Yo Una, Nosotros Todos o :
mecanismos psicóticos de la abducción

de Corrado Malanga


Introducción

El sujeto abducido que deja el problema de la abducción a menudo tiene recaídas. De alguna manera vuelve al problema alienígena : no tan completo como sucedió antes, pero de una forma parcial. En otras palabras, no todos los alienígenas que lo molestaban antes se las arreglan para atraparlo, pero los seres incorpóreos como el Lux o Ringho o el que definimos por las iniciales Ra, gestionan, de alguna manera temporalmente, para tenerlo mejor.

La persona abducida recae en crisis y manifiesta siempre la imposibilidad de sanar de su problema; y para empeorar las cosas nos anima a dejarlo solo, a no perder más tiempo con él ya que su recuperación le aparece sin esperanza.

Después de años de trabajo en este campo sabemos que el que habla no es el abducido sino la cosa que manda dentro de él.

Por tanto, debemos preguntarnos por qué, a pesar de haber elaborado un método que libera instantáneamente al abducido de sus agresores (el TCT dinámico) al cabo de unos pocos días, algunas especies alinígenas vuelven y vuelven a la persona a un estado de profunda frustración acompañada por la idea de fracaso.

"Fallé porque no podía liberarme de los alienígenas a pesar de su ayuda ...", suelen decir.

El abducido no sabe que todos los abducidos se comportan de este modo, en una etapa de su liberación y sobre todo no se dan cuenta de que, al hablar, no es él, sino los que lo habitan. ¿Por qué entonces los alienígenas incorpóreos resisten y vuelven? ¿Por qué la parte anímica del sujeto abducido y liberado en un primer momento, se hace poseer más tarde?


Como es dentro, es fuera

Pudimos observar cómo la parte anímica que se manifiesta en el abducido en el interior del espacio virtual del TCT dinámico o estático, no es más que una buena representación del sujeto mismo. El abducido es en realidad una persona cuya parte anímica ha cedido al alienígena, que lo considera su maestro, lo justifica y se siente a menudo gratificado por su presencia. El abducido está experimentando una relación sadomasoquista con el alienígena, no tanto con lo que es e interfiere con él físicamente, sino con lo de dentro de él que tiende a sugerir su comportamiento.

Así que resulta que existe una íntima relación entre el comportamiento que el abducido asume en lo social y el comportamiento que su parte anímica asume con el alienígena.

El abducido es siempre uno que se hace poner los pies en la cabeza de la vida de todos los días, que decide seguir lo que otros le imponen, que no decide otra cosa que la realidad que otros deciden.

En el instante en que el abducido se libera de sus agresores alienígenas, no sólo será liberado dentro de sí y su alma será capaz de hacer por primera vez en su vida una experiencia por sí misma, en el fondo, será liberado de la esclavitud de las reglas de la sociedad. Esto demuestra que, dentro de las 48 horas después de la aplicación de TCT dinámico, la persona modifica sustancialmente esa escala de valores en la que creía diez minutos antes de llegar a nosotros. No se adaptará más a quién pretende continuar mandándole a palos sino que se revelará dentro de sí mismo, a los alienígenas, y fuera de sí, a los seres humanos.

Inmediatamente se notará un fuerte cambio de carácter con picos de fortalecimiento inesperado que deja sorprendido al mismo abducido, que nos dirá cómo, por primera vez, han respondido mal a su jefe, ha enviado a la mierda al socio y ha dicho a su padre que finalmente quiere tener su propio negocio.


El miedo a manifestarse

Un momento después de que la persona se da cuenta de que él cambió el paradigma de su vida que le vio esclavo sumiso y desdeñoso con los demás, provocó en él un instinto pauloviano de la culpa y cualquier cosa, dentro de él, le recuerda que ha subvertido las reglas. Aquellas reglas, tan hacia el alienígena como hacia la sociedad que lo rodea y lo administra y que acostumbra a la gente a ser invadidos por un insano instinto de culpa por haber osado ensallar, por un instante, el sabor de la libertad.

"¿Cómo osas?" Dirá su pareja o su padre o su empleador, al rebelarse contra su patrón. "¿Qué hace? ¿no está agradecido a su jefe que le da de comer? ¿por qué escupe en el plato donde ha comido hasta ahora?"

Así dentro de sí mismo : "¿No te acuerdas cómo estabamos bien juntos tu y yo?" Dice el Lux al abducido que siente esta voz que penetra dentro de su cerebro : ¿Recuerdas cómo yo te hacía tener percepción extrasensorial? Sin mí no la tendrás nunca más, dice el mentiroso, lo que nos quiere hacer creer es que él es el artífice de esta percepción particular, del abducido. Luego continúa con la idea de la ingratitud, ya sabes lo que tus padres siembran dentro cuando te dice : "¿pero comó no me vienes a encontrar el domingo? ¿pero cómo no me curas cuando seré viejo? no me quieres más bien etc. ...".

Así que dentro como fuera la persona abducida, que sólo ha probado la brisa fresca de la libertad, se pregunta si se lo merece. Se pregunta si fue ingrato con sus captores. En este instante la barrera que se había hecho construir vacilará irremediablemente.

No debemos olvidar que el abducido es tal porque su parte anímica que representa al menos el cincuenta por ciento de su carácter es sumisa. Una parte anímica con poca adquisición de Consciencia de sí mismo que interpreta la experiencia con la idea de que basta con observar sin interferir en la Creación. El que no interfiere en la Creación produce el mismo efecto que se nota cuando un niño junto a una vitrina llena de chocolate mira dentro de la tienda, sin saber qué hacer. Ese niño se verá dentro de la tienda de sus deseos para toda la vida sólo porque nadie le ha explicado que además de observar puede interactuar. Si quisiera podría romper la vitrina y tomar lo que quiera y puede también entrar y comprar : podría hacer cualquier cosa y de hecho cambiar el estado de su existencia, podría ser no sólo un espectador, sino también un actor y director de su vida. El abducido en cambio no sabe que puede ser un director y no limitarse a ser un espectador. La falta de adquisición de Consciencia que, para hacer experiencia, no basta con observar lo que ocurre pasivamente, sino que puede decidir si desea realizar experiencia o decidir si quiere modificarla, produce el comportamiento sumiso del abducido.

Dentro del "proceso de decisión" existe la presencia de un acto de voluntad que la persona abducida tiene reprimido.

No es casualidad que muchos abducidos son ciclotímicos o tienen depresión crónica.

En este contexto curarse de la abducción quiere decir efectuar un camino personal que le lleva a modificar su carácter y asumir la carga de su responsabilidad que hasta entonces había delegado a un poder superior, el del otro.


La sumisión al ser evolucionado

Por lo tanto el sujeto apenas liberado no es capaz de gestionar su curación como no era capaz de gestionar su propia enfermedad. Antes, cuando estaba enfermo no sabía curarse y no sabía que se podía curar. Especialmente nadie le había dicho que para sanarse tenía que poner la voluntad de hacerlo. El paciente normal va al médico, que hace la lista de los síntomas de la enfermedad y dice : "doctor me curará ahora."

El enfermo sabe que, para sanarse, sea el médico y la medicina oficial, o el sacerdote y su religión, pero tanto el médico como el sacerdote no harán nada para dejar claro al paciente que el médico sólo puede señalar el camino de la curación que depende de un acto de voluntad de la persona enferma. Pero la persona enferma, que en el caso del abducido está probablemente deprimido crónicamente, no quiere comprometerse, ya que no está acostumbrado a tomar la responsabilidad de sus acciones y entre ellas también está el deseo de sanar.

La persona piensa erróneamente que no es la experta de la curación y por lo tanto cualquier otro asumirá la responsabilidad de su rehabilitación. El abducido piensa erróneamente, que el alienígena es más fuerte que él y más avanzado y, por tanto, se encomienda a esta marioneta vestida como un dios de la tecnología, y por esto, se deja controlar.


El temor de la curación y la pérdida de identidad

La persona también se pasa la vida en espera de ser puesta en libertad sin hacer oviamente casi nada que serlo. Imagínese a una persona en una silla de ruedas, una persona con discapacidad, conoce a un buen médico que la cura o a un mesías que le hace un milagro. Se levanta de la silla y camina. En aquel instante está sin duda emocionada y feliz por sanar. Al día siguiente estará más deprimida que antes porque se identificará más con la que estaba ayer enfermo. La persona enferma tiende a identificarse con su enfermedad. La PNL muestra con el análisis transformacional este tipo de actitud que es común a muchos de nosotros.

A la pregunta : ¿cómo estás? Ella responde : estoy enferma.

En realidad esta frase muestra una fuerte alteración de los contenidos del mapa del territorio. No estoy enfermo, pero estoy mal, no estoy enfermo, pero tengo una enfermedad. ¿Decir que estoy enfermo es como decirlo en lugar de lo que eres? :

Rossi Giovanni.

No, en cambio, responde esto :

¿Quién es usted? Estoy enferma.

Se trata de confundir su propio estado con su propia identidad. Así que ser abducido determina que la persona ya no tiene una identidad, sino la de su estado de abducida. El día en que por un milagro se levanta de la silla de ruedas y es declarada curada ¿no sabe quién era antes porque estaba enferma y que es hoy?

En este contexto, surge espontáneamente la idea de que cuando uno no sabe quién es, está enfermo debido a la crisis de identidad y luego desemboca en el suicidio. Entonces, en la persona abducida y la supuesta cura o milagro, desarrolla en ella el deseo de volver a enfermar. Al menos los enfermos saben quiénes son, o al menos piensan que lo saben. Al menos como enferma reconocen a otras personas que cuidan de ellas para sanarlas, pero ¿siguen con la misma atención de las demás? ¿todavía la verá después de curada?

Este es el momento en el cual el alienígena intenta volver dentro suyo, es el momento en que subconscientemente volverá a enfermar.


La afectividad que falta

El alienígena sin cuerpo tiende a conocer sus debilidades porque vive en su cabeza y no se nota. La persona abducida, lo está porque dentro de ella, su alma, quería compañía. Puede parecer absurdo o cuando menos increible esta afirmación, pero el alma sufre de una enfermedad verdaderamente propia. La única enfermedad que afecta o que puede afectar al alma es la soledad. El alma del abducido a menudo se siente sola y cuando algunos parásitos invaden su contenedor, por un lado, se siente usada pero por el otro se siente considerada. ¡Cuántas veces, después de la liberación de parásitos alienígenas en la hipnosis, el alma nos dice que está muy bien ahora, pero se siente sola y no alcanza a los extraterrestres!

Como de costumbre, lo que sucede dentro de nosotros, es un espejo de lo que somos fuera. Estos sujetos han tenido problemas en el manejo de las emociones. Hemos encontrado personas con síndromes fuertes de miedo al abandono, tal vez porque eran dados por los padres, o por el compañero de vida, que han perdido un hijo o un familiar y que se sentían traicionados por ello, en su opinión, al abandono injustificado.

Recuerdo una hija que no podía perdonar a su madre que murió sin ser capaz de terminar, y entonces resolver la disputa que tenía en curso o en el caso de una persona que se siente culpable de estar aún viva, mientras que su hermano murió en un accidente. Luego están los huérfanos (una categoría sustancial en el campo de la abducción), que necesitan los padres sustitutos de los de verdad y se llevan a los alienígenas para jugar este papel extraño.

Una de estas, en hipnosis llorando, frente a la memoria del alienígena mantis, que siempre había erroneamente pensado que era el espíritu de la difunta madre que vino a visitarla.

Luego están aquellos que han sufrido la violencia tanto sexual como mental que tiende a confundir la figura de su violador con la del alienígena. En este contexto, el violador terrestre no puede ser recordado si no confundido en los pliegues de remotos recuerdos pero, en este sentido, es posible estar en la presencia de una superposición de roles, con la figura del alienígena en lugar del violador, que le obliga a hacer algo, de lo que no recuerda nada, pero que tiene que ver con sus genitales.

Cazar al alienígena quería decir cazar para siempre al violador, cazar al alienígena significa decidir arrojar luz sobre la memoria de la experiencia, así como decidir ver el rostro (reconocer) el violador real; decide que no debe sentirse culpable si la violaron así como no debe sentirse culpable si vienen a prenderla. No debe creer tener algo de su violador o de su abductor.

En un contexto similar, por ejemplo, la experiencia sin resolver y olvidada de la violencia es revivida en el entorno alienígena, donde la parte anímica permanece por un lado inerme y por otro lado intensamente interesada en entender lo que está pasando en un intento de comprender la razón, necesaria para sublimar todo el suceso. Pero esto no sucede. Durante la experiencia de la violencia, de hecho, la persona pierde la memoria de lo que pasó y durante la experiencia de la abducción la persona trata desesperadamente de recuperar la memoria de algo que se parece a la experiencia primaria, pero sin conseguirlo. En este contexto, no permanece el alma que espera hasta la próxima abducción alienígena para ver si puede terminar una película que ha comenzado pero no puede terminar.

El alienígena sin un cuerpo, el Lux, en particular, utiliza los instintos de culpa de su víctima para someterla a sí misma en una violencia mental continua que dura toda la vida.


La gestión de las emociones y de la reconstrucción
de la personalidad reencontrada

Así que con esto en mente cuando estás delante de un paciente y lo sanas, debes dar también la oportunidad de reconstruir su personalidad cuando su enfermedad representa erróneamente también su identidad perdida.

Si no se trabaja este pasaje de la identidad, la persona tiende a reemplazar rápidamente la enfermedad, el estado de la enfermedad se convierte también en necesidad de las enfermedades, con otra enfermedad similar. En la vida ordinaria vemos la presencia del paciente que no quiere curarse, que está mal físicamente, pero que va al médico y le dice inmediatamente que no se curará nunca. O vemos al enfermo que se escapa cuando se da cuenta de que habría la posibilidad de que en realidad se esté recuperando. Así que, como en el ámbito de las abducciones nos encontramos de frente con el abducido que nos dice que estaba demasiado solo sin el alienígena y que después del tratamiento con la dinámica TCT lo sanamos demasiado apresuradamente y no hacemos más que ver una década más tarde, cuando admitimos que se quedaron lejos de la idea de liberarse de sus parásitos alienígenas reales.

Así que después de haber liberado a la persona de su alienígena no podemos abandonarlo a sí mismo porque sabemos todas las debilidades de su psique, que a su vez condujo de alguna manera a la abducción, saldrá y sabemos que, si no se reestructura, será el gancho en el que el ataque alienígena puede volver a parasitar de nuevo a su víctima.

En resumen, una verdadera y propia psicoterapia de sostén que parece que los psicólogos no saben realizar en el tiempo y en la forma que empleamos con bastante rapidez.

Pero no hace falta decir que ahora estamos trabajando con algunos psicólogos que utilizan técnicas diarias de TST dinámico, con resultados, al oírlos, excepcionales. Formar un grupo de estos psicólogos es vital para nosotros porque garantizará a nuestros abducidos liberados un soporte post-terapéutico, que se convierte en este punto, en etapa obligatoria de nuestro trabajo : etapa obligatoria pero no debemos ser los que seguimos porque nuestro trabajo no lo permite, tanto en términos de tiempos como de habilidades específicas.


No se puede curar el cuerpo si no se cura el alma

Platón lo decía así, y por tanto también nos apoya. Cuando el alma está enferma es por eso que el alienígena la puede tomar. O el alienígena toma el alma y la enferma.

La enfermedad del alma está relacionada con el aspecto de su soledad. A veces está convencida de estar sola en el universo y no solo acepta, junto a ella, la mala compañía, enamorándose de sus perseguidores y torturadores, que van desde figuras de alienígenas sin cuerpo, a los que cree erróneamente que son sus creadores.

Así el alma debe ser reprogramada para asimilar un mapa del territorio más correcto y real del que ha sido liberada.

En el proceso liberativo se establece una estrecha relación entre el alma de la persona abducida y su operador. En el instante en que el operador ayuda al abducido a cazar a los alienígenas, es inevitable que el operador no tome implícitamente el sitio.

El alma tiene miedo de la soledad y una vez que los alienígenas se han ido, habla con su operador y lo elige como su salvador, su gurú, su padre y su creador. Si el alma necesitaba antes del alienígena e incluso antes de una tierra principal, ahora necesitará de su libertador y no sólo durante el periodo de liberación, sino para siempre.

En este contexto, el abducido también es capaz de decidir inconscientemente ser reprendido en lugar de terminar la relación con su operador de la liberación.

Esto sucede porque hay que tener en cuenta que hemos eliminado una figura de referencia incluso si es negativa en la vida del abducido y esta ha sido sustituida con nuestra figura.

Si no se corrige de inmediato ese tipo de actitud del abducido, en el mejor de los casos, será liberado del alienígena pero en su lugar considerará inconscientemente que el nuevo abductor es un espasmódico necesario.

De esta forma el abducido no sufrirá ninguna pérdida de identidad porque seguirá abducido, modificado de alguna manera, pero siempre funcional y se asegurará la esfera de la afectividad que no se vaciará después de la expulsión de los alienígenas, porque la figura del operador la ha llenado.

Por lo tanto, con mayor razón, se requiere una revisión del mapa del territorio para dar vida a las almas.


Yo una, nosotros todos

En el análisis de cientos de casos, nos dimos cuenta que el alma se siente sola aunque se siente una parte del todo. El alma, que es la parte femenina del ser respecto al espíritu, la parte masculina del ser, ve sólo una cara de la moneda que constituye la realidad virtual. Tiene una idea de unicidad diferente de la que tiene el espíritu.

De hecho el espíritu ve las cosas como si no fueran diferentes en el espacio, las ve unidas en el espacio, así como el alma tiene una visión de unidad en el tiempo porque todos los eventos temporales ocurren para ella en un único instante.

Para llegar a ser consciente de ello, primero fue C.G. Jung quien, refiriendo las palabras de uno de sus colegas dice que el alma está ligada a la figura del óvulo femenino mientras el espíritu lo está con el espermatozoide.

Cuando un alma del mundo representa el alma del universo, una Pistis Sophia única y por tanto, también sola, por lo que el macho se convierte en un grupo con una sola conciencia que puede ser comparada a una civilización de hormigas o de insectos que se mueven al unísono, una bandada de estorninos que se intercambian por el halcón como una ave sola grande, mientras vuelan. Así que todo espermatozoide tiene una sola tarea, unirse al único huevo cósmico para fertilizarlo. En este contexto, el grupo de espermatozoides no son más que piezas de una única unidad dispersos en un espacio. Analogamente entonces el alma está hecha de muchos pedazos dispersos de sí misma en el tiempo. Esta diferenciación, sin embargo, se lleva a cabo por el hombre de dos maneras diferentes. Los diferentes espermatozoides se ve y se sabe que existen juntos como un batallón de soldados, mientras que las piezas individuales del alma hacen más esfuerzos para verse sin el tiempo, es decir, en tiempos diferentes.

Decimos esto porque la parte femenina del ser respecto a la parte masculina ve el universo temporalmente donde el espíritu lo percibe espacialmente. Una vez más viene en ayuda la Programación Neuro Lingüística en este caso del análisis transformacional. Una mujer que dice que ama a un hombre dirá :

¡Te amaré para siempre!

Un hombre que va a decir a una mujer la misma sentencia se expresa de la siguiente manera :

¡Te amaré a donde quiera que vayas!

En términos simples es que el alma y el espíritu son únicos, pero cuantificados en el tiempo y en el espacio respectivamente.

Estos conceptos servirán para reestructurar el concepto de "uno" y de "sólo" para el alma y construir una personalidad alternativa capaz de resistir los ataques del alienígena.

El alma dice ser yo una donde el espíritu dice nosotros todos.


Reconstruir las relaciones del alma
con el terapeuta y con la consciencia

Así que se trata de resolver los problemas entre abducido y su libertador, por así decirlo. Para ello es bueno conocer los mecanismos que producen en los seres humanos los sensación del enamoramiento por eso lo vamos a explicar.

De hecho, hemos sido capaces de observar que en algunos casos las personas abducidos liberadas tienden a creer, por confusión, en sí mismo, estar enamoradas de su libertador.

Lo que sucede hacia fuera sucede hacia adentro y realmente depende de un informe anímico que a menudo se establece en un modo del todo arquetípico y simbólico pero que se vierte en el cuerpo, estimulado por las sensaciones del cerebro que puede malinterpretar ciertos tipos de estímulos.

Vamos a describir la transferencia y la contratransferencia de una manera nueva con más seguridad cerca de la idea de una psicología transpersonal que no es la idea misma de la relación de Jung que atraviesa el objetivo de la comunicación PNL y utiliza las fuerzas del universo virtual.

Si nuestra llave de lectura es real necesita reconocer que el alma, la mente y el espíritu están vivos, pero el cuerpo no lo está y nunca lo ha estado. De hecho, no siendo la conciencia está totalmente muerto pero mantenido con "vida", por así decirlo, en cualidad de contenedor, de los tres componentes que lo habitan : la Tríada.

Así que la relación de los sentimientos amorosos que puedan surgir entre dos personas pueden tener tres tipos de ubicación. De hecho admitiendo que las dos personas que tienen una relación amorosa animista, espiritual y mental, pueden tener una relación sólo anímica, sólo mental, sólo espiritual o sólo anímica mental o anímica espiritual o espiritual anímica dependiendo de si las tres partes de una están en frecuencia, en fase, con la parte de la otra.

Y aquí podemos asimilar la idea de una relación amorosa con la única cosa real que esta representa : un intercambio de información.

El alma habla al alma de la otra y esta información arquetípica se envía a la mente. Lo mismo sucede con el espíritu : pero mientras el alma envía información que la mente translada como emociones, el espíritu envía información que la mente traduce en forma de sentimientos.

La diferencia fundamental que existe entre los sentimientos y las emociones se relaciona con la naturaleza del espíritu y del alma. Las emociones ocurren sin una razón precisa (no existe la idea de causa y efecto). Por el contrario el espíritu emite la idea del sentimiento que está más relacionado con la idea de acción reacción. Usted me da un puñetazo y siento la necesidad de dispararle entre las pelotas.

El alma en cambio presencia una puesta de sol y llora sin razón aparente.

Tanto el espíritu como el alma son dos formas de definir el amor.

El alma y el espíritu realmente no pueden amar a nadie porque son uno con las otras almas y los otros espíritus.

El alma no ama a nadie, porque no puede amarse a sí misma, pero está feliz de reconocerse cuando se encuentra en otro contenedor. Esta emoción llega a la mente que la transmite al cuerpo que la interpreta de una forma totalmente virtual. Los griegos llamaban a este amor Agape que es el amor que los dioses dieron a sus criaturas, sin preguntar si eran correspondidos.

El Espíritu ama con la norma de Heros, donde se convierte en la parte fundamental. El alma no necesita reconocimiento social, pero el Espíritu quiere ser aceptado en el grupo al que pertenece. Parece decir : te amo porque me amas, y no como diría al alma : te amo porque me encanta.

Lo que sucede, entonces, en una relación de amor es el intercambio de información que la mente rechaza en el cuerpo. El cuerpo sólo tiene una manera de traducir la información de este tipo y sólo usar la comunicación virtual hecha de espacio, tiempo y energía.

En este contexto, la persona que no sabe que tiene alma y espíritu cree tener impulsos sexuales, que en cambio son sólo la sombra de una comunicación arquetípica de más alto nivel, que sin conciencia, tienen la intención de permanecer siempre completamente enterrada en el propio ser profundo y nunca será comprendida.

Hay tan poca conciencia de este mecanismo y la gente común piensa que sólo existe una relación física entre dos personas. Debemos destacar que no existe en realidad ninguna comunicación de este tipo para la comunicación sino la comunicación entre dos sombras y no entre dos titulares de las sombras.

En este sentido me gustaría disipar el mito de todos los hombres para los que un varón miraba, una mujer, en una primera aproximación, sólo la parte estética. Esta cosa debe ser totalmente desacreditada. Siento que puedo decir en mi lugar todo lo contrario.

Cuando dos personas intercambian información siendo primero anímica espiritual porque la mente traduce la información intercambiada y la envía al cuerpo que tiene una visión puramente virtual. En otras palabras, antes de discutir los componentes de la tríada y luego la persona cree que se ha comunicado con el cuerpo.

Por ejemplo, cuando se pronuncia la palabra, donde la persona comienza la comunicación verbalmente, emite una serie de señales corporales que fueron precedidas por comunicaciones anímico-espirituales, en fracciones de milisegundo.

Ahora destaco una vez más que las relaciones entre las dos personas son, por tanto, la meta de las comunicaciones entre los tres niveles que deben vibrar a la misma frecuencia para poder intercambiar datos. Cuando las personas se intercambian frecuencias en armonía se producirá una buena relación pero la persona creerá erróneamente que tienen atracción o repulsión sexual por su contraparte. La atracción sexual en realidad es sólo un reflejo de una comunicación entre diferentes componentes de la tríada. Así como otras sensaciones, como la idea del amor paterno, está siempre vinculado en la intersección de las señales intercambiadas por las tres componentes de la tríada.

Y ahora, vamos a ver lo que pasa con esta perspectiva entre la persona abducida y su operador. El operador produce, en el proyecto de expulsión de alienígenas sobre la persona que se confía, un operación que tiende a establecer contacto transpersonal entre sus componentes y la abducción en sí. Durante y al final de la ruta, el alma ha hablado : por lo que el espíritu y la mente : y he aquí el paso de la información, en un nivel subliminal, puede producir, en la persona abducida, incluso la idea, totalmente equivocado, de la atracción sexual hacia a su salvador. Las actitudes son comunes, incluso cuando la persona intercambia el operador por su padre o su hermano.

La confusión de los roles derivan, si no se conoce este mecanismo, pueden producir una mala interpretación dentro del sistema de las personas que constituyen la pareja que interactúa. Así que el abducido se sentirá abandonado por su operador si no responde correctamente y de manera subliminal a sus solicitudes de afecto.

Por ello, el operador se encuentra pues en la gestión de una situación clásica de la transferencia a la que el psicoanálisis responde de forma clara cerrando drásticamente la relación entre el paciente y el médico. Pero en el caso de las abducciones esta relación es de por vida y no puede ser destruida. Cabe destacar que, en el caso de una abducción, la relación que se forma entre abducido y el operador es a niveles de comunicación muy significativamente más profundas de las obtenidas entre un psicólogo y su paciente.

El intento de bloquear los informes por parte del operador, se traduciría por la mente del exabducido en arquetipos incorrectos; enviando este arquetipo al alma del abducido, que se sentirá abandonada y sola y corremos el riesgo de que decida readmitir al alienígena a su mesa.

¿Cómo operar entonces?


La reprogramación final del alma

Pudimos ver cómo este problema se puede evitar fácilmente y se resolvió con una operación que funciona tanto a nivel consciente como inconsciente. Conscientemente el abducido le dice cómo son las cosas y como el alma, la mente y el espíritu transmiten señales a la mente misma que, al hablar con el cuerpo, ve sus datos mal interpretados por sensores virtuales del cuerpo mismo. De esta manera se pone la persona en condiciones de entender a la perfección todo lo que son sus relaciones con los demás en términos de gestión de virtualidad y de su sexualidad.

Al mismo tiempo, en una sesión de la hipnosis o utilizando una simulación mental como el TCT dinámico, después de eliminar a los alienígenas, vamos a fusionar las tres esferas de la tríada en una sola tríada.

Esta primera etapa lleva al alma y al espíritu a compartir sus experiencias a pesar de que es poco probable que compartan el mismo punto de vista, debido a su naturaleza intrínseca. Luego se pide al alma sola, si quiere encontrarse con su Consciencia. En esta experiencia el alma va a donde se inicia la vibración (que tan a menudo expresa el alma). Y se le pedirá que entienda cómo se siente al alma y todos juntos unidos y no separados cuánticamente. Se añade que el alma volverá a la fuente cuando todo haya terminado y se dará cuenta de que no está sola ¡porque es una!

El alma que ha experimentado esto a veces no quiere volver, ni siquiera al contenedor porque está demasiado bien (por lo que expresa).

En este punto cabe señalar que el alma debe volver a su contenedor porque ahí es donde debe terminar su experiencia.

El alma vuelve dentro de su contenedor y al final de la simulación mental la persona tiene totalmente recuperado el concepto de realidad y recupera la relación con su operador para siempre.


Una historia para el alma

El alma habla con arquetipos y a menudo es útil hablar con la mente que lo traducirá en fonemas arquetipos, con historias que resuenan con imágenes ideicas con alto contenido arquetípico.

Un poco como aquellos que utilizan parábolas, lleno de estímulos que producen emoción.

A menudo se hace comprender al alma un concepto sin necesidad de estados de hipnosis profunda.

Por lo tanto, hay que decir que el operador debe ser capaz de hablar con el alma de su abducido incluso en una comunicación normal donde la comunicación transpersonal toma inconscientemente la via y se hace más significativa.

¿Qué le digo al abducido que se ha liberado, pero que se siente solo y privado de su identidad y que ha decidido no participar en la virtualidad porque su alma decidió abandonar su contenedor antes de tiempo?

Le digo esto :

¡Sí! también puede ir por primera vez, pero hay un problema que me gustaría subrayar ahora, antes de que usted ya no puede pensar en ello. ¿Se da cuenta que su vida en este contenedor es una especie de prueba en la escuela, donde tiene que demostrar que ha aprendido la experiencia que le corresponde?. ¿Se da cuenta de que está haciendo una prueba en clase con muchos otros como el?.

El maestro para evitar que se copie ha dado una prueba en clase diferente a cada uno de ustedes. La tarea debe ser entregada en una hoja de papel al final del tiempo. Usted podría levantarse y salir antes de entregar la hoja en blanco.

Seguramente usted puede hacerlo, pero hay que recordar que el profesor al final de su prueba, reune todas las hojas, porque esos papeles formarán un libro. Por supuesto que puede no escribir su página, pero da la casualidad de que si va a renunciar a su página, el libro será incompleto, no podrá ser publicado y será inutil el trabajo de todos los demás. Su página del libro, de hecho, no es una simple página de un libro, sino una cosa indispensable y sin la cual el esfuerzo de todos no vale nada. Creo que deberíamos obtener la página del libro y terminar la tarea cuando lo termine cualquier otro, al final del tiempo.

¿No se lo cree?


La sexualidad en el centro de la expresividad

Los interesados en la psique humana siempre terminan hablando de la sexualidad.

Lo hace Freud que fue pionero en el psicoanálisis en términos de la libido y las unidades primarias como punto de partida de todas las acciones que los seres humanos piensan y ponen en marcha. Freud ve la relación sexual como el punto de apoyo de toda la evolución de la raza humana, casi como una necesidad compulsiva que busca una razón para existir, pero cuyo único propósito es la replicación de la especie.

Jung, al tiempo que reconoce el fuerte impulso que la sexualidad es para el entendimiento de los movimientos de la psique, relegando todo a un rol más marginal y sospecha que detrás de cierto comportamientos existen otros tipos de unidades más profundas y complejas, no sólo biologías, cerebrales, mecanicista a lo Piero Angela, donde se teoriza el acto del amor como un grupo altamente improbable de reacciones químicas que sería responsable de la voluntad.

Neumann empieza a entender que la relación entre una mujer y un hombre puede ser interpretada como el deseo de la mujer a conocer la parte masculina que está en sí misma, buscándola afuera, en un varón fuera de sí.

Wilhelm Reich introduce un concepto por primera vez extraordinario representado por la sexualidad en la energía, o más bien la energía de la sexualidad (orgónica).

Reich en este concepto, sin embargo, tiene sus limitaciones en la visión todavía mecanicista donde se podría esperar para hipotizar para usar esa energía también para dar, en el futuro, energía para su hogar.

Finalmente Hillman producirá un concepto fundamental que describe la esquizofrenia de la sociedad humana como un reflejo de la interior, donde la parte masculina y femenina del ser hablan entre sí y tal vez incluso conocen la existencia la una de la otra.

La investigación sobre el problema de la abducción y sus métodos ajenos a mantenerla a raya ofreció diversos subproductos de esta investigación que hasta la fecha están representados por una mejor comprensión del modelo del universo, para aclarar la física de Bohm y el experimento de Aspect, que nos dio una vista completa de la utilización del mito como mapa de la zona, que han aclarado el funcionamiento de la línea de tiempo en la hipnosis lo que nos permite reprogramar con éxito el pasado, el presente y el futuro de cada uno de nosotros.

Finalmente nos dieron una llave de lectura en la construcción del ser humano y esta cuenta con mecanismos que producen y regulan el comportamiento social primaria de aspectos relacionados con la sexualidad, que ahora es interpretado por nosotros como un intercambio de información subliminal entre los componentes de las tríadas. Donde hasta ahora los comportamientos sexuales de la raza humana eran relegados sólo a impulsos biológicos o respuestas peores a estímulos automáticos psico-químico-energéticos que servían a la función de la preservación de la especie humana, lo que garantizaba la reproducción de sus unidades, hoy podemos producir un modelo más cercano a la realidad al afirmar que el acto sexual es la reacción a un estímulo anímico espiritual, mal interpretado de la mente que envia la señal al cuerpo, la parte totalmente virtual nuestra, en un intento de probar el otro medio dentro de nosotros con el que no somos capaces de interactuar e interferir.

El resultado de esta operación produce en la raza humana la garantía que sus contenedores seguirán existiendo, de tal manera que tanto el espíritu como el alma hagan sus experiencias, hasta el momento en que se encontrarán en nosotros y ya no buscan la otra pieza de ellos, dentro de otro contenedor.

En ese instante, el alma y el espíritu se reunirán y reconocerán en el mismo contenedor y no habrá necesidad del enamoramiento porque el alma habrá completado su ciclo experimental y no haya necesidad de cuerpos como contenedores de las almas. Este será el momento en que los hombres serán estériles por inmortales y ya no tendrán necesidad de un cuerpo, por lo demás, totalmente virtual.


Bibliografía para ampliar los temas

C.J. Jung., La Libido, Simboli e Trasformazioni., New Compton ed. 1993, Roma

http://jung.gqitalia.it/25/l-inconscio-collettivo-e-la-decollazione-della-libido-percettiva--davide-contro-golia

http://programmazioneneurolinguistica.com/pnl/?p=78

http://gruppi.chatta.it/straordinariamente-donne/forum/psicologia-da-freud-a-jung/499946/freud-ed-il-rapporto-uomo-donna/tutti.aspx

http://www.vocedalbasso.com/public/news/approfondimento696.asp

http://ipnosi.interfree.it/freud.htm

http://www.filosofico.net/wilhelmreich.htm

http://digilander.libero.it/amoreluminoso/psicoanalisi.htm

http://www.artecontradd.it/spip.php?article52

transferencia

http://www.depressione-ansia.it/upload/pdf/pub_96918528.pdf

http://www.opsonline.it/psicologia-15724-transfert-amore.html