Reconoce el Banco Mundial logros cubanos  en Educación y Salud

GRANMA, CUBA 120203 - Joaquín Rivery Tur

ASISTIÓ FIDEL A LA SESIÓN PLENARIA. CRITICAN PARTICIPANTES LAS POLÍTICAS DE PRIVATIZACIÓN QUE GENERAN POBREZA Y DESIGUALDAD

Hacer que los servicios públicos de Educación y Salud funcionen para los pobres fue el título de un informe del Banco Mundial para el 2004 presentado por las doctoras Rita Reinikka y Agnes Soucat, en nombre de la organización, que reconocieron ayer más de una vez en sesión plenaria del Encuentro sobre Globalización y problemas del desarrollo, que en Cuba esos servicios funcionan y lo hacen muy bien.

Las expresiones de Rita Reinikka, presentadora del informe, fueron hechas en presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro, quien asistió de nuevo a la sesión plenaria del evento. Enfatizó que "realmente la experiencia de ustedes es muy interesante y se debería aplicar en otros países pobres".

Los gráficos presentados por las funcionarias del Banco Mundial reflejaron un comportamiento bastante negativo tanto en Salud como Educación en numerosos países subdesarrollados, sobre todo en los citados de África y Asia.

Los representantes del Banco Mundial expusieron los puntos de vista de esa organización, que fueron rebatidos por varios participantes en el Encuentro.

La doctora Reinikka, haciendo énfasis en el ejercicio de la educación privada, subrayó el hecho de que en África no se están alcanzando objetivos, no se está avanzando, y en general no se ha hecho mucho a nivel mundial en cuanto a mortalidad infantil.

La doctora Soucat continuó con la presentación, pero centrándose sobre todo en el aspecto de la salud pública. Cuba, dijo, tiene niveles impresionantes de salud, asociados con muy bajos niveles de desigualdad, cosa que no sucede en el mundo subdesarrollado.

Comentando la ponencia, Silvio Baró, de la Universidad de La Habana, dijo que hace mucho énfasis en las prácticas del mercado y no tiene en cuenta que las políticas económicas que rigen en casi todo el mundo ejercen una fuerte influencia negativa en la situación desastrosa de los servicios para los pueblos.

En su turno, la profesora Gladys Hernández, del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, recordó que el informe plantea que para alcanzar las llamadas metas del milenio es necesario rechazar el enfoque gubernamental, sin hablar abiertamente de privatización, que es un término muy repudiado y ha traído pésimas consecuencias para la población de menores recursos.

La investigadora destacó que las privatizaciones han causado muchos perjuicios, mientras hay miles de millones de personas que carecen de las cosas más elementales y viven cada vez peor.

Según el profesor Julio Gambina, de la Universidad de Rosario, Argentina, el informe recomienda el privilegio de la iniciativa privada y la reducción de gastos gubernamentales. Por esa vía, añadió, ellos resolverían el problema de la pobreza eliminando a los pobres.

Ante una mención a "disturbios", Gambina señaló que si los piqueteros argentinos dejan de cortar calles y carreteras, si dejan de luchar, les eliminan los subsidios miserables que tienen, definitivamente.

A estos comentarios siguieron varias intervenciones de delegados de Cuba, Nicaragua y Ecuador, que persistieron en la línea crítica al informe del Banco Mundial sobre los servicios públicos.

Posteriormente el programa continuó con intervenciones de Enrique Bru, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT); Jan Kleguer, de la UNCTAD, y de Daniel Kaufman, del Banco Mundial, así como las ponencias de los profesores Stephen Magee, de la Universidad de Texas, y Jorge Beinstein, de la Universidad de Buenos Aires.