Página de poesía corta

 

Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer

Las Rimas son brebes composiciones poéticas de temas muy variados, generalmente asonantes.

La temática de las Rimas de Bécquer es la pasión ideal del autor, que gira entorno a dos campos: amor y poesía.

Las que siguen, son una selección de las más cortas y, a mi entender, más bonitas.

 

Tu pupila es azul, y cuando ríes

su claridad suave me recuerda

el trémulo fulgor de la mañana

que en el mar se refleja.

Tu pupila es azul, y cuando lloras,

las transparentes lágrimas en ella

se me figuran gotas de rocío

sobre una violeta.

Tu pupila es azul, y si en su fondo

como un punto de luz radia una idea,

me parece en el cielo de la tarde

una perdida estrella

Hoy la tierra y los cielos me sonríen,

hoy llega al fondo de mi alma el Sol,

hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...

¡hoy creo en Dios!

¿Que es poesía? dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Que es poesía? ¿ Y tú me lo preguntas?

Poesia...¡eres tú!

 
  Por una mirada, un mundo;

por una sonrisa, un cielo;

por un beso...¡yo no sé

qué te diera por un beso!

Asomaba a sus ojos una lágrima

y a mi labio una frase de perdón;

habló el orgullo t se enjugó su llanto,

y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino, ella por otro;

pero al pensar en nuestro mutuo amor,

yo digo aún: <<¿Por qué callé aquel día?>>

Y ella dirá: <<¿Por qué no lloré yo?>>

  AMOR ETERNO

Podrá nublarse el Sol eternamente;

podrá secarse en un instante el mar;

podrá romperse el eje de la Tierra

como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte

cubrirme con su fúnebre crespón;

pero jamás en mi podrá apagarse

la llama de tu amor.

Olas gigantes que os rompéis bramando

en las playas desiertas y remotas,

envuelto entre la sábana de espumas,

¡llevadme con vosotras!

Ráfagas de huracán, que arrebatáis

del alto bosque las marchitas hojas,

arrastrando en el cielo trobellino,

¡llevadme con vosotras!

Nuves de tempestad que rompe el rayo

y en el fuego ornáis las desprendidas orlas,

arrebatando entre la niebla oscura,

¡llevadme con vosotras!

Llevadme, por piedad, adonde el vértigo

con la razón me arranque la memoria...

¡Por piedad!...¡Tengo miedo de quedarme

con mi dolor a solas!

  Una mujer me ha envenenado el alma,

otra mujer me ha envenenado el cuerpo;

ninguna de las dos vino a buscarme,

yo de ninguna de las dos me quejo.

Como el mundo es redondo, el mundo rueda.

Si mañana, rodando, este veneno

envenena a su vez, ¿por qué acusarme?

¿Puedo dar más de lo que a mí me dieron?

 

Poemas satíricos de Francisco de Quevedo

Quevedo vivió a caballo de los siglos XVI y XVII, y vivió una vida culta, en la cual primó la libertat y su afán insobornable.

Fruto de ello, ha legado a la literatura universal una amplia bibliografía

 

CASAMIENTO RIDÍCULO

Trataron de casar a Dorotea

los vecinos con Jorge el extrangero,

de mosca en masa gran sepulturero,

y el que mejor pasteles aporrea.

Ella es verdad que es vieja, pero fea;

docta en endurecer pelo y sombrero;

faltó el ajuar, y no sobró dinero,

mas trújole tres dientes de librea.

Poque Jorge después no se alborote

y tabique ventanas y desvanes

hecho tiesto de cuernos el cogote,

con un guante, dos moños, tres refranes

y seis libras de zarza, llevó en dote

tres hijas, una suegra y dos galanes.

 
  BEBE VINO PRECIOSO

CON MOSQUITOS DENTRO

Tudescos moscos de los sorbos finos,

caspa de las azumbres más sabrosas,

que por el fuego tiene mariposas,

queréis que el most tenga marivinos;

aves luquetes, átomos mezquinos,

motas borrachas, pájaras vinosas,

pelusas de los vinos invidiosas,

abejas de la miel de los tocinos;

liendres de la vendimia, yo os admiro

en mi gaznate, pues tenéis por soga

el nieto de la vid, licor bendito.

Tomá en el trago hacia mi nuez la boga;

que, bebiéndoos a todos, me desquito

del vino que bebistes y os ahoga.

A UN HOMBRE DE GRAN NARIZ

Érase un hombre a una nariz pegado,

érase una nariz superlativa,

érase una alquitara medio viva,

érase un peje espada mal barbado;

era un reloj de sol mal encarado,

érase un elefante boca arriba,

érase una nariz sayón y escriba,

un Ovidio Nasón mal narigado.

Érase el espolón de una galera,

érase una pirámide de Egipto,

las doce tribus de narices era;

érase un naricísimo infinito,

frisón archinariz, caratulera,

sabañón garrafal, morado y frito.

 
  SACAMUELAS QUE QUERÍA CONCLUIR

CON UNA HERRAMIENTA DE UNA BOCA

¡Oh, tú, que comes con ajenas muelas,

mascando con los dientes que nos mascas,

y con los dedos gonias y tarascas

las encías pellizcas y repelas;

tú, que los mordiscones desconsuelas,

pues en las mismas sopas los atascas,

cuando en el migajón corren borrascas

las quijadas que dejas bisabuelas;

por ti reta las bocas la corteza,

revienta la avellana de valiente,

y su cáscara ostenta fortaleza!

Quitarnos el dolor quitando el diente,

es quitar el dolor de la cabeza,

quitando la cabeza que le siente.

VIEJA VERDE, COMPUESTA Y AFEITADA

Vida fiambre, cuerpo de anascote,

¿cuándo dirás el apetito <<Tate>>,

si cuando el Parce mihi te da mate,

empiezas a mirar por el virote?

Tú juntas, en tu frente y tu cogote,

moño y mortaja sobre seso orante;

pues, siendo ya viviente disparate,

untas la calavera en almodrote.

Vieja roñosa, pues te llevan, vete,

no vistas el gusano de confite,

pues eres ya varilla de cohete.

Y pues hueyes a cisco y alcrebite,

y la podre te sirve de pebete,

juega con tu pellejo al escondite.

 
  A UN HOMBRE CASADO Y POBRE

Esta es la información, éste el proceso

del hombre que ha de ser canonizado,

en quien, si advierte el mundo elgún pecado

admiró penitencia con exceso.

Diez años en su suegra estuvo preso

a doncella y sis sueldo condenado;

padeció so el poder de su cuñado;

tuvo un hijo no más, tonto y travieso.

Nunca rico se vio con oro o cobre;

siempre vivió contento, aunque desnudo;

no hay descomodidad que no le sobre.

Vivió entre un herrador y un tartamudo;

fué mártir, porqque fue casado y pobre;

hizo un milagro, y fue no ser cornudo.

AL MOSQUITO DE LA TROMPETILLA

Ministril de las ronchas y picadas,

mosquito postillón, mosca barbero,

hecho me tienes el testuz harnero,

y deshecha la cara a manotadas.

Trompetilla, que toca a bofetadas,

que vienes con rejón contra mi cuero,

Culpido pulga, chinche trompetero,

que vuelas comezones amoladas,

¿por qué me avisas, si picarme quieres?

Que pues que das dolor a los que cantas,

de casta, condición de potras eres.

Tú vuelas, y tú picas, y tu espantas,

y aprendes del cuidado y las mujeres

a malquistar el sueño con las mantas.

 
  A UN AVARIENTO

A aqueste enterramiento

humilde, pobre y mezquino,

yace envuelto en oro fino

un hombre rico avariento.

Murió con cien mil dolores,

si poderlo remediar.

Tan solo por no gastar,

ni aun gasta malos humores.

AL MOSQUITO DEL VINO

Mora borracha, golosa,

de sorbos ave luquete;

mosco irlandés del sorbete,

y del vino mariposa.

De cuba rana vinosa,

liendre del tufo más fino,

y de la miel del tocino

abeja, zupia mosquito;

yo te bebo, y me desquito

lo que me bebes de vino.