F I E S T A   D E    I N T E R E S   N A C I O N A L

GENERALITAT DE CATALUNYA

A C U E R D O

de 6 de Febrero de 1996, del govierno de la Generalitat, por el cual se declara fiesta tradicional de interés nacional las fiestas de Santa Tecla de Tarragona.

         Las fiestes de Santa Tecla de Tarragona son una celebración que, por los elementos que la integren, por su estructura organizativa y por su extraordinario arraigo popular, constituyen una manifestación de la cultura tradicional catalana de especial relevancia, que reune los requisitos previstos en el articulo 1 del Decreto 319/1994, de 16 de Noviembre, por el que se regula la declaración de celebraciones de cultura tradicional catalana como fiestas tradicionales de interés nacional.

         Puesto que el Consejo de la Cultura Popular y Tradicional mitió un informe favorable sobre el expediente de declaración con fecha 22 de Septiembre de 1995; Puesto que se ha dado audiéncia al Ajuntamiento de Tarragona, que ha manifestado expresamente su conformidad, y al Consejo Comarcal del Tarragonés, que no ha hecho ninguna alegación; De acuerdo con el artículo 6 de la Ley 2/1993, de 5 de Marzo, de fomento y protección de la cultura popular y tradicional y del sociacionismo cultural, y con el articulo 4 del Decreto 319/1994, de 16 de Noviembre, por el que se regula la declaración de celebraciones de la cultura tradicional catalana como fiestas tradicionales de interés nacional, a propuesta del consejero de Cultura, el Govierno, acuerda :

Declarar fiesta tradicional de interés nacional las fiestas de Santa Tecla de Tarragona.

A N E X O

         Las fiestas de Santa Tecla, fiesta mayor de Tarragona, se celebran cada año alrededor de los dias 22, 23 y 24 de Septiembre, respondiendo al modelo festivo tradicional del Campo de Tarragona y del Penedés, donde el la comitiva popular y los castillos son los elementos asociativos e identificadores de la colectividad y el eje vertebrador de la fiesta.

         El conjunto de todos los elementos que integran el la comitiva popular y los otros actos tradicionales tienen en Tarragona una expresión especialmente rica y diversa que da a las fiestas de Santa Tecla una personalidad perfectamente definida y característica, que permite la articipación activa de una gran parte del tejido asociativo de la ciudad, así como una masiva presencia de público en las calles donde se desarrollan los actos.

         Las fiestas tienen su origen en el momento que la relíquia del Brazo de Santa Tecla llega a la ciudad el año 1321. El año 1370, en las ordinaciones promulgadas por el arzobispo Pere Clasquerí, se establece la estructura básica y esencial de la fiesta y ya constan los actos que actualmente se realizan con toda plenitud : el paseo de la vigília, la ida y vuelta del oficio religioso, y la procesión del Brazo de Santa Tecla.

         Alrededor de estos actos se va estructurando la comitiva popular de la ciudad, actualmente símbolo indiscutible de la fiesta. El año 1381, ya está documentado el bestiario fantástico y popular; posteriormente los juegos o representaciones alegóricas, los entremeses y, ya en el siglo XVI, los bailes hablados. El siglo XIX supone la definición de otro de los elementos básicos dentro de la fiesta : los castillos. También son indispensables otros actos hoy plenamente vigentes : las madrugadas, el castillo de fuegos, el repique general de campanas y el canto de los gozos en la catedral.


         La parte más tradicional de la fiesta se centra principalmente en la zona alta y más antigua de la ciudad, desde la plaza de la Fuente hasta el Llano de la Catedral, seguiendo el eje formado por la calle Mayor, la plaza de las Coles y las escaleras de la catedral. Es en este marco en que la comitiva popular, con todos sus elementos (bestiario fantástico, gigantes y entremeses, bailes hablados, danzas tradicionales, agrupaciones de castillos y las formaciones de tocadores tradicionales que les són própios), son el protagonista principal de la fiesta. Así y todo, el gran impulso que ha tenido todos los actos a partir de los años ochenta hace que las celebraciones con una fortísima implantación popular, se esparzan por todo el nucleo antiguo, por las calles del ensanche del siglo XVIII y, con actos lúdicos de todo tipo, en toda la ciudad.

         En conjunto, las fiestas de Santa Tecla son, actualmente, una suma de diversas etapas, cada una de las cuales ha ido aportando unos determinados elementos que han llegado ha ser tradicionales y que han contribuido a la conformación de una fiesta que, a partir de un eje central, consolida a la vez un rito nuevo y antiguo.

Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya, Núm. 2177, 4.3.1996