2

JOAN PANISELLO O LA PASIÓN POR LA MATERIA

      Agua, aire, tierra o fuego son las fuentes de la vida en nuestro planeta. También son las bases de la cerámica", dice Joan Panisello. Elementos que, independientes y descontrolados, pueden provocar los mayores desastres de la naturaleza, como huracanes, riadas, corrimientos, incendios..., pero que, una vez controlados, pueden convertirse en obra de arte, y una de sus muestras más enérgicas es el Ra-Kú. El planteamiento que Joan Panisello hace de esta teoría es claro y concreto. Panisello se hace eco del Llibre de meravelles de Ramon Llull, en donde explica como "Déu creà quatre essències, ço és a saber: ignitas, aeritas, aquaetas, terrestritas, segons que és recontat en lo llibre que es apellat Chaos. Cascuna d'aquelles essències està en forma e en matèria, e la forma és pura acció, e la matèria és pura passió". El acto de dar forma a la materia, como síntesis de las cuatro esencias lulianas, halla su máxima expresión en el Ra-Kú, técnica japonesa, consecuencia de un exceso por accidente. Una cocción descontrolada de una cerámica provocó un resquebrajamiento, sin llegar a la rotura, y es ése, precisamente, el punto justo del Ra-Kú. Es la consecución del control del huracán, de la riada, del corrimiento, del incendio...; la inspiración del artista puede interferir en el azar voluptuoso del fuego sobre la materia. Joan Panisello es el catalizador que convierte en obra de arte las formas descontroladas de la naturaleza: el fuego, la tierra, el agua, el aire... Sin embargo, todo ello aun no le basta, al artista. El quiere abrazar la naturaleza y convertir este abrazo en obra de arte, y lo que hace a través - son sus palabras - del "binomi arbre-home". Y colocándose sobre el pecho, a modo de coraza, una plancha de arcilla, abrazará un árbol y la corteza quedará marcada en la arcilla, formando así una pieza de cerámica escultórica: el árbol-hombre.
      Son estas técnicas, además de las ya tradicionales de la cerámica, la exposición que Joan Panisello presenta en el Museo Tiflológico de la ONCE, en Madrid, promete ser sugerente y seductora. Esa materia hecha escultura que ha surgido de las manos del artista encuentra, en las manos de un invidente, una nueva respuesta, adquiere una nueva dimensión y una nueva seducción. El descubrimiento de esta metamorfosis crea una especial relación de complicidad entre el invidente y el artista, y nos permite comprobar la certeza de la afirmación de Ramon Llull: "la matèria és pura passió".

Joan M. Pujals
Conseller de Cultura
de la Generalitat de Catalunya