmæliskveðja til Einars Ólafs Sveinssonar 12. desember 1969. Reykjavík: s/e, 1969, pp. 156-176, y, esp. pp. 157-158. (y Reykjavík: Almenna bókafélagið, 1970²) (=Jón 1969).


Lühr, Rosemarie. 2000. Die Gedichte des Skalden Egill. Dettelbach: J. H. Röll. (=Lühr 2000).


Olsen, Magnus Bernhard. 1916. "Om troldruner". En: Edda 5 (1916), pp. 225-245. (=Olsen 1916).


La Farge, Beatrice. 1983. "Reseña de Norrønt nid - Forestillingen..." de Preben Meulengracht Sørensen. En: Skandinavistik 13 (1983) pp. 59-64. (=La Farge 1983).


Meulengracht Sørensen, Preben. 1980. Norrønt nid - forestillingen om den umandige mand i de islandske sagaer. Odense: Odense Universitetsforlag. (=Meulengracht Sørensen 1980).


Notas:

1:
Egils saga Skalla-Grímssonar 1933. Lámina situada entre las páginas 160 y 161. En las páginas XVIII-XIX de la introducción, Sigurður Nordal da cuenta de esta reconstrucción "rúnica" de Magnus B. Olsen, que Olsen llevó a cabo con el fin de demostrar que cada hemistiquio constaba originariamente de exactamente 72 runas y que esta cifra no podía deberse a una simple casualidad, sino que se debía a un fin "aritmomágico", de origen antiquísimo, dado que, por inercia, continuaba basándose en el número de runas del alfabeto rúnico primitivo (24) y no en el número de runas del alfabeto rúnico usado en la Norrenia del siglo X (16): estos dos poemas rúnicos constituirían, según su teoría, el conjunto de runas que Egill grabó en la níðstöng que erigió en contra del rey Eiríkr blóð-øx y su mujer Gunnhildr (Og þetta hefði Egill gert vegna þess, að þessar vísur hefði hann rist á níðstöngina frægu, og hefði níðinu verið ætlað að bíta betur, ef gætt væri þessarar reglu um tölu rúnanna. [y Egill habría hecho esto porque habría grabado estas estrofas en la famosa vara de escarnio y maldición, pensando que, si se observaba esta ley de un número [exacto] de runas [por hemistiquio de cada estrofa], haría que la maldición actuara mejor] P. XVIII de la introducción).
 
2:
Egils saga Skalla-Grímssonar 1933. Lámina situada entre el prólogo y el inicio del texto de la saga.
 
3:
Egils saga Skalla-Grímssonar 1993:163 y 1993:165.
 
4:
Egils saga Skalla-Grímssonar 1933:158: Te lo prohíbo a ti, Berg-Önundr, y a todos los demás hombres, tanto a los del país como a los forasteros, tanto a los de alta como a los de baja condición, y a todo aquel que lo incumpla le acusaré formalmente de ser un infractor de la ley del país y un violador de la paz y [un sacrílego que debe ser castigado para evitar] la ira de los dioses (otra posible interpretación del término goðagremi podría ser: e invocaré que sobre él caiga la ira de los dioses).
 
5:
Egils saga Skalla-Grímssonar 1933:163.
 
6:
Egils saga Skalla-Grímssonar 1933:165.
 
7:
Egils saga Skalla-Grímssonar 1933:171.
 
8:
Somos plenamente conscientes de que nuestra traducción del término norreno formáli puede ser controvertida, cuando no polémica. Para más detalles sobre el significado original de esta voz, remitimos a Grönbech 1987,2:167-175 y 1987,2:372-373. Grönbech considera, de hecho, intraducible este vocablo, con lo que lo adopta en su texto, en su forma original norrena, cada vez que tiene que mencionarlo.
 


ANTÓN DE LA NUEZ CLARAMUNT
Gran Passeig de Ronda 37 1r 1a
E-25003 Lleida
Telèfon: 0034 973 / 264231 • Mòbil 0034 629268594
a_delanuez@hotmail.com


inici de pàgina resum abstract article
índex temàtic Deutsch-spanische Zwischenwelten: neue Horizonte... - Fòrum 10 (2003) PÀGINA PRINCIPAL