PRINCIPAL  ·  El Hospital de Santa Tecla de Tarragona  ·  Lugares históricos de Tarragona

Monumentos de los alrededores de Tarragona

   

 

 

RESUMEN HISTÓRICO DE TARRAGONA

 

    Tarragona es, esencialmente, hija del "Mare Nostrum" donde los griegos y romanos se pasearon con sus naves. El origen de la ciudad se debe a la llegada de los romanos a la península, hacia el año 218 a.C.

 

    Plínio, en su obra "Naturalis historia", afirma: "Tarraco Scipionum Opus", es decir Tarraco es obra de los Escipiones. Los motivos de porque los romanos se establecieron en Tarragona fueron principalmente, la necesidad de un puerto y de un lugar de fácil protección, que fuera a la vez cabeza de playa para dominar la Cuenca del Ebro. Después llegaría a ser la capital de una amplia provincia romana, llamada Hispania Citerior, que abrazaba más de la mitad de la península. Los principales restos arqueológicos y monumentales son precisamente de esta época.

 

    Más tarde, la ciudad recibió los signos de las sucesivas culturas oficiales y las impresiones de los diferentes tipos de sociedad, con las respectivas características en le urbanismo y el arte. Primero con el cristianismo perseguido, con el martirio del obispo Fructuoso y sus diáconos Augurio y Eulogio, y después con el cristianismo oficial con el que Tarragona se convierte en sede de obispos metropolitanos. Durante el período entre los siglos VI y XI tuvo la ocupación visigótica y árabe, de las cuales tenemos memoria por mediación de las fuentes literarias, numismáticas y arqueológicas, a pesar de que los restos de la época islámica son prácticamente inexistentes. En el siglo XII empieza la restauración de la iglesia y repoblación de la ciudad, de las cuales hace el primer intento el obispo de Vic Berenguer, Seniofred de Lluçanès, y quienes lo hacen realmente son el conde Ramón Berenguer III, el noble Robert Bordet y el obispo de Barcelona San Oleguer.

 

    Entre los siglos XIII y XV se suceden diversos hechos importantes para la ciudad, como la implantación del nuevo régimen  jurídico de La municipalidad, las rivalidades y los pleitos en tiempos del prelado Benet de Rocaberti y los intentos de Pere III i Joan de incorporar a la Corona la jurisdicción de Tarragona.

 

   En el siglo XIX, la guerra del Francés marca profundamente a la ciudad. Después de un asedio de 56 días, fue asaltada i saqueada durante tres días. Se mantuvo la administración francesa durante tres años y en su retirada destruyeron buena parte de sus defensas.

 

    Hasta el siglo XIX no hay la expansión de la ciudad, sobrepasando el recinto amurallado. La Tarragona moderna tiene  cuatro sectores bien diferenciados: la Rambla, la calle de la Unió, el puerto y la expansión moderna, que prolonga la ciudad hasta el río Francolí. Pasando el río,  en la franja litoral es donde se instala la industria mientras que en el interior, pero paralelamente a la industria, se levantan los núcleos urbanos.