Diario en la red Martes 14 de Noviembre de 2000
DIJO QUE SE APROBARÍA “POR COJONES”
  Rajoy quita hierro a los exabruptos de Arias Cañete sobre el Plan Hídrico
El ministro Cañete en una foto de archivo.
El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que las afirmaciones del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, no responden a la voluntad del Ejecutivo. Se ha referido así a las palabras de Cañete a unos agricultores murcianos, ante quienes afirmó que la aprobación del Plan Hidrológico sería “un paseo militar” en el Congreso de los Diputados y que saldría adelante “por cojones”, porque así se lo había dicho Aznar.

Las críticas al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Miguel Arias Cañete, por sus afirmaciones sobre el Plan Hídrico y su próxima aprobación, no han cesado durante toda la jornada del martes. Tras la emisión de unas imágenes captadas por una cámara de TV3 en las que el ministro afirmaba, en una conversación particular con un grupo de agricultores murcianos, que el Plan Hidrológico se aprobaría “por cojones” y que su trámite parlamentario sería “un paseo militar”, el propio vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, ha tenido que aparecer ante la prensa para suavizar las declaraciones del titular de agricultura. Rajoy ha asegurado en el Congreso que el planteamiento del Ejecutivo, “por encima de declaraciones que puedan ser más o menos afortunadas en un momento concreto”, es el de “pactar” el proyecto con “todos aquellos que quieran hacerlo”.

Pero el presidente de la Generalidad valenciana, Eduardo Zaplana, ha manifestado por su parte que el Plan Hidrológico Nacional "saldrá adelante con consenso o sin él", a diferencia de lo dicho por Mariano Rajoy. Zaplana ha asegurado, de todas formas, que "ojalá sea con acuerdo" ya que ésa es la voluntad del Gobierno.

Mientras, Arias Cañete ha tratado de rectificar este martes, aunque también ha asegurado que aquella fue una conversación privada que ninguna televisión debería haber captado. Mariano Rajoy, por su parte, ha suavizado las declaraciones de Cañete al afirmar que “hay que pensar que la gente también puede equivocarse a veces y tiene derecho a rectificar”.

“Lo que quiere el Gobierno es que en Aragón se pueda utilizar el agua y que, después, en la desembocadura del Ebro, y por tanto, ya en Cataluña, se hagan unos trasvases para que puedan ser usados por ciudadanos de otras comunidades autónomas y, aún así, sobrará agua”, ha explicado Rajoy para aclarar los detalles del Plan Hidrológico.

Pero las reacciones a las palabras de Arias Cañete se han producido en todos los ámbitos políticos y sociales. Desde su propio partido, el coordinador regional del PP de Aragón, Gustavo Alcalde, ha afirmado que las palabras de Cañete son “inadmisibles e impropias”.

Desde el PSOE, su presidente Manuel Chaves ha afirmado que las aseveraciones de Arias Cañete son reflejo de una forma de gobernar “basada en la prepotencia y el autoritarismo”. Por su parte, el diputado de ERC Joan Puigcercós ha solicitado que comparezca en el Congreso el ministro de Agricultura. Mientras, el vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, ha pedido la dimisión de Arias Cañete.
Marcelino Iglesias: “las técnicas del PP para conseguir el PHN son muy testiculares”
El coordinador del PP en Aragón considera las declaraciones de Arias Cañete impropias de un ministro