Asombro al descubierto

Je est un autre.

Rimbaud

Je suis l´autre.

Nerval

FUEGO QUE PASAS Fuego amigo Fuego

En el bosque que sólo tú conoces

llama que corre salta y se desliza

Testigo de la noche primigenia

sé vuelo de latidos y esperanzas

el encaje del mar juvenecido

la lujuria del alba descubierta

la pena capital de la belleza

La centuria crispada de milagros

el puma americano a la intemperie

el grito salpicando en la garganta

nunca jamás la lumbre acuartelada

Oh Padre Padre Nuestro Sideral

A los pies de la muerte y la derrota

funda la sinrazón mientras fulgures

mantén en alto la locura en cierne

desnudo solitario insomne en vela

velando a pensamientos desatados

TAYTALLAY TAYTA ríe a carcajadas

Gran Almirante Padre Cenital

Échate bien al hombro tu carcaj

Oh Padre Padre Nuestro Sé puntual

Pide tu asombro en busca de un instante

Pide tu voz en alta llamarada

Pide tus sienes en pasión de espera

Pide tu aliento en tempestad de gloria

Pide a los hombres su inmortal batalla

el milagro que falta para el rayo

en guerra de la muerte Pide todo

el corazón del mar para la paz

Pide tu luz en aras de la tarde

para implorar la vocación al viento

para entonarle el aldabón al sueño

Pide en verdad las manos de la aurora

para anunciar la paz a los humanos

más airados que nunca por la guerra

SAL LUCERO DEL ALBA sal y mira

Fulge tranquilo en cada bosque en celo

Fabrícale sonrisas a la lágrima

Al azul una escuela vespertina

Lanza al viento un tropel de papagayos

Alza en tus manos la fugaz dulzura

Enciende tú la paz sobre la celda

La gota roja en la espesura apaga

En luceros transforma la centella

Escucha de cuclillas a la rosa

Sacúdele la pena a la atarraya

Confiésale a la piedra tus secretos

Celebra el cumpleaños a los árboles

Alarga el día al callejón sombrío

Enarbola tu canto en cada aldea

Al herbaje desteje sus clinejas

Al agua los rastrojos y botellas

no te olvides de darles de beber

LA SEMILLA DEL HOMBRE germinando

La oscuridad del hambre en emboscada

Los suspiros indígenas gargantas

pececillos aullando en la creciente

crujientes vendavales milenarios

los pliegues de los siglos cabizbajos

Por obra y gracia del insomnio el hombre

el hombre rayo que arde en la tormenta

alarido crispado en huracán

por fin él ocupándose del hombre

el hombre simplemente el hombre a solas

en paz consigo con su pena al hombro

Al descubierto hermano universal

guarango chontaduro cañahuate

chaguaramo apamate guayacán

samán araguaney o flamboyán

universal ceniza en singladura

en pulpa en hueso en lluvia en soledad

Los pájaros los árboles el hombre

el hombre a punta de hombre y tempestad

semilla germinal a la intemperie

andando andando andando andando andando

SER TRIGO pan espiga sueño niño

Hundirse hurgarse ser sentirse serse

Asombrarse del silencio de la rama

y más del silencio de la hoja

que apenas si nos oye

Creernos indispensables todavía

para el terrazgo que nos queda

Maravillarnos del discurso del agua

Acabar con la guerra que nos cruza

la noche que nos cruza

el hambre que nos cruza

Asomarnos al canto de los árboles

Escuchar el aplauso de los pájaros

cuando revienta en diapasón el día

a pesar del estruendo de las hambres

MAGMA IMAGINARIO

Alarido

Angustia crispación y grito

Vacío pleno de inminencias

intersticios

Filos y fisuras del mundo y del lenguaje

hendiduras

Configuración del inacabamiento

ruptura momentánea

pasajera pregunta

ligereza de sílabas girando

Júbilo alumbramiento bienvenida

Ara en fulgor para el altar del tiempo

para elevarle al corazón sus bríos

Trino con que cantamos a la vida

cuando la suerte nos ofrece el huerto

para sembrar de estrellas el camino

JIRÓN DE PRADO

nube pura

.................sol perfecto

..................................casa

...................................................y universo

....................................................................y clarinada

Jungla de sueños

...................................................jaspes arrojados

.................Jaula de cristal

...................................................hembra jadeante

..................................Juego de garza

....................................................................junco en la alborada

...................................................Jovial esencia

.....................................................................................Jubiloso asombro

Hurganza

sintiendo el chasquido de los pasos

el hambre el pan la soledad la pena

.................Insomne noche rebelada

.....................................................................................alumbra

BANDERA DEL MILAGRO

borde de la luz

torre de paz

lágrima del mar espuma

de la noche temblor

de espuma

piel de sol enfurecido

Piedra de los dioses

sueño de la piedra piedra

de los sueños

fecunda entraña de la luz

relumbra

LLUEVES

llueves

llueves en la ciudad

en el tejado

en el jardín

en el costado izquierdo

Cómo caen al alma tus pisadas

cómo gozas salpicando

cómo cambias de mirada

Desde el gris aposento de la infancia

Desde que supe de tu gracia azul

Cómo cantas

cómo bailas

cómo gimes

Cómo callas

cómo jadeas

cómo chillas

Cómo ríes

cómo bajas

cómo sueñas

cómo subes

Vagabunda

nocturna

callejera

PASO CEREMONIAL de la corriente

Arriba abajo el agua en catarata

sincrónico susurro cantarino

compitiendo a lo lejos con el cielo

en cuerpo en alma en fuego en soledad

Imponente dulzura de las aguas

rumorosas fugaces sensitivas

a son de tarde noche y madrugada

La quebrada prendida de la noche

el aposento el nicho antiguo y nuevo

el vino la corriente la verdad

infinitos caminos los del abra

en lenta competencia soberana

con la antigua memoria de las aguas

ENDECASÍLABO alma en retirada

sosiego calma lumbre simulacro

silencio amparo soledad encanto

noche orquestal en manos de las aguas

taciturnas perdidas confinadas

Siguiendo el paso el rastro de las aguas

que a solas sobre julio se deslizan

cifrando la memoria en que se alojan

donde las cosas son imaginables

el agua demasiado hermosa el canto

el agua eternamente esplendorosa

en el hombre está el canto de las aguas

solamente una virgen lo comprende

Dios se hospeda en el cuarto de los hombres

SI ARRULLO si susurro si alalá

si sonata trisagio o cantinela

¿ Un cristofué ensayaba cante jondo?

¿ Una acacia quejábase del sol?

¿ Una paloma cortejaba a Dios?

¿ Un colibrí rezaba por el hombre

o tal vez el quejido del asombro?

¿Hacía el amor una pomarrosa

o el aire desafiaba a la arboleda?

¿Acaso era el entierro de una hormiga

o la muerte de ronda por la tarde?

CONJURO DE LA SELVA

compromiso riesgo

desafío soplo de aire

poder de creación

Agua clara

rayo ciego asombro

sol susurro de semilla

fluir inagotable del murmullo

Génesis memoria vegetal

larga sombra de cópula y prodigio

fraternas potestades del insomnio

APOYADA sobre el puente

sola y de pie

en la larga noche

insomne

Forma de vida

asombro deshojado

serás un día oficio de los hombres

MIENTRAS PURO RUIDO la palabra

ella

furentetenue dimensión del agua

El gesto del asombro

El secreto de los vinos mojados por el tiempo

El vientre de las flores

anunciando

el suspiro de los dioses

el silencio hospedado en la cascada

el silencio

al principio fue el silencio

el mismo aliento

que al principio fue

silencio

del silencio

del silencio

SONORA FRONDA brisa sinfonía

extraño caracol embravecido

el coro del crescendo de silencios

en zumbadora oscuridad alada

para buscar el fondo del asombro

el reino fantasmal de los luceros

la raíz calcinada por el sol

El primer hombre en alba alucinado

sintiéndole a la muerte sus pisadas

Que hay un silencio para cada cosa

en la danza espectral de los insomnes

ante la puerta de la antigua noche

en el silencio en que se apaga el mundo

en el silencio en que el insomne flota

DESCIENDE POR FAVOR a sus entrañas

verás que el corazón de los poetas

es un injerto de desierto y luna

Amigo de la sombra y sus caudales

de la sombra difusa de la muerte

de las maneras de morir al día

Revelarás el Triunfo del Poeta

Saberse polvo polvo enamorado

velando a pensamiento desatados

¿ QUIÉN LE ROBÓ las ranas de la infancia?

¿ La caña de carrizo y las lombrices?

¿ El trompo la cometa el aeroplano?

¿ Quién oxidó el metal de sus patines?

¿ Quién guardó en el cajón la bolondrona?

¿ Quién le escondió los cromos beisboleros?

¿ Quién le apagó la luz de su mirada?

¿ Quién cercenó de cuajo su horizonte?

¿ Quién le fundió la luz al caminante?

¿ Quién le robó su vida repentina?

¿Quién le robó sus versos tan temprano?

SE CALLARON LAS NUBES las estrellas

los deseos desiertos y destierros

las pisadas los gatos y sus pasos

los ojos los umbrales y febreros

los lechos las distancias los cubiertos

las rendijas ramajes y mendigas

las arrugas tinajas y mendrugos

las selvas los diluvios y salarios

Los torrentes los truenos y los tigres

los ratos los asombros y los cómo

los números los géneros los modos

los otros las orillas los espejos

los amores las lágrimas y comas

las tristezas las hembras las trincheras

los brindis las pantuflas y los guiones

los aplausos los gallos los cambures

Sea grito la vida del que viva

Sea muerta la muerte repentina

la vida del que viva en vida muerto

Grítale mientras vivas al silencio

Suspírale a la vida mientras vivas

¡Levántate Esperanza con el vino!

¡Levántate Esperanza y anda y vive!

¡Levántate Nadiejhda y sobrevive!

ENTRE DESIERTO noche y luna

entre selva

fulgor y soledad

única forma de ser otro

siendo un poco menos uno mismo

No somos nosotros los que decimos las palabras

sino él el otro el que a nosotros nos falta

o con nosotros va

cuando abrazados a un árbol nos vemos en su sombra

No entiendo por qué escribo estos versos

si sé muy bien que otros los escribieron por mí

Sucede que nos cansamos de andar con la palabra propia

sin el crujido ajeno

Sucede que es bastante dos cuerpos

el de todos

y el nuestro

demorados

NOCTURNOS en viaje permanente

hacia el humanecer de todos

donde tu pan mi pan sean el mismo pan

y todavía quede para los que vengan

Las blondas del ensueño el cólera del humo

el bochorno de los panes

las sombrillas del corazón

el desierto de las bolsas

o las zapatillas de las brujas

Escarbo la noche

me propongo a mí mismo lavarme de todo el asco

que no hay más magia que el papel en blanco

nutriéndose del caldo de la vida

Si pregunto quién soy me lleno de desprecio

Uno no es más que incertidumbre

Tengo miedo de mí cuando me escucho

cuando escucho a Juangriego en mi garganta

Me has vuelto más camino

Cuando el tifón levante tempestades

en tu mar bramará mi poesía

SOLITARIO INSOMNE

quien navega hacia adentro de su asombro

quien frente al mar llora alguna pena

o busca entre las olas una carta en llanto

Quien cuenta los pasos a la estrella

quien se deja llevar por el aire entre la noche

cuando sobre la tierra sólo existen un cielo abierto

un solitario insomne

y una ola que cae o una estrella

que sube de mano de la luna

Quien sabe de la muda orfandad de los samanes

de los racimos del hambre y la miseria

de la solemne soledad de los agostos

del carcomido silencio en soledad deshabitada

de los ojos abiertos de los ciegos

del estridente relincho del rayo de los pájaros

Quien navega por la aireada sombra de los árboles

aunque pronto su pie desaparezca

en el amplio horizonte donde sueña

en el zaguán del tiempo deshojado

DE DISTURBIO EN DISTURBIO

sube a acompañarnos con un pan en la mano

y un camino en el pie

Nos espera su sombra apercibida

Nos aguarda su sombra acuartelada

Parado en una noche desocupado astroso espeluznante

a la orilla de su alma va y viene

Trata de ser feliz llora en su mano

recuerda escribe y remacha una lágrima

en su pómulo

a espaldas de la noche que lo mira

sobre el hosco muñón de su tristeza

en la hondonada gris de sus cimientos

QUISO UN DÍA

darle descanso a su sangre fatigada

a sus articulaciones

y como un niño desarmar su osamenta

y dejar el juguete de su estatura

abandonado en un rincón

y ascender como la niebla

para humedecer la luz del día

Sin embargo la rueda del tiempo sigue

y el molino no deja de moler

con la misma novedad con que mañana

después del olvido que ahora nos espera

nos demos el asombro de otro encuentro

LA NOCHE es una fiesta larga y sola

La noche duerme al fondo del amor

Golpea con leves nudillos en la puerta del roble

Sobre la noche un hondo sordo rumor de bosques

La noche nos gobierna

De la noche ascendemos a la mejor claridad

para dar con los cielos y hacer de la luz su canto

Solas las aguas quedan en la noche

La noche del insomne es la más oscura

Si alguien dio nombre a la noche fue un insomne

Venimos del insomnio y hacia el insomnio vamos

tras un amanecer que al fin alumbre

un día con la noche esclarecida

de azul mañana que la fe vislumbra

PROVIENE

del vientre de la noche

de un día en que la lluvia estaba distraída

¿Es el azul color del existir?

¿Terminará el amor en un azul?

¿Quién no ha tenido su vestido azul?

¿Empezará el amor por un azul?

¿Somos lámpara azul del universo?

Gente hay mucha azules pocos

Vivir es vivir en el azul

Ser es convertirse en azul

en recipiente sobre el que gire

dulcemente azulado como el ser

el universo azul

Porque acabado todo aquí en la tierra

para que vuelvan a nacer las flores

basta el azul de algún amanecer

¿POR QUÉ estarán los vientos separándonos?

¿Cuándo podrás quedarte entre tu sombra?

¿Quién que sea no es gota en el alambre?

¿Cuánto sabrá mi asombro de los gatos?

¿Sabrán los sueños algo de nosotros?

¿En verdad creerá en nosotros Dios?

¿De qué lado estará la suerte yendo?

¿De qué lado los bárbaros están?

¿Quién al árbol le quita la mirada?

¿Quién con las amapolas la agarró?

¿Para quién el aviso de los muertos?

¿Quién del polvo podrá escapar riendo?

¿Quién de verdad ha añadido algo al mundo?

¿Quién hay que no esté en pie de muerte andando?

¿ERES TÚ o yo éste que se mira en el espejo?

¿Han de ser iguales todos los espejos?

¿Habrase dado ya con el espejo eterno?

¿Tiene algo que ver la Libertad con la miseria?

¿Puede vivir tan sólo masturbándose en el Puerto?

¿Quién dijo Libertad primero?

¿Quién escribió su nombre su poema?

¿Quién los borró de las praderas?

¿Qué sabe la derecha de la izquierda?

¿De qué color se viste la igualdad?

¿Qué se hizo Jesucristo?

¿Dejaremos de morir de veras?

¿Cuándo somos de veras lo que somos?

Somos la insomne lumbre que nos crea

La muerte se cruzó con nuestra sombra

No tenemos raíces en la tierra

No tendremos la vida para siempre

ES PRECISO

sentir la muerte girando en los talones

sentirla girando en los Guantánamos

sentirla girando en los hambrones

Es el momento de hacernos solidarios

Una tempestad de fusiles nos acecha

pero aún quedan brazos para izar banderas

Llegó el momento de morir de asombros

La hora de descargar nuestros almácigos

De cargar con los sueños que inventamos

SONÁMBULOS

sin fusiles sin paz y sin silencio

con el asombro sólo de testigo

tomaremos el cielo por asalto

sacaremos un mundo de la nada

dejándolo a las órdenes del sol

en manos del silencio de la luna

HICIMOS LA MOCHILA

y nos volvimos vagabundos

Apoyamos las palabras sobre la sangre

Cargamos los dados en la apuesta

Arrestamos al viento al sol las mariposas

Supimos del alma del silencio

de la piedra que alguna vez fue estrella

del sagrado terror de la locura

Fuimos un retrato del alma de la tierra

Dejamos pasar la noche por encima de nosotros

mientras las islas no se cansaban de bañarse

Nos hicimos a la lluvia

Matamos la tristumbre

Rompimos alfileres paraguas y repisas

Inventamos ratos penas alegrías y tardanzas

Echamos un vistazo al mundo

Nos provocó quedarnos solos en medio de la tierra

Faltó ponerle trampas a la muerte

MIRAR EL HORIZONTE

sin hacerle caso

Saber del hospedaje del silencio

mientras la muerte nos espera un rato

mientras la tarde se despide lenta

mientras la noche hacia la selva viaja

Hacer caber a Dios en un dedal

al Sol en el ojo de una hormiga

al mar en los labios de una perla

mientras la luz ensimismada duerme

¿DÓNDE MÁS JUEGO amoroso de palabras

que en la infancia?

Flexión

espesor de la palabra

Feracidad azul feracidad

el paso respetable de una hoja

por las aceras de la tierra aurora

DE BRUMA EN BRUMA

el día solamente

va siendo sueño boreal erguido

asombro de la sombra galopante

El último crepúsculo resurge

entre la faz del hombre y sus morrales

El vigésimo cielo del insomnio

doliente carcomido pagano de la sombra

sombras guindando de la sola luz

las que a las costas

de la divina antigüedad nos atan

SOBRE LA CRESTA de la ola

a merced del mar

bogamos todavía

cumpliendo tiempos

soles irreales espejismos

miserias sorpresas y milagros

A pedirle a la luz que nos espere

A reprocharle al alba su tardanza

A correr el peligro de la vida

Hasta sabernos vivos sobre el mar

A preguntar si la palabra sirve

si sirve para algo la alegría

si en el mundo no quieren a los tristes

si creen las espigas en el hombre

si tienen los milagros descendencia

si es cuestión de vivir contra morir

Barco de larga larga travesía

ola lenta de fuertes resonancias

cabalga el hombre a pelo sobre el mar

el hombre en el Pegaso de la mar

cabalga que cabalga las estrellas

a caballo en las crines de la mar

EL MAR RODEA la ceniza del hombre

golpea solloza canta reclama lo suyo

con terrible bramido

lo ciñe y espera su regreso

Toda madera tiene color de miel marina

hay peces que navegan en el aire

olas que fulgen en las sementeras

El mar no está en la orilla

está en el hombre

en el paladar en la mirada

en la pisada de molusco y ola

Pájaro de sol de sal

escapado de un sitiado fervor

de las extrañas islas de la noche

TIEMPO AZUL

la tierra es sólo mar

el mar la piensa

Fúndete con la tierra

Fúndete con el mar

Eres sólo mar

El mar te piensa

Somos sólo mar

El mar nos piensa

nos piensa

y nos sostiene

Nos ciñe simplemente

nos espera

Y FUE ASÍ

Noche de sangre y luna De gallos toros búfalos

caballos

De venados vacas ñúes corderos cancerberos

De zarza en soledad campante

De zarza en humedad de sexo

Al compás de un quejido de murciélagos

una virgen desflora entre su vientre

un perro enguacalado en el azul

El tiempo lame los muros de los vientos

En la bocacalle el chillido de los búhos

buscando las heces de la luz

Los senos erizados en cenizas

hienas buitres

La carroña en espera del diluvio

Por allá abajo entre los escombros

enloquecida la mirada en la gallina

Cantos agoreros las dolencias del desierto

la llegada de los lobos

entre la oscuridad de los relámpagos

y los grises cascajos de la noche

En el letargo el alarido las carnes vulneradas

crispadas espinosas retorcidas enroscadas

Venas entumecidas el azul enrojecido

azules sueños sombras tinieblas visceradas

azul donde la luz del fondo asoma

Estamos en el plano de la entraña

Luce la sangre junto al cielo del estiércol

Perros caballos toros búhos búfalos corderos

cancerberos vacas venados ñúes y gallinas

aherrojados como santos miran

Inmundicia hedor

podredumbre de huesos corrompidos

gusanos la creencia descompuesta

infame la carroña en que vivías

la hambrienta oscuridad en que amaneces

aullidos y despojos contubernios

laberinto la vera pedregosa

Completamente solos bajo el Puente del Guanábano

Serenidad de aquella noche en que soñamos

Se ha llegado al sexo al ombligo vegetal

A las chamizas las guirnaldas las espigas

Las cosas los jueves las paredes

Los barrancos las jaulas el guanábano

el Sena el Tigris

La tristumbre la hurganza la flaqueza

La huracandad la lluvia los caminos

El perro parado al borde de una piedra

azotado de fechas con espinas

el peso bajo el peso temporal

de gran silencio

más eso de los meses y aquello que regresa

de los años

Hebras de cabello perdido albas

y divinos almácigos en guardia

Martes cenagosos los pómulos las lágrimas

Las cuatro paredes las alcayatas las bisagras

con be grande

las junturas el fondo los testuces

las rondas las cabezas cancerberas

las ergástulas sombras y barrotes

los adentros los presos los rincones

La madera el delirio la paciencia

el canto de los gallos los caballos

su relincho

Las voces las ciudades las calvicies

el pecho la solapa la cartera

el vaso la carnicería la aritmética

la mañana eterna el desayuno

el canto cordial y las distancias

el crepúsculo futuro el gallo incierto

el celo de gallos ajisecos

soberbiamente soberbiamente ennavajados

los revólveres

la sombra apercibida la sombra acuartelada

tu sombra mía desvestida

los siempre los jamases y los nunca

masticando brasas

sobre el hosco muñón de la tristeza

Oscuro tiempo en el cocido pecho

Orgasmo al desamparo a la intemperie

Fulguración de bestias verticales

Letrinas solitarias en cuclillas

Haces de azufre

cálices del Sol

humo de soledad

Orugas abismos y murallas

Los manglares borrachos de salmuera

Cielos minerales miembros taciturnos argamasa

sideral

Hormigón adolorido ojerosa herrumbre atornillada

encarnada carnuda encarnizada carniforme

Mujer y perro entre la noche

los dos entrapalados en la luna

Mujer en la noche desguazada

Mía para arriba Mía para abajo

Horizontal o vertical o mía

Muerta o viva despedazada desmembrada

Hasta más allá del cieno el lodazal la cangrena

y sus lamentos

Bestias a la intemperie

Purísima luciérnaga del sueño

Asombro bajo el Puente del Guanábano

VIVE FUERA DE SÍ o muy adentro

Sabe el tamaño exacto

Conoce el lado oscuro

Y la terrible majestad

De lumbre en lumbre

- hijas de los trigales y las piedras -

Su cólera y ternura vagando andan

Por campos farallones y veredas

Vigilia del asombro

Marchándose de prisa

Estatua en soledad

Remontando hacia adentro

Entre umbrales abrojos y neblinas

Subterránea fuente

de la pena

de la rosa

del pan

en orfandad suprema

.

.

.

detenido

sin moverse

en estampida

de la lumbre

.

al descubierto

EL DE TU SEMEJANZA y de tu imagen

de la canción de cuna ya olvidado

cada vez más distante de tu mano

casi a solas a cielo descubierto

entre borrascas y celadas agrias

cara a cara se zafa de tu sombra

resuelto a desafiar tu eternidad

ESTA MAÑANA

me levanta mineral mineral

digo la memoria

la matadura en muerte padecida

Sacudo mi bosque buscándome

y me encuentro solo roca desolada

vórtice abierto

abismal oquedad de la renuncia

Por cráter o entraña

la lagartija con nosotros duerme

con nosotros camina la desolladura

esperando que el tiempo nos abrigue

¿QUIÉN NOS CORTARÁ el hilo de la muerte?

¿Quién nos dará la mano su pañuelo?

¿El amigo que casi nunca vemos?

¿La noche rumorosa de luceros?

Vayámonos despacio hacia la muerte

para luego salir ante un espejo

cantando entre los pinos asombrados

VÁMONOS al compás de las estrellas

lo dice el viento

en alas del silencio

Proclamemos la fe que nos convoca

antes del alarido y la amargura

Echemos una flor en el bolsillo acaso alguien afuera nos la pida

También una canción en la mirada

para dar con el canto del asombro

 

LOS PÁJAROS NOS OYEN mientras tanto

También el sol aguarda por nosotros

De memoria se sabe nuestro asombro

 

A lo lejos un perro nos recuerda

El guanábano mira de reojo

 

El viento nos acerca a los difuntos

o nos hace volver a las espigas

o al fondo más lejano de los vasos

Cósmico Movimiento Imagen Móvil

Orden de Sucesiones Devenir

Trashumancia Invención Solemnidad

Cuerpo de luz asombro al descubierto

Dinos del viento y su camino largo

Dinos del Sol y su trajín sagrado

Dinos del hombre y su tristumbre amarga

Dinos del niño y su cocuyo insomne

De la noche gastada diluvial

De la antigua memoria de las aguas

Dinos del mar y de las islas claras

 

Claridad hechizada sorprendida

Fuego que pasas soledad en fuego

El Lucero del Alba nos alumbra

A los pies del asombro y la derrota

Desnudo solitario insomne en vela

Velando a pensamientos desatados

Un cielo abierto un solitario insomne

Una raza que canta en la tormenta

Hay peces que navegan en el aire

En las extrañas islas de la noche

A la orilla más pura de la calma

VOLVER

.