Fidel Castro: En "plena guerra económica", reconstruimos el socialismo

-CUBA NO ESTÁ A LA DEFENSIVA, ACLARA; RECIBIÓ EL MANDATARIO LA MEDALLA BENITO JUÁREZ

Blanche Petrich, enviada, La Habana, 26 de julio ¤ El líder de la revolución cubana, Fidel Castro, anunció al entrar al séptimo año del periodo especial: en plena "guerra económica" que Estados Unidos libra contra la isla, "aquí nosotros reiniciamos la reconstrucción del socialismo". Aseguró que Cuba no está a la defensiva. "Hoy reiniciamos la construcción del socialismo. Esto es sólo el principio", agrega más adelante, mientras filosofa en voz alta frente a un grupo de 400 mexicanos invitados para la entrega de la medalla Benito Juárez que le fue otorgada por representantes del Movimiento de Solidaridad con este país.

"Queremos transmitir nuestro mensaje. ¿Cómo le vamos a hacer?". Por lo pronto, este reinicio de la construcción del socialismo se hará, dijo, "sin capital financiero, pero con un cuantioso capital humano".

Sobre en qué consiste este último, lo ilustró informando sobre las misiones médicas en las que participan actualmente más de 3 mil galenos cubanos en Africa, Centroamérica y Haití, de una planta de 71 mil profesionales de la medicina que ejercen en la isla.

Desde sus inquietudes de qué contendrá el mapa del genoma humano de los políticos contemporáneos que tanto le han fallado a la humanidad, hasta los detalles sobre por qué considera totalmente inviable la globalización neoliberal, pasando por preguntas sin respuesta, como qué va a hacer la humanidad con los mil millones de seres humanos que en los próximos años dominarán las técnicas de la computación, Castro abrió un horizonte de dudas sobre los tiempos por venir.

El comandante iba acompañado del ministro de Economía, Carlos Lage, y de Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional. El tema de la disertación de Fidel Castro giró en torno a la siguiente pregunta: ¿Cómo vamos a resolver los problemas del mundo? Habló de la civilización del nuevo milenio, "acelerada" y globalizada. Citó problemas sobre los cuales los políticos rara vez declaran, a pesar de su gravedad, como el calentamiento de la atmosfera, los cambios climáticos del mundo, las enfermedades que cobran dimensiones incontroladas, como el sida en Africa, y sobre las sociedades que acumulan una creciente brecha entre ricos y pobres.

Abordó también el problema de la Organización de Naciones Unidas, convertida en un elefante blanco que en 55 años no ha evolucionado y en la cual una decena de países del Consejo de Seguridad tiene un desproporcionado poder de veto, que con sólo la opinión de un país puede pasar por encima de votaciones unánimes del resto del mundo.

También se pregunta, refiriéndose a los conflictos de todo el mundo que cubren la geografía del planeta apenas uno prende el televisor: "¿será el hombre un animal guerrero?".

Su conocimiento de la pobreza del tercer mundo es detallada y maneja los datos con la punta de los dedos. Habla de Bostwana, Africa, en donde la perspectiva de vida actual es de 39 años y los demógrafos prevén que en unos cuantos años más bajará a la edad de 30. "Esta es una perspectiva para desaparecer". Esto explica el fenómeno migratorio de los pobres del sur hacia las ricas naciones del norte, hacia donde aspiran llegar en los próximos años 600 millones de personas que aspiran a sobrevivir.

"¿Cuánto tiempo dedican los gobiernos a meditar sobre estos profundos problemas, de otra forma que no sea organizar conferencia tras conferencia, que no sé si consuela a nadie?".

 

-SOLIDARIDAD CON LA REVOLUCIÓN

Ideado y madurado a fuego lento, hoy culminó el viejo proyecto que unificó a las múltiples organizaciones mexicanas de solidaridad con la Revolución Cubana: entregar al presidente Fidel Castro la medalla Benito Juárez, en reconocimiento a su aportación en la lucha por la soberanía de los pueblos.

La idea de este premio surgió en 1986, durante el Congreso Nacional Africano en Tanzania, al que asistía una delegación de mexicanos de lucha contra el apertheid. El líder sudafricano Nelson Mandela todavía estaba en prisión y hasta ahí le llegó una pequeña medalla que llevaba el nombre del indio mixteco que fue presidente de México en e siglo XIX.

"La idea -explica Bertha Zapata- es darle dimensión nacional e internacional a los hombres y mujeres que destacan en la defensa de la soberanía de los pueblos". Así, después de Mandela, la medalla le ha sido otorgada a la guatemalteca Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz; al obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruíz García, y ahora a Fidel.

En palabras de Luis Suárez, periodista veterano y fundador del comité, existe entre Juárez y Castro "una semejanza en el juicio que sobre ellos hace la historia". Ambos "han sido ampliamente absueltos y en cambio sus juzgadores han sido condenados", dijo en un discurso pronunciado en el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

Suárez se pronunció en contra de las nuevas teorías que imperan en las relaciones exteriores acerca de la cesión de soberanía como parte de los procesos de globalización. "La globalización es inevita- ble y puede ser positiva, si es solidaria y humana, si no se entiende como amarrada fatalmente al neoliberalismo. Por eso, la cesión de soberanía sólo puede ser entendida como la eliminación de obstáculos burocráticos en un trato entre iguales, no para coartar el derecho a la libre decisión de ideas".