MI TESTIMONIO VOCACIONAL

 

Me llamo Anastacia Mwikali Mwangea. Soy una Aspirante Mínima. Toda mi historia se mueve en torno a la fe: de niña iba a catequesis los domingos donde aprendí cómo ser una niña buena y bien educada como los catequistas nos enseñaban. Recitábamos versos de la Biblia en la Iglesia, y también cantábamos en un coro de niños y niñas para alabar al Señor en donde yo disfrutaba mucho.

 

La catequesis la comencé como preparación al Bautismo. El mismo año que fui bautizada, recibí la Confirmación. Después ya me uní al grupo de los jóvenes donde hacíamos muchas actividades: leer la Biblia en la Iglesia, (la Liturgia), limpiar y decorar la Iglesia;  plantar flores y árboles alrededor de la finca de la Iglesia; asistíamos a las reuniones durante las vacaciones, etc.. Todas estas actividades hicieron crecer mucho mi fe. Como también tenía mucho interés de cantar, me uní al coro de la Iglesia y con el paso de los años llegué a ser directora del Coro.

 

Todo esto lo hacía para motivar más mi fe, y pronto sentí deseos de conocer mi vocación. Quería ser monja porque veía algunas Hermanas que nos visitaban en nuestra Iglesia para compartir con nosotros la Palabra de Dios y otras venían durante la semana para asistir a los enfermos.

 

Un día me decidí a comunicar con una amiga mía (monja) que vive en España diciéndole que me enviara algunas direcciones de congregaciones diferentes. Sin fallar, me las mandó y yo enseguida escribí a algunas congregaciones de monjas de España; me contestaron las Monjas Mínimas de Valls explicándome su estilo de vida y carisma. Me gustó, y desde aquel momento el contacto era frecuente.

 

Las Monjas Mínimas son de Clausura, por eso me aconsejaron que hiciera un retiro con las Carmelitas de Machakos, (Kenia), que son también de clausura, para hacer una  experiencia de vida claustral antes de proseguir adelante para que pudiera ver y sentir si este tipo de vida es a lo que Dios me llama. Estuve muy contenta de esta experiencia y les dije que me gustaba la vida contemplativa. Afortunadamente, empezaron a preparar mis documentos. Todo este interés y buena voluntad de las Monjas Mínimas fue para mí una señal de que me recibirían gustosas. Aunque los documentos fueron difíciles de conseguir, los conseguí, gracias a Dios que me ayudó,  porque quería que yo le sirviera en este estilo de vida.

 

Finalmente llegué a esta Comunidad el 8 junio de este año y estoy muy contenta, y doy gracias a Dios por todas las gracias que me ha dado, me da y continuará dándome como espero de su bondad.

 

 Lo más hermoso para mí fue que las Hermanas decidieron que comenzase mi aspirantado el día 13 de agosto, día en que hemos celebrado el 140 aniversario de la santa muerte de la  Venerable Sor Filomena de Santa Coloma, monja de este Convento. Pido a Dios por la intercesión de ella, siga ayudándome en el discernimiento de mi vocación durante el periodo de formación.

El 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, inicié el postulantado. Pasado un año de postulante, inicié el tiempo del Noviciado, el 8 de diciembre del 2009.

Doy gracias a Dios por todos sus beneficios que se digna darme en cada instante de mi vida.

 

Anastasia Mwikali Mwangea  O. M.

 

 

 

 

Anastasia - Aspirante

 

 

 

Anastasia – Postulante

 

 

 

Sor Anastasia - Novicia