QUEMADURAS

     En el hogar, las quemaduras suelen producirse generalmente por contacto:

     Con líquidos muy calientes (agua, café, aceite), son frecuentes en los niños pequeños.

     Con el fuego (cocinas, calentadores, estufas).

     Con objetos a temperaturas elevadas (planchas, hornos, barbacoas).


CONSEJOS DE PREVENCION:

     Hay una serie de recomendaciones que debemos de observar, si queremos disminuir el riesgo de sufrir una quemadura:

     Los mangos de las sartenes, cazuelas, etc., NO deben sobresalir del mueble de Ia cocina mientras ésta se utiliza.

     Es aconsejable utilizar guantes o manoplas especlales para mover utensilios calientes o manipular dentro del horno.

     Tener cuidado al manejar cerillas o mecheros.

     Mantener los útiles de cocina limpios de aceite para evitar que prendan fuego.
     Proteger aquellas fuentes que irradian calor, en especial, para evitar el contacto directo con el anciano (su sensibilidad al calor esta disminuida)...


QUE HACER EN CASO DE QUE SE PRODUZCA UNA QUEMADURA?

En estos casos hay que:

     Enfriar Ia zona atectada inmediatamente con agua fria durante 10-20 minutos, o hasta que desaparezca el dolor.

     Cubrir la quemadura con paños limpios (sábanas, fundas de almohada, etc.).

     Como norma general, NO quitar Ia ropa cercana a Ia quemadura, ya que puede estar adherida a Ia piel.

     Solamente quitaremos Ia ropa en el caso de que esté impregnada en líquidos muy calientes o productos caústicos (lejía, salfumán, amoniaco, etc.), para evitar que sigan quemando.

     NO pinchar las ampollas, en el caso de quemaduras de 2do. grado; se pueden infectar.

     Si Ia persona esta ardiendo, impedir que corra; apagar las llamas con una manta o similar, o haciéndola rodar en el suelo.

     Procurar de forma sistemática que cualquier persona que haya sufrido una quemadura, sea reconocida por un médico, para que indique el tratamiento más adecuado para cada tipo de lesión.

     Evite utilizar sobre las quemaduras, aceite, vinagre, pasta de dientes, barro y un largo etcetera de remedios caseros, que aunque logran   aliviar momentáneamente el dolor, pueden repercutir negativamente en Ia curación de Ia zona dañada. Lo mejor es utilizar agua, mucha agua.



 Ultima actualización 3 de Febrero de 1998

 Menú principal