LA ESTATUA DEL TENIENTE AGUILAR



Dicen las reales ordenanzas para las Fuerzas Armadas en su artículo 9, que cuando Unidades Militares Españolas, actúen en misiones de colaboración para mantener la paz y seguridad internacionales, se sentirán nobles instrumentos de la Patria al servicio de tan elevados fines.
Fue en Junio un día 11 del año 93, cuando LA LEGIÓN veía caer a su segundo Caballero Legionario, con su muerte en combate.

El Teniente de Infantería DON FRANCISCO JESÚS AGUILAR FERNÁNDEZ. Destinado en el PRIMER TERCIO GRAN CAPITÁN DE MELILLA.

Estaba encuadrado en la AGRUPACIÓN TÁCTICA CANARIAS, en la compañía MUÑOZ CASTELLANOS, muerto un mes antes. El Teniente AGUILAR ocupaba el puesto de mayor riesgo, en el último BMR del Convoy, se disponía a cruzar el puente del RÍO NERETVA, dentro de la ciudad de MOSTAR en BOSNIA, su vida fue sesgada por un franco-tirador. El Teniente AGUILAR vestido de CASCO AZUL ESPAÑOL recibió un tiro en el cuello, en el blindado, se disponía a entrar en un hospital musulmán de la ciudad, con un cajón de medicinas, con 28 años, lleno de ideales, de ilusiones se desplomo dentro del BMR para morir al instante, en brazos de sus LEGIONARIOS. Cuantas veces he leído, he sentido he comprobado y aquí he saltado como un lobo herido en el corazón, los ESPIRITUS DE LA MUERTE, DEL COMBATE, DISCIPLINA, DE ACUDIR AL FUEGO, si día a día, me hago míos esos CREDOS LEGIONARIOS, para poder vivir, seguir en pie y pasar los malos momentos, cuanta miseria, hambre, genocidio y calamidades, pasaban los BOSNIOS, AMI LA LEGION asomo la cabeza ligeramente, para cumplir lo mejor posible la misión encomendada. Como en sus mejores tiempos en la 3º COMPAÑIA DEL PRIMER TERCIO, el Teniente AGUILAR cayo en MISION INTERNACIONAL DE NACIONES UNIDAS, en cumplimiento del deber, la Disciplina, el Honor, alcanzando para el y para SU TERCIO, la GLORIA. Así lo sintió la AGRUPACION CANARIAS con una gran cohesión, y espíritu Legionario, se muestra como la Unidad mejor del EJERCITO, para hacer frente a la Nueva situación planteada en los BALCANES, en la que los combates han llegado a las zonas en las que están desplegadas nuestras compañías en el año 1993.

Que triste para España la nación, para los españoles o sea a los melillenses que para cumplir la tradición del Belén de Navidad unos insensatos y mal pensados jardineros y mal dirigidos, disfrazaran de Palmera, la ESTATUA DEL TENIENTE AGUILAR, removiendo los sentimientos de honor y recuerdos de los que fueron compañeros y sintieron como suya la SANGRE DERRAMADA, Sr Alcalde de Melilla haga extensivo el arresto y cambio de destino al que cambio "honor a la BANDERA" poniendo a cambio una PALMERA.

Por Javier Chellaram

BIBLIOGRAFÍA: El Faro de Ceuta 29-12-06

Para ponerse en contacto con el Webmaster, pulsa sobre el tintero.

Volver a "La Legion"

Volver a la Pagina Principal