Dulce Cataluña,
patria de mi corazón,
cuando de tí se alejas
de añoranza se muere.

Hermoso valle, cuna de mi infancia,
blancos Pirineos,
riberas y rios, hermita suspendida en el cielo,
por siempre adios!

Arpas del bosque, gorriones y caderneras,
cantad, cantad,
yo digo llorando en bosques y riberas:
con Dios esteis!

Donde encontraré climas tan sanos,
con el cielo tan dorado?
Pero ay, pero ay! Donde encontraré estas cimas,
bella Montserrat?

En ningún lugar veré, ciudad de Barcelona,
tan hermosa Sede,
ni estas montañas, joyas de la corona
que Dios se pone.

Adios, hermanos: con Dios esteis, mi padre,
no os veré más!
Oh! si en la tumba donde está mi madre,
tuviera yo mi cama!

Oh marineros, el viento que me destierra
que me hace sufrir!
Estoy enfermo, pero ay! volverme a tierra,
donde quiero morir!