EvideON y la Virtualidad aparece

de Corrado Malanga


En trabajos anteriores hemos puesto en evidencia cómo el modelo evideónico representó una llave de lectura universal, capaz de explicar la naturaleza de las partículas subatómicas, como fue capaz de describir la naturaleza del universo en el mito. En ese contexto habíamos puesto en relación el mito con el mundo hebraico de la Torá. Todos los mitos contienen pero la misma información que parece comparable si se analiza desde el punto de vista de la simetría. La simetría del universo es el único parámetro que existe; reducir cualquier manifestación del universo en términos de simetría, significa partir de diferentes modelos descriptivos pero siempre reconducirlos a un solo punto de vista único, que es la representación del Evideon. Podemos pues encontrar la Evideon en todas las cosas que están manifestadas e incluso en aquellas que no lo están. Donde esta simetría no se respeta, es lícito suponer que la descripción del modelo que aparece ante nosotros, es racionalmente erróneo.
Trabajando con este simple concepto podemos verificar todos los parámetros de nuestro universo y descubrir si hay errores en la descripción del mapa territorio.
Este artículo le dará algunos ejemplos aplicados al mundo de la virtualidad y va a describir la génesis, a partir de Mito y llegando a la Entropia, como una representación de la medida de la Consciencia.


El I Ching

El I Ching es un sistema de adivinación chino extremadamente antiguo.
El I Ching fue introducido en Europa por Gottfried von Leibniz en la publicación de 1697 "Novísima sinica (Últimas noticias de la China)". Leibniz ve en aquel simbolismo (linea discontínua = 0; linea continua = 1) un perfecto ejemplo de numeración binaria que ilustró en su ensayo de 1705, "Explicación de la aritmética binaria". El sistema numérico de base 2 o notación binaria, como se sabe, redescubierto en el S. XIX por George Boole.

¿Quién inventó este sistema de adivinación denominado "de las mutaciones o de los cambios", creía que los principios del Yi Jing se habían originado a partir del héroe legendario Fu Hsi ( Fú Xi). Esta tradición lo ve como uno de los soberanos de China (fechas tradicionales a.C.), a quién serían revelados los trigramas ( Ba Gùa), de forma sobrenatural. A partir de la época de Yu el grande ( Yu), los trigramas se desarrollaron en hexagramas ( Lìu Shí Sí Gùa), que había registrado por escrito Lian Shan ( Lián Shan, antes conocido como Lia Shan Yi). Lian Shan, que en chino significa "montañas continúan", comienza con el actual hexagrama n. 52 ( Gèn), que representa dos montañas uno encima de la otra y que se cree sea el origen del nombre mismo de la escritura.

Como casi todo el mundo sabe, el I Ching sería el primer ejemplo de código binario del mundo, descrito con la ayuda de líneas discontinuas y continuas en sucesión. La línea discontinua y la continua, representan los dos valores de la dualidad y la secuencia de las dos líneas describen la realidad virtual. La línea discontinua Yin y la continua Yang en conjunto, formando trigramas que sucesivamente dan origen a los hexagramas. Los sesenta y cuatro hexagramas (63 + 1 : número de arquetipos según la fórmula general de 3n + 1) describir lo que es y, a través de un mecanismo de modificación, también el cambio. De las 6 líneas que componen el hexagrama, sólo la tercera y la sexta se pueden cambiar y vamos a ver que este aspecto del oráculo se incluye en la descripción evideónica de la estructura universal. De hecho, los vectores 3, 6 y 9, caracterizan las propiedades del eje de la energía del Evideon, que es el único eje que puede ser cambiado (ver Evideon 3, del mismo autor).

Los trigramas obtenidos con este sistema son 8 y se dan a continuación con sus significados arquetípicos alegóricos.


Trigramas

También debe hacerse hincapié en que estos trigramas se han asociado a colores fundamentales y posiciones espaciales.
En cuanto a la asignación de colores a los trigramas es fácil darse cuenta que diversos autores han asignado colores y trigramas, arbitrariamente y sin ninguna regla aparente, como se puede ver del simple análisis de estas dos imágenes, que mostramos a continuación.



Ahora somos capaces de asignar correctamente los significados, los colores, las posiciones del los trigramas en el mundo evideónico, incluso mediante el uso de códigos binarios de los diferentes colores, que en el mundo de la informática, han sido relacionados correctamente; también podemos observar cómo, algunos estudiosos han relacionado tales Trigramas, a la forma de un cubo, donde los bordes también representan colores.
Además, tales posiciones serían las mismas ocupadas por los mismos colores en el cubo de color. En otras palabras, existe inconscientemente una correlación arquetípica entre color, posición espacial y los Trigramas.



Los colores tienen su correspondencia con números binarios, pero también el I Ching es un sistema binario, y es posible notar fácilmente cómo todo el tablero es comparable al valor 1, mientras que la línea discontinua está conectada al valor 0 (cero).
Como hemos demostrado en trabajos anteriores, el cubo de color se puede construir mediante la colocación de los colores primarios en el centro de cada cara del cubo. En este contexto, los colores blanco y negro se superponen para terminar en el medio del cubo color. Este tipo de representación se superpone perfectamente a la estructura cúbica del Evideon.



Se puede por lo tanto notar fácilmente que, dentro de la visión evideónica, las secciones continuas y discontinuas del Trigrama, imitando perfectamente los interruptores on-off corresponden a vectores de color. En esta óptica, los Trigramas poseen 3 líneas que numeramos de arriba hacia abajo con los números 1, 2, 3. El vector representado por la línea 1 corresponderá con el rojo, el 2 al verde y el 3 al azul. La línea discontinua representará un interruptor off (apagado) mientras que la continua un interruptor on (encendido). Se dará cuenta de que el color azul se representa con el interruptor rojo y verde y se volvió azul. Así que el color amarillo sea la imagen especular del Trigrama azul que tendrán los vectores rojo y verde on y el azul off. En este contexto, se conecta la representación del mundo evideónico con la representación del mundo chino, a través del Libro de las Mutaciones. Además cada color es la representación de la suma vectorial de los tres vectores de color, aquí es donde la geometría de los signos del Trigrama está perfectamente contemplada en el modelo utilizado. Así, una vez más, todo parece geometría. También pueden entender el significado original de los Trigramas pero sobre todo se puede conectar la tabla general de los 64 colores principales con los hexagramas correspondientes.



Una vez que la geometría evideónica se ha unido a la geometría china del I Ching, podemos entender mejor todos los otros intentos que los científicos han hecho para conectar la máquina adivinatoria china con muchos aspectos de la ciencia moderna, ligados irremediablemente a los aspectos de la dualidad aparente.


El I Ching como imagen del ADN

El I Ching es una expresión de la aparente dualidad del universo y, como tal, representa un modelo descriptivo del todo. Siendo que nuestro universo tiene características fractales, dentro del modelo del oráculo chino, existiría la descripción del todo como una expresión fundamental del todo y lo dual.
Por lo tanto se puede observar como el modelo básico de 64 hexagramas es capaz de describir perfectamente el mecanismo por el cual el ADN humano construye la secuencia de aminoácidos esenciales para la vida humana. La biología utiliza un modelo simple donde las 4 bases nitrogenadas, 2 de purina y 2 de pirimidina, son responsables de la elección del aminoácido que se añade a la cadena de polipéptida durante su construcción. Para obtener la instrucción que elije del conjunto de los 21 aminoácidos, el correcto, es necesario examinar un triplete de bases nitrogenadas colocadas en secuencia entre sí a lo largo de la cadena de ARN que se deriva del ADN correspondiente. La combinación de tripletes decide qué aminoácido se añade a la cadena polipeptídica en crecimiento. Algunos investigadores han correlacionado brillantemente la combinación del diagrama, para la formación de los hexagramas, con los aminoácidos seleccionados.



Como se muestra en el mapa del diagrama, a cada diagrama (que representa una base nitrogenada) puede ser acopladas otras cuatro bases nitrogenadas y a las 4 combinaciones obtenidas pueden acoplarse otras cuatro bases nitrogenadas con los símbolos correspondientes por el diagrama.
En un gráfico más simple podemos ver como la correspondencia entre el funcionamiento del ADN y la relación con los sesenta y cuatro hexagramas chinos es perfecta, teniendo también en cuenta las instrucciones inherentes en el sistema binario para empezar y terminar el polipéptido de la cadena de ARN que está secuenciando. Las letras A, C, G y U representan las iniciales de las cuatro bases que son Adenina, Guanina, Citocina y Uracilo, en el interior de ARN, correspondiente a Adenina, Citosina, Guanina y Timina en el ADN de partida. Incluso en el caso de la estructura del ADN la base se acopla solamente 2 a 2, ligando las 2 partes (izquierda y derecha) de la cadena, de modo unívoco.



La Adenina se une sólo con la Timina y la Citosina con la Guanina a causa de la perfecta interacción determinada por un enlace por puente de hidrógeno.
Es importante tener en cuenta que los tipos de interacción entre las bases nitrogenadas son exclusivamente de 2 naturalezas : en un caso, el oxígeno de una base interactúa con el protón del grupo NH de la base correspondiente, colocado delante un par de átomos de nitrógeno (N) de las 2 bases que se enfrentan, intercambian el protón (H).
Este aspecto, una vez más, revela una forma de dualismo, una doble posibilidad, una dual del fondo que se expresa, en el I Ching, con la posibilidad de tener dobletes de líneas o continuas o discontinuas.
En otras palabras, dentro del ADN y del ARN son la base de la instrucción dual, pero ya que el doble es una expresión de la estructura evideónica aquí es que dentro del ADN existe el Evideon.
Para hacerlo aún más claro este concepto es necesario construir una estructura del ADN utilizando la simetría del fotón y del antifotón.


Fotones y DNA

Como relacionamos los colores a la estructura de los Trigramas y puesto que los colores son una expresión de los fotones podemos correlacionar simétricamente el dibujo del Trigrama al del fotón de color.



En esta representación se ve que cada línea discontinua o continua de un trigrama corresponde a una estructura fotónica. En otras palabras, un trigrama sería la representación de 3 fotones enganchados evideónicamente, a través de la simetría de color, pero sólo 1 de los 3 fotones que constituye el trigrama poseen el eje de la energía no nulo, a fin de dar 3 colores diferentes, o rojo o verde, o azul, en función de si este eje se coloca a la izquierda al centro o a derecha del fotón. Sabemos por lo que hemos demostrado en nuestro trabajo anterior (Evideon 3), que los fotones pueden engancharse entre sí, asegurándose de tener sólo una de las unidades fotónicas con eje de la energía no nulo.



En esta visión gráfica, la geometría del Evideon es respetada así como el concepto de la dualidad.
Del mismo modo se puede utilizar la estructura evideónica para imitar las cuatro bases nitrogenadas, en su estructura geométrica simétrica. De hecho, si emparejamos dos estructuras fotónicas utilizando los colores del plano espacio-tiempo (azul, rojo, cian y amarillo), nos damos cuenta de que, por problemas de color de simetría, sólo hay 4 posibilidades; pero si tratamos de reproducir estos 4 pares de estructuras fotónicas entre sí sólo tenemos 4 pobilidades de las cuales sólo 2 a 2 posibilidad (como entre las bases nitrogenadas).

Como se señala más adelante, en la reconstrucción gráfica, el plano espacio-temporal de cada estructura fotónica se divide en 4 cuadrantes que los que se ha asignado un color arbitrario, pero es necesario para determinar la simetría de la estructura de color evideónica correspondiente.
Solamente el cuadrante a que ha estado asignado un color y un anticolor podrá unirse e interactuar, imitando la estructura de los planes de las bases nitrogenadas en el ADN.
Estas estructuras evideónicas pueden así imitar los parámetros esenciales del ADN, demostrando que, en el interior de la extructura del Fotón y del Antifotón, existen los mismos elementos de simetría del ADN : cosa que hace pensar que el universo sea realmente fractal donde la única cosa que se repite sin fin es la conservación de la simetría y donde todos los objetos virtuales que conocemos están relacionados, en su estructura más íntima, con las mismas reglas.



En la estructura del ADN diseñada con las estructuras fotónicas se podrá notar como los ejes de la energía de los fotones individuales de la izquierda, se invierten con respecto los mismos correspondientes a la derecha imitando la misma simetría que existe en el ADN. Las dos semi hélices por tanto son simétricamente opuestas siendo una ascendente y otra descendente en dirección opuesta a la rotación. Este aspecto de la estructura del ADN, pone de relieve cómo la estructura dual de las 2 semi hélices, en realidad no lo es en absoluto, sino que es la representación del mismo objeto ofrecido una vez al "derecho" y una vez a la "inversa".
De nuevo la misma información contenida en el Evideon de salida, en forma de Fotones y Anti-fotones viene a ser trazada por la estructura interna del oráculo chino por una línea discontinua y una continua, así como por un semi hélice descendente o ascendente del ácido desoxirribonucleico.


El mito de la dualidad y la biología humana

En el mito, la representación de ADN, no es más que la doble serpiente de la Kundalini, el Caduceo de los antiguos egipcios, donde una serpiente macho y una serpiente hembra, se retuercen alrededor de un solo eje que representa el árbol de la Vida Eterna.
Ahora sabemos que el Caduceo no es sino la visión inconsciente del árbol de la vida donde, las 2 serpientes, representando una secuencia de base de purina y pirimidina o un conjunto de información capaz de ser transcrita a partir de los hexagramas del I Ching y por lo tanto se describirán como estructuras fotónicas de simetría apropiada.



En el Test de la Tríada del Color (TCT), la simulación mental arquetípica, simbólica, ideica que sirve para representar, dentro de una cámara mental, Ánima, Mente y Espíritu como 3 esferas de color apropiado, podemos simbólicamente describir la esfera azul del ánima, roja del espíritu y verde de la mente, con los trigramas apropiadas correspondientes a los colores RGB. Los 3 componentes caracterizados por los 3 ejes del espacio, tiempo y energía, que a su vez, corresponden a los vectores de colores, que sean identificables con los interruptores de tipo on-off, harían por lo tanto también expresarse con las estructuras fotónicas de tipo evideónico. Para describir el ánima, la mente y el espíritu como grupos de tripletes de fotones puede ser útil para comprender, una vez más, por si hubiera dudas, de cómo la simetría es sólo para regular todo el universo evideónico. Así que desde esta óptica, la Tríada se expresaría con 3 trigramas.
Si ponemos estos trigramas en un semicírculo, aquí tienen una estructura de espejo que ocupa la segunda parte del círculo.



En esta notación espacial, si la primera tríada superior representa un sujeto, la segunda tríada, espejo es su complemento. Las 2 tríadas constituyen las esencias fundamentales de las conciencias individuales donde el acoplamiento de las 2 esencias se hacen teniendo en cuenta que el espíritu de una, se une a la parte anímica, geométricamente invertida (como en las 2 semi hélices del ADN), la otra, dejando la parte mental mirando en el centro de esta estructura.
Luego la parte anímica del hombre se confrontará y se integrará a la parte espiritual de la mujer.
En términos de estructura fotónica evideónica, los 3 tripletes de fotones azul, verde y rojo de un sujeto, se entremezclan con criterio de simetría específicos, a fin de proporcionar una larga secuencia de unidades fotónicos. A la secuencia se vincula una secuencia fotónica del triplete femenino, derramando espacialmente con el fin de vincular su unidad espiritual a la anímica de los hombres.



Se apreciará a partir de esta reconstrucción que los ejes de la energía de la primera componente se superponen en el espejo con los colores opuestos correspondientes de la segunda componente, imitando, entre otras cosas, la misma simetría que existe en los 2 ramas del ADN, en donde, si aquel eje se caracteriza por tener el color magenta en la parte superior y verde en la parte inferior, el otro lado lo verá opuesto.


El mito Andrógino y Hermafrodita

La presencia de la dualidad se expresa en términos macho / hembra, también se discute en el mito de que a menudo damos por ejemplificación de la descripción de realidad virtual.
En trabajos anteriores, hemos puesto en evidencia como existen 3 fases del proceso de adquisición de conciencia que representa la virtualidad. Un primer paso aparece ligado a estar inconsciente, un segundo paso se relaciona con el momento en que nos encontramos con el problema de comprender y tratar de implementar un paseo, de conciencia haciendo y siendo aquello que se hace. El tercer paso está vinculada a la adquisición de la conciencia. Esta tercera etapa parece ser similar a la primera pero la entropía que lo caracteriza es en realidad que pasa del valor de menos infinito al valor cero.
En el mito de la génesis del universo virtual, los tres pasos están relacionados con el momento en que se divide la conciencia, en el momento en que vive la división y el instante en que se encuentra consigo misma. Todo el universo es dual, fractal y holográfico : esto significa que todas las expresiones de la virtualidad son realmente la misma historia. En el mito de la separación existe la creación del masculino y del femenino. Una vez hubo un ser andrógino, tanto macho como hembra. Un ser con cuatro brazos y cuatro piernas, dijo Platón, que afirmaba que Dios había dado instrucciones a Apolo, para separar un ser así. De hecho, constituía una amenaza real para Zeus que, en la separación del ser andrógino, vio su propia supervivencia, de otra manera en peligro por la integridad del verdadero creador : el hombre mismo.
Apolo separa el andrógino tirando un poco la piel de la mitad, tratando de hacer un buen trabajo con las herramientas a su disposición pero, ya que trata de hacer las cosas bien, la división no es perfecta y lo que es afuera, es decir, el macho y la hembra, las dos piezas, no serán iguales. Son complementarios pero separados. Esta primera fase representa el punto número 1. Los arquetipos masculino y femenino del ánima y el espíritu, van a vivir la vida virtual, como una representación del punto número 2, como una experiencia de la división, para entender lo contrario. El mito continúa con la tercera parte, que está representada por el mito del hermafrodita. Hermes y Afrodita es decir la Conciencia Unidad y separados de Zeus en el símbolo del masculino y del femenino, que son los perennes arquetipos inmortales. Tienen un hijo al que le van a dar el nombre de Hermafrodita. Hermafrodita está desnudo, bañándose en un estanque, cuando una Ninfa lo ve y se enamora inmediatamente. La ninfa entra en el agua del estanque, y se aferra al cuerpo Hermafrodita que, aturdido, no sabía qué hacer y casi intenta sacudírsela. La Ninfa pide ayuda a los Dioses y, enamorada de Hemafrodita, quiere fundirse con él para siempre. El milagro sucede y Hermafrodita se convierte en la fusión de 2 cosas diferentes. Ahora el ser masculino y femenino emerge desde el estanque y se siente diferente. Él sabe que todos aquellos que se bañan en el estanque, que utilizarán la Mente (arquetipo del agua) del modo correcto, pueden unificar su lado masculino con lo femenino. Mientras que el Andrógino es un macho hembra completamente inconsciente de serlo, el Hermafrodita sabe que es a la vez macho y hembra y se convierte en el representante del Hombre Nuevo, que es el que unido en su TCT interno ánima, mente, espíritu, en un único ser que no conoce la dualidad y la sabe administrar. Este ser a pesar de ser macho y hembra juntos, decidir si puede ser, o ser una parte de sí mismo.
Es lícito preguntar cual es la representación científica de este mito. Esta representación está contenida, en nuestra opinión, en la evolución biológica del ser humano. Para entender más, tenemos que echar un vistazo a nuestros cromosomas y observar cuidadosamente.



Los cromosomas de la especie humana son 23 pares, es decir, hay 22 más un cromosoma XX para el género femenino y un XY para el masculino. Sustancialmente el número 23 no es un número que sigue la geometría evideónica arquetípica, para el que la fórmula "3n + 1", establece el número de operaciones geométricas que construyen lo Virtual. El número arquetipo sería 22 (poniendo n = 7).
Este número representa el número de operadores (arquetipos) que operan en la Virtualidad, más un arquetipo que contiene la instrucción para todos los arquetipos (El arquetipo de los arquetipos). Por ejemplo, en biología hay 21 aminoácidos y un ADN que contiene las instrucciones para todo el conjunto de los aminoácidos. En el mito existen 22 letras del alfabeta hebreo donde la Aleph es la representación del Todo. Las letras del alfabeto hebreo ya han sido históricamente correlacionados con aminoácidos mitológicos por diferentes investigadores, incluidos nosotros, en tiempos pasados. Las letras del alfabeto hebreo tienen unas correspondientes en el tarot egipcio, donde las veinte cartas principales se completan con la carta del Loco, que representa el arquetipo de los arquetipos, y así sucesivamente. Así los cromosomas que están hechos de ADN deben llevar en su interior esta información y, básicamente, son 22. En vez de eso existe el 23 par que puede ser XX o XY, y que determina el sexo en los seres humanos. La biología sabe que en los albores de la vida en este planeta el ser humano que vivió aquí era básicamente asexual. No existía, por lo tanto, el 23 cromosoma.
El mito contiene dentro de sí las señales de entender cómo se formó este cromosoma.


¡Dime todo acerca de tu cromosoma Y!

La ciencia convencional no tiene la menor idea, ni sobre cómo o cuando nacen el par de cromosomas X e Y, como se puede ver fácilmente de una búsqueda rápida. El mito, que, sin embargo, no se equivoca nunca, excepto cuando estamos interpretando con poca conciencia, nos puede ayudar a resolver el problema.
Dicho en términos científicos el mito no es difícil. El cromosoma X e Y, fueron una vez un solo cromosoma que se dividió en 2. Uno de los veintidós cromosomas primordiales probablemente, poseían cromátidas muy largos, con respecto al centro de unión (centrómero) entre el par de cromosomas y, a través de un conocido proceso que en realidad puede suceder, las dos cromátidas han formado otro centro de conexiones (centrómero).
En posterior intento de producir el proceso de doble entrecruzamiento (otro proceso conocido), donde partes de cromátida rompe para adherirse a otro cromosoma, el cromosoma así obtenido probablemente, se dividió en 2 partes, como se muestra en el patrón tridimensional siguiente, a partir de la izquierda e yendo a la derecha del diagrama.



Este proceso, especulado en estos términos, no es fantasía, sino que respeta la regla de simetría ligada a todos los procesos bioquímicos que conocemos. También sigue perfectamente el mito que dice cómo el cromosoma generador (el segundo en el diagrama a partir de la izquierda, que tiene 2 centrómeros), se compara con la correspondiente ser con cuatro brazos y cuatro piernas, que participa en la división. Se puede ver todo esto teniendo en cuenta que este cromosoma es la representación simbólica de un hombre y una mujer tomados de la mano como 2 trapecistas cuando están en su ejercicio.



Así es como los dos sexos humanos, a través de una serie de pasos bioquímicos que existen realmente, producirán la dualidad final. El macho y la hembra, cada uno con su interior, los mismos orígenes comunes, que experimentarán por separado en la virtualidad. Estudios recientes de la física cuántica, aplicados a los modelos biológicos, ponen de relieve cómo la existencia de dos cromosomas, tales como el X y el Y, son una prueba de la dualidad del Universo Virtual. Al igual que el ADN es una expresión compleja de la geometría evideónica, los cromosomas, que son filamentos de ADN, utilizan las mismas reglas geométricas. La evidencia que sustancialmente existe una sola geometría del universo parece claro en la observación de sistemas biológicos complejos.
(M. Martin, Bernoulli, 761-777, 5(5), 1999).



Por ejemplo, los procesos de división celular siguen claramente la geometría evideónica, reproduciendo el diseño del fotón y el antifotón con sus características simétricas.

Además de las estructuras megacariotidas en la sangre humana, se han agregado siguiendo estructuras evideónicas.



En el mundo de la física atómica, como en biología o en astrofísica, la dualidad evideónica está representada de modelos fácilmente asimilables a los obtenidos por nosotros en nuestros artículos, con el fin de resaltar la geometría de la estructura de la materia.

http://spaceandhistory.blogspot.it/2012/07/statistical-indifference.html



Estructuras etamesonicas representadas con la geometría evideónica.

La estructura de los elementos de la tabla periódica está pintada en una forma totalmente nueva por algunos investigadores, diseñando en la práctica los elementos, como si estuvieran en el Evideon fractal capaz de poner en evidencia no sólo la estructura externa de los electrones, sino también la del núcleo de tales elementos.

http://www.circlon.com/



Pero será en la propia Tabla Periódica de los elementos donde vamos a empezar a profundizar nuestro análisis sobre la simetría evideónica.


La Tabla evideónica de los elementos químicos

Al inicio de los años 900 Mendelejev trató de racionalizar las propiedades de los elementos químicos, estructurarlos en una tabla con filas y columnas. Los elementos así definidos se caracterizaron por filas y columnas que determinan la posición, que establecen la propiedad química que es la reactividad.
En particular, siete filas establecían que los elementos se dividieran por el número de electrones y distribuidos enérgicamente en base al número cuántico principal n (que va de cero a 7). Había entonces 8 columnas que esencialmente establecen el número de electrones que cada elemento poseía en el último nivel cuántico n. Hoy en día esa tabla en forma evolucionada, y con el descubrimiento de nuevos elementos pesados aparece como sigue.



Muchos químicos de hecho, en los últimos años han tratado de describir de manera más eficiente las propiedades de los elementos químicos, la organización de ellos con diferentes criterios, como se ha señalado por algunos pocos ejemplos dados aquí.
Las hipótesis más extravagantes se han puesto a la consideración de químicos pero aún quedaba el problema de la simetría del diseño en sí.
Además, los elementos definidos Lantánidos y Actínidos, parecían salir desde del plano de la tabla original, creando una especie de "bombolla" asimétrica.

De hecho, a tientas para fijar los elementos en un plan espacial no es correcto porque viven en un plano espacio-tiempo; extruido en el eje de las energías. En otras palabras, los intentos de simetrizar los elementos en el espacio que también existen en el eje de las energías y especialmente en el eje del tiempo; era prácticamente complejo, a menos de no pensar que la tabla, como sabemos, era una proyección sobre un plan espacial, de algo que existía en el universo evideónico polidimensional.

En este contexto, los elementos se caracterizaron por una localización espacial, una temporal y una energética en el dominio evideónico, que se coloca formalmente en una superficie cónica, como las bandas horizontales, uno encima del otro que deberían representar la cuantización de la energía, que compite a cada elemento, basado en el valor del número cuántico principal n.



En el plano, esta disposición, tomaría la forma dibujada a la derecha del observador y podría ser visto como una disposición cónica en 3 dimensiones o, a lo sumo, un triángulo en 2 dimensiones.
En verdad existe alguien que, sin darse cuenta, trató de poner los diferentes elementos de la tabla en la simétricamente correcta posición. Y como de costumbre la primera tabla histórica de los elementos que siguen esta estructura, que se remonta a una visión alquímica, "interior" de la virtualidad.



En las nuevas versiones, la tabla periódica, tomó esta forma :



En esta última visión, se nota como se trata de disponer los elementos químicos en avanico, por lo que asegúrese de reemplazar las columnas y filas de la disposición original Mendelejev con una disposición radial. Sin saberlo, es como si el autor de esta tabla sintió la necesidad de transformar las coordenadas cartesianas a coordenadas polares de un espacio en el que poner los diferentes elementos.
Otros autores sienten la necesidad de espiralizar en 3 dimensiones, la posición de los elementos químicos poniéndolos en una espiral que, por cierto, tendría un paso relacionado con la Sección Áurea.



Se llegará al final a proponer una visión cónica de la tabla periódica de los elementos, pero teniendo en cuenta que no van a cubrir toda la superficie del cono, pero que dejarán una punta extrañamente vacía.
Sin darse cuenta nos estamos acercando a la pantalla correcta y completamente simétrica de la tabla periódica.



Como se esperaba en el Evideon de hecho, los elementos, como el resto de la virtualidad entera, se colocan sobre una superficie cónica que se define sólo con respecto a la octante de nuestra existencia. De ello se desprende que los elementos se colocan en esta superficie que no cubre todo el cono debido a que una parte de ella está en el dominio de otro octante. A medida que el cono se expande, su circunferencia se hace más amplia dando lugar también a los Lantánidos y los Actínidos que están situados de modo que tienen una colocación simétrica. Y al final el resultado final que se muestra a continuación es la llamada mesa evideónica de los elementos químicos que vemos transpuesta en 2 dimensiones, como un triángulo, pero, en realidad, muestra la posición de los diversos elementos, distintos no sólo para valores de energía y la espacialidad, sino también la temporalidad. La tabla asume el caso de una simetría plana porque el espacio y el tiempo se distribuyen por igual en el universo evideónico (velocidad de la luz en unidades naturales iguales a 1 : n.d.a.).



Uno no puede dejar de notar algunos de los aspectos de simetría de dicha disposición.



Mientras tanto, el número total de elementos químicos proporcionados con esta disposición es exactamente 128, como ya se prevé en un trabajo previo (Evideon 3). Del número total de posibles elementos de nuestro universo existe todavía un debate pendiente. Algunos autores creen que el número de elementos químicos no puede exceder el número de 137 (límite predicho por Dirak) mientras otros asumen que hay una isla de estabilidad lo que elevaría el número probable de los elementos a 173.
Los elementos previstos por nuestra disposición son 128. Se han descubierto y verificado 116 y tal vez 117 (elemento que aún no está totalmente aceptado por la comunidad científica). Sin embargo, la simetría es el derecho a existir y para regular todo el universo se estima que los productos químicos no pueden ser más de 128. En este contexto, sería posible comparar cada elemento químico a un color o a un heptagrama del I Ching.
De hecho querer asignar a cada heptagrama un elemento químico que es un símbolo con 7 y no 6 líneas, incluyendo continuas y discontinuas, nos encontramos con que hay 128 posibilidades, ni una más. Las 7 líneas del I Ching representan los 7 niveles de energéticos del átomo de Bohor.


La simetría idéntica en las representaciones de la virtualidad.

Los diferentes modelos de representación de la Programación Neuro-Lingüística (PNL) son, pues, reducidos a una simple matriz, idéntica para todas las cosas. Analizamos el modelo del I Ching, el de la tabla periódica de los elementos, el de la estructura de los objetos biológicos y la de la estructura subatómica. En estas imágenes que siguen, nos encontraremos con los intentos de unificar la visión de estos mundos.



Todos estos modelos tienen la misma estructura básica, construida sobre la "dual". En el centro del espacio descriptivo del todo, hay siempre 2 objetos, que pueden ser el Litio y el Hidrógeno con respecto a la tabla periódica de los elementos, el Yin y el Yang para el I Ching o los segmentos continuos y discontinuos, o el cromosoma X y el Y para la biología, o las dobles interacciones en los enlaces en el puente de hidrógeno, trás las 4 bases nitrogenadas del ADN, y así sucesivamente.
Pero en el caso de los principales componente subatómicos, la física atómica, se centra en un solo elemento : el bosón de Higgs.



Así, para la física la partícula base, núcleo único del que nace todo el universo, lo que equivale a decir que todas las miles de otras evidencias serían un error. Porque en lugar del universo virtual aparece el dual, y aquí no hay más dudas, ya que la geometría y la conservación de la simetría son claras, es evidente que el bosón de Higgs, incluso desde un punto de vista puramente estéreo-físico, no existe .
En todo caso, no habría la fusión de una cosa y de una anticosa con un plano de simetría preciso.
Y mientras el bosón de Higgs está solo en un lado de la Tabla de las Fuerzas, la naturaleza parece poner en juego al físico poniéndoli bajo de la nariz, espejo, esas geometrías que, a menudo, no ven una falta de adquisición de conciencia.




La magica simetría de los números evideónicos

El significado de los números, en la visión evideónica de la realidad virtual, es más compleja que la visión correspondiente simplemente matemática. En el mundo evideónico el número tiene más significado. En primer lugar, un número compuesto de cifras manifiesta su propiedad si observamos el número en sí pero también observando las diversas cifras que componen el número. En este contexto, las diferentes cifras del número evideónico representan vectores con determinadas características geométricas, que básicamente representan las coordenadas, en el dominio espacio temporal energético, de ese "algo" que el número, en su totalidad, tendería a representar.
Los números evideónicos son sólo 360 y van desde el valor de 1 al 360, con la exclusión del valor 0 (cero, que representa la nada y por lo tanto es irepresentable). El mismo concepto de número era propio de los Babilonios que tenía una matemática basado en el número 6, pero no tenían el cero. Cada vez que tenían que representar el cero, no escribían nada, sino que saltaban un espacio.
Este sistema prevé que existen 359 espacios entre un número y otro desde el primer número que existe que no es el cero sino el 1.
Todos los 359 espacios, por tanto, representan diferencias de valor que son sólo números puros y se pueden representar como ángulos de un sistema sexagesimal al que le falta el valor cero.
Estos valores angulares que describen el evento, es decir la realidad virtual, bastan para describir el Todo.
Por lo tanto, en este punto de vista, el número 3 representa un vector que vale 3, que se puede describir como un segmento de longitud 3, el largo de la dirección 3 que se llama 3.
Todos los números evideónicos son números absolutamente puros.
El universo evideónico se expresa sólo por números puros y las unidades de medida son arbitráriamente añadidas por nuestra percepción mental y son puramente virtualmente una imagen de nuestra mente de cosas que sustancialmente no existen pero que el cerebro humano interpreta de esa manera.
El universo de hecho, no siendo local no tiene cosas para medirse.
Los números que nos rodean, parecen ser las medidas de la virtualidad, pero en realidad sólo miden la percepción que se tiene de una realidad imposible de medir, porque no es local.
Si las cosas son así es evidente que en los números de la física moderna y de las medidas que se efectuan de la virtualidad, tenemos que encontrar todos los 359 números, y los 359 segmentos del universo comprendidos en los vectores evideónicos. Los vectores evideónicos son 9 y están representados por los números 1,2,3,4,5,6,7,8,9.
Esos dan origen al Espacio del color y de los sonidos que ya hemos hablado ampliamente en trabajos anteriores y del que se parte para mostrar cómo, en esos números, existe la visión, el arquetipo por un lado, pero por otro fractal, de la totalidad del universo virtual que se puede medir, a través de la percepción de la mente.



En estos números, y especialmente en las cifras que los componen, está la descripción de todo el universo, y para averiguar, simplemente hay que tener la paciencia de jugar con ellos, teniendo presente que todo tiene que ser geométricamente simétrico.


El Espacio de los Sonidos, la Pi griega y la Sección Áurea

Observamos los números que representan el Espacio de los sonidos y comienzamos a hacer la relación entre los 2 números que representan los extremos de los 3 ejes cartesianos que representan el espacio, el tiempo y la energía potencial y vemos una simetría numérica sorprendente.

11247,48 / 355,67 = 31,6233
3556,72 / 112,47 = 31,6238
1124,76 / 35,57 = 31,6210

Se dará cuenta de inmediato que, de manera completamente inesperada, los valores de las relaciones de los números colocados en los extremos de los ejes es siempre extraordinariamente el mismo a excepción de pequeñas diferencias, que dependen solamente de la aproximación matemática de la última cifra, pero que en realidad no existe .
Además, los valores al cuadrado de cada número, a pesar de ser un número diferente, posee dentro de sí mismo, siempre las mismas cifras.

35,572 = 1265,2249
355,672 = 126501,1489
3554,742 = 12636176,4676
112,472 = 12649,5009
1124,742 = 1265040,0676
11247,482 = 126505806,3504

Todo esto significa que las cifras que componen el número son más significativas del número dado y que este número representa un grupo de cifras que representa, a su vez, los grupos de vectores que, por supuesto, siendo el universo evideónico un fractal, se repetirán hasta el infinito, ya sea que mire mi Universo evideónico desde la derecha, desde la izquierda o de arriba a abajo.
Los números grandes y pequeños estarán, por tanto, constituidos por las mismas cifras porque un ladrillo grande será construido de tantos ladrillo iguales al ladrillo grande pero más pequeños.
Hay que subrayar una vez más que las diferencias numéricas que aparecen están relacionadas con 2 tipos de aproximaciones : una llevada a cabo por el calculador y la otra generada por el hecho de que hemos tomado aguas arriba, los valores, para construir el espacio de los sonidos, que varia de 20 a 20.000 Hz. Estos límites son aproximaciones de valores muy similares a los virtuales, de los cuales representan una aproximación perceptiva. En este contexto, los valores obtenidos y las similitudes entre las cifras de un número y el otro son impresionantes.
Pero hay más. El informe que llamaremos n, entre el valor mayor y el menor de los 2 números puestos en los extremos de un eje, se encuentra su valor de 31,623 partes.
El inverso de ese número (1/n) posee, como valor, el valor de 0,031623 ...
En otras palabras, si divido el valor más grande por el inferior o hago lo contrario, obtengo un número fractalmente descrito por las mismas cifras o vectores. Una vez más mirar el Evideon del Espacio de los sonidos de arriba a abajo, de derecha o de izquierda es formalmente idéntico.
Debe tenerse en cuenta que sólo hay un número que tiene estas características y es

n = (1000)1/2 = 31,62278

pero hay otro que tiene características similares y al que nos referiremos más adelante, pero que ahora es oportuno ponerle un ojo.

(180)2/3 = 31,87976

El valor del ángulo 180 al cuadrado y extraida la raiz cúbica, se asemeja extrañamente mucho al fatídico valor de 31,62 que representa la relación entre los dos extremos de un mismo eje, dentro del Espacio de los sonidos. Pronto vamos a preguntarnos por qué ocurre esto y qué significado dar a esto, sabiendo que todos los números expresados del mundo evideónico son sustancialmente ángulos.
También podemos escribir y verificar que

n/π = 2Φπ = 137/13,5

Se puede fácilmente darse cuenta de cómo esta ecuación puede ponerse en función del Pi griego (π), la Sección Áurea (Φ) y la Constante de Extructura Fina del universo α (c.a. = 1/137) con una aproximación muy tentadora.
Esta fórmula es la representación de la extensión de la misma fórmula expresada en nuestro trabajo anterior titulado "Evideon 2" y también tiene en cuenta el tamaño de n, como un parámetro que representa la amplitud del universo en el espacio, en el tiempo y a lo largo del eje de la energía potencial (el eje vertical del Evideon), en el Espacio de los sonidos.
Se nota sustancialmente que el valor de π es una constante variable, se tiende a sostener que tal valor aparece constante sólo por la relación entre 2 constantes variables en un rango aparentemente pequeño que permite que tanto la Sección Áurea como la Constante de Extructura Fina oscilen. La relación numérica entre estas dos oscilaciones, es constante. Si las cosas fueran realmente así, los valores de n, Φ, π y de α, estarían en una estrecha relación entre ellos y el cambio del valor de una de estas constantes, afecta a todas los demás, excepto π, que se define con precisión constante variable. En palabras más simples el famoso 3,14 variaría en un rango de valores lo suficientemente cerca del valor clásico de 3,14, pero, dentro de este universo tal como lo conocemos no.
Si las cosas fuesen tan numéricamente descriptibles, el universo evideónico relacionaría el número n con las principales constantes adimensionales conocidos en la física y vincularía el Todo al número 13,5, que representa el número evideónico por excelencia (ver Evideon 2).
Así que si el producto de la Sección Áurea por la Pi griega representa un ángulo radiante :

n/2π = πΦ

imponiendo a n el valor de 31,623 o 31,879 o 32,000, vamos a tener un valor de la Sección Áurea como 1,620 o 1,615 o 1,621, respectivamente.

Pero hay otras observaciones que formular y uno de ellas está dada por el hecho de que el número 32 representa un número entero bien definido que nos hace plantear la pregunta de por qué, el universo evideónico, que está hecho de 9 simples números, esté caracterizado por los números como la Sección Áurea o la Pi griega, que probablemente son números irracionales. Así que pensamos por qué el Evideon no debe caracterizarse por una relación de números que describen los 2 extremos de cada eje, con un número entero como 32 en lugar de mostrar como aspecto intrínseco de sí mismo un 31,... algo indefinido.
Esto es porque el valor de la Constante de la estructura fina del universo expresada por el número que representa su inversa, oscila fundamentalmente entre 2 valores que son el 136 y el 138, (como se muestra en nuestro trabajo anterior titulado Evideon).
En consecuencia todas las otras constantes relacionadas con este valor, a su vez, se caracterizan por una serie de existencia que caracterizan a una ventana de valores de oscilación.
Además, trabajando con los valores numéricos se muestra que :

πx137,5 = 432

además el valor f/n cuando f=432 y n=32 forma la relación :

f/n = 13,5

Dado que el valor de 13,5 es una constante fija se puede suponer que variando f variará en consecuencia también n. Pero, ¿qué significaría esto?
Esto significaría que existe una relación entre el número 432 y la Pi griega, la Sección Áurea, la Constante de estructura fina y el número n.
En palabras sencillas, si el universo fuese descrito por la relación entre el número del Espacio de los Sonidos (pares de valores extremos de los 3 ejes divididos 2 a 2 entre ellos) igual a 32, el número 432 es un número enorme. Muchos autores más o menos New Age, argumentan que la música debe ser afinada a 432 Hz y los cospiracionistas sostienen que tal frecuencia ha estado oportunamente modificada con una afinación a 440 Hz porque si se escuchara la música en 432 Hz, nuestra Conciencia volvería a despertar y nuestros gobernantes ya no podían manejarnos como marionetas aturdidas por frecuencias no armónicas con el universo.

Como de costumbre, vemos que alrededor de un número interesante, contenido en la estructura evideónica, va a construir una serie de tonterías, con el objetivo de prevenir que la verdadera naturaleza de la virtualidad se comprenda y así manipular adecuadamente. Mientras tanto, hay que recordar que todos los números evideónicos son ángulos y tales ángulos son, aguas arriba de esta definición, los números puros.
Así, inicialmente el número 432 no es una frecuencia pero representa también una frecuencia, que se considera en relación con los números que vienen del Espacio de los Sonidos. En otros términos, es posible que una frecuencia hipotética de 432 Hz constituye una frecuencia armónica con el Universo evideónico, si la relación entre algunas de sus constantes proporcionaran el valor de n=32.
Es decir, si nuestro universo se distorsiona, habría números complicados que describirían como lo vemos, pero si la constante de estructura fina, expresada por su valor inverso era 137 y no 137,03 ... si la Sección Áurea fue de 1,62 y no 1,618033 ... si n valía 32,00 y 31,62 ... etc. entonces 432,00 podría representar el número que, cuando se multiplica por un factor numérico unitario, que contiene sólo la unidad de medida frecuencial (1/tiempo) podría representar la frecuencia a la cual oscila el eje de las energías del Evideon.
Por lo tanto, la fórmula final del universo evideónico se convertiría en la siguiente :

f/n = 13,5 = α-1 / (2πΦ)

Por lo tanto mediante la variación de f variará también n pero variando α variará, en consecuencia, también Φ.
En una sencilla tabla vemos algunas de estas variaciones.


α-1nΦf
136,031,6491,6033427,26
137,031,8811,6151430,40
137,532,0001,6210432,00
138,032,1131,6269433,54
ΔαΔnΔΦΔf
20,4640,02366,28(2π)

Es interesante observar que las oscilaciones de los diferentes parámetros en el caso del valor de f y de α-1, oscilan entre los valores 2 y 2π respectivamente. También se puede notar que si colocamos el valor de α-1 igual al valor de 137,03 que corresponde al valor declarado actualmente de la física, se obtiene un valor para la Sección Áurea igual a 1,6155.


El universo oscilante

¿Qué tienen estas oscilaciones de las constantes tales como la Sección Áurea, la Constante de la Estructura Fina y el valor de la frecuencia f, manteniendo los valores de la Pi Griega y de la constante evideónica a 13,5?
La explicación parece ser sólo una : el universo evideónico no es perfecto.
El cono cuya base (circunferencia) representa la velocidad de la luz en unidades naturales (ver Evideon y Evideon 2), oscila a lo largo del eje de la energía a medida que gira a su alrededor. Este movimiento, también debido al hecho de que este cono no es perfectamente vertical al eje de las energías estando ligeramente inclinado, produce una serie de vibraciones que hacen variar la constante universal en torno a un valor que sería un simple número y no un número irracional.



Esta distorsión del cono del Evideon, descrito en el trabajo anterior, produce, con su movimiento, una constante varianza en el universo evideónico, haciendolo variable es decir VIVO : de hecho, si todo fuera perfectamente simétrico, es decir, el cono del Evideon fuese perfectamente vertical alrededor del eje de la energía potencial, su rotación alrededor de dicho eje, no produciría ninguna variación dentro de las constantes universales que, no vibrando entre 2 valores harían al mismo universo invisible, es decir, sustancialmente detenido por ser inmutable.

Si el universo evideónico fuese perfecto no existiría : esto se manifiesta y es decir vive y toma forma porque oscila, vibra y, esta oscilación es tanto en el espacio y el tiempo cuantísticamente circular.
Así que nuestro universo se manifiesta una disimetrización que ese espejo se refleja en el universo con el que compartimos un centro de inversión.


Las frecuencias, el tiempo y el espacio

El número 432, así como, los significados desarrollados antes, puede ser considerados como una frecuencia, pero, como hemos dicho al principio de esta parte, un número evideónico (divisible por 9) formado por tres cifras que representan los tres vectores. Los tres vectores si se colocan en el espacio a 90 grados entre ellos darán un vector suma, que según los cálculos triviales parece estar dado por :

(42+32+22)1/2 = (29)1/2 = 5,38516

Si nos fijamos en las cifras de estos números encontramos que la frecuencia de ánima, mente y espíritu, extrapolados en trabajos anteriores que son 8,13, 11,24 y 9,63 dan como su suma 29, sujeto a las aproximaciones mínimas relacionadas, por ejemplo, a los valores máximos y mínimos de frecuencias audibles por el oído humano.
Todos estos números, en origen son números puros, pero se convierten en frecuencias si la virtualidad de todos los días los consideramos tales.
Así que si el universo fuese armónico los 3 valores en que percibimos el mundo evideónico estarían en resonancia con el 432.
Pero el atento observador no del número sino de las cifras que lo componen, aspectos de los vectores que describe el Evideon, podremos notar como el número 5,38516 sea muy similar al número que la física moderna asigna al tiempo de Planck, así como las cifras que componen la Sección Áurea son muy similares al número asignado al valor de la longitud de Planck.

Tiempo de Planck 5,391x10-44 seg. contra 5,38516
Longitud de Planck 1,6162x10-33 m. contra 1,6155 (con α-1 = 137,03)

La Sección Áurea es un segmento y por tanto regula el eje del espacio del evideónico mundo virtual. No es casualidad que el semieje del espacio está fuertemente ligado a la Sección Áurea del universo no distorsionada (tal semieje vale 852-528 = 162).
Si los valores de la longitud y del tiempo de Planck fueron sugeridos por nosotros y es decir la velocidad de la luz fue dada por el valor de la Sección Áurea, dividida por la suma vectorial de los 3 vectores 4,3 y 2, que asumiría el valor de 300.000 km./seg., no es extraño que sea el valor calculado hoy por la física moderna.
Esta observación nos hace reflexionar sobre 2 aspectos del mundo evideónico : el primero de ellos está relacionado al hecho que los números no son importantes, sino las cifras que componen los números porque representan los componentes del vector derivado del Evideon que construye un mundo fractal. En este contexto, todas las constantes universalmente más conocidas de la física, deben ser números que tienen cifras precisas. Los números importantes de la física deben ser recuperables a partir de los vectores evideónicos.
La segunda observación está relacionada con el valor de la velocidad de la luz medida experimentalmente. Tiene un error que instrumentalmente hablando se acerca al valor de 300.000 km./seg., incluso a un posible valor correcto, pero lo interesante está en el hecho de que hay más de un límite medible, la velocidad de la luz nunca mostrará su verdadero valor si es realmente lo que propusimos (3 es un número evideónico). Se podría pensar que, si existe el espacio y el tiempo bastaría hacer recorrer a la luz un camino espacial muy largo de modo que el error se pueda distinguir de la medición cuando el camino es más corto.
El error que habría en un camino a lo largo de la longitud de Planck, sería la mitad de ese error que dio lugar a una doble vía; pero, mientras tanto, el error en la medición del tiempo vendría de paso y desde el eje del espacio y del tiempo, de este universo, son iguales, la relación de estos errores sería siempre unitario. Desde otro punto de vista, como el universo no es local nada en realidad se mueve. En todo caso, hay fotones de los que somos conscientes que están activados por nuestra conciencia. El error en este contexto no local del universo se da del tiempo de encendido de los fotones que construyen la virtualidad. Ese error es una constante fija para cualquier fotón y es una medida que depende sólo del tiempo de conversión del fotón en antifotón. Este es el tiempo necesario para que se encienda el fotón, y el tiempo necesario para que el antifotón se convierta en fotón, es el tiempo necesario para que la conciencia adquiera conciencia de su propia creación, en lo virtual. Este tiempo es sólo el tiempo de Planck, que es también el tiempo virtual en el que todo el universo se manifiesta.
Por lo tanto, junto a la fórmula general

f/n = 13,5 = α-1/(2πΦ)

podemos añadir otra forma de escribirla que es

13,5 = [α-1]2/(2fΦ)

De estas 2 expresiones, es evidente que la variación de la Constante de Estructura Fina, varía la Sección Áurea pero, al variar la Constante de Estructura Fina, varía también el valor de f y estas variaciones concertadas hacen que el valor de la Pi Griega siempre permanece constante.


La Roca (Universo) es un Reloj (Rock is a Clock)

Con esta frase, los físicos quieren decir que todo el universo material oscila, y esta oscilación representarían un reloj, un péndulo, cuya frecuencia representa la respiración de la materia.

http://science.sciencemag.org/content/339/6119/554.full

La oscilación de las constantes adimensionales que componen el pivote numérico en el que se basa, la realidad virtual, representa entonces la vida del mismo universo, pero dice también que esta oscilación es entre 2 puntos : uno inicial y uno final, que se repiten de forma continua.
Desde un punto de vista puramente temporal todo parece estar estrechamente ligado al concepto de tiempo circular, donde por lo tanto, un evento pasa de una fase inicial a una fase opuesta para volver a la inicial. Si todos los objetos dotados de masa, para la física moderna, están vinculados a una oscilación, a su vez vinculada a la frecuencia de De Broglie, es el momento de cada objeto material venga marcado por un ritmo universal donde todo es cíclico y se repite, tanto en el macrocosmos como en el microcosmos, sin interrupción.
La física expresa este concepto con fórmulas.
Partiendo del principio de incertidumbre de Heisenberg, que dice que

Δt ΔE = h

y sabiendo que

2E = mc2

podemos escribir que

Δt Δm = 2h/c2

Esta estructura representa el concepto de frecuencia de Compton que representa el tiempo que muestra la presencia de una frecuencia de oscilación de una masa m.
La mitad de la oscilación, para pasar de una fase A a la opuesta B sera por lo tanto

Δt Δm = h/c2

En pocas palabras, no existiría la masa, pero oscilaría entre dos valores, m1 y m2, en un tiempo t1 a t2.

Este concepto se ha tomado de Donatello Dolce, físico de la Universidad de Urbino, que ha publicado numerosos trabajos de física cuántica en prestigiosos revistas científicas internacionales demostrando, sin una sombra de duda científica, que el tiempo es cuantísticamente circular. (Introduction to the Quantum Theory of Elementary Cycles (Donatello Dolce) en (Beyond Peaceful Coexistence; The Emergence of Space, Time and Quantum) traducida por Ignazio Licata (and literature cited therein)

http://www.worldscientific.com/worldscibooks/10.1142/p1045


La percepción de la indeterminación cambia

Este es un ejemplo de cuanto he sostenido en nuestros artículos anteriores, donde hice hincapié en que somos los creadores de nuestro universo. En ese contexto, ver y sentir el mundo como lo creamos sin saberlo, y se nos aparece como creemos que debería ser. En adelante la línea virtual de tiempo, nuestra comprensión, se modifica y, siguiendo la entropía, que es una medida de la conciencia, aumenta. Por tanto, vemos las cosas que hemos visto antes en una perspectiva diferente. El territorio no cambia pero no cambia sólo la percepción de la misma, sino el significado de una fórmula que en un tiempo quería decir una cosa y ahora dice otra. En el caso de la estructura del principio de indeterminación de Heisenberg, el término Δt o Δm había estado considerado como una incertidumbre mientras Compton lo examina bajo la forma de oscilación bien determinada. La fórmula no cambia, pero el concepto fundamental de conciencia de esto aumenta con la entropía del universo.



No existe ninguna indeterminación si somos conscientes del universo que estamos creando.

La demostración, ahora científicamente probada, que el tiempo del nuestro universo sea localmente circular es una prueba final. El concepto de localidad y circularidad del tiempo son 2 conceptos que no están en conflicto entre sí, desde un punto de vista de formalismo matemático, ni desde el punto de vista geométrico (simetría). Decimos que de hecho vivimos en una circunferencia isócrona que cambia continuamente, quiere decir también que existe sólo un tiempo, el presente.


Cuando Pi Griega llama, la Sección Áurea responde

Pi Griega y la Sección Áurea están unidas por diversas fórmulas que tienen en su dentro, la información evideónica.
En esta sección vemos algunos que han llegado a la luz elaborando, entre ellos, algunos parámetros numéricos evideónicos.



Un primer informe interesante relaciona que nuestro aviso no es casual y viene dado por la siguiente fórmula :

Siendo
Frecuencia de la mente = F1
Frecuencia del espíritu = F2
Frecuencia del ánima = F3

[F1+F2+F3]/(42+32+22) = 1
[(F1)2+(F2)2+(F3)2]/(42+32+22) = π2

El pequeño error en el valor de π depende de las aproximaciones de los valores de F para los diversos componentes. Esto nos da a entender como efectivamente el número 432 es un número evideónico (divisible por 9) fundamental y fuertemente ligado a 3 valores de frecuencia calculados ambos con el número del espacio de color con el número del espacio de los sonidos (ver Evideon 1 y Evideon 2).
Otro cálculo es el siguiente

[2πx243/360]1/3 = 1,61868

Esta fórmula también se puede expresar de un segundo modo :

π2= [(1802/3]/2Φ

Un comentario a esta fórmula es necesario porque no sólo pone en evidencia una fuerte relación entre la Pi Griega y la Sección Áurea y los números evideónicos sino también pone de relieve el hecho de que hay una clase de Pi Griega que es cada vez más dependiente de una relación entre las otras 2 cosas. Estas 2 cosas son, por ejemplo, la Sección Áurea y el valor de un ángulo. Las oscilaciones en la Sección Áurea corresponden a oscilaciones en el valor del ángulo a fin de que, por una parte, el valor de la Pi Griega constante depende de 2 variables (Pi Griega, por tanto, es una constante variable), pero también nos damos cuenta de que algo en las cifras de los números que utilizamos no es perfecto.
Por ejemplo, en la segunda fórmula propuesta, forzando el ángulo plano de 180 grados para asumir que el valor también significa obtener una Sección Áurea con el valor de 1,6150.
Esta pequeña discrepancia aunque nos recuerda que, si bien todos los números evideónicos son ángulos (y es por eso que las fórmulas que unen la Pi Griega a la Sección Áurea apuntan a los valores de 360 y 180, respectivamente, los valores para el ángulo de giro y el ángulo plano del sistema sexagesimal), no existe el ángulo cero (0).
Si sobre 360 grados se introduce el error de un grado o sobre 180 de medio grado, todo vuelve a perfectamente.
También se observa que en la primera de estos 2 fórmulas finales, el valor de la Sección Áurea, vale la raiz sexta de 17,987 que se aproxima al valor de número evideónico 1,62. En otras palabras, dentro de la raiz sexta de 18 existe la información de la Sección Áurea. Si se fuerza a la Sección Áurea a tomar un valor evideónico de 1,62 (la longitud del semieje evideónico del espacio y el tiempo se convierte exactamente en 100x1,62.
Aquí (1,62)6 toma el valor de 18,07.
Este valor, cuando se relaciona con el valor del ángulo plano nos hace comprender cómo en el mundo evideónico falta alguna cosa (18,070 a 17,987).
Esto también significa que los ángulos con sus valores numéricos cuantificados fractalmente son 359 y no 360, en el sistema sexagesimal.

Podemos hacer una última observación importante en la fórmula :

π2 = [1802/3]/2Φ

De la observación de la fórmula es evidente que el valor de la Pi Griega al cuadrado depende de 3 parámetros : el primero que vale ½ que representa la dualidad, el numerador representa una doble rotación en 2 direcciones ortogonales, es decir, un volumen esférico expresable con el operador geométrico rotación.
Hacer la raíz cúbica de esta operación significa reducir a una dimensión este operador.
En el denominador se encuentra el valor de un segmento espacial, la Sección Áurea, que representa el operador divergencia.
Nos enfrentamos todavía una vez a 2 operadores de uno, la rotación, que tiene que ver con la parte temporal y la otra la divergencia, que tiene que ver con la parte espacial. Y por tanto

π2 = [X2/3]/2Y

podemos construir la siguiente tabla sencilla.


XY
180,001,6150
180,491,6180
180,831,6200
179,491,6120

Por lo tanto el valor de la Pi Griega depende de una relación entre un segmento que geométricamente representa un tiempo y uno similar que representa un espacio. La Pi Griega sería la raíz cuadrada de un segmento que representa el inverso de una velocidad, en un universo en que espacio y tiempo realmente existieron.
Para poner de acuerdo 2 valores importantes, que son 180 y el valor correcto de la Sección Áurea, por lo tanto, debemos asumir que nuestro universo es disimetrizado o, como se supone en las líneas anteriores, el cono del perímetro de la base, representa la velocidad de la luz en unidads de masa atómica (c = 137,...) que está inclinado en un cierto ángulo, de tal manera que la altura de un hipotético triángulo recto, sea el universo sino se hubiera distorsionado tendría un valor de 180, y ahora un valor de 179,50.



La imposición de I = 180, C2 = 179,50 vamos a tener un valor de C2 = 13,5 y un valor igual de γ2 de 4,30, cuya raíz cúbica vale 1,626.
Como se puede observar los valores evideónicos de 180, 13,5 y Sección Áurea están conectados entre sí de manera estrecha y siempre nos dan la idea de que existe una distorsión del modelo evideónico, sin la cual, el universo virtual, no sería visible .
Otra observación interesante, vinculada a la posible distorsión del Evideon, saltó a los ojos durante la redacción de Evideon, el primero de 3 artículos que se ocupan de la estructura holográfica del universo. En ese contexto, se destacó como la Pi Griega y la Sección Áurea fueron extrañamente vinculadas numéricamente por un error, en comparación con los valores actuales adoptados por la ciencia. Este error era idéntico en cifras para la Pi Griega y para la Sección Áurea, pero cambiado de signo.
En ese contexto, también señalo que la relación entre los valores numéricos de los extremos de los ejes del espacio y de la energía dio siempre el mismo número que imitaba la Sección Áurea, que en cambio fue bien expresada por la relación entre los 2 valores relativos al eje de la energía.

741/417 = 1,77697841
852/528 = 639/396 = 1,61(36)

Si el universo fuera simétrico también los valores relacionados con el eje del tiempo (417 y 741) deben comportarse numéricamente como los otros dos pares de valores relativos al espacio y energía.

Pero se puede averiguar, con un poco de asombro, que esta posible distorsión tiene su razón de existir porque :

741/417 – Φ = 1/2π

La diferencia en radianes, vale un grado sexagesimal en 360 grados.

https://it.wikipedia.org/wiki/Radiante


Algunas interesantes relaciones

Hay que destacar que el juego de los números se evidencia cómo

α-1/f = π

que muestra una vez más como la Pi Griega está vinculada a una fórmula en la que 2 variables están vinculadas entre sí de manera que la Pi Griega no varía nunca.
Otra relación interesante es la siguiente :

(13,5)π = 3556,7084

que muestra la estrechísima relación entre la Pi Griega y todos los valores base del espacio evideónico de los sonidos.
La esferoide que podremos representar al universo evideónico tendría un volumen igual a

4/3[π]R1R2R3 = 13,5


En este contexto

R1R2 = (1,62)2 = 2,6244

que correspondería a los ejes del espacio-tiempo de 342 unidades

R3 = 1,23

que correspondería a un eje de la energía igual a 246 y no de 243 unidades El universo evideónico una vez más se distorsiona y el valor actual de su volumen parece ser

4/3[π]R1R2R3 = 13,356

donde

R1R2 = (1,62)2 = 2,6244

y

R3 = 1,215

que se corresponde con el valor de 243 unidades del eje de la energía.
Todavía hay que señalar que :

4/3(1,215) = 1,62

que, en otras palabras, significa que el eje de la energía es actualmente exactamente 3/4 del eje correspondiente del espacio y del tiempo.
También hay que señalar que la relación 4/3 en la fórmula del volumen del esferoide es el mismo número que se deriva de los números evideónicos 528/396 o 852/639, lo que significa una vez más que se necesita, que en este universo, la esfera, tiene un volumen que depende de la amplitud de los vectores del Evideon. En un universo diferente el volumen sería calculado con otras "evidentes" fórmulas.

Otra interesante relación que permite relacionar nuestras medidas en radianes con los números evideónicos que, pese a estar representados como longitudes de los ejes, son, en realidad, ellos mismos, ángulos, y la siguiente :

360/2π = 243/(18)1/2

lo que demuestra que la Pi Griega puede tener una definición geométrica precisa en el mundo de los ángulos evideónicos que se puede escribir de la siguiente manera :

2π = (360/243)(18)1/2 = 1,(48)x4,2426068711928 ...

Por lo tanto, siendo la Pi Griega parece correlacionada con el eje de la energía, así como la Sección Áurea con el plano espacio-tiempo, no podemos escapar a la observación de que, en realidad, la raíz cuadrada de 18 debe ser sustituida por la raíz cuadrada de 17,9873540 .... debido a la habitual "imperfección" de nuestro universo, a través del cual se puede manifestar en la virtualidad.
Otra observación interesante numérica está vinculada a la naturaleza de Φ y de n.

Estos números se caracterizan por poseer cifras que se encuentran intactas en su inverso :

n = 31,62277660168379 ...
1/n = 0,03162277660168379 ...
Φ = 1,618033 ...
1/Φ = 0,618033 ....

Esto se debe a que los números representan conjuntos de vectores que son los ladrillos de construcción con que el universo holográfico y virtual, se manifiesta en forma de fractales, que es siempre idéntico a sí mismo, si se observa desde arriba o desde abajo, desde la derecha o desde la izquierda, desde delante o desde atrás.
Así la Pi Griega tiene dentro de sí la misma propiedad porque su inverso vale

1/π = 0,318309886 ...

que multiplicado por 100 tiene un valor que debe ser comparado con el valor 31,63, que es la relación entre los valores de los extremos de los ejes en el espacio de los sonidos que tiende a n, con sujeción a las aproximaciones a partir de la gama utilizados en los cálculos del espacio de los sonidos (de 20 a 20.000 Hz). También en este caso, parece que el universo tiene la tendencia matemática numérica para asegurar que este valor tienda al número perfecto 32. (ver el valor 432/32 que imita el valor de α-1).
El universo estaría por lo tanto distorsionado dándose vida. El universo no distorsiona su imagen especular tendría dimensiones expresable con números (vectores/ángulos) perfectos y no existirían números irracionales.
El universo no está distorsionada, especulativamente hablando, tendría un eje de la energía dividido en 13 partes superiores (cada una de 864 unidades para llegar al valor del valor de color magenta, igual al número 11.232,00, en lugar de la virtualidad actual que tiene 11.247,48) y las 13 partes inferiores (cada uno de los cuales tendrían un valor de 27 unidades, que proceden de la parte inferior de color verde, con el número 351,00, contra el 355,67 de la actual virtualidad). En ese contexto la Pi Griega asume el valor preciso de 3,12 (número evideónico), ya que nπ = 99,84 (y no 100, teniendo en cuenta que no existe el cero). En este universo, perfecto, pero no evidente, la Sección Áurea, tendría el valor de 1,62 unidades y la inversa de la Constante α, asumiría el valor exacto de 136,4688.


Real significado simbólico de la numerología

Esto, que hemos propuesto aquí, son sólo algunas de las muchas interrelaciones numéricas que conectan los números del Evideon con la principal constante adimensional del universo actual.
Una nota especial debe expresarse en relación con el significado simbólico de la numerología.
La numerología es una pseudociencia que afirma que, dentro de cada número, hay un significado simbólico más complejo y, para tener éxito con las reglas apropiadas, para determinar la clave, que podría ser una buena manera de entender el universo, incluso en las formas de predicciones espacio-temporales.
En este contexto se entiende como la numerología, que también tiene raíces profundas en la historia de la humanidad, representa la necesidad de leer, en número, algo más sobre los mismos. El problema se deriva de la interpretación que el numerólogo intenta dar al número.
La realidad parece estar contenida en la evideónica estructura del universo. Somos los creadores del universo y sabemos perfectamente, pero sin saberlo, dentro nuestro, cómo hemos construido el Todo. Pero el "cómo", lo hemos olvidado y, por lo tanto, cuando nos enfrentamos a hipótesis de conexiones entre número y número o cuando tratamos de vincular a una secuencia de números un significado alegórico, que está dentro nuestro, activamos inconscientemente los recuerdos esfumados que detrás de los números hay algo más, más profunda, pero que somos incapaces de recuperar a través de nuestro parcial conocimiento actual.
Así se desencadena un mecanismo de tipo esquizofroide, el cerebro se pone automáticamente en su lugar, para vincular una causa a un efecto. El intento de traer de vuelta a nuestra mente, los verdaderos valores de los números, se traduce a menudo en una actitud paranoica, detrás de la cual hay una causa real, que se puede expresar en estas simples palabras :
Detrás de los números hay un significado oculto que, cuando no se detecta o se revela, lleva a una actitud paranoica : pero cuando se entiende, expresa la idea que el número no es importante como tal, sino como compuesto por cifras que representan vectores relacionados con estructura intrínseca de la virtualidad misma.
Cuando se mira un número, algo dentro de nosotros trata de recordar esta información y, al no poder sacarla a la luz, se compensa, a través del cerebro humano, con efectos no relacionados con la causa. Estas correlaciones incorrectas, hacen que la ciencia moderna desprecie la numerología, no sólo por el cuidado de investigar la verdadera naturaleza evideónica, sino por el miedo de estar irremediablemente involucrados, teniendo que admitir el hecho de que Nosotros somos los creadores del universo.




El problema de la Unidad de Medida

Los números evideónicos son todos sin unidades de medida. Pero en el mundo virtual, nuestro cerebro percibe el espacio, el tiempo y la energía en forma de unidades medibles. El universo evideónico es un universo no local, donde no hay espacio, no hay tiempo, no hay energía, pero la creación es interpretada por el cerebro como lector de holograma, como si existieran cantidades físicas.
Así las cantidades físicas las crea nuestro cerebro con un mecanismo vinculado a los efectos de percepción.

Tomemos el ejemplo de la velocidad de la luz calculada como la relación entre el espacio y el tiempo de Planck.
En el mundo evideónico este resultado proviene de la relación de la Sección Áurea y la raíz cuadrada de la suma de los cuadrados de los dígitos del número 432. Estos números están libres de la información relacionada con las unidades de medida, pero en el instante en que se decide que la Sección Áurea representa una longitud, esta decisión creativa, decide automáticamente que del número 432 se extraerá la información temporal. La relación entre las amplitudes de los 2 números que están divididos entre sí para proporcionar la velocidad que está determinada por la capacidad de percepción de nuestro cerebro.
Por lo tanto, es razonable pensar que existe una relación entre ver y sentir en nuestro cerebro que se relaciona con las unidades de espacio y tiempo de Planck. En palabras sencillas, parece correcto pensar que entre ver y oír hay una relación perceptiva igual a la que hay, en la fórmula de la velocidad, sí dice que la Sección Áurea tiene que ser multiplicada por un factor de 10-33 y el dividendo la raiz cuadrada de 29, que se multiplica por el término 10-44.
Sustancialmente nuestra percepción del sonido es notablemente más rica de información respecto a la correspondiente información vinculada a la vista por un factor de alrededor de 1011, como se puede esperar cuando se toma la visión de la amplitud del espectro de percepción de las ondas, que nuestra mente elabora.



El espectro de la gama visible va de 400 a 700 nanómetros mientras que el rango audible de 20 a 20.000 Hz. Así que no sólo el espectro de audio es en gran medida más ancho que el visual sino que estos datos se multiplican por un factor que tiene en cuenta el tiempo de respuesta (descomposición) porque el ojo es extremadamente más lento que el oído.
Si, por lo tanto, nuestro cerebro percibe el sonido, el componente frecuencial que, además, es la inversa de la longitud de onda, se pondrá en relación con la idea de que la Sección Áurea representa una interpretación de la longitud del universo. Esto se debe a que el oído se construye sobre la base de la Sección Áurea, como se observa fácilmente por su cuerpo interno dedicado al análisis y la percepción de los sonidos.



Así, descubrimos algunas cosas sobre nuestro cuerpo que ha sido construido en el interior del Evideon, que contiene los parámetros interpretativos.



Por lo que sólo nuestro cerebro decide hacer asumir a la Sección Áurea el significado de longitud, contemporaneamente todas las fórmulas relacionadas con ese parámetro y que en el mundo evideónico representan sólo proporciones geométricas angulares, asumirán significados dimensionales apropiados, capaces de correlacionar automáticamente a la capacidad de nuestro el cerebro para interpretar la virtualidad como si fuera tridimensional. Es claro que en este momento los órganos sensores de nuestro cuerpo, que no son lineales, incluso entre ellos, establecen diferencias en la capacidad perceptiva del espacio, el tiempo y la energía y todo lo que proporcionará la ilusión de la Matriz.
En otras palabras, se puede utilizar las relaciones numéricas del mundo evideónico para comprobar los valores medidos que nuestro cerebro cree deducir, en función de su percepción y de acuerdo con la perceptibilidad de 3 componentes : el espacio, el tiempo y la energía potencial de la misma virtualidad.
En un ejemplo típico, sabemos que

13,5 = [α-1]/2πΦ = (hc3)/(2πΦe2c2)

de dónde

h/c = 13,5(2πΦ)e2/c3
h/c ≅ 137(1,60x10-19)2/2,7x1016 = 81,18x10-54

lo que significa que

Δm ~ 10-52/Δt

Δt para el fotón puede ser cero en un universo en el que el tiempo no existe, ya que no es local o porque oscila entre un +t y un -t. En esta óptica, el fotón tendría masa infinita, es decir, si el universo tuviera masa, el fotón sería el universo entero. Pero si tenemos en cuenta que todo sucede en una sola oscilación fuera del tiempo, Δt asume el valor unitario y la masa del fotón en reposo, que sería la proporcionada por la física actual.
Actualmente la masa del fotón oscila entre estos valores, informado en la literatura científica, a partir de una serie de hipótesis a menudo muy lejos unas de otras (ver Bibliografía).
Lo que importa en la numerología evideónica son las cifras que componen los números, no los propios números. Esto significaría que, más allá de los factores de multiplicación que determinan la dimensionalidad de las diversas cantidades medibles (recuerde que las unidades serían dictadas únicamente por problemas de percepción del cerebro y no sería coherente con la virtualidad, excepto en el sentido de que es posible creer que hay algo que puede medirse), cada valor que la física mide, contiene en sí misma, la naturaleza de los números evideónicos como representantes de una geometría vectorial, fractal.
Tal vez, por lo tanto, no es sorprendente que las constantes del universo están representados por números obtenible del Evideon, como se muestra en esta tabla.


ConstanteValor evideónicoFactor Dimensional
c(243)1/5 = 3 contra 2,99792105
tp(32+22+42)1/2 = 5,385 contra 5,39110-44
lpΦ = 1,6155 contra 1,616210-33
hG432Φ = 6.98976 contra 7,0366710-45
mp[4(32+92+62)]1/8 = 2,176 contra 2,17610-8

https://it.wikipedia.org/wiki/Unit%C3%A0_di_misura_di_Planck


¿Psicología de la simetría o simetría de la psicología?

El modelo evideónico explica todos los aspectos de la virtualidad que pasan desde la física cuántica al comportamiento animal. Un ejemplo de esto puede ser tomado de la fórmula que se deriva la Pi Griega que hemos demostrado anteriormente.

π2 = [1802/3]/2Φ

En esta fórmula se pone en evidencia como en el numerador existe el concepto de operación de rotación, ligado al tiempo virtual y en el denominador existe el concepto de divergencia, ligado al espacio virtual.
Los 2 conceptos geométricos se relacionan en la física a otros operadores homónimos. Así el espacio se percibe como la divergencia/convergencia, que sustancialmente significa alejarse o acercarse y que está vinculado con el concepto de la separación lineal. El tiempo se ha visto como una rotación alrededor de un centro, moviéndose en una circunferencia isócrona que tarde o temprano volverá a ocupar la misma posición inicial (el concepto de tiempo circular). Este aspecto de la realidad dual del espacio-tiempo es ampliamente visible, si se es consciente, en el comportamiento humano. Por ejemplo, en psicología se conoce el concepto de pensamiento circular y pensamiento lineal. Estas dos ideas se clasifican como femenino y masculino, respectivamente. No por casualidad lo femenino está al eje del tiempo, pensamiento circular. Lo masculino está ligado al eje del espacio y al pensamiento lineal.
Utilizando este modelo se puede entender fácilmente la serie de diferencias de comportamiento que se observa entre el macho y la hembra de la raza humana. Muchos investigadores han tratado de analizar y formalizar estos 2 tipos acercamiento a los pensamiento pero los resultados siguen siendo vagos. Por ejemplo, ahora estamos en condiciones de entender perfectamente lo que decía Piaget cuando hablaba de pensamiento convergente y divergente. Por enfoque convergente para resolver un problema se identifica el tipo de acción que van a llegar a un objetivo final, que tiene la idea de eso, a pesar de que no sea visible, se pone de pie en frente de sí mismo. El sujeto tiende a llegar al objetivo se mueva en línea recta y si encuentra algún obstáculo, se verá obligado a parar, incapaz de conseguir rodearlo.
Por ejemplo, se estudia un libro y una página tras otra, se llega al final del libro : pero si el que estudia no comprende un concepto, no es capaz de dar la vuelta a la página y ver si tal vez, en la página siguiente, tal concepto viene explicado y se entiende mejor. El sujeto plenamente convergente se estrella en ese contexto, sin llegar nunca a su última rotación meta en el pensamiento, que se conoce como la tangente al pensamiento circular. Quién piensa de forma circular sabe que su objetivo es colocado en algún lugar en medio de un conjunto de variables. El sujeto en el intento de alcanzar el objetivo va hacia la derecha o hacia la izquierda, a menudo de forma erratica, en un esfuerzo para tomar conciencia del problema que tarde o temprano aparece delante. En realidad, en ese contexto, este tipo de enfoque, después de una serie de direcciones representan la tangente a los infinitos puntos de una circunferencia (expresada matemáticamente por el concepto de la primera derivada).
También en este caso el sujeto no será más que capaz de llegar a una solución que en lugar obtendrá cuando los 2 procesos mentales se acoplan y se intercambian entre ellos. El significado de todo esto está relacionado con la separación entre el hemisferio izquierdo y el derecho, cuando uno de los 2, al no ser coherente, tratan de prevaricarse entre sí.
La mayoría de los seres humanos parece ser diestros, pero ¿qué significa ser diestro? En realidad ser diestro que significa usar la mano derecha principalmente para hacer ciertas cosas que alguien dijo que tiene que ver con la derecha. En realidad, la derecho está vinculada al hemisferio opuesto, y por lo tanto que realmente va a ver que las 2 manos, afectando en gran parte a la idea que corresponde al propio hemisferio el que hizo el universo. Así que cuando se corta con un tenedor y un cuchillo, usando ambas manos a la vez, aquí es que la mayoría de los seres humanos terrestres tienen el tenedor con la izquierda y el cuchillo con la derecha. Los zurdos, obviamente, hacen lo contrario; pero debido a que el tenedor prefiere ser controlado por el hemisferio derecho, el lado femenino, la parte vinculada a la circularidad del tiempo y la mano derecha en lugar de seguir las directrices del hemisferio izquierdo, que está ligado al futuro los hombres, sino también a la divergencia del operador.

Debido a la tendencia a la simetría universal, produce el efecto de que, en el espacio, el cuchillo se mueve separando, que va y viene mientras que el tenedor se detiene en el objeto a cortar, como máximo girando sobre sí mismo.
No podría ser de otra manera. Existiendo obviamente los zurdos que tienen una visión temporal distorsionada y opuesta respecto a la derecha también hay un cierto porcentaje de personas que, si bien no son zurdos, cortar la carne como un zurdo.
A partir de ese simple gesto se puede ver que en esa materia las funciones de macho y hembra se invierten. Esto sucede por una amplia gama de posibilidades que creemos que tienen, sin embargo, como base de referencia, un proceso inconsciente interno compensatorio cuando la parte masculina ha tenido que superar la falta de actividad de su parte femenina.
Por tanto, la simetría evideónica regula todas las funciones del universo virtual y está dictada por los problemas de percepción humanos que inconscientemente y al mismo tiempo crea inconsciencia y analiza su creación mediante la implementación de los mismos procesos básicos arquetípicos (rotación, divergencia, cambio de tamaño) que son la base del Todo.


Simetría, el acto final

Ahora que hemos visto cómo la simetría se relaciona con la energía del sistema y, sobre todo, el conocimiento del sistema en el que estamos inmersos virtualmente y que somos los creadores, podemos preguntarnos : ¿qué ocurre cuando termina el universo?
¿Qué ocurre con la simetría del universo y, por tanto, la percepción de la conciencia?
¿Decir que el universo finaliza tiene un significado físico real?
Ahora que sabemos que la percepción de la conciencia es una medida de la conciencia podemos seguir la entropía del universo para ver cómo los cambios de esta magnitud, conectados a la simetría del sistema, nos pueden dar indicaciones sobre como el Todo va a terminar.

https://it.wikipedia.org/wiki/Entropia_residua

En resumen, sabemos que

S = -KxlogN

donde S representa el valor absoluto de la entropía, K es la constante de Boltzman, y N es el número de micro-estados del sistema.
Sabemos también que el principio de incertidumbre de Heisenberg se puede expresar como

ΔTΔE = h

y Compton reinterpreta este concepto con la ecuación

ΔMΔT = h/c2

pero sabemos que la temperatura T se puede definir como el cambio de energía del sistema en relación con su entropía, es decir,

ΔE/ΔS = T

ser

ΔE/ΔS = T = h/ΔTΔS

de donde

ΔTΔS = h/T

Podemos ahora preguntarnos ¿qué pasará cuando el universo se enfrie totalmente y entonces la entropía tendrá su valor máximo, es decir cero?
La simetría del sistema será maximizada y por lo tanto el conocimiento de la conciencia será total.


Pero ¿qué sucederá con la entropía de entrelazamiento?

Por entropía de entrelazamiento se entiende el valor de la entropía clásica de dos objetos entrelazados entre ellos, por ejemplo, dos fotones entrelazados.
En nuestro caso, debemos preguntarnos sobre la entropía de entrelazamiento de un fotón y un antifotón virtuales entrelazados entre ellos.

http://theory.fi.infn.it/cappelli/theses/viti.pdf

Sabemos que a una temperatura de cero grados Kelvin (cero absoluto) todo se detiene y no hay más energía que la energía del sistema (punto cero) (zero point energy) y sabemos que un fotón virtual ya no oscilará más entre la forma fotónica y la antifotónica. Sabemos que cada fotón corresponde a la presencia de un antifotón entrelazado con su pareja. Por eso, cuando un fotón se detiene y ya no oscila entre su forma fotónica y antifotónica, su pareja, el espejo (tenga en cuenta la simetría del sistema n.d.a.) hará lo mismo. Entonces tendremos, en ese momento, todo congelado en un fotograma el que nuestro fotón estará bloqueado y especularmente su imagen especular el antifotón también estará bloqueado.
En ese momento el universo termina (es decir que nunca existió : t = 0), pero la entropía (es decir, el valor de la percepción de la conciencia) ¿qué valor asume?.
La energía del sistema debe ser nula (E = 0), pero ¿existe una energía que corresponde a una entropía no nula de entrelazamiento?
De hecho los sistemas termodinámicos dicen que esta entropía vale -Klog(2), ya que 2 son los microestados de 2 subsistemas (el fotón y el antifotón) que describen el sistema principal es decir el fotón virtual (que se puede dividir en 2 microestados simétricos en la simetría CPT).

Mientras que parece que hay un residuo de simetría, que corresponde a un residuo de la energía del sistema no nula, que a su vez corresponde a un residuo de consciencia inconsciente, por otro lado, es razonable suponer que esto no puede suceder porque si este sucede, el universo se congelaría en un estado pre-terminal y nunca podría volver al concepto de la conciencia unificada de partida.
De esta manera se rompería la simetría temporal que prevé que el tiempo es técnicamente cíclico (rock is a clock) o que sólo hay un momento (y no 2 momentos : el inicial y el final, que no podría ser diferente el uno del otro).
Pero existe un sólo modo de afrontar con éxito esta paradoja termodinámica.
Experimentos cuánticos llevado a cabo recientemente, muestran que algunos fotones se pueden bloquear en el cero absoluto y por lo tanto las correspondientes antifotones entrelazados sufriría la misma suerte, pero luego, calentando el sistema, las dos partes volverían a oscilar juntas de nuevo entrelazadas.
Esto significaría que, de hecho, un tipo de entropía residual de entrelazamiento permanece, y con esa la información relacionada con ella. Esto sería equivalente a decir, según este punto de vista, que si el universo se detiene se puede volver a arrancar y reiniciar recordando todo porque el entrelazamiento, incluso si el sistema se detiene, sería preservado, y con el, la conciencia de ser.
Debe, sin embargo, tener en cuenta el hecho de que el universo es un holograma no local y, por tanto, el tiempo no existe. En otras palabras, como ya hemos señalado en Evideon 3, el tiempo es el resultado de la percepción del entrelazamiento. Si no existiera el entrelazamiento no habría percepción del tiempo. Si no existiera la rápida variación entre el fotón y antifotón, oscilando entre ellos, no existiría ese péndulo universal que marca la respiración del universo. Esta oscilación hace al universo vivo y perceptible. En el instante en que la temperatura asume el valor nulo, el fotón deja de oscilar, pero, en ese instante, el tiempo ya no existe (ΔT = 0, T = 0 : y no es en efecto porque nunca existió) y ΔS asume su valor máximo que es igual a cero.
Pero si los microestados N son 2, el logaritmo de 2 ¡no es cero!
Para finalizar existe sólo una explicación : los 2 microestados N ya no existen porque a cero grados, la energía se convierte en cero y el tiempo no existe, mostrando la no localidad del universo que, por consiguiente dice que, los 2 microestados colapsan en un solo estado. En otras palabras, el fotón y el antifotón generado al origen del Evideon se superponen y vuelven a ser nada (eso es Todo).
Todo esto demuestra que, en realidad, la idea de la dualidad, está vinculada a la idea de que existe el tiempo, pero, a falta de su percepción, se comprende como todo es UNO y la simetría del universo parece infinita como lo es la Conciencia.


Conciencia y Entropía en la simetría evideónica

Hemos expresado repetidamente la idea de que la entropía S no está vinculado tanto al concepto de energía del sistema sino a la percepción de la consciencia del sistema : dónde la percepción de la conciencia es una medida de la conciencia dentro de la realidad virtual que se puede modificar.
En entropía y su valor, así como su progreso, hay mucha confusión, incluso a nivel universitario.
La primera mini interpretación está relacionada al concepto de desorden siempre relacionado a la definición de entropía. Se dice que el segundo principio de la termodinámica establece que la entropía de un sistema cerrado es decir el universo, tiende inexorablemente a aumentar y con ella el desorden del sistema.
Cabe señalar que la entropía en su formulación matemática, tiene un signo menos "-" delante y por lo tanto debe considerarse como una menor entropía que corresponde a un menor desorden es decir a un orden. En otros términos, el universo se enfría más y más, se organizan a partir del caos de su creación original, que iguala, su densidad pasa a ser uniforme, en pocas palabras, se simetriza y, con el aumento de su simetría, se ordena.
Por lo tanto, el hecho de que la simetría aumente inexorablemente se observó a mediados de la década de 1800, cuando se descubrió el segundo principio de la termodinámica, como un sentido negativo de la creación divina. En otras palabras, se relacionó a la entropía a una sensación tan negativa, llamándola desorden, ya que la Iglesia no podía aceptar que la creación de Dios terminara inexorablemente. Por lo que la física termodinámica de mediados del siglo XIX, doblando el cuello a la voluntad del Papa se vieron obligados a llamar desorden a lo que en realidad era orden. Sin embargo, se puso delante de la fórmula de la entropía un signo menos.

Como resultado de esta mala interpretación, los físicos no podían admitir que el tiempo pudiera volver atrás, porque si la entropía disminuye siempre la flecha del tiempo estaba condenada a ir en una sola dirección.
Con la idea de Shrödinger, que recuperó de Fantappiè, que pudiera existir una anti-entropía, llamado sintropía, las cosas tendieron a cambiar, aunque la mayoría de los físicos no se dan cuenta de que hablar de sintropía significa inexorablemente a abrir las puertas a la existencia de los antifotones, ante la oposición del noventa por ciento de los físicos modernos. Por lo tanto, una vez que se establece que es el orden el que aumenta y no el desorden y una vez que entienden que el orden es una medida del conocimiento que, a su vez, es una medida indirecta de la Conciencia, que siendo la realidad real no se puede medir, hay que tratar de comprender cómo la entropía es vista por la física moderna.
En primer lugar, no es sorprendente, ya que hay una gran confusión sobre el concepto de orden y desorden tanto como para escribir, incluso con información privilegiada, el disparate colosal.
Por ejemplo, en la lección 20/11/2002 de las 8:30 H en la Universidad de Parma, Facultad de Arquitectura de la carrera técnica de Física.

http://pcfarina.eng.unipr.it/DispenseFTI-02/mascia145580c.PDF

Se habla de entropía y, para reforzar la tesis de que el desorden aumenta en un sistema cerrado e irreversible, que da el ejemplo de una bolsa donde todas las bolas de colores son rojas por un lado, azules por otro y verdes por otro bien "ordenadas". Se sacude la bolsa y aparecerá el desorden. Todas las bolas de colores se mezclan entre sí. En ese contexto, se señaló que el proceso espontáneo es la mezcla de colores y se argumenta que sería imposible conseguir de forma espontánea un efecto inverso (desde una situación de mezclado de color, conseguir todas las bolas de colores del mismo color que se agregan entre sí, dividir en grupos de manera uniforme al color). Así que de acuerdo con este ejemplo, el universo va hacia el desorden y no sucede lo contrario.
¿Cómo explicar al profesor de ese curso aprobar esta conferencia a cargo del estudiante Mascia Mateo que el orden está representado por la propia mezcla de color y no por el contrario?
El concepto de orden, de hecho, se refiere a la simetría y es más simétrica una situación homogénea, en el que existe una densidad de color homogéneo en la bolsa de bolas de colores, en comparación con grupos de colores separados el uno del otro.
¿Cómo hacer entender a los expertos en física que el concepto de simetría está relacionado con el concepto de la separación, que va hacia una unificación? ¿Separar los diferentes colores entre ellos es como entrar en un proceso antientrópico, donde la conciencia del sistema disminuye debido a la separación entre los diferentes "sub-estados entrópicos" de bolas de colores?
Este es sólo un ejemplo de los muchos que están en la red y que muestra que, incluso a nivel de expertos, a menudo, tomar fuertes errores que también son útiles para la Iglesia para evitar que la humanidad toma conciencia de sí mismo, empujándolo en la dirección opuesta.
El concepto de entropía sigue apareciendo aún más oscuro. Basta con pensar en el cálculo de que podíamos hacer de la entropía de un fotón.
En la literatura (ver bibliografía abajo sobre el argumento expuesto en seguida) se sostine todo y lo contrario de todo. Para algunos no se puede calcular la entropía de un fotón porque no tiene masa, no posee entropía. Para otros, la entropía de un fotón sería igual a 1, porque se podría sostener que el fotón emitido por un "cuerpo negro" tendría una energía igual a :

SxKxT = E

pero ya que en un cuerpo negro

E = Kxt

todo lo que queda es el de argumentar que la entropía del fotón, en este caso, es igual a 1.
Algunos autores sostienen que la entropía del fotón sólo viene dada por la siguiente fórmula :

S = Kx(1-lnfr)

donde K es la constante de Boltzmann y fr es la función de distribución de fotón. De este enfoque se puede ver fácilmente que el ser onda o partícula hace que el fotón tiene valores de entropía completamente diferentes (véase Evideon 3 por el mismo autor).
Para otros investigadores, el valor de la entropía de un solo fotón, es igual a 3,72x10-23K-1. Para otros autores, la entropía de un solo fotón no depende de su longitud de onda o incluso de su energía inherente mientras al mismo tiempo, para otros, podríamos establecer que la entropía de un fotón entrelazado con otro fotón es, al cero absoluto, la mitad de la entropía del sistema que es :

S/2 = -ln2

ya que los microestados en el que un fotón se puede encontrar son 2, podría tener helicidad (spin : n.d.a.) o +1 o -1.
Hay que detenerse un momento en esta última afirmación dejando claro al lector de que se está hablando.
Sabemos que la física nos dice que la temperatura se define como el cambio en la energía entre 2 instantes de entropía diferente :

ΔE/ΔS=T

expresada en grados Kelvin, donde el cero absoluto es de unos -273 grados Celsius.
Esto significa que cuando la temperatura llega a cero, también la energía del sistema pasa a cero y todo se para. Sí, pero ¿la entropía lo hará? ¿Irá a cero, asumirá un valor límite distinto de cero o valdrá 1?.
En realidad los físicos calculan una cosa llamada entropía de entrelazamiento que sería la entropía correspondiente a ese estado en el que un par de fotones entrelazados entre ellos se enfrían al cero absoluto.

http://www.isciencetimes.com/articles/5719/20130725/lightstopped-germany-fastest-particle-crystal.htm

Si tomamos estos 2 fotones y enfriamos sólo uno al cero absoluto, ¡se parará! El experimento se llevó a cabo en realidad y, después de que la temperatura se remonta, se observó que los dos fotones entrelazados no habían perdido el entrelazamiento entre ellos. En otras palabras, incluso si se para el universo los 2 fotones continúan estando ligados juntos con un valor de entropía igual al logaritmo de 2.
Esto significaría que si se mantiene la entropía, se mantiene también la información ligada con el significado de entropía. Recordamos en este punto que hablar de entropía quiere decir también, desde un punto de vista físico definir la información del sistema. Y la información es una medida de la percepción de la conciencia.
Pero todos estos planes son capaces de argumentar que el universo nunca alcanzará la plena percepción de la conciencia total que corresponde al valor de entropía absoluta igual a cero, ya que el límite sería el valor de -ln2.

En este contexto, si el universo se enfriara totalmente y terminase, en realidad podría volver a encenderse y podría comenzar conservando toda la información que tenía antes del colapso térmico.
Estas conclusiones contrastan fuertemente con el concepto de entropía en sí. De hecho, debe recordarse que el universo es un sistema cerrado, al menos para la física termodinámica. Si el sistema es cerrado se forma irreversible el equilibrio con su punto de partida : todo esto significa que el sistema cerrado, aunque regrese al punto de partida debe tener al menos uno de sus parámetros iniciales no igual al valor de partida. En este contexto, la simetría del universo no sería preservada. Esto significa que debe haber necesariamente un antiuniverso antientrópico, hecho de antifotones con un contenido final de entropía igual al valor de la entropía de nuestro semiuniverso pero de signo opuesto, con el fin de llevar el valor total de la entropía a cero.
Pero si existe el antiuniverso existirán los antifotones y también existirá un entrelazamiento de la parte fotónica y aquella antifotónica del fotón virtual. El entrelazamiento real sería precisamente este (ver Evideon 3, del mismo autor).
Además, cuando se llega al cero absoluto el par fotón antifotón entrelazados pararía pero también se bloquearía su rápida interconversión uno en otro bloqueando el tiempo que no fluiría más.

La consecuencia del reajuste del tiempo nos recuerda el concepto de no localidad de todo el universo y esto llevaría inevitablemente a considerar el fotón con su entropía residual de entrelazamiento residual colocada en el mismo lugar del antifotón con una entropía de entrelazamiento opuesta. Las dos entropías se anularían llevando la entropía del sistema a cero.
En otras palabras, no existe una entropía de entrelazamiento que no sea cero. O se puede decir que la temperatura es el parámetro que mide la división aparente de los objetos aparentes en nuestro universo virtual y cuando la temperatura llega a cero ya no existe separación. Con la demolición del concepto de separación, la simetría se hace infinita y la conciencia asumiría la percepción de la conciencia infinita.


Visión evideónica de la entropía

El Evideon es una clave general de lectura de todo el universo, y por lo tanto debe contener en su interior los parámetros numéricos puros del valor de la entropía de todo el sistema, así como de un único fotón, lo que, por el principio holográfico, son exactamente la misma cosa.
Debe subrayarse que existe en física la llamada paradoja de la información que esencialmente establece que; un sistema entrópico que colapsa en un agujero negro desaparecería y con el la información que caracterizan su entropía. Pero debido a que la entropía no se puede destruir no está claro cómo este fenómeno podría suceder. De hecho, la entropía nunca se destruye en el mundo evideónico porque siempre es cero considerando la suma del universo fotónico y el antifotónico. Pero a medida que la física moderna no quiere oir hablar de antifotones, permanece encerrada por este problema que viene resuelto por Dirak que plantea el mismo problema para todo el universo. De hecho, si el universo se enfria a cero grados Kelvin y la entropía desaparece, desaparece también la energía del sistema y todo esto con la información adjunta destruiría la simetría del sistema evideónico. Este problema no existe porque la entropía total es siempre cero, que es su valor máximo, pero en el caso que no quiera entender que existe un antiuniverso especular al nuestro, que surge de la necesidad de calcular la "semi" entropía de esta parte universal. Afortunadamente existe el llamado principio holográfico que demuestra, en sistemas cuánticos, como la entropía del sistema es proporcional a la superficie y no al volumen del espacio que contiene el sistema a medir.
Dirak, utilizando este principio, divide la superficie del universo en tantos pequeños triángulos que describen, en el límite, su superficie. De esta manera, los cálculos pueden dar números finitos. La superficie de cada pequeño triángulo sería exactamente obtenible a partir de la ecuación :

Gh/2πc3 = (lp)2 = 2,61227x10-66 cm2

donde G es la constante gravitacional, h es la constante de Planck, c es la velocidad de la luz y lp es la longitud de Planck.
Sobre esta base, podemos verificar que el modelo del universo evideónico puede ser representado por un esferoide achatado en los polos debido a su imperfección, que sin embargo es también la causa de su existencia. Hemos visto, de hecho, que el eje de las energías no es de la misma que la longitud del eje del tiempo y del espacio, sino más pequeño. Esto sucede porque este eje está inclinado, construyendo el cono que precede alrededor de un eje de la energía, más corto.
Si el universo fuera perfectamente simétrico y esférico de radio 1,62, su área estaría dada por el área de una esfera que también sería la zona subtendido por un fotón en el universo holográfico, no local, todo sucede en un único punto, lo que equivale a decir que todos los fotones del universo se encuentran uno dentro del otro.

Superficie = 4π(Φ)2 = 32,979 ...

Es interesante observar como esta área debe ser proporcional a la entropía total de un fotón, pero evidentemente es también la de todo el universo, tiende al número 33 que, de nuevo, nos encontramos en el mito y en el mundo esotérico. Por ejemplo 33 son las deidades védicas o 33 son los niveles de conocimiento del mundo masónico y además 33 son los simbólicos años de Cristo.
Matemáticamente este número, así como imitar el conocimiento de nuestro universo está íntimamente ligado a los valores de la cuantización del mundo evideónico, porque se puede demostrarse que :

3313,4981637 = πx1020

o

32,9843113,5 = πx1020

que también puede ser expresada de la siguiente manera :

13,5xlog(32,98 ...) = 20 + logπ

En términos más generales, esta fórmula imita la fórmula de la entropía S = -log W, donde W es el número de microestados, evidentemente proporcional a la superficie que contiene el objeto de que debemos medir la entropía.
Por lo tanto, puede suponerse que :

S = 13,5xlog(4πΦ2) = log(πx1020)

e imponer el valor de 4πΦ2 que se encuentra en el Evideon es decir 31,6227766 ..., cuyo logaritmo en base 10 es exactamente 1,5 tenemos :

S = (13,5 x 1,5) / (20 + 0,4971) = 0,9879

que tiende sustancialmente a 1

La entropía de un fotón sería entonces unificarse en números puros; pero queriendo dar dimensionalidad a la entropía tiene que ser multiplicada por la constante de Boltzmann K que es igual a 1,3806504x10-23
Pero en el mundo evideónico, todas las constantes deben ser accesibles a partir de números evideónicos y por lo tanto la constante K está sujeta a esta regla. La constante K está dada por la relación entre la constante de los gases R y el número de Avogadro N.
El número de Avogadro es un número en particular, porque expresa el número de unidades, cualesquiera que sean, que ocupan un volumen de espacio en condiciones normalizadas. Por ejemplo el número de Avogadro para el producto químico representa el número de átomos de un gas, a presión y temperatura específica, que ocupan un volumen normalizado. El número N no depende del tipo de partículas. También pueden ser representados por el número de cargas eléctricas medidos en condiciones apropiadas. En este contexto, el número N es el número fractálico de que está hecho el universo. Este número no puede ser medido experimentalmente de una manera perfecto, pero se calcula aproximadamente. Los cálculos realizados hasta hora muestran que los valores de N y R son los siguientes :

N = 6,0221415 x 1023
R = 8,3144621

El valor R representa una constante que se utiliza para parametrizar la fórmula del gas ideal que PV = NRT.
Una rareza matemática observada por los físicos, y de que oviamente no se conoce ninguna explicación, le confieren al caso, que :

N ~ 279 = 6,044629x1023

Para evideónico mundo, todo esto, no representa un misterio porque se sabe que el número N debe ser un número par, debido a la dualidad de la simetría universal, pero si se intenta obtener N por la constante evideónica hay una sorpresa.

N = 2(128/Φ) = 6,096577x1023

donde 128 viene dado por 27

Nuestra aproximación del número de Avogadro tiene un significado físico. Expresa el valor de la dualidad en sí mismo, entiende que hay 7 niveles cuantificados de energía y muestra cómo, también este número depende de la extrusión de un plano espacio temporal del todo holográfico, en una dirección dependiente de un "paso" preciso dado por el valor de la Sección Áurea que, para un universo perfecto, asumiría el valor clásico de 1,62, submúltiplo de la longitud de un semieje del Evideon.
Por otra parte R, según los números evideónicos, podría ser expresado por la siguiente aproximación :

R = 13,5/1,62 = 8,333333

Multiplicando nuestra constante K, que tiene el siguiente valor :

K = 8,33333333/6,096577x1023 = 1,366887x10-23

por el valor de la entropía pura 0,9879 obtenemos, para S :

S = 0,9879x1,3668877x10-23 = 13,50x10-22

Una vez que obtenemos un número evideónico que expresa la unidad de la cuantificación del mundo evideónico.
Nos gustaría, por tanto, un universo hecho por un fotón que representa la forma del Todo, que sería un esferoide achatado por los polos, donde la entropía tiende a 1 y sería 1 si fuera perfecto. En cambio su entropía, en términos numéricos, tiene el valor de 13,5 si se agregan las unidades de medida.


El significado evideónico de la constante de Boltzmann

El número de Avogadro N, representa un número fractálico de unidades fratálicas, contenido en una unidad de espacio-tiempo. Este número, cuando se analiza mediante el análisis de sus componentes, adquiere un significado físico preciso y le hace adquirir también a la constante de Boltzmann, que se convierte en una cantidad precisa. De hecho, es que :

N = 2(2^7)/1,62

donde 2 representa la virtualidad dual, 2^n, donde n varía de cero a 7, representa el número de conciencia que existe en 7 niveles de energía del universo y donde 2^7 representa el número de conciencia primaria en que se divide la Conciencia Unidad y popularizado por el séptimo nivel. En este contexto 2^7/1,62 representan el número de conciencia primaria en nuestro nivel existencial por unidad de espacio-tiempo. Así que 22^7/1,62 se convierte en el número de conciencias máximo, contenido en nuestro nivel energético por unidad volumétrica de espacio-tiempo.
Multiplicar N por la Sección Áurea, quiere decir, encontrar el número total de conciencias en nuestro plano universal (el séptimo). Si se divide el valor de 13,5, que representa la energía total evideónica bajo la forma del valor de entropía total para este número, encontramos la energía de una conciencia individual y, por último, multiplicar el resultado por el logaritmo del área bajo esta conciencia significa calcular la entropía total de la conciencia individual, que obviamente depende de su estado de onda (superficie infinita : S = - infinito) o partícula (superficie unitaria, S = 0).

S = [13,5/(1,62xN)] xlog(2πΦ2) = [R/N]xlog(Area) = Kxlog(W)

En esta óptica, la constante de Boltzmann, que es la del gas y el número de Avogadro dan a la fórmula entropía y al segundo principio de la termodinámica, la correcta valencia concencial. El número de Avogadro representa por lo tanto el número de conciencias de nuestro nivel de energético por unidad de espacio-tiempo, mientras la constante de los gases representa la entropía por unidad de espacio-tiempo.
Siendo el universo evideónico basado en la dualidad, es fácilmente descriptible en matemáticas, usando logaritmos en base 2, lo que facilita la comprensión de algunas fórmulas que utilizan la función logarítmica, incluyendo la definición de la entropía misma. Así se puede comprobar fácilmente que :

2 = Slog2[N]

es decir

2π = log2[S(128/Φ)] = S1log2(128/Φ)

donde S1 es la entropía de un fotón que, para el universo virtual actual, distorsionado con respecto a la simetría esférica original, (pero por eso aparente), es casi igual a 1 (0,996697) y N es el número de Avogadro (calculado como 2^(128/Φ)); todo esto quiere decir que el número de Avogadro tiende a 2^(2π), el valor sólo se puede alcanzar si el universo fuera perfecto, esférico e invisible. El valor S representa la relación entre el número de Avogadro del actual universo distorsionado y lo que debería ser si el universo fuera totalmente esférico (S = 0,98567).


Los términos del paradigma holográfico

Desde un punto de vista del paradigma holográfico el Evideon representa un objeto mínimo constituido por un octaedro con ocho caras triangulares.
Nos preguntamos cuál es el valor del área que tiene el octaedro para ver si se han obtenido algunos números que tienen que ver con el área de Planck y una vez más no nos decepcionó.

http://ac.els-cdn.com/S0020722504000102/1-s2.0-S0020722504000102-main.pdf?_tid=e59bac1ef658-11e5-8b76-0000aab0f6c&acdnat=1459329917_9750f16c6195194ef5279e79dc331827



Sabiendo que en el modelo evideónico tenemos los siguientes valores :

DG = DC = 1,62
DA = 1,125

operando oportunamente tenemos que

GC = 2,2910

porque el triángulo GDC tiene una altura de 1,9840
y el triángulo GAC tiene una altura de 2,2808.
De ello se deduce que el área del triángulo GAC es igual a 2,6126, igual a 1,616372.
Este número aparece de acuerdo con el cuadrado de la longitud de Planck, que parece ser 2,61227 (lp = Gℏ/c3) multiplicado por una constante que depende de las unidades de medida utilizadas.
Pero también nos damos cuenta de que, en este contexto, el área total del tetraedro es un número importante y evideónico igual a :

2,6126x8 = 20,9008

Puesto que el universo virtual fue inicialmente plano y luego ha estado extruido virtualmente y holográficamente sobre el eje de la energía (el eje vertical), calculamos el área de la base del cuadrado GFEC que será :

(1,62)2x2 = 5,2488

que multiplicado por 4 es :

5,2488x4 = 20,9952 tendente a 21

En otras palabras la entropía, si es proporcional a la superficie, aumenta de un valor mínimo a un mismo valor multiplicado por 4 (el cuadrado GFEC tiene 2 superficies iguales, una superior y otra inferior : n.d.a.), en modo perfectamente fractálico.
La banal demuestra que multiplicando la entropía inicial, para toda el área del rectángulo GFEC por 2π, se obtiene el valor de la entropía del universo no distorsionado igual a :

5,2488x2π = 32,979

Todo esto, en radianes, significa que el universo desde el principio de su existencia (universo plano), el eje de la creación de la energía (con la consiguiente formación de un primer esferoide), ha hecho un giro de 360 grados de unidad evideónica. (Recuerde que todos los números evideónicos son ángulos y que 2π = S1log2(128/Φ)).


La entropía y la existencia de Dios

La religión y la ciencia nacen del mito de la magia donde el mago era una mezcla de las dos cosas. Entonces la política se ha decidido que el mago era demasiado potente y lo ha dividido su poder en 2 ramas : la religión y la ciencia justamente.
Hoy los científicos no se acuerdan de que eran los sacerdotes de la antigüedad y también lo contrario. Las huellas de estos pensamientos a menudo se encuentran a sí mismos como los pilares del pensamiento científico moderno, donde el científico moderno, si por un lado tiende a argumentar que la física no tiene necesidad de Dios, por otro sostiene que la religión contiene los dogmas de la ciencia. El científico moderno, por el contrario, se cree en el deber de respaldar sus ideas con el apoyo de los textos sagrados y luego, cuando encuentran algo, se siente obligado a demostrar que su descubrimiento fue hecho por la voluntad divina. Así que nacen de esa estupidez que ellos creen en el mundo académico que existe una partícula de Dios llamada el bosón de Higgs, que, por otra parte, apoyamos que no existe debido a la falta de presupuestos de simetría. La Iglesia ya había hecho sentir, en el pasado, su peso sobre el significado de la entropía, en la idea que existe la flecha del tiempo mono direccional hacia el futuro y ahora se ha comprometido a mantener que hay una partícula de Dios del que todo el resto se deriva. Por desgracia para la Iglesia y la física moderna, el universo es un holograma fractálico y no hay ninguna partícula que puede llevar la información de una masa, que, sin embargo, al menos para nosotros, no existe.
Así que aquí es que, hoy en día la física moderna está involucrada en las discusiones sobre la entropía porque sería, para algunos, poder refutar la existencia de Dios, mientras que para otros, sería una evidencia científicamente demostrada que Dios existe. (Véase la bibliografía adjunta).
En la lectura de los artículos sobre este tema, se puede ver esencialmente algunos puntos de partida bastante débil en ambos lados, tratando de demostrar una u otra cosa, con las observaciones científicas que de científicas tienen muy poco. Sustancialmente el problema entrópico es el siguiente : ¿qué nació antes la entropía o Dios?. De hecho, un examen cuidadoso de la literatura muestra que : si nació antes Dios, habría creado una entropía que pueda dar lugar al final del universo y por lo tanto sería muy poco probable que Dios creara una de sus criaturas con la idea de que iba a finalizar. Así que en este caso Dios no existe antes porque existe la entropía que, matando a su criatura, se mataría.
Por otro lado, si nació antes la entropía todavía mata a Dios que está en su contenido, y por lo tanto, incluso en este caso podría existir Dios, al menos temporalmente y en todo caso sujeto a la misma entropía.
En realidad el problema no existe si analizamos el Todo a la luz evideónica de la realidad virtual. Esa es dual y por lo tanto las 2 soluciones son verdaderas y falsas a la vez. En otras palabras, la única solución real es : Dios y la Entropía son manifestaciones de una sola cosa. Dios es la Entropía. De hecho, la Entropía es siempre la misma y vale siempre solamente cero. Una modificación es su imagen siendo ΔS la diferencia entre un estado de conciencia y otro.



La Entropía y la Conciencia es una medida de la Conciencia (S) y de la percepción de la Conciencia (ΔS).
La simetría es una medida de la ΔS y con el aumento de la primera, aumenta la segunda. En un proceso entrópico podemos tener 2 opciones. El sistema no está aislado, es cerrado o abierto. Si el sistema está abierto es reversible, pero si está cerrado al menos un parámetro se debe cambiar si quiere volver al punto de partida (sistema irreversible). En realidad desde un punto de vista evideónico no existe lo cerrado y lo abierto porque no existe el interior y el exterior y, por tanto, las 2 opciones termodinámicas son la misma opción. De hecho, si consideramos el sistema abierto la entropía de partida, que es nula, a través de la creación de un universo virtual, se convierte en cero al final de su camino, lo que indica que toda la Creación sería un proceso reversible.
Si desea ver el universo como una caja cerrada, entonces el sistema termodinámico es irreversible ya que sólo hay un parámetro que es la adquisición de conciencia, es decir, la ΔS, como una medida indirecta de la Conciencia (S), que será el único parámetro que va a cambiar de principio a fin. En otras palabras, al principio tendremos una Conciencia con entropia nula que, a través de la creación de la virtualidad, producirá un incremento local de entropía, que se anulará con la antientropía del antiuniverso hecho de antifotones.
Al final del proceso de adquisición de conciencia (ΔS) será máxima (es decir, S ha alcanzado el valor de cero a partir de menos infinito, para este semi universo) y el inicio y el final se superponen de nuevo. La confusión puede nacer del hecho de que el universo no es seguramente un sistema definible abierto pero, si consideramos sólo nuestro semi universo aparece cerrado, pero intercambia energía con el otro semi universo hecho de antifotones pero no intercambia materia. Los 2 semi univerosos unidos, determinan un sistema cerrado, pero no definible aislado. Tal sistema no intercambia nada y esto significa que la entropía S (S lo recordamos, es la Conciencia), inicial y final, así como la energía inicial y final se conservan. En el semi universo 2 sólo la adquisición de conciencia cambiará irreversiblemente hacia el máximo valor.
La diferencia entre los 2 caminos (cerrado o aislado) se da simplemente al considerar la Consciencia dentro o fuera del universo virtual pero, sabiendo que el interior y el exterior no existen, esto se convierte en una cuestión irrelevante.
Así que no hay otra posible conclusión que esta :

La Conciencia es la Entropía : se manifiesta a través de su variación, que mide la adquisición de Conciencia, cuyo aspecto parece como medida virtualmente absoluta a través del análisis de la simetría del sistema.

Si todo es correcto sólo hay una oportunidad de conocer todo esto.
La respuesta a esta opción es que :

NOSOTROS somos la Conciencia porque, estando a la vez dentro y fuera de la creación, que está siendo a la vez real y virtual, podemos conocer esta respuesta; si no fuera así, no tendríamos incluso la oportunidad de hacer la pregunta.


Ser o no ser : esta es la pregunta


El universo toroidal

Para finalizar esta serie sobre la simetría del universo, tenemos que encontrar una explicación convincente de por qué su forma. El universo sería como una esfera achatada por los polos, pero ¿qué creó esta disemitrización?.
En realidad ahora podemos entender mejor este punto de vista de los hechos, no sólo es una aproximación de la forma del universo, sino que también explica cómo la Conciencia ha actuado en el principio del tiempo virtual.
Cuando la Realidad Real decide crear una Realidad Virtual, aparece la imagen de la Conciencia en la Virtualidad. Se puede representar como una plantilla con simetría infinita.
Así se trata de describir este objeto como una esfera. Esta esfera, que en el mito puede ser vista como Brahma del Panteón indú, se divide en dos esferas.
La división de las dos imágenes concienciales, que a su vez producen la existencia de Shiva y Vishnu, como subproductos de los dos respectivos Ser, dará lugar a la obtención de una estructura que todavía tiene una serie de elementos de simetría, pero que podemos ver en un plano como la remodelación de 2 circunferencias superpuestas. Tal remodelación se lleva a cabo en el eje espacio-temporal dejando intacto el eje de la energía. Si en un nivel espacio-tiempo / energía, esta configuración se parece a la remodelación de 2 círculos de radio "r", deslizando sus respectivos centros en el eje del espacio-temporal, en un universo tridimensional espacio/tiempo/energía, que aparece la estructura de un toroide. Dependiendo de la distancia entre los 2 círculos tendremos por tanto tres tipos de toroides.



Las dos partes simétricas de la Conciencia empieza a dividirse. No se pueden separar por motivos entrópicos. A lo sumo, podrían permanecer vinculadas por un solo punto de su circunferencia, sin dejar de representar entrópicamente 2 sistemas que componen un único sistema aislado cerrado. ¿Qué números en la realidad evideónica sugieren para que los 2 círculos, permanezcan parcialmente solapados (husillo toroide), creando una inmersión en el medio que correspondería a un acortamiento de facto correspondiente del eje de la energía, que no lo haría más largo de 162x2 unidades evideónicas ( lo que representa un múltiplo de la Sección Áurea, correcta para un universo perfectamente simétrico), pero alcanzaría el eje de la energía el valor de 121,5x2 unidades evideónicas.
Por lo tanto, si las cosas fueran de esta manera, la separación de las 2 partes de la Conciencia, habría, de hecho, creado el acortamiento del eje de la energía.
Podemos preguntarnos, desde un punto de vista geométrico, si podemos usar esta visión de las cosas, para calcular una vez más la entropía del sistema.
Es fácil demostrar que si en una ecuación de un círculo preguntamos el valor de Y a ser igual a 1,125 (submúltiplo del valor de la longitud del semieje de la energía en el Evideon = 243/2), aquí es que el valor de X se hace igual a 1,162929 ... cuando el radio de este círculo es igual a 1,618033 ...

X2 + Y2 = (1,618033)2
si Y = 1,125 entonces X = 1,162929

Así de esta primera observación que impone el eje de la energía el valor de 243 unidades, se hace evidente que las 2 esferas de la conciencia tienen eliminar entre sí la longitud 2X (husillo toroide)
Si llevamos este resultado de una situación unidimensional a la situación tridimensional y consideramos el eje horizontal del espacio-tiempo, como un plano espacio-temporal, el toroide que se deriva, tendrá la característica de poseer el centro del Evideon situado en la zona central de la superposición de 2 esferas de la parte de la Conciencia.



La superficie de este toroide, representará una medida del número de micro-estados que será proporcional a la medida de la entropía del sistema.
El área de la superficie de un toroide está dado por la fórmula siguiente

A = 4π2Rr

donde R es la distancia desde el centro del toroide al centro de una circunferencia de radio r. Se da cuenta inmediatamente que, sustituyendo las variables R, r, π, por valores diferentes, (utilizando el logaritmo en base 2, que son decisivamente en el contexto de la descripción matemática de un universo binario y dual), obtenemos una relación numérica interesante :

2Rr = 2

pero sabiendo que :

2 = Slog2[N]

podemos escribir que

Slog2[N] = 4π2Rr = 2

en otras palabras, nos lleva a la conclusión de que :

log2[N] = 2128/Φ ≅≥ 4π2Rr = 2

Esta relación reúne 2 formas de ver los micro-estados que se insertan en la fórmula de la entropía. El primer término, que viene del cálculo experimental del Número de Avogadro, representa el número de objetos en la unidad de espacio calculado cuando la Sección Áurea es igual al valor de 1,62, al principio de la separación de las 2 esferas de la Conciencia. Este número representa el número máximo potencial del Evideon, y de las unidades fotónicas virtuales derivando a su escisión, presente en el principio de la creación. Este número no cambia incluso si el contenedor, es decir, el universo mismo, cambia de forma. En cambio, los otros términos representan siempre la entropía pero teniendo en cuenta el hecho que varía con la forma del contenedor. En otras palabras, los 2 términos a derecha e izquierda de esta desigualdad deviniendo igual sólo al final de la trayectoria conciencial, que es cuando el toroide ha asumido la forma de cuerno (horn)(ver las figuras de arriba). En este contexto, el término 2 representaría el número máximo de objetos evideónicos realmente dividen los correspondientes en fotones y antifotones, sin contar los que en el Evideon quedan en la zona interior del husillo de toroide (ver figuras anteriores), aún no se han manifestado en su separación. Tal número tiende a cero cuando el toro se convierte en el cuerno (horn).



Así que la diferencia entre estos 2 valores de micro-estados, representa no sólo una relación estrecha entre la Pi Griega y la Sección Áurea, sino también una clara indicación precisa de cuanto "tiempo" ha pasado desde el inicio de la Virtualidad y lo mucho que aún queda por concluir el ciclo, llegando a obtener el toro en su forma de cuerno (horn).

Utilizando la fórmula 4π2Rr = 2 podemos poner en una tabla los diferentes valores de A, R y π, en relación con los demás, teniendo en cuenta que el valor de r debe ser igual a las unidades evideónicas de Φ.


123456
R-1,21771,21921,20271,20001,41
π3,12503,14153,14153,1253,12003,1500
A=232,80577,88077,88076,10975,55879,01234
128/Φ-246,2071,1321,1322,9033,4540,0000
r=Φ1,62001,62001,6180331,62001,61(9)1,41
NotaA=4πΦ2 Esferoide inicialTeórica actual situaciónActual situaciónHuso toroEsferoide inicialCuerno toro situación final

En esta tabla se puede ver cómo la situación actual todavía falta ver 1,132 unidades evideónicas que alcanzan la posición final con un valor de R que imita el valor del semieje de la energía (1,2192 contra 1,2150 teórica, o 243 unidades evideónicas del espacio de color). También observamos que en el inicio la entropía ha aumentado rápidamente alcanzando rápidamente el valor de alrededor de la mitad de todo el contenido entrópico (columna 1) para luego subir rápidamente a aproximadamente dos veces el valor inicial (columna 4), alcanzando el valor final de 79,01 unidades evideónicas (columna 6). Este valor de entropía, de hecho, está dada por la suma de la entropía menos la antientropía, es decir, la suma de los fotones y antifotones, en valor absoluto, que se calcula sobre los números formales del Evideon, presentes en el inicio de la creación. Mientras que los fotones y los antifotones se caracterizan por tener un signo entrópico contrario, los progenitores evideónicos son potencialmente sin signo pero sólo se calculan como el número de elementos de potenciales objetos que darán origen a los fotones y los antifotones.
El número de Evideon inicial es constante en el tiempo y en el espacio, pero se distingue en Evideon total y Evideon dividido en fotones y antifotones y la diferencia entre estas 2 cantidades es la medida de la entropía del "tiempo" o mejor de la adquisición de la conciencia alcanzada por la Conciencia. La entropía calculada como el logaritmo en base dual del número de Avogadro N, tomado como el número de micro-estados (J. B. Bekenstein, Quantum black holes as atoms).

http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download;jsessionid=44D394FD7C2EAB3ADF89A302845A4A3D? doi=10.1.1.338.6647&rep=rep1&type=pdf

Muestra cómo este valor está estrechamente relacionado con el número teórico de fotones virtuales, calculado para todo el universo. Este número se calcula como 1080 cuyo logaritmo en base 10 vale 80. Utilizando los logaritmos en base 2 para describir el mundo evideónico obtenemos que el logaritmo de 279 toma el valor de 79. Según este Génesis de la formación de la Virtualidad, a partir de la Realidad (Conciencia Primordial), se debe tener en cuenta que la entropía S del sistema no puede cambiar y debe seguir siendo nula. Al inicio la esfera blanca, que se muestra en la siguiente imagen, que representa la Conciencia aún no separada, y formalmente la suma de 2 superficies esféricas, una con valor de entropía positiva y la otra con valores idénticos pero con signo opuesto. Tan pronto como se tiene la mala alineación de las 2 partes de la Conciencia, imaginada como 2 esferas, se crea un desequilibrio entre los fotones y los antifotones enredados que, mientras se forman, si bien forman los correspondientes generadores Evideon, produciendo un esferoide hecho de materia y de antimateria (los mundos de Shiva y Vishnu, el mito en el Panteón indú, comienza a ser).



Si las 2 esferas iniciales fuesen perfectamente superponibles, el valor de la entropía total sería de 33-33 = 0 unidades evideónicas.
Inmediatamente después de la separación, la entropía parece aumentar, pero este valor es siempre, en realidad, un valor absoluto que es la diferencia de una entropía y de una antientropía. Sucesivamente se forma el toroide que tiene un área superficial de 4π2(1,618033)R. En esta coyuntura π se convierte en 3,14159 .... y si confiamos a R el valor de 1,2192, calculado para obtener un valor de A igual a 77,880 unidades evideónicas. Sabiendo que para la sección central y vertical del toroide, vale la ecuación de la circunferencia, que no depende del valor de π,

X2 + Y2 = 1,6180332

Imponiendo a X el valor de 1,2192 se obtiene para Y un vale de 1,0637, cuyo doble representa la longitud del eje evideónico de la energía igual a 2,127 que, respecto al valor teórico de 2,43, calculado para el espacio de color , nos da a entender como estamos en otro instante en que el eje tenía ese valor. El modelo evideónico así difiere del actual y esto produce algunas discrepancias en los cálculos de las constantes universales.
Para mantener el mismo valor de la entropía, que no puede exceder de un valor absoluto de 79,01 unidades fotónicas, paso a paso en que las dos conciencias se separan, las esferas que las representan, deben mutar, modificando la longitud de los ejes del espacio-tiempo, que del valor evideónico puro de 1,62 para un universo primordial no distorsionado, llegará a mostrar, como valor intrínseco, lo que hemos aceptado para la Sección Áurea, cuyo valor actual es de 1,618033 ...
Pero esto no es suficiente y si π no cambia su valor, el valor puro de 3,12 aceptado por las matemática moderna de 3,1415, el valor de la entropía S, del semi universo virtual no puede permanecer constante ...



Estas son las razones entrópico geométricas del por qué el toroide que es nuestro universo se presenta evideonicamente formado de esferas que se reducen de tamaño en la separación.
En la práctica, para recapitular, las fases del desarrollo de la virtualidad son los siguientes :

• La Conciencia Virtual que se va a formar, con valor de π de 3,12 y una Sección Áurea igual al valor puro de 1,62; todos los 3 ejes resultan iguales pero la Conciencia Integrada es completamente invisible y nunca podremos controlar que los valores sugeridos para π y Φ sean efectivamente correctos. En este contexto se observa que el valor de π está constituido por el número 3,12 (número evideónico compuesto por los 3 primeros vectores de 1, 2, 3).
Además, mientras que los vectores del espacio de color, por el espacio y el tiempo, son los asignados previamente, los valores de los vectores asignados al color verde y magenta son respectivamente 639 y 963 cuya diferencia está dada por 324 unidades evideónicas, haciendo de facto esta diferencia idéntica a la obtenida para el eje del tiempo y de la energía.

• El segundo paso dispone que π sea igual a 3,125 y Φ comienzan a disminuir en comparación con el valor de 1,62 por una pequeña cantidad, pero consistente tanto para hacer que el cálculo que relaciona π y Φ pueda mostrar un pequeño error.
El universo ya no es un esferoide, sino un verdadero y propio toroide como en la situación actual, donde π y Φ asumen los valores actuales aceptados por las matemáticas.

• Se puede suponer una etapa adicional en la que el toroide se convierte en un Cuerno de Toro (Horn Torus)(ver figuras anteriores) con un valor de π igual a 3,15 unidades evideónicas, un valor de Φ (Φ = R = r) tiende a 1,41 unidades evideónicas.

• En el instante en que el toroide asume esta forma final, sólo un punto geométrico divide la sección de la derecha y de la izquierda del toroide, y cuando incluso este punto desaparece y el último Evideon se manifiesta dividiéndose en un fotón y un antifotón, la estructura del universo se vuelve esférica. Esta vez la esfera aparece compuesta de fotones y antifotones conviviendo juntos en un único mar de partículas virtuales, dos a dos, todavía enredadas entre ellas. Esta situación estable, representa la Conciencia Manifiesta. Puede volver a ser totalmente invisible y real, cuando todos los fotones y los antifotones conviven todos juntos, volviendo a formar el Evideon, reabsorbido por la Creación misma. Pero la Consciencia Manifiesta, precisamente porque es, es también Virtual y describe bien el paradigma del Mundo Feliz, en el que esta parte de la Conciencia está presente se expresa.



Algunas recientes teorías parecen demostrar que el universo tiene efectivamente forma toroidal, de acuerdo con lo que los números del mundo evideónico y la constatación sobre el universo entrópico tendería a mostrarnos. (Ver bibliografía).


Consideraciones sobre la evolución del universo evideónico

Algunos aspectos de la evolución se acaban de mostrar, estarían de acuerdo tanto con los valores de la entropía como con las reglas de la simetría del universo virtual : pero podemos hacer una observación más relevante para la información que teníamos, hace tiempo (illo tempore), producto de las sesiones de hipnosis regresivas llevadas a cabo cientos de abducidos.
En particular, 2 aspectos de la cuestión vuelven a la mente. El primero de estos aspectos nos lleva a una hipnosis realizada en un joven trabajador de Piaggio que en ese momento se tomó principalmente de la raza dicha, los Rubio 5 dedos, de los cuales el chico también tenía una memoria alienígena activa (MAA). En una hipnosis, que fue capaz de utilizar con éxito una orden posthipnótica que habría debido evitar al sujeto que hubiera sido abducido después, a menos que el abductor no hubiera dado información sobre el por qué de estas abducciones. La orden posthipnótica funcionó a la perfección, y durante el siguiente intento de abducirlo nuestro abducido puso resistencia al alienígena pidiendo las razones de la abducción. En ese contexto, la reconstrucción hipnótica, se entendió al Rubio 5 dedos no pudo superar la resistencia de nuestro abducido, pero al atravesar la pared de la habitación, donde dormía el abducido, el alienígena se volvió hacia el chico y le dijo algo así como : "usted tiene que mirar en el Toro, si quiere tener una explicación".
Nosotros nunca hicimos averiguar lo que quería decir el alienígena pero tal vez ahora se podría suponer que aquella frase fuese directa a describir la geometría del Universo.
En otras ocasiones, la interferencia de los alienígenas Rubio 6 dedos, tendía a describir el universo como compuesta de 2 partes en las que donde estaba, se cerraría poco después, causando la eliminación de la vida en esa parte del Universo.



Ahora el modelo de toroide nos da una explicación de esa frase que ha permanecido hasta hoy mal entendida. El toroide tiene una parte central dada por la superposición del volumen de las 2 esferas iniciales. La parte central del toroide, a medida que evoluciona, se reduce hasta que desaparece. Desde el punto de vista de la simetría podemos notar cómo, si asignamos por convención signos más (+) y menos (-) a las áreas apropiada simetría, vemos que mientras que los signos opuestos caracterizan las 2 partes de un hipotético espejo vertical colocado en la mitad del toroide, la parte central del mismo, que es la superposición entre las 2 señales, no tiene "polaridad". En otras palabras, en esta zona, los fotones y antifotones se solapan perfectamente (el Evideon todavía no está separado) no permitiendo existir a la materia, o más bien manifestarse.



Alternativamente, la parte exterior de esta zona, los signos + y -, son totalmente convencionales. Los que viven en el área a la izquierda del toroide, perciben los que viven en el espejo, de la parte opuesta, (con simetría del eje de las energías opuesta a la suya); pero todo es puramente convencional. En realidad no existe en este universo ningún punto de discontinuidad. De hecho, los fotones que, por convención, podemos indicar con un signo +, y que se caracterizan por una orientación del eje de las energías totalmente vertical, existen al lado de fotones que tienen a su derecha, por ejemplo, su eje de energías ligeramente inclinado a la derecha, mientras a su izquierda, ligeramente inclinado a la izquierda. La mano del hombre que se aleja de la posición inicial, sea la que sea, y toma un arco de 180 grados, vamos a tener un fotón que tiene el eje de la energía totalmente opuesto al fotón del punto de partida. En otras palabras, la materia y la antimateria, en esta zona del universo son tales, simplemente porque están dispuestas especularmente alrededor del centro del toroide, pero no hay discontinuidad y sobre todo que no puede asignar más, si no por convención, el nombre de materia y de antimateria a ningún fotón virtual.
Del mismo modo no hay discontinuidad entre la zona central y la exterior si no fuera por el hecho de que, dentro de la zona central no puede existir materia. La zona central del toroide está caracterizada de Evideon que aún no se han separado e imita la radiación de Hawking, previsto para la evaporación de agujeros negros. Por otra parte, la estructura del agujero negro de Kerr imita perfectamente la estructura del toroide que caracteriza el universo mismo. El agujero negro no sería más que otra manifestación del toroide inicial, que fractálicamente se repite en todas las cosas del universo, a partir de los orbitales atómicos de los mismos agujeros negros, a las galaxias, al cuerpo humano.


Conclusiones

Creemos que hemos demostrado ampliamente, en nuestros escritos últimos, como sustancialmente la posibilidad de medir la adquisición de conciencia humana está ligada a varios parámetros que son, a su vez, subyacentes a las reglas de simetría.
Cabe destacar, por lo tanto, como la simetría se relaciona con la energía del sistema, a través de la adquisición de la conciencia de ser.
Una medida de la adquisición de la conciencia, que reflejará el grado de comprensión de la conciencia, por lo tanto, será dada por la simetría del sistema.
Más una acción aumentará la simetría en el espacio, tiempo y energía, y proporcionar más adquisición de conciencia. Los parámetros básicos de la simetría del universo evideónico son 3 simples números que son : la Pi Griega, la Sección Áurea y el valor del ángulo del plano, ya que el universo se manifiesta en su virtualidad con las operaciones de divergencia y de rotación : Por lo tanto, se puede imagina que se creará mediante la emisión de la única cosa que realmente existe, los fotones y los antifotones, derivando de los padres evideónicos, en todas las direcciones evideónicas, donde, dependiendo del ángulo de emisión, se creará materia, espacio, tiempo, energía o sus respectivas antimanifestaciones.


La conciencia se manifiesta en la virtualidad, a través de la
simetría evideónica donde el universo, aparece toroidal



Y todo esto está de acuerdo con la interpretación final de las fórmulas de la física moderna, donde en lugar, de una interpretación no conciencial, producirá inevitablemente visiones distorsionadas (con contenido entrópico más bajo) de la virtualidad final. En pocas palabras, las fórmulas son siempre correctas sustancialmente o casi correcta espacio-temporalmente, pero para hacer la diferencia en un intento de utilizarlas para describir el universo, es su interpretación conciencial.



Un orbital atómico d simulado en el ordenador


Bibliografía en profundidad

- Todo sobre el ADN.

http://wwwusers.ts.infn.it/~milotti/Didattica/Biophysics/slides_201213/5_DNAStatisticalMechanics.pdf


- El código genético y el ADN.

http://www.tony5m17h.net/ichgene6.html


- El mito andrógino.

http://riviste.unimi.it/index.php/itinera/article/download/745/1013


- Cromosoma Y.

http://genome.wustl.edu/projects/detail/y-chromosome/

http://www.villaggiodellasalute.com/Document.aspx?data=tvJFfugKdFT8%2fzO7KMpTbQ%3d

http://www.acp.it/wp-content/uploads/Quaderni-acp-2004_114_176-177.pdf

http://jkplab.org/2014/01/26/y-chromosome-adam-may-not-have-been-human/


- La muerte del localismo.

http://www.lescienze.it/news/2015/10/22/news/realismo_locale_violazione_teletrasporto_quantistico-2812948/


- Tiempo circular cuántico.

http://unicam.academia.edu/DonatelloDolce/Papers


- Masa del fotón.

https://www.princeton.edu/~romalis/PHYS312/Coulomb%20Ref/Photonmasslimits.pdf

http://www.josk.net/knowledge/mass-of-a-photon-in-kg

http://www.asee.org/file_server/papers/attachment/file/0002/3438/PHOTON_MASS_3_26.pdf

http://www.gsjournal.net/old/saraiva/saraiva33.pdf

http://arxiv.org/pdf/1005.2214.pdf


- El I Ching.

http://adamapollo.info/sacred_knowledge/i-ching/

https://charmvirgo.wordpress.com/2013/06/17/i-ching-binary-numbers-astrology-and-chakras/

http://trigrammaton.com/trigram-geometry.html


- 432 todos más.

http://www.carnaval.com/432/


- La Sección Áurea.

http://divinaproporzione.blogspot.it/p/musica.html

http://www.goldennumber.net/acoustics/

http://www.goldennumber.net/acoustics/


- Tabla Periódica.

http://otrabalhodoscentros.no.sapo.pt/04_Teoria/filosofia/philo_lawof7.htm

https://it.m.wikipedia.org/wiki/Tavola_periodica_degli_elementi_estesa

http://webelements.com


- Pensamiento lineal y circular.

http://giardinofilosofico.blogspot.it/2012/12/xxxxi-ilrapporto-tra-parole-e-cose-e.html


- La percepción sensorial.

http://elite.polito.it/files/courses/01OQM/slide2014/21-Percezione.pdf

http://paduaresearch.cab.unipd.it/5030/1/Hume_e_il_problema_della_percezione.pdf

https://scegli.wordpress.com/2011/10/22/la-mente-umana-%E2%80%93-il-senso-delludito-e-ilsenso-del-tempo/

http://salute24.ilsole24ore.com/articles/3612-cervello-vs-computer-luomo-vede-le-immagini-in100-millisecondi


- La conciencia y la simetría.

http://plato.stanford.edu/entries/qt-consciousness/

http://www.scaruffi.com/nature/phy49.html

https://www.apologeticspress.org/apcontent.aspx?category=9&article=2106

https://www.apologeticspress.org/apcontent.aspx?category=9&article=2106

http://www.williamjames.com/Theory/PHYSICS.htm


- La entropía de entrelazamiento.

http://ricercatesi.tesionline.it/tesi.jsp?idt=927

https://www.researchgate.net/publication/8464403_Entanglement_Energetics_at_Zero_Temperature

http://arxiv.org/abs/cond-mat/0311647

http://daily.wired.it/news/scienza/2013/07/26/quando-luce-ferma-imprigionata-cristallo-573462.html


- La entropía y la existencia de Dios.

https://carm.org/entropy-and-causality-used-proof-gods-existence

http://www.happythinker.com/god/genesisandentropy.htm

http://personal.psu.edu/jmc6/second_law.html

https://www.apologeticspress.org/apcontent.aspx?category=9&article=2106

http://www.ingsimone.altervista.org/macchine/Entropia.doc

http://www.sintropia.it/italiano/2006-it-3-06.pdf


- Conciencia física y la entropía.

http://www.williamjames.com/Theory/PHYSICS.htm

http://quantoequantaltro.blogspot.com.es/2012/07/professor-roberto-ettore-bertagnolio.html

https://en.m.wikipedia.org/wiki/Entropic_force

http://www.scienzaeconoscenza.it/articolo/entropia-quantistica-nella-teoria-bohm.php#

http://www.fantappie.it/testimonianza-ignazio-licata.html


- Principio holografico.

https://it.m.wikipedia.org/wiki/Principio_olografico

https://it.m.wikipedia.org/wiki/Paradosso_dell%27informazione_del_buco_nero

http://scienceworld.wolfram.com/physics/PlanckArea.html


- Entropía del fotón.

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0020722504000102

https://www.physicsforums.com/threads/question-about-entropy-of-photons.62468/

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0020722504000102


- Universo torodial.

http://www.kricio.com/strutture-toroidali.html

http://www.altrogiornale.org/anu-e-luniverso-toroidale/

https://it.wikipedia.org/wiki/Universo

https://www.youtube.com/watch?v=NXD23jVOMEc

https://en.wikipedia.org/wiki/Three-torus_model_of_the_universe

http://www.harmonicresolution.com/Toroidal%20Space.htm

http://mathematica.stackexchange.com/questions/32378/is-there-something-like-densityplot3d-to-visualize-atomic-orbitals


Nota :
Puede ser interesante observar cómo el mundo evideónico está vinculada a las proporciones entre el eje de la energía y el eje del espacio o del tiempo (que recordamos son siempre iguales).
En particular, estos ejes en el esferoide recién nacido son proporcionales entre sí, como el 3 al cuatro.
Este motivo hace creer que el volumen de una esfera es igual a 4/3(πR3). Pero son muy diferentes las relaciones numéricas que muestran esta proporción. Nos acordamos de algunas aquí, obtenidas imponiendo a la Sección Áurea el valor de 1,62 y a la Pi Griega el valor de 3,125.

2x13,5x4/3 = Rx4,32 con R nuestra aproximación para la constante de los gases
[2πΦ]2 = 136,6875 = α-1
2πx4/2 = R = 8.(3) = constante de los gases
2Φx4/3 = 4,32
¾ = 396/528 = 639/852 = 243/324
2x13,5x4/3 = 36 submúltiplo del ángulo plano